https://dev.ciperchile.cl/citas-con-chicas-el-robledo/

El Covid detuvo en México a una bebé haitiana nacida en Chile cuyos padres cruzaron a pie la selva del Darién

Ni vivos ni muertos: el viaje de las madres buscadoras de Sonora

El colectivo Madres Buscadoras de Sonora en una de sus recientes expediciones en México.
Basem Siria, Author provided

Paola Díaz, École des hautes études en sciences sociales (EHESS)

La desaparición de un ser amado y su búsqueda son experiencias que en Sonora (México) se atraviesan con ciencia, magia y fe.

Virginia quería seguir los pasos de su padre estudiando agronomía, pero, tras la desaparición de éste, hoy estudia criminología para tener los conocimientos que le permitan seguir su rastro. “Me prometí encontrarlo y son mis estudios los que me sostienen,” me dice, sacando de su billetera un recorte de prensa, ya medio amarillo, donde aparece el aviso de su desaparición. “Este recorte estará acá hasta que se desintegre, yo no dejaré de buscar”, agrega.

Virginia forma parte de las Madres Buscadoras de Sonora, uno de los 70 colectivos de buscadoras, rastreadoras y guerreras que existen en México, y que dedican su día a día a perseguir las trazas de sus seres queridos, desaparecidos en su propio país.

Una crisis con mas de 60.000 desaparecidos

Hoy en día, las desapariciones forzadas vuelven a reeditarse en América Latina en un contexto global de democracias neoliberales globalizadas y economías neoextractivistas. En el caso de México, la desaparición forzada se combina, de formas complejas, con las desapariciones por “particulares”. En 2017 México aprobó la Ley General de Desaparición de Personas y Desaparición Cometida por Particulares con el objeto de poner freno a estas desapariciones multiactor. Pero se trata de una ley que está lejos de poder ser implementada. Desde 2006, y hasta enero de 2019, la Comisión nacional de Búsqueda de Personas en México contabiliza 61 637 mexicanos desaparecidos.

Como en Chile, con la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), y en Argentina, con las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo, ahora son también principalmente las mujeres quienes han salido a buscar a sus seres queridos a lo largo y ancho del territorio mexicano.

Centro urbano, Sonora. Búsqueda de restos humanos, noviembre 2019.
Basem Siria., Author provided

A estos colectivos se añade la Caravana de Madres Centroamericanas, que atraviesa México cada año desde hace 15 buscando a sus desaparecidos en su viaje hacia los Estados Unidos. Recorren todo el país mostrando la foto de sus hijos e hijas en las ya míticas pancartas donde preguntan “¿Dónde están?”; pegan afiches en las calles, recorren hospitales, cárceles, campos y cementerios. Se entrevistan con oenegés, periodistas, autoridades y algunas veces reciben algún indicio, alguna llamada anónima, y en ocasiones han logrado ubicar, vivos o muertos, a sus seres queridos.

“Pitazos” en Sonora: ciencia, magia y fe

Acompañamos a las Madres Buscadoras de Sonora a tres sitios donde les habían dado un “pitazo”, es decir, donde alguien, de manera anónima, les indicó que se encontrarían restos humanos. Salimos en camionetas con palas y varas. Las varas son instrumentos de hierro en forma de T que entierran en el suelo para luego olerlas. Cuando la vara apesta, puede que haya restos humanos en proceso de descomposición. Si tienen suerte, estos son restos de alguna de las personas que buscan. Pero ellas saben que los huesos no “huelen a muerte” y que con este método solo encontraran restos recientes.

Don Manuel con el péndulo.
Basem Siria., Author provided

En el primer día de búsqueda, las madres se hacen acompañar por Don Manuel, quien dice tener un don especial: usa un péndulo para rastrear la energía de los muertos. Las madres le entregan las fotos de los rostros de sus desaparecidos y Don Manuel elige una, la pone delante de su péndulo y espera a ver si este instrumento “quiere trabajar” e indicar por dónde ir a enterrar la vara y cavar. El rostro delante del péndulo es el hijo de Carmen. Ella toma el péndulo y comienza a hablar con su hijo pidiéndole que la oriente para poder llorarlo en el lugar correcto, es decir, en una tumba, con sus restos.

“Quiero encontrarlo, pero no quiero encontrarlo”

Pero Carmen nos dice que ella no entiende por qué Don Manuel insiste en tomar la foto de su hijo y no las otras. “Quiero encontrarlo, pero no quiero encontrarlo”. Carmen quiere encontrar sus restos y tener la certeza de su muerte pero a la vez quiere que esté vivo. En esta ambigüedad constante y torturante viven todas estas mujeres.

Mujeres como Juana, que en una pequeña ciudad de Sonora, también busca a su hijo desaparecido hace 5 años, tres meses y algunos días. Nos cuenta cómo se lo llevaron una noche, a las 3 de la madrugada, y nunca volvió a saber de él. Ella explica entre llantos lo mucho que le duele la desaparición de su hijo: “Era mi hijo y mi hija. Después de su desaparición ya no vivo. Y si estoy viva es para buscarlo, nunca dejaré de buscarlo”.

Juana aún espera que la llame, que aparezca. Su relato es tan vívido y tan lleno de minúsculos detalles que es como si su hijo acabara de ser secuestrado ese mismo día. Y es que, para estas buscadoras, el tiempo se suspende en el momento de la desaparición. Los desaparecidos no están ni vivos ni muertos, es una pérdida ambigua, como la define la terapeuta Pauline Boss.

La imposibilidad de la despedida

Por eso “no podemos decir que estén muertos”, dice Virginia: “Yo no puedo despedirme de mi padre. Yo, en mi interior, puedo pensar que después de tantos años muy probablemente esté muerto, pero sólo yo me lo puedo decir y, aún así, seguiré buscando, porque no sé si está vivo o muerto”. Para Virginia es chocante cuando algunos conocidos de la familia, que creen en Dios, le dicen de su padre “que en paz descanse”.

Una de buscadoras del Colectivo Madres Buscadoras de Sonora, noviembre 2019.
Basem Siria, Author provided

Pero la fe en Dios es un consuelo para algunas de estas madres, hermanas y esposas. O, para ser más precisa, es un semiconsuelo. Muchas invocan a Dios, piden por sus seres queridos, ruegan y rezan todos los días, van a misa y le piden consejos al párroco. Pero, como les ha pasado con algunos psicólogos que les sugieren que se “despidan” de sus seres queridos, algunos sacerdotes les han pedido que los “entreguen a Dios”. Una joven, que estaba embarazada cuando desaparecieron a su esposo, nos dice: “Yo no tengo nada que entregar a Dios, no tengo su cuerpo, no tengo nada, no sé donde está, ¿qué le puedo entregar a Dios?”.

Hasta la fecha, el colectivo de Madres Buscadores de Sonora, que reúne familias de todo el estado y cuenta más de 200 adherentes desde que se creó en 2019, ha encontrado 79 restos. Son grupos pequeños los que cada fin de semana salen a buscar, con sus propios recursos, pagando la gasolina, la comida y todo lo que se requiera.

En nuestra segunda búsqueda con las Madres encontramos la parte delantera de un cráneo y una mandíbula en medio de un predio. En las otras tres búsquedas sólo encontramos pedazos de ropa y terrenos llenos de unas pequeñas piedras blancas como cristales con fuerte olor a químico. Podría tratarse de restos de sosa caústica, que es usada para disolver cuerpos.

Desaparecidos cruzando a EEUU

En este recorrido también encontramos a buscadores del otro lado de la frontera, del lado estadounidense. Desde Tijuana no me toma más de 15 minutos atravesar la frontera para llegar a San Diego a juntarme con Armadillos Binacional, que acuden a la cita en una cafetería de San Diego. El más joven de ellos, un chico de no más de 20 años, dice: “Mis padres atravesaron ese desierto (de Arizona). Como ellos, hay mucha gente que sufre allá, que quiere venir acá para tener lo que yo tengo, estudios, trabajo”. Muchos de los Armadillos llegaron con sus padres desde México sin papeles y se sienten identificados con las personas que intentan el cruce.

Los Armadillos comenzaron hace 2 años lo que llaman “labores de búsqueda” de sus “hermanos” en la frontera, de los cuales han encontrado 22 cuerpos o restos. Esta es una labor voluntaria que realizan fuera de sus horarios de trabajo, con sus propios medios y las donaciones que logran reunir en su comunidad. Si bien el colectivo está compuesto principalmente de hombres, ellos indican que las mujeres son muy importantes. “Mi esposa me apoya, ella tiene todo listo para la búsqueda: las aguas, la ropa, el lonche”.

