pagina conocer gente de gasteiz

https://dev.ciperchile.cl/web-para-conocer-gente-en-fresno-de-torote/

Ex DT de la Roja femenina condenado por violación de menor siguió trabajando en una escuela de fútbol de la UC

Las platas perdidas de la Copa América que la ANFP de Salah no ha querido investigar

Hace apenas una semana la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) saldó una deuda que arrastró durante gran parte del año: publicó su Memoria y sus Estados Financieros de 2015. Y aunque parezca increíble, nada hay en esos documentos que dé cuenta del descalabro que sacudió a la ANFP en el año más oscuro que ha vivido. En esos registros oficiales no se deja ni una constancia para la historia de los turbios manejos de su defenestrado máximo dirigente, Sergio Jadue, ni de las múltiples investigaciones –de la propia ANFP, del Ministerio Público, del Ministerio de Justicia y de Impuestos Internos– que aún no consiguen aclarar el destino de al menos $1.850 millones que siguen perdidos en el desorden de las cuentas de la Copa América 2015.

Ambos documentos (Memoria y Estados Financieros) fueron solicitados por CIPER a inicios de este mes y el pasado jueves 15 la ANFP los entregó. En la noche de ese mismo día quedaron expuestos en la web de la asociación (vea aquí la Memoria y los Estados Financieros de 2015).

Solo algunos puntos consignados de manera sumaria en el último capítulo de la Memoria –donde se transcriben las tablas de las sesiones del Consejo de Presidentes– se relacionan con las graves anomalías descubiertas en 2015. Pero, carentes de contexto explicativo, resultan indescifrables para el lector. Así, el tema se asoma de manera críptica recién en la antepenúltima página de la Memoria: “Análisis de la comisión ad hoc creada para auditar la Copa América y sus contratos relacionados con la investigación que deriva del informe del FBI”, se lee en la transcripción de la tabla de la sesión del 17 de agosto de 2015. Respecto de por qué se debió auditar la Copa América y qué contiene el informe del FBI, ni una letra.

Arturo Salah
Arturo Salah

Luego, en la tabla de la sesión del 25 de septiembre, surge otra anotación similar: “Informe de la comisión ad hoc auditora de Copa América, en relación con la denuncia del Departamento de Justicia de Estados Unidos”. Y en la del 27 de noviembre, cuando Jadue ya se había entregado al FBI, otra mención igual de impenetrable: “Interpelación al director Nibaldo Jaque”. Nada se dice acerca de que Jaque era el lugarteniente de Jadue, y que está acusado de favorecer a su club Deportes Concepción con millonarios préstamos que no correspondían. El destino de esos fondos aún se desconoce y generaron la desafiliación del elenco penquista por insolvencia económica, además de una querella de la ANFP contra Jaque y el resto de los controladores del club.

Al cumplirse un año desde que la actual directiva, encabezada por Arturo Salah, se hizo cargo del timón del fútbol profesional, CIPER consultó a la ANFP y al Ministerio de Justicia –cartera que ha fiscalizado durante todo el año a la asociación–­ por las medidas adoptadas para aclarar las cuentas de la Copa América, establecer el destino del dinero desaparecido desde la arcas de la asociación, recuperar los préstamos irregulares otorgados a los clubes, pagar impuestos adeudados e identificar a todos los responsables de las pérdidas patrimoniales.

El resultado de la indagación de CIPER es que poco y nada se ha hecho para revelar la trama de los fraudes urdidos bajo la gestión de Jadue, salvo la presentación de cinco querellas. Sobre la revisión de las cuentas de la Copa América jugada en Chile en 2015, la fuente de la mayoría de las millonarias irregularidades, los avances son completamente nulos.

El Ministerio de Justicia no respondió las consultas de CIPER. A través de su encargado de comunicaciones, señaló que no tenía nada que informar sobre el tema. Esto, a pesar de que la asociación es una corporación sin fines de lucro y, por esa misma razón, está bajo la tutela del ministerio. De hecho, esa secretaría de Estado ha mantenido contacto permanente con la ANFP durante todo este año, monitoreando su gestión administrativa. Los directivos del fútbol profesional sabían que esa no era una mera indagatoria.

Dado el cúmulo de irregularidades que la administración de Jadue fue sumando –amplificadas por la dimensión internacional del escándalo que llevó finalmente al ex timonel a entregarse al FBI-, a fines de 2015 ese ministerio barajó la posibilidad cierta de cancelar la personalidad jurídica de la ANFP. La razón: los graves incumplimientos en el manejo de sus finanzas y la falta de transparencia de sus cuentas (vea el reportaje de CIPER “Ultimátum de Justicia: La ANFP cuadra la caja o se querella por las platas perdidas).

Lo anterior fue confirmado a CIPER por el director de la ANFP, Juan Carlos Silva, quien señaló que tras enterarse de que el Ministerio de Justicia pretendía clausurarles la personalidad jurídica, a él se le encomendó actuar como enlace con esa secretaría de Estado. Por esa razón, se reúne periódicamente con el jefe del Departamento de Personalidad Jurídica del ministerio, Carlos Aguilar.

