La insurrección en el Capitolio desafió la forma en que los medios de EE.UU. presentan los disturbios y dan forma a la opinión pública