César, lider de Armadillos Binacional, San Diego, 2019.
Paola Díaz., Author provided

Los fines de semana conducen toda la noche de California a Arizona, ya que un 90% de los reportes de personas desaparecidas les llegan desde ese estado. En efecto, desde que en la década de los 90 se fueron cerrando los pasos fronterizos urbanos, se ha producido un “efecto embudo” que ha obligado a los migrantes a cruzar por zonas remotas altamente letales como es el desierto de Sonora y Arizona. Un desierto “inmenso, donde se camina 5 minutos y ya uno no sabe donde está”, indica César, uno de los miembros fundadores del colectivo.

Solidaridad con el sur de la frontera

En el último año, Armadillos ha logrado extender su labor al otro lado de la frontera para solidarizarse con grupos de búsqueda mexicanos. En este caso no se trata de personas que desaparecen cruzando la frontera sino de personas desaparecidas en territorio mexicano, claro que entre ellos podría haber migrantes. Armadillos insiste en que lo que ellos hacen es “buscar personas desaparecidas”. Cuando les llega un aviso, Armadillos no sabe, ni quiere saber, cómo ni quién hizo desaparecer a la persona.

Es así como las Madres Buscadoras de Sonora y Armadillos Binacional se han unido para realizar búsquedas conjuntas en este territorio de desapariciones. Porque si algo circula y recorre esta zona de América Latina, más allá y más acá de los inmensos muros fronterizos, además de todo el trafico legal e ilegal, son los desaparecidos y las desaparecidas.

Frontera entre EEUU y México en Tijuana, al borde del océano Pacífico.
Paola Díaz., Author provided

Desde el desierto de Arizona a Chiapas y más al sur, donde Estados Unidos ha externalizado sus fronteras y sus guerras contra las drogas, se ha constituido un denso tejido de ausencias que atraviesa familias, generaciones y naciones. Así como estas guerras (y sus economías) se transnacionalizan, también lo hace este tejido de ausencias y de búsquedas. Una fisionomía de la desaparición que no deja cicatrices sino heridas abiertas que se soportan cada hora de cada día con fe, magia y ciencia, tejiendo solidaridades transnacionales.


Este artículo se realizó con la colaboración de Basem Siria, fotografo y ciberactivista de derechos humanos exiliado, y de la periodista Lorenza Sigala. Todos los nombres de los entrevistadxs son ficticios, excepcto el del líder de Armadillos Binacional, que nos solicitó mantener su nombre. El trabajo de terreno se realizó en el marco del Proyecto Salir de la Violence financiado por la Agencia Nacional de Investigación (ANR-Francia)


Paola Díaz, Investigadora en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales CEMS- EHESS- Francia y en COES- Chile (Centre for Social Conflict and Cohesion Studies), École des hautes études en sciences sociales (EHESS)

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Diario mexicano Noroeste revela corrupción en contratos del sistema de salud de Sinaloa

El periódico mexicano Noroeste reveló que el ex Secretario de Salud de Sinaloa, Ernesto Echeverría Aispuro, usó el sistema de salud de ese estado -uno de los más violentos y con los índices de corrupción más altos de México- para contratar a empresas que él fundó y a las de sus socios. En tres años, suscribió contratos que implican un total de US$4,8 millones pagados a su red empresarial.

La publicación del reportaje, en dos capítulos, se hizo este lunes 3 de julio y causó gran revuelo mediático en un país sacudido permanentemente por escándalos de corrupción. El extenso reportaje de investigación fue realizado por los periodistas Gabriela Soto y Heriberto Giusti.

Echeverría Aispuro ocupó el máximo cargo en el área de salud del estado de Sinaloa bajo la administración del gobernador Manuel López Valdez, quien dejó su cargo este año. El reportaje de Noroeste se basó en documentos obtenidos mediante las normas de transparencia para revelar que entre 2014 y 2016 Echeverría firmó 29 contratos por un total de 87,2 millones de pesos mexicanos (unos US$ 4,8 millones) con empresas que él mismo fundó antes de ocupar el cargo, y con otras que pertenecen a sus socios: Luis Javier Salido Artola e Ildefonso Salido Ibarra. Ambos empresarios tienen sociedades dedicadas a los servicios de salud, bienes raíces y construcción, además del diario mexicano El Debate, su imprenta, y la Universidad San Sebastián, de ese estado.

De todos los contratos firmados, con solo cuatro de ellos la red empresarial ya se había hecho de una suma importante: $41,1 millones (US$ 2,2 millones aproximadamente). Casi la mitad de los recursos que fueron entregados, entre otras, a Mi Salud y Herramientas Médicas, las empresas que fundó y de las que fue representante legal.

Once días antes de dejar el cargo, Echeverría Aispuro amplió uno de los contratos por $3 millones más, comprometiendo los recursos de la actual administración, que ya no le correspondía adjudicar.

Con los otros 25 contratos, firmados por el ex Secretario entre 2015 y 2016, benefició a las empresas Santa Justa, Prefabricados Santa Justa, Advanti, Construcciones y Arquitectura Kasta, Constructora Mansanart y Grupo Sanart del Pacífico; todas de la familia Salido, relacionada con Echeverría en varios negocios. Estas empresas participaban en los procesos de licitación para la construcción y rehabilitación de unidades médicas, “repartiéndose” los contratos.

Vea aquí reportajes completos en su versión original

Periodistas chilenos demandan a Cancillería acciones diplomáticas en defensa de reporteros mexicanos

Un grupo de comunicadores marchó este viernes 19 hasta la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores para demandar al gobierno chileno que tome todas las acciones diplomáticas necesarias para pedir a su par mexicano que proteja a los periodistas e investigue los 42 asesinatos de reporteros ocurridos durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. Una delegación integrada por la presidenta del Colegio de Periodistas, Javiera Olivares, y la directora de CIPER, Mónica González, fue recibida por el canciller Heraldo Muñoz.

En la reunión, Muñoz se comprometió a emitir una declaración pública expresando la preocupación del gobierno chileno por la situación de los periodistas mexicanos. Además se mostró abierto a explorar la propuesta de iniciar acciones para que una delegación internacional de expertos, al alero de la Organización de Estados Americano (OEA) o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se constituya en México para investigar los ataques a los profesionales de las comunicaciones. Ello porque, hasta ahora ninguno de los asesinatos de periodistas durante la administración de Peña Nieto ha encontrado responsables y todos continúan en la más completa impunidad.

“Los periodistas chilenos solidarizamos con el pueblo mexicano y rechazamos férreamente el asesinato de colegas que han sido víctimas de la corrupción total entre la institucionalidad y el narcotráfico. Por eso hemos venido hoy a exigir al Canciller que condene públicamente el asesinato reciente de Javier Valdez e inste a la comunidad internacional a reaccionar frente al estado de los Derechos Humanos en México”, dijo Javiera Olivares.

Ver carta del Colegio de Periodistas.

Prensa mundial se moviliza por asesinato de reconocido periodista mexicano

Guardar silencio en mi caso es un acto de cobardía, complicidad y de muerte y yo ni soy cómplice ni soy cobarde… tampoco me considero valiente, pero tampoco estoy muerto”.

Así respondió frente a las cámaras en 2013 el reconocido periodista mexicano Javier Valdez Cárdenas, consultado sobre la libertad de prensa y la situación de violencia en su país.

Valdez (50 años), casado y padre de una hija, ahora está muerto. El lunes 15 de mayo, a plena luz del día, fue asesinado a tiros en Culiacán, Sinaloa, a pocos metros de Ríodoce, el semanario que él mismo fundó y desde el que denunció las atrocidades del narco y los carteles de la droga.

Protesta en Sinaloa (Crédito: www.prensalibre.com)
Protesta en Sinaloa (Crédito: www.prensalibre.com)

Le dispararon en 12 ocasiones con dos armas distintas. Quien ordenó el crimen pidió a los sicarios que se aseguraran del objetivo (…) No tenemos ninguna duda: el origen de crimen de Javier Valdez está en su trabajo periodístico relacionado con los temas del narcotráfico. No sabemos de qué parte, de qué familia, de qué organización provino la orden. Pero fueron ellos”, se señala en un emotivo editorial titulado “Nos pegaron en el corazón” y publicado por Ríodoce el día de ayer.

El homicidio de Javier Valdez Cárdenas, el sexto asesinato de un periodista en lo que va del año en México, ha causado gran impacto en su país y en varios otros de la región. También se espera que marque un punto de inflexión en la impunidad de la que han gozado los sicarios detrás de estos asesinatos y la desidia del gobierno al momento de hacer justicia.

