Proceso Constituyente: ¿La única batalla es contra el neoliberalismo?