En México se mata a periodistas porque se puede, porque no pasa nada”, fue lo que difundió vía redes sociales el medio Animal Político. Al menos una decena de medios digitales de comunicación mexicanos se sumaron a un paro de labores hoy martes 16 de mayo y varios periodistas del norte de Sinaloa se congregaron en las calles de la ciudad para protestar por el asesinato del reconocido periodista.

Valdez fue corresponsal en Sinaloa del diario La Jornada y también de la agencia France Presse. En 2011 recibió el Premio María Moors Cabot que entrega la Universidad de Columbia por la excelencia en el periodismo en las Américas. Ese año también obtuvo el Premio Internacional a la Libertad de Prensa, otorgado por el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

En un comunicado emitido a pocas horas de la muerte de Valdez, la CPJ hizo un llamado a la Fiscalía Especial para la Atención de los Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión de México a investigar con celeridad el asesinato del periodista y enjuiciar a los responsables. También advirtieron que “pese a que las autoridades han designado un fiscal especial para la investigación de delitos contra la libertad de expresión y  han establecido un mecanismo de protección de periodistas, la falta de voluntad política para acabar con la impunidad convierte a México en uno de los países más peligrosos del mundo para el ejercicio de periodismo” (vea una nota del diario La Jornada sobre el comunicado de CPJ).

Portada del diario Noroeste de México.
Portada del diario Noroeste de México.

En el discurso de entrega en Nueva York del galardón con que el CPJ premió su labor periodística en 2011, Valdez señaló:

En Culiacán, Sinaloa, México, es un peligro estar vivo y hacer periodismo es caminar sobre una invisible línea marcada por los malos que están en el narcotráfico y en el gobierno. Un piso filoso y lleno de explosivos. Esto se vive en casi todo el país, uno debe cuidarse de todo y de todos. Y no parece haber opciones ni salvación, y muchas veces no hay a quién acudir” (ver video aquí).

Paralelamente a su valiente y ardua labor como reportero, Valdez fue escritor prolífico. Durante su carrera como periodista publicó siete libros entre los que destacan, Miss Narco(2007); Malayerba (2010); Los Morros del Narco: Historias reales de niños y jóvenes en el narcotráfico (2011); y Narcoperiodismo: La prensa en medio del crimen y la denuncia (2016).

En el prólogo de Malayerba, una recopilación de sus crónicas en Ríodoce (prologado por Carlos Monsivais), el editor del libro –Antonio Ramos Revillas- advierte a los lectores: “Las crónicas que a continuación vas a leer son una premonición. La premonición de lo que podemos llegar a ser como sociedad si dejamos que los carteles de la droga continúen con su festín de balas y coca”.

Seis años después de la publicación de ese libro, la premonición se convirtió en una amenaza que se cierne sobre todos los países de América Latina.

ESTADÍSTICAS DE LA IMPUNIDAD

El último informe especial del Comité para la Protección de los Periodistas determinó que en la década 2006-2016, 21 periodistas mexicanos fueron asesinados por las investigaciones que llevaban a cabo sobre narcotráfico y corrupción política.

De acuerdo con una nota publicada por Univisión tras el crimen de Javier Valdez, esta estadística pone a México en el sexto lugar del Índice Global de Impunidad, que se elabora a partir del número de asesinatos de periodistas en los que no se juzga a los culpables. “Conteos alternativos, como el de la organización de protección a los periodistas Artículo 19, han registrado 103 reporteros asesinados en los últimos 17 años (en México)”, señala la misma nota de Univisión.

Cifras de ese calibre son las que difundió la cadena británica BBC tras conocerse al ataque a Javier Valdez: “México es el tercer país donde más periodistas son asesinados: 105 desde 2000 (sólo Siria y Afganistán son más peligrosos para la prensa), y Valdez era el de mayor perfil y el más conocido a nivel internacional”.

animal politico protestaLas escalofriantes cifras de esta estadística negra se han elevado al tope en 2017. En efecto, en lo que va de este año la violencia contra los periodistas ha quebrado todos los registros anuales anteriores: con la muerte de Valdez ya suman seis los profesionales acribillados en los primeros cinco meses de 2017 (vea la nota publicada por CIPER a fines de marzo sobre el asesinato de la reportera Miroslava Breach).

El citado informe de CPJ concluye que uno de los factores que provoca la desprotección en que se desarrolla el trabajo periodístico es la indolencia de las autoridades mexicanas para poner fin a la impunidad con que actúan grupos criminales y funcionarios corruptos para acallar a la prensa. En los distintos foros internacionales, los representantes del gobierno de México insisten en que la institucionalidad de su país no está bajo el acecho del narco ni de la corrupción, lo que se traduce en la ausencia de políticas internas efectivas para combatir la creciente violencia contra los periodistas.

El propio Javier Valdez se había referido en varias ocasiones a la trenza entre narcotraficantes y autoridades corruptas que amenaza al trabajo de la prensa:

Ser periodista en Culiacán es complicado. Como pasa en esta sociedad, una sociedad enferma coludida con el crimen, todo mundo tiene contactos con criminales, con sicarios, con capos, policías corruptos, entonces cualquier nota periodística de denuncia, de crítica, donde los políticos no se ven bien parados puede ser motivo de una represalia”, aseguró a Univisión Noticias en 2012.

Insistió en el mismo punto en una entrevista concedida al diario La Jornada en 2016, tras la publicación de Con una granada en la boca, su último libro:

No hablamos solo de narcotráfico, una de nuestras acechanzas más feroces. Hablamos también de cómo nos acecha el gobierno. De cómo vivimos en una redacción infiltrada por el narco, al lado de algún compañero en quien no puedes confiar porque quizá sea el que pasa informes al gobierno o los delincuentes“.

En 2015 Javier Valdez abrió una veta periodística, distinta a las investigaciones sobre corrupción, que volcó la mirada del periodismo hacia las víctimas de la guerra contra el narcotráfico. Lo hizo con la publicación de su libro Huérfanos del narco, que prestó voz a los hijos de policías, periodistas, empresarios, obreros y comerciantes, desaparecidos o ejecutados por bandas criminales.

En una entrevista publicada por Aristegui Noticias, de la reconocida periodista mexicana Carmen Aristegui, Valdez explicó que su libro buscaba poner luz sobre las desapariciones de personas, un tema que el gobierno mantiene invisibilizado:

“(A las desapariciones) no le hemos dado la importancia, ni hemos medido la tragedia, ni mi libro ni los mejores textos cuentan lo que está pasando en este país. Pero, ¡por favor!, estamos hablando de los niños huérfanos de este país, de la pérdida de un mañana (…). De 10 desaparecidos en el mandato de (Enrique) Peña Nieto, uno es un niño, el 10%. Estamos hablando de cerca de 30 mil desaparecidos en los años recientes, incluyendo el mandato de Peña Nieto”.

El sucesor de “El Chapo”: Dámaso López Núñez

Joaquín Guzmán Loera alias “El Chapo”, líder del Cartel de Sinaloa, considerado por el gobierno de Estado Unidos como el narcotraficante más poderoso de todos los tiempos y quien fuera extraditado por el gobierno de México a Nueva York el 19 de enero pasado, ya tiene un sucesor. Su nombre es Dámaso López Núñez,  mejor conocido como “El Licenciado”. De acuerdo a información confirmada por funcionarios de la DEA, su era comenzó a finales del 2016 tras una batalla contra “El Chapo” y sus hijos por el poder dentro del cartel, en la que el otrora súper capo quedó derrotado.

Aunque el departamento del Tesoro de Estados Unidos acusó en el 2013 a “El Licenciado” de ser uno de los principales operadores del Cartel de Sinaloa, hasta ahora se conoce muy poco sobre la carrera criminal, personalidad y actual rostro de quien ocupa el lugar de “El Chapo” en la “más grande y prolífica organización de tráfico de drogas del mundo”, según definió la fiscalía de la corte federal de distrito este de Nueva York al cartel que Guzmán Loera encabezó junto con Ismael Zambada García durante los últimos 15 años.

López Núñez, nacido el 22 de febrero de 1966, de 50 años de edad, es originario de la comunidad El Dorado, en Culiacán, Sinaloa, estado donde han nacido los capos más importantes de México. Fue comandante de la policía judicial y subdirector de la cárcel federal de máxima seguridad en Puente Grande, Jalisco, cuando Guzmán Loera estuvo preso. Ahí lo conoció, se convirtió en su fiel sirviente, creó un grupo de choque dentro del penal conocido como “Los Sinaloas”, lo ayudó a corromper a otras autoridades y custodios del penal, y a fugarse en enero de 2001 con la complicidad de otros funcionarios federales.

“El Licenciado”, el sucesor de “El Chapo” al mando del Cartel de Sinaloa (Foto: Especial/Agência Pública)

Quienes lo conocen lo describen como un hombre astuto, explosivo, visceral y que no se tienta el corazón para tomar decisiones que tengan que ver con su poder dentro el negocio de las drogas. Se afirma que su centro de operaciones es Culiacán, donde se mueve libremente y que a lo largo de 15 años al servicio de “El Chapo” construyó su propia estructura criminal que incluye la compra de autoridades a través de cuantiosos sobornos y una amplia red en México, Estados Unidos, Centro y Sudamérica para el tráfico de drogas.

Su padre, Dámaso López García, fue síndico de Culiacán en 2007, por el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Su fallecimiento, ocurrido en septiembre de 2009, fue motivo para que el entonces alcalde de Culiacán, Jesús Vizcarra, también del PRI, pidiera en el cabildo un minuto de silencio en su honor.

El brazo derecho

Dámaso López Núñez y Joaquín Guzmán Loera se conocieron en 1999 en la cárcel de máxima seguridad en Puente Grande, cuando “El Licenciado” fue nombrado subdirector del recinto penitenciario. Entonces López Núñez tenía 33 años de edad. Llegó acompañado por un equipo de colaboradores que se hacían llamar “Los Sinaloas”: los comandantes Carlos Fernando Ochoa López, Jesús Vizcaíno Medina y Fidel Roberto García; custodios como José de Jesús Carlos Cortes Ortiz, “El Pollo”, y José Barajas, “El Veneno”. Todos ellos corruptos de pies a cabeza. A través de ellos “El Chapo” gobernaba en el penal, repartía dinero o golpes. Con la ayuda de “El Licenciadola supuesta cárcel de máxima seguridad se convirtió para “El Chapo” en un centro recreativo.

De acuerdo al expediente criminal abierto sobre la fuga de Guzmán Loera de Puente Grande, “El Licenciado”, con la complicidad del director del penal, Leonardo Beltrán, instrumentaba la logística para que dentro de la prisión Guzmán Loera y sus amigos los narcotraficantes Héctor Palma Salazar, “El Güero”, y Arturo Martínez Herrera tuvieran acceso a teléfonos celulares, prostitutas, licor, estimulantes sexuales, cocaína, grupos musicales y alimentos procedentes de lujosos restaurantes de Guadalajara. Entre los que declararon ante la PGR sobre los trabajos que López Núñez hacía para “El Chapo”, estuvo una de las amantes de “El Chapo”, la cocinera del penal Ives Eréndira Moreno Arriola.

Prisión de máxima seguridad de Puente Grande, donde "El Licenciado" y "El Chapo" se hicieron próximos (Foto: Flickr/Legistalitivo Jalisco)
Prisión de máxima seguridad de Puente Grande, donde “El Licenciado” y “El Chapo” se hicieron próximos (Foto: Flickr/Legistalitivo Jalisco)

“El Licenciado” ejercía el control a través del reparto de sobornos o amenazas. Aquellos custodios o internos que no estaban dispuestos a servir a Guzmán Loera eran reprendidos. El custodio Juan José Pérez Díaz narró a la Procuraduría General de la República, tras la fuga de “El Chapo” ocurrida en enero de 2001, que cuando comenzó recibió la propuesta de permitir cosas ilegales dentro de la prisión, acudió al subdirector esperando apoyo.

—Quiero renunciar —dijo el custodio al subdirector, armándose del poco valor que le quedaba.

—No puedes, eres comandante de compañía, si renuncias, estas personas [El Chapo, El Güero y El Texas] pueden tomar otro tipo de represalias. Lo mejor es no salir mal con ellos —recomendó López Núñez. [1]

Ni los internos estaban a salvo. José Adrián Espinoza Ramírez envió una queja a la Comisión de Derechos Humanos de Jalisco contra Beltrán Santana y Dámaso López Núñez. Los acusaba de corrupción y de presionarlo para que él mismo atentara contra su vida, de amenazas de muerte a su familia y ser el motivo por el cual su esposa le exigió el divorcio, ya que estaba asustada de las amenazas. Y los culpaba de ser responsables de los suicidios de los internos Raúl René Chirinos Castro y José Manuel Pérez Yáñez por deudas de drogas, extorsión, tormento psicológico y físico[2]. Tras su queja, Espinoza Ramírez apareció muerto en el penal.

Cuatro meses antes de la fuga de “El Chapo”, López Núñez renunció al cargo de subdirector pero continuó visitando a Guzmán Loera en el penal. La última visita la hizo diez días antes de la fuga[3].

Cuando “El Chapo” salió de la prisión Dámaso López Núñez era ya su brazo derecho. Con la misma “eficiencia” con la que lo ayudó a controlar el interior del penal, comenzó a encargarse de importantes operaciones para el trasiego de droga y de coordinar grupos de sicarios al servicio de Guzmán Loera.

Las confesiones de “El Vicentillo”

Conocí por primera vez a Dámaso aproximadamente en el 2003, pero había tenido noticia de él desde tiempo antes”, narró al gobierno de Estados Unidos Vicente Zambada Niebla alias “El Vicentillo”, hijo de Ismael Zambada García alias “El Mayo”, quien fue detenido en México el 2009 y extraditado a la Corte de Distrito Norte en Chicago, Illinois.

Para este reporte se obtuvieron confesiones inéditas hechas por Zambada Niebla en su colaboración con la justicia americana a cambio de una menor condena. Dichas declaraciones fueron hechas entre 2011 y 2012 y ayudaron al gobierno de EE.UU. a conocer el importante papel que López Núñez jugaba dentro del Cartel de Sinaloa, y los otros sobrenombres que usa como “El Lic” y “Belisardo”.

Zambada afirmó que Dámaso negociaba con los proveedores de cocaína colombianos a nombre de su padre y “El Chapo”: “Dámaso era el responsable de coordinar con los colombianos para establecer los envíos a través de botes y submarinos que traían la droga de Colombia y los botes que viajaban de México para llevar de regreso los pagos de la cocaína recibida (…) Tuve conocimiento a través de conversaciones con mi padre, “Chapo”, Dámaso y otros que entre 2003 y 2009 Dámaso regularmente coordinaba la recepción en México de cargamentos de múltiples toneladas de cocaína de Colombia. Yo tenía conocimiento que la gran mayoría de esta cocaína iba a ser distribuida en Estados Unidos”.

Y dio detalles de su eficacia. En 2008 “El Mayo” Zambada y Guzmán Loera negociaron con sus proveedores colombianos la compra de cerca de 20 toneladas de cocaína. Para esa operación Dámaso se apoyó en un operador del cártel conocido como “Capi Beto” para conseguir dos embarcaciones con compartimentos ocultos para transportar la droga por el canal de Panamá. “Adicionalmente, Dámaso envió dos botes más a través del canal por su propia cuenta”, dijo Zambada Niebla.

El lugar de "El Licenciado" en el Cartel de Sinaloa según equema de la DEA en 2013.
El lugar de “El Licenciado” en el Cartel de Sinaloa según equema de la DEA en 2013.

El cargamento fue recibido en alta mar y transferido a otras embarcaciones más pequeñas. Dámaso coordinó que los navíos llegaran hasta cerca de la costa de Sinaloa y una vez ahí coordinó con otro operador apodado “Colas” para enviar pequeñas embarcaciones para transportar en partes las 20 toneladas de cocaína, dichas embarcaciones llegaron a una ubicación apartada en Sinaloa y la gente de “El Mayo”, “El Chapo” y una persona conocida como “Keta” guardaron una parte de la cocaína en casas de seguridad en Culiacán y sus alrededores. “La cocaína fue también almacenada por Dámaso en casas de seguridad en El Dorado, Culiacán”, reveló “El Vicentillo”.

Otra de las modalidades de Dámaso para transportar cocaína para el Cartel de Sinaloa desde Colombia a México ha sido el uso de aviones de fumigación. Zambada Niebla afirmó que dichas aeronaves podían llegar a transportar hasta media tonelada de cocaína (500 kilos). Para estas operaciones Dámaso tenía “infraestructura” en Guatemala, Belice y Honduras.

Además de sus deberes para transportar droga, Dámaso también tenía un equipo de sicarios que peleaban contra los Beltrán (Leiva), Zetas, y otros enemigos del Cartel de Sinaloa”, agregó.

Tras las confesiones de “El Vicentillo” en 2013 el gobierno de EE.UU. denunció por primera vez a López Núñez como “pieza clave” del Cartel de Sinaloa.

La era de “El Chapo”

Durante los 14 años que estuvo fugitivo (2001-2014) Joaquín Guzmán Loera se convirtió en el capo más poderoso del mundo, refiere el abultado expediente criminal abierto en su contra en la Corte Federal de Distrito Este, en Brooklyn, NY, donde el capo enfrenta al menos diecisiete cargos por crímenes cometidos entre 1989 y 2014, como el tráfico de cientos de kilogramos de cocaína, heroína, marihuana y metanfetaminas a Estados Unidos, lavado de dinero, y uso ilegal de armas, entre otros.

De acuerdo a la acusación penal en NY, Guzmán Loera logró construir en 30 años su imperio de tráfico internacional de drogas gracias a cinco factores principales. Uno fue la alianza hecha a fines de la década de los setentas entre el Cartel de Guadalajara, que luego se convertiría en Sinaloa, y los entonces poderosos carteles colombianos, en particular el Cartel de Medellín, encabezado por Pablo Escobar.

Extraditado a Estados Unidos, "El Chapo" enfrenta 17 acusaçciones de delitos cometidos entre 1989 e 2014 (Foto: Alfredo Domínguez/La Jornada)
Extraditado a Estados Unidos, “El Chapo” enfrenta 17 acusaciones por delitos cometidos entre 1989 e 2014 (Foto: Alfredo Domínguez/La Jornada)

Al principio México era sólo un trampolín para pasar miles de toneladas de cocaína a Estados Unidos, principalmente a Miami y Nueva York. “Junto con la proliferación de las drogas en nuestras comunidades, llegó una avalancha de violencia y crimen”, afirma la fiscalía. Los narcotraficantes mexicanos, que hasta entonces solo comerciaban marihuana y heroína, usaban sus mismas rutas para ayudar a los colombianos a transportar el polvo blanco. Guzmán Loera supo ganarse la simpatía de los colombianos por su eficacia en el trasiego de drogas y la entrega de las ganancias en tiempo record. “Esta efectividad le valió el apodo de El Rápido“, se afirma en el expediente.

Mientras era protegido por las fuerzas del orden (en México), Guzmán no sólo mejoró su  método de operación, sino que construyó el modelo del moderno Cartel de Sinaloa, fortaleciendo sus alianzas con otros narcotraficantes mexicanos”, como “El Mayo” Zambada, la otra cabeza del Cartel de Sinaloa, quien sigue prófugo de la justicia.

El segundo factor fue que cuando llegó el declive de los carteles colombianos, El Cartel de Sinaloa y Guzmán Loera no solo eran transportadores de la cocaína de México a Estados Unidos, sino que se comenzaron a controlar directamente la venta de droga en las calles de las principales ciudades de Estados Unidos, desplazando a los colombianos y otras organizaciones, duplicando sus ganancias.

Guzmán usó esta riqueza para aumentar su poder y el del Cartel de Sinaloa en el mundo del narcotráfico. Dentro de México, Guzmán amplió su control de sus puertos Atlántico y Pacífico. Amplió su control en las ciudades fronterizas no sólo entre Estados Unidos y México, sino también en la frontera entre México y Guatemala. Guzmán y miembros del Cártel de Sinaloa infiltraron a otros países centroamericanos, incluyendo Honduras, El Salvador, Costa Rica y Panamá”, describe la fiscalía estadounidense.

El tercer factor fue que Guzmán Loera y la organización criminal, crearon alianzas con otros carteles mexicanos construyendo una “federación” para dominar la frontera con EE.UU. Así mismo lograron eliminar a los carteles colombianos de toda la cadena criminal al ponerse en contacto directo con los productores de la cocaína en territorio de Colombia, Ecuador y Venezuela. Con esto controló toda la cadena del negocio, desde la producción hasta la venta directa a los consumidores.

Gracias a “El Vicentillo” ahora se sabe que en esas operaciones Dámaso López Núñez fue una pieza clave.

Guzmán Loera supo adaptarse a las transformaciones del mercado y convirtió al Cartel de Sinaloa en el principal productor de metanfetaminas del mundo: “Como resultado, Guzmán estableció fuentes de suministro de precursores químicos para la producción de metanfetamina en África y Asia, incluso en China e India”.

Y el quinto factor, que fue el definitivo para la construcción de su imperio criminal, fue la corrupción de las autoridades. De acuerdo a la fiscalía, mientras aumentaba su presencia a nivel internacional Guzmán Loera consolidó su poder dentro de México a través de la corrupción de funcionarios “en todos los niveles de los gobiernos locales, municipales, estatales, nacionales, y de gobiernos extranjeros”, a quienes se pagaron cuantiosos sobornos en efectivo –incluso millones de dólares– para garantizar el libre trasiego de toneladas de drogas de Sudamérica a Estados Unidos. En el expediente se afirma que esos pagos garantizaban que los envíos de droga eran recibidos con seguridad en territorio mexicano y las toneladas de cocaína eran escoltadas directamente por funcionarios del gobierno de México para llegar sin contratiempos a la frontera con Estados Unidos.

En la acusación penal contra “El Chapo” Guzmán por primera vez el gobierno de Estados Unidos reconoce que durante los últimos 10 años de supuesta “guerra contra las drogas” emprendida por el gobierno de México, cuyo saldo han sido más de 120 mil personas asesinadas en territorio mexicano, el Cartel de Sinaloa y Guzmán Loera fueron apoyados por diversas instituciones del gobierno mexicano para que en medio de la disputa de plazas entre dicho cartel y grupos rivales, éste no fuera perseguido y se quedara con los territorios de sus enemigos.

Con todo ese poder y corrupción para el gobierno de Estados Unidos era claro que el gobierno de México sería incapaz de mantener tras las rejas a Guzmán Loera. De acuerdo a la fiscalía, la última fuga del capo, ocurrida en julio de 2015, fue un “ejemplo del poder del imperio de la droga de Guzmán y su control sobre los funcionarios del gobierno (de México), incluso mientras estaba encarcelado.”

Traición y guerra

Cuando Joaquín Guzmán Loera fue reaprendido por el gobierno de México en febrero de 2014 en un operativo coordinado por la DEA en Mazatlán, Sinaloa, en vez de dejar en manos de su familia las riendas de su facción dentro del Cartel de Sinaloa, prefirió confiar en “El Licenciado”. Fuentes consultadas dentro de la organización criminal señalaron que “El Chapo” considerada que sus hijos Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar, a quienes procreó en su primer matrimonio con Alejandrina Salazar, pese a que desde corta edad participaban en las actividades de la organización criminal aún no estaban preparados para hacerse cargo de las operaciones. Consideraba que eran inmaduros, no le gustaba la vida poco discreta que llevaban, presumiendo lujos y mujeres en las redes sociales. En cambio, Dámaso López Núñez tenía un perfil mucho más discreto y como era ya bien conocido por proveedores y compradores, era el que tenía un mejor perfil para quedarse a cargo del negocio.

ficha chapo guzmánEn 2014 la decisión de su padre fue respetada por Iván y Alfredo; y “El Licenciado” cuidó con diligencia los intereses de “El Chapo” dentro del cartel mientras iba acumulando más poder. Las cosas cambiaron radicalmente en 2016. La reaprehensión de Guzmán Loera en enero de ese año en Los Mochis, Sinaloa, y la inmediata solicitud de extradición del gobierno de Estados Unidos, auguraban el fin de Guzmán Loera.

Tras los primeros meses de prisión los hijos del capo se percataron rápidamente de que por primera vez el poder del capo estaba debilitado. La presión ejercida por el gobierno de EE.UU. sobre México había provocado que esta vez su encarcelamiento no fuera un recreo. En febrero de 2016 la esposa de “El Chapo”, Emma Coronel Aispuro, una ex reina de belleza con quien se unió en 2007, se vio obligada a salir del tradicional anonimato y en exclusiva otorgó una entrevista a la autora de este artículo (ver entrevista) para denunciar los supuestos tratos y “tortura” que su esposo estaba sufriendo en prisión. A fines de 2016 incluso presentó una queja ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos argumentado que por la tortura física y sicológica su esposo se estaba volviendo loco y tenía alucinaciones dentro de la prisión.

Se afirma que Iván y Alfredo comenzaron a disputar el poder a Dámaso López Núñez e intentaron reclamarle dinero y propiedades argumentando que eran de su padre, y reclamaban un puesto en las negociaciones para el tráfico de drogas. “El Licenciado” no cedió y al ver la evidente debilidad de “El Chapo” se unió con otros familiares de Guzmán Loera y carteles enemigos para iniciar una guerra interna y desplazarlo del poder. Para ello se alió a Alfredo Beltrán Guzmán, alias “Alfredito”, sobrino de “El Chapo”, hijo de su primo Alfredo Beltrán Leyva, quien fue traicionado por la organización criminal, lo que provocó su arresto en 2008 y posterior extradición en 2014.

Dámaso también se alió con Fausto Isidro Meza, líder de lo que queda del Cartel de los Beltrán Leyva, y con el Cartel Jalisco Nueva Generación, comandado por Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”. Juntos acabaron con la era de “El Chapo”.

Dámaso López, "El Licenciado", según documento de la DEA.
Dámaso López, “El Licenciado”, según documento de la DEA.

Uno de los primeros indicios públicos de la batalla por el poder fue el ataque perpetrado contra la casa de Consuelo Loera, madre de “El Chapo” Guzmán, en la comunidad de La Tuna, en Badiraguato, Sinaloa, en junio de 2016. Un comando armado encabezado directamente por “Alfredito” atacó la ranchería y saqueó la casa de la señora cuando ella se encontraba presente. Una acción que rompía todas las reglas incluso de los violentos carteles mexicanos.

Hasta ese momento la familia de Guzmán Loera pensaba que la agresión únicamente venía de “Alfredito” y no había sospechas de la traición de Dámaso, quien no sólo efectuó contra su jefe una guerra de balas, sino también una guerra cibernética para provocar dentro del cartel desconfianza contra sus hijos Iván y Alfredo. El mismo ordenó crear blogs, cuentas de Facebook y páginas de internet para acusarlos en redes sociales de estar delatando a integrantes del Cartel de Sinaloa a cambio de protección para su padre, poniéndoles el apodo de “los sapitos” (delatores). Entre los sitios de internet creados estuvo  www.culiacaninformando.com. El propio Dámaso supervisaba el contenido y monitoreaba cuántas visitas tenían.

Tras días de batalla campal en la sierra de Sinaloa, en agosto de 2016 Iván y Alfredo Guzmán Salazar fueron secuestrados en un restaurante de moda en Puerto Vallarta, Jalisco. En un principio el gobierno de México dijo que era responsabilidad del Cartel Jalisco Nueva Generación, pero se afirma que detrás de ese golpe estuvo “El Licenciado”. Solo alguien de alto nivel dentro del cartel podía conocer el paradero exacto de los vástagos del capo.

Una semana después los hijos de “El Chapo” fueron liberados gracias a la intervención de “El Mayo” Zambada, quien se afirma, ante la evidente caída de su amigo y socio, se hizo a un lado en la guerra manteniendo una posición neutral y dando paso a Dámaso López Núñez como sucesor de Guzmán Loera.

Para la DEA la extradición de Joaquín Guzmán Loera significa definitivamente su fin y el inicio de la era de “El Licenciado”, quien es considerado más violento y radical que su ex jefe. Aliado con otros carteles mexicanos intenta revivir la llamada federación de drogas como la que en su momento construyó “El Chapo” que significó convertirlo en el capo más importante de la historia.

 

Ver la versión de Agência Pública de este reportaje (en Portugués)

 

[1]Declaración ministerial de Juan José Pérez Díaz, 30 de enero de 2001, causa penal 16/2001-III

[2]Declaración ministerial del custodio Salvador Moreno Chávez rendida el diecisiete de febrero del dos mil uno.

[3]Declaración ministerial de Antonio Díaz Hernández, Oficial de Prevención, rendida el veinticinco de enero de dos mil uno

México: autorizan planta de amoniaco en una zona declarada reserva natural protegida

La autoridad ambiental de México (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) autorizó la construcción de una planta de amoniaco en una superficie de una reserva natural protegida.

La planta tendrá una inversión de mil millones de dólares en una primera etapa y se prevé que sea una de las más grandes de Latinoamérica. Sin embargo, la reserva está protegida por la convención internacional Ramsar por lo que este humedal fue denominado Humedal de Importancia Internacional.

La fábrica de fertilizantes de Topolobampo, que representa una inversión inicial de mil millones de dólares y que es promovida por el Gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez; gestionada por Francisco Labastida Ochoa y operada por su hijo, Francisco Labastida Gómez de la Torre, se construirá dentro del humedal Santa María-Topolobampo-Ohuira, una reserva natural protegida por normas nacionales e internacionales.

¿Que debe conservarse? ¿La inversión millonaria o el ecosistema que es vital para el 84 por ciento de las aves migratorias que cruzan por el país, así como para las tortugas en peligro de extinción?

 

PRIMERA PARTE

ohuira-1

La planta de amoniaco de Topolobampo, anunciada como una de las más grandes de Latinoamérica, se construirá en una superficie del noveno humedal de mayor prioridad del país y que está protegido por un convenio internacional firmado por México. Aun así y tras titubeos, la Semarnat autorizó el proyecto. El Gobernador Mario López Valdez fue el promotor; Francisco Labastida Ochoa, el gestor y, su hijo, Francisco Labastida Gómez de la Torre, el operador. Lea aquí la primera parte de este reportaje

SEGUNDA PARTE

ohuira-2

Si hay una constante en el tiempo, en los hechos y en los personajes que se relacionan con la planta de amoniaco de Topolobampo, esa es Francisco Labastida Ochoa. El ex Gobernador de Sinaloa y especialista en temas energéticos, es el gestor de este proyecto a través de su despacho Consultores en Desarrollo, Economía y Finanzas. Para el también ex presidente de la Comisión de Energía del Senado, sin embargo, no existe conflicto de interés en la promoción del proyecto industrial ni tampoco controversia ambiental aun cuando la factoría de fertilizantes se construirá dentro del noveno humedal más importante del país. Lea aquí la segunda parte de este reportaje

TERCERA PARTE

ohuira-3

Acreditándose de oficio campesino, el ex candidato a Alcalde de Ahome, Rubén Félix Hays, compra las tierras ejidales que pertenecen a un humedal declarado Sitio Ramsar. En la compra-venta participan su esposa María Cecilia González y su cercano colaborador, Armando Rodríguez, quien fue su compañero de fórmula como candidato a Diputado local. Amigo de Labastida Ochoa, después vende la tierra a la empresa desarrolladora de la planta de fertilizantes. Lea aquí la tercera parte de este reportaje

CUARTA PARTE

ohuira-4

Hace 4 décadas se dotó a este pueblo con 2 mil 570 hectáreas, casi 4 veces la superficie de CU de la UNAM; una vasta tierra salitrosa que hizo imposible cualquier cultivo. Con el tiempo y por necesidad, la gente del ejido vendió parcelas o le fueron expropiadas. Hoy se finca ahí el desarrollo industrial atraído por el gasoducto, rodeando a esta comunidad marginada y en rezago social, pero donde 30 familias aún insisten en aprovechar sus predios al convertir el ‘veneno’ en el remedio: la explotación de sal. Lea aquí la cuarta parte de este reportaje

QUINTA PARTE

ohuira-5

Luego de ver que la fábrica de fertilizantes se construía sobre un Sitio Ramsar, pescadores de Topolobampo emprenden una lucha contra la obra que los ha llevado hasta los tribunales. Otros temen que la reserva natural que han cuidado los últimos 34 años sea destruida por el proyecto de amoniaco. Lea aquí la quinta parte de este reportaje

El constructor de La Casa Blanca de Peña Nieto ocultó una fortuna en paraísos fiscales

En el tablero de la política y los negocios, Juan Armando Hinojosa Cantú nunca da manotazos, jamás se lamenta y ejecuta cada movimiento con la frialdad de asesino a sueldo.

Cuando se descubrió que él fue quien construyó una casa de US$7 millones para el Presidente mexicano Enrique Peña Nieto y, al mismo tiempo, perdió un contrato por US$3 mil 750 millones para el primer tren de alta velocidad en México, jamás protestó (ver el premiado reportaje La casa blanca de Enrique Peña Nieto).

Lo suyo no es la estridencia, como lo demostró cuando fue apartado del grupo de empresas nacionales que buscaban ganar la construcción del nuevo aeropuerto de la ciudad de México en donde hay en juego una inversión de 169 mil millones de pesos mexicanos (alrededor de US$2 mil 783 millones).

Tras perder estos negocios, los más cuantiosos en su carrera empresarial de 28 años, se abrió la investigación oficial sobre un conflicto de intereses con el Presidente Peña Nieto.

Fue entonces cuando Hinojosa Cantú decidió poner a salvo su dinero; usó como prestanombres a su madre, Dora Patricia Cantú Moreno, y a su suegra, María Teresa Cubria Cavazos.

Una parte de su fortuna circuló a través de siete países, algunos de ellos identificados como paraísos fiscales, hasta llegar a puerto seguro en Nueva Zelanda, de acuerdo con información interna del proveedor de servicios financieros con base en Panamá, Mossack Fonseca.

Esta información fue obtenida por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartida por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés) con 110 medios alrededor mundo. La revista Proceso y Aristegui Noticias fueron los únicos medios mexicanos convocados por ICIJ para esta gran investigación internacional.

El 3 de febrero del 2015, Peña Nieto nombró a Virgilio Andrade como secretario de la Función Pública. Su principal tarea –le dijo en ese momento– era investigarlo por La Casa Blanca en Las Lomas de Chapultepec, uno de los barrios más caros de la capital mexicana.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, también formaría parte de la indagatoria por una residencia de descanso en el Club de Golf Malinalco, construida por Hinojosa a través de la firma H&G.

Peña Nieto dejó la investigación en manos de un miembro de su gabinete. Por otra parte, la Constitución establece que al Presidente sólo puede juzgársele por traición a la patria y delitos graves del orden común, entre los que no se encuentra el conflicto de intereses. De cualquier forma, sería intocable.

Pero Hinojosa Cantú no se confió. La primera asesoría para resguardar su dinero la recibió del despacho D´Orleans Bourbon & Associates.

Este bufete también es conocido por las siglas DBA, con las subsidiarias DBA Capital, de servicios financieros privados, y DBA Consulting, de asesoría en gobierno corporativo y estrategias comerciales. Tiene oficinas por todo el mundo. Algunas de ellas están en Reino Unido, Nueva Zelanda, Panamá y, desde luego, México.

D´Orleans fue el intermediario con Mossack Fonseca, especializado en crear empresas fachada en paraísos fiscales o en países con leyes laxas para inversiones extranjeras.

El abogado Filipe Di Matos fue asignado como asesor del dueño de Grupo Higa. El 15 marzo del 2015, Hinojosa Cantú donó a su madre, Dora Patricia Cantú Moreno, cinco empresas ubicadas en la Isla Nieves y en las Islas Vírgenes Británicas.

Para entonces, apenas habían transcurrido 42 días desde que fue abierta la investigación por conflicto de intereses.

El movimiento con estas empresas lo hicieron desde la Ciudad de México y lo legalizaron como un “donativo” que incluyó cuentas bancarias en Estados Unidos en sucursales del Credit Suisse, del JP Morgan y del USB Hamburg (ver documento).

Hinojosa había ganado no menos de US$750 millones en contratos a la par de la carrera política de Enrique Peña Nieto, primero cuando fue gobernador en el Estado de México y continuó cuando llegó a la Presidencia, de acuerdo con una base de datos elaborada por Aristegui Noticias para el reportaje de La Casa Blanca.

El pasado 12 de febrero, el Papa Francisco aterrizó en la ciudad de México para su primera visita pastoral. Peña Nieto, su esposa Angélica Rivera y su gabinete organizaron una ceremonia de recepción en el hangar construido por Concretos y Obra Civil de Pacífico, una de las firmas propiedad de Hinojosa por cuyo contrato ganó 977 millones de pesos mexicanos (US$12.7 millones al tipo de cambio correspondiente). La obra se le asignó de forma directa, sin licitación.

Ese contrato ha sido reservado durante 12 años por razones de seguridad nacional, según una repuesta del Estado Mayor Presidencial ante solicitudes de acceso de información presentadas por Aristegui Noticias.

Hinojosa es el propietario de grupo Higa, conformado por 29 subsidiarias, una de ellas encargada de construir la casa de US$7 millones para Peña Nieto. Sin embargo, no se sabía que tuviera vínculos comerciales con las Islas Vírgenes Británicas y en la Isla Nieves.

Pero más allá de esto, ¿qué ventajas le han ofrecido estos países?

paraisos-mexico-listas3-5

Hinojosa Cantú hizo un segundo movimiento tan rápido como eficaz. Una vez eliminado su rastro de las Islas Vírgenes Británicas y en la Isla Nieves, buscó un lugar más seguro.

El país elegido fue Nueva Zelanda. D’Orleans abrió ahí dos fideicomisos. Un tercero fue tramitado directamente por Mossack Fonseca.

Los primeros quedarían a nombre de su madre, la misma Dora Patricia Cantú Moreno y llevarían por nombre The Huanca Trust y The Khuno Trust. En el último, llamado The Huiracocha Trust, aparecería como propietaria su suegra, María Teresa Cubria Cavazos (ver documentos).

La madre de Hinojosa Cantú ha manejado una funeraria en Reynosa, Tamaulipas, en la zona fronteriza con Estados Unidos. De hecho, ese fue el negocio que sostuvo a la familia durante años. Sin embargo, ella no figura como accionista en las subsidiarias de Grupo Higa.

“Apagué el radio y no quise saber más, son calumnias, todo lo que dijeron son calumnias”, dijo a la revista Expansión para un reportaje publicado en agosto del 2015. En ese momento, los fideicomisos a su nombre ya estaban abiertos en Nueva Zelanda.

Pero ella y María Teresa Cubria Cavazos son prestanombres. En esos tres fideicomisos, el principal beneficiario es el propio Hinojosa, luego su esposa María Teresa García y al final sus hijas María Teresa y María Fernanda, según consta en documentos y correos filtrados a través de la investigación Panamá Papers.

paraisos-mexico-listas4

Los cimientos de esta estructura financiera permitieron a Hinojosa Cantú eliminar su rastro en las Islas Vírgenes Británicas y en la Isla Nieves, sin que ello implicara perder su fortuna.

El reto, en ese momento, fue encontrar un puente seguro para trasladar el dinero desde las cuentas en Estados Unidos hasta Nueva Zelanda, sin despertar sospechas en el sistema financiero.

Filipe Di Matos -ejecutivo de la firma D’Orleans- buscó apoyo en la empresa panameña OMC Group, especializada en servicios corporativos y constitución de compañías alrededor del mundo, pero hubo contratiempos. Fue entonces cuando tocaron la puerta de Mossack Fonseca.

El 01 de junio del 2015, Filipe di Matos envió un correo a Olga Santini, ejecutiva de Mossack Fonseca en Estados Unidos, para avisarle que uno de sus clientes quería contratarlos para reestructurar sus bienes fuera de su país de origen.

Ahí mismo, describió a Hinojosa como un empresario de “alto perfil” quien necesitaba transferir US$100 millones a fideicomisos en Nueva Zelanda, cantidad que representaba una “pequeña parte” de su portafolio de posibles inversiones.

Los abogados omitieron el tema de La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto y sólo se refirieron a él como uno de los empresarios “más prominentes”, pero con mala publicidad motivada por su “alto perfil”, según consta en los correos electrónicos (ver documento).

El 8 de junio, unos días después de ese correo, la Secretaría de la Función Pública pidió a Peña Nieto responder un cuestionario sobre su relación con Hinojosa y, casi simultáneamente, solicitó al secretario de Hacienda, Videgaray, entregar sus documentos sobre la residencia de descanso en Malinalco.

Por separado, decenas de funcionarios fueron llamados a comparecer sobre la fallida licitación del tren de alta velocidad que había ganado Constructora Teya, perteneciente al Grupo Higa.

Peña Nieto dejó que su esposa, Angélica Rivera, respondiera sobre La Casa Blanca. Videgaray envió su contrato con la firma H&G –de Grupo Higa– y los comprobantes de pago. Esta inmobiliaria, registrada a nombre de Hinojosa, le vendió esa casa en 7 millones de pesos mexicanos–alrededor de US$700 mil al tipo de cambio vigente en el año 2012– sin obtener un solo peso como ganancia.

Videgaray era el coordinador de la campaña presidencial de Peña Nieto durante la cual empresas de Hinojosa fueron contratadas para la renta de helicópteros (Eolo Plus) y para fabricar objetos de plástico (PACSA).

A lo largo de junio de 2015 hubo un intenso intercambio de correos entre las oficinas de Mossack Fonseca. En alguno de ellos, se pidió investigar en bases de datos propias si Hinojosa y su esposa eran personas políticamente expuestas, lo que se conoce en el ambiente financiero como PEP (por sus siglas en inglés).

testigo5

El despacho D´Orleans colaboró con una carta en la cual describieron al dueño de Grupo Higa como un empresario de “alto perfil”.

En esta misma carta, el despacho D’Orleans mintió sobre el origen de los recursos de Hinojosa en Perú, al dar por hecho que gozaban de un contrato exclusivo para tratar a pacientes renales por 30 años en ocho departamentos, “un negocio valorado en 355 millones de dólares”.

No obstante, el seguro social de ese país llamado EsSalud informó que la propuesta de IGSA fue rechazada desde el año 2011, según información obtenida por IDL Reporteros, de Perú, para esta investigación periodística.

paraisos-mexico-img-correo

Es cierto que la filial de Higa tiene contratos para atender a pacientes con enfermedades renales, pero no el que citan en esa carta enviada a Mossack Fonseca.

El resultado fue que al dueño de Higa no lo catalogaron como una persona políticamente expuesta.

Mossack Fonseca tomó esta decisión justo cuando se desarrollaba la investigación oficial por conflicto de intereses, en la cual él era uno de los principales involucrados. Tampoco prestó atención a las repercusiones internacionales del reportaje La casa blanca de Peña Nieto.

De haberse catalogado como persona políticamente expuesta, la transferencia del dinero Estados Unidos-Nueva Zelanda cuando menos se hubiera retrasado, porque las compañías hubieran tenido que investigar a fondo el origen del dinero.

Según la legislación de Nueva Zelanda, una PEP es un jefe de Estado, Presidente o funcionario de alto nivel de cualquier país. Pero también entran en esta categoría los familiares y los empresarios que se benefician de hacer negocios con estos personajes.

La Unión Europa ha hecho las siguientes recomendaciones para amortiguar el lavado de dinero y las operaciones de dudosa procedencia:

paraisos-mexico-ue

Mossack Fonseca transfirió el caso a sus oficinas en Holanda en donde diseñarían una estrategia que atendiera las necesidades, urgentes, de este cliente.

Entre el 2 y 12 de julio del 2015, Hinojosa Cantú fue notificado oficialmente que estaba bajo investigación por conflicto de intereses con el Presidente Peña Nieto.

Aunque él no fue llamado a comparecer, su representante legal Arturo Reyes Gómez fue emplazado por la Secretaría de la Función Pública para que entregara los archivos sobre La Casa Blanca así como de la residencia de descanso en Malinalco y de la licitación del tren de alta velocidad México-Querétaro, entre otros.

El 13 de julio del 2015, apenas un día después de que Reyes Gómez compareció por escrito para la investigación oficial, el despacho  D´Orleans envió un correo al ejecutivo de Mossack Fonseca Daniel León pidiéndole apresurar la transferencia y concretar los trámites para los fideicomisos toda vez que “ya se encontraban bajo mucha presión”.

En este mensaje, pidieron “tener todo listo entre hoy y mañana”, ya que Hinojosa representa una oportunidad única para hacerse no sólo de un cliente con alto perfil, sino también como parte de una estrategia de negocios ya que los pondría en contacto con “muchos UHNWI” en México.

En el ambiente financiero, la clave UHNWI (Ultra High Net Worth Individual) se utiliza para referirse a una persona con activos de inversión de por lo menos US$30. En esta categoría están los empresarios más ricos del mundo.

Pero eso no fue todo. Además, anuncian que si concretan todo de inmediato, Hinojosa tenía la intención de constituir dos nuevos fideicomisos “antes del periodo de vacaciones”, es decir, antes de agosto del 2015.

Dos días después, efectivamente, todo estaba listo. La oficina de Mossack Fonseca en Holanda usó uno de sus instrumentos para encubrir a sus clientes, un fideicomiso llamado Orion Trust, para crear a su vez dos compañías fachada: Khuno Investments –registrada en Londres– y Stichting Khuno Management –asentada en Ámsterdam-, según consta en el intercambio de información entre ejecutivos de Mossack Fonseca y el bufete D´Orleans.

Estas dos últimas firmas en Londres y Ámsterdam aparecerían como las administradoras de los fideicomisos en Nueva Zelanda en donde la identidad de los verdaderos dueños sería confidencial, aun cuando se tratara de prestanombres.

En ese mismo julio del 2015, Mossack Fonseca intentó verificar de nuevo la trayectoria empresarial de Hinojosa Cantú, pero sus abogados lo impidieron.

En un correo, explicaron que no podían enviar copias de todo el pasaporte porque su cliente prefería mantener confidencialidad sobre las fechas, las ciudades y los países visitados.

El 21 de agosto del 2015, el secretario de la Función Pública Virgilio Andrade informó que el Presidente Peña Nieto no incurrió en un conflicto de intereses por el caso de la Casa Blanca. Según la versión oficial, la residencia perteneció a Angélica Rivera y, sobre todo, no encontraron evidencias que estuviera vinculada a la entrega de obras públicas a favor de Grupo Higa.

La exoneración a Peña Nieto facilitó las cosas. El 30 de septiembre del mismo año, Daniel León –ejecutivo de Mossack Fonseca encargado del caso en Holanda– informó a Filipe di Marco –abogado de D´Orleans– sobre el hallazgo de información adversa relacionada con Hinojosa respecto a vínculos con el Presidente de México. Y preguntó: “¿Existe alguna relación entre ambos, incluyendo lo económico? ¿Por qué han surgido estas denuncias? Necesitamos tener suficiente información que nos permita descartar esta posibilidad (ver documento).

Estas inquietudes fueron planteadas tres meses después del primer contacto que tuvieron con el dueño de Grupo Higa y cuando la investigación oficial ya estaba cerrada.

El mismo día, el abogado Di Marco respondió que esa información adversa apareció sólo en periódicos, muchos de ellos propiedad de rivales en negocios “como el caso del New York Times de Carlos Slim”. Su cliente –explicó– ya fue exonerado (ver documento).

El 9 de noviembre del 2015, Lissa Crook, representante de la firma Benthey –socia en Nueva Zelanda que dio validez a los fideicomisos– preguntó nuevamente a Mossack Fonseca si estaban plenamente satisfechos con la investigación sobre Hinojosa Cantú y el origen de su dinero.

Daniel León responde que sí (ver documento). Y afirma que las operaciones han sido por alrededor de US$50 millones.

Débora Montesinos, la directora del departamento de cumplimiento de Mossack Fonseca, intervino para advertir que, definitivamente, Hinojosa Cantú, no era peligroso.

Aún así, todavía quedaban trámites por desahogar. Como el dinero provendría de cuentas en Estados Unidos, las aparentes dueñas de los fideicomisos, Dora Patricia Cantú y María Teresa Cubria Cavazos, debieron firman una declaración de conformidad de impuestos para extranjeros.

En esas declaraciones se incluye que tanto ellas como sus beneficiaros –en esta caso Hinojosa– están conscientes de su obligación de informar y pagar impuestos en sus país de residencia. También incluyeron un documento en el que afirman no tener obligaciones con el sistema de impuestos de Estados Unidos.

Las referencias crediticias que también necesitaban ambas para trámites en Nueva Zelanda, fueron extendidas por la firma XRV Management, ubicada en las Islas Caimán, conocidas internacionalmente como paraíso fiscal.

Sobre Dora Patricia (la esposa) dicen que la han asesorado durante los últimos 3 años, es decir, desde 2012. Y en torno a María Teresa Cubría (la suegra) desde dos años, es decir, desde 2013.

Consultado sobre la investigación periodística internacional Panama Papers, Carlos Sousa, director de Relaciones Públicas en Mossack Fonseca ,expuso que su trabajo es simplemente ayudar a la creación de compañías y que, antes de apoyar a cualquier cliente, realizan un “rígido proceso de verificación” que incluso excede “todas las reglas relevantes, regulaciones y estándares locales” a los que todo están supeditados.

Y añadió por escrito:

Sin embargo, llenar el papeleo legal para ayudar a formar una compañía es una cosa muy distinta a establecer un vínculo de negocio o a dirigir las compañías que se formaron.

Nosotros solamente formamos compañías, lo cual casi todos reconocemos que es importante y algo crítico para asegurar que la economía global funcione eficientemente. Al proveer esos servicios seguimos tanto la letra como el espíritu de la ley porque en 40 años de operación no hemos sido acusados de ninguna conducta criminal. Estamos orgullosos del trabajo que hacemos, a pesar de los recientes y deliberados intentos de algunos por malinterpretarlo.

Finalmente, está bien establecido que varios países (por ejemplo Reino Unido y Estados Unidos) tienen leyes sobre fideicomisos que permiten a una persona o empresa representar a una tercera parte en alcances fiduciarios, lo cual es 100% legal y tiene un propósito importante en el comercio global”.

En los archivos y documentos usados para esta investigación, no consta si el dueño de grupo Higa reportó este dinero y las transferencias ante el Sistema de Administración Tributaria.  Sin embargo, él recibió un correo sobre este reportaje a través del ICIJ semanas antes de la publicación, pero hasta el momento no hay respuesta.

Mientras tanto, los fideicomisos en Nueva Zelanda siguen operando y Grupo Higa continúa allegándose de contratos con el Gobierno de Peña Nieto.

Desde enero del 2015 a la fecha en que se publicó esta investigación, sumaron 6 millones de pesos mexicanos  más –alrededor de US$353 mil dólares– por la transportación aérea del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), así como por la construcción de instalaciones militares en Chiapas.

Por Mago Torres, Sebastián Barragán, Irving Huerta, Rafael Cabrera y Daniel Lizárraga.

BANNER-LARGE-panama-papers