Según señaló Silva a CIPER, a lo largo de este año la ANFP contestó 20 requerimientos de información del Ministerio de Justicia. A su juicio, esa cartera se ha mostrado satisfecha con los avances en la normalización de sus finanzas y contabilidad. La afirmación de Silva no pudo ser corroborada por CIPER en dicho ministerio. Si así fuera, algo falta en las cuentas, en la Memoria y Estados Financieros de 2015 que acaba de entregar la ANFP. Porque del análisis de esos documentos y de las respuestas que entregaron sus directivos a los requerimientos de CIPER, queda claro que las mejorías se refieren exclusivamente a cambios en el manejo de las cuentas de la ANFP (ver recuadro).

Juan Carlos Silva (Foto: ANFP)
Juan Carlos Silva (Foto: ANFP)

Lo que quedó fuera del monitoreo de la secretaría de Estado, es el esclarecimiento de la mayoría de las irregularidades cometidas bajo la administración de Sergio Jadue y particularmente la revisión de las cuentas de la Copa América 2015. Dado que el 90% de los cuestionamientos al manejo del dinero del fútbol se originó en la administración de los fondos del torneo continental, resulta al menos sorprendente que precisamente esas cuentas quedaran fuera del radar de las autoridades de Justicia.

El ministerio acordó con la ANFP que la Copa América no será revisada mientras el Servicio de Impuestos Internos (SII) no determine quién es el sucesor legal del Comité Organizador Local (COL) del torneo. Juan Carlos Silva explica que, si bien el COL fue conformado por los miembros del directorio de la ANFP que presidía Sergio Jadue, la entidad no necesariamente dependía de la asociación y puede que el SII estime que fue mandatada directamente por la Confederación Sudamericana (Conmebol). En ese caso, las deudas tributarias que arrastra el COL y la responsabilidad por sus oscuros manejos contables, debiesen correr por cuenta de la Conmebol y los directivos de la ANFP se lavarían las manos.

Adjudicarle a la Conmebol la responsabilidad de los dineros que desaparecieron, sería una solución meramente administrativa, porque al culpar a una entidad que no tiene sede en Chile es altamente probable que se entrabe la pesquisa. En consecuencia, se dificultaría identificar a los responsables de las irregularidades en las cuentas del certamen, las que fueron detectadas primero por una comisión encabezada por el ex contralor Ramiro Mendoza y luego por una auditoría forense realizada por Deloitte. Ambas fueron solicitadas por la ANFP.

La opción de endosarle las culpas a la Conmebol significa en los hechos dejar fuera de las pesquisas a la ANFP, e impediría que el Ministerio Público, en este caso el fiscal Carlos Gajardo, investigue a fondo la trama interna de la asociación que le permitió a Jadue dejar un forado en las platas de la Copa América. Frente a la posibilidad de que el fiscal Gajardo se introduzca en la madeja del poder que controla la asociación, la respuesta en la ANFP ha sido dejar todo en manos del SII sin apurar el tranco. Por lo mismo, no hay urgencia por resolver quién es el sucesor legal del COL y, de esa forma,abrirle la cancha al fiscal Gajardo para que establezca cuánto se recaudó realmente en la Copa América, dónde está el dinero perdido y quiénes son los responsables de esa afectación patrimonial.

Ponerle una barrera a esa investigación es lo que le conviene a muchos de los actuales directores y miembros del Consejo de Presidentes de la ANFP, los que le dieron carta blanca a Sergio Jadue mientras recibían de su mano los préstamos irregulares que ahora son investigados, entre otros ilícitos, por el fiscal Carlos Gajardo.

Este jueves 22 de diciembre el fiscal Gajardo solicitó al 13º Juzgado de Garantía que fije fecha para la audiencia en la que formalizará en ausencia a Sergio Jadue por apropiación indebida y delitos tributarios. Esa petición es el primer paso para solicitar formalmente la extradición del ex dirigente, quien se encuentra en Estados Unidos a la espera de la sentencia por los sobornos que recibió en la Conmebol y que suman US$2,2 millones.

LAS PLATAS PERDIDAS

A un año y dos meses de la caída de Sergio Jadue, nada se ha aclarado sobre los dineros de la Copa América. Eso, a pesar de que las cuentas de ese torneo constituyen la principal veta de las irregularidades detectadas hasta este momento: $1.850 millones aportados por la Conmebol cuyo paradero se desconoce. A eso se agrega el burdo intento de esconder cerca de $11 mil millones de utilidades que dejó el torneo para evadir el pago de impuestos. Ese es parte del arsenal de anomalías que la actual directiva de la ANFP mantiene en el olvido.

En los Estados Financieros de 2015 publicados la semana pasada por la ANFP este “olvido” se hizo explícito. Dentro del informe que incorporó la empresa auditora RSM al inicio del documento, se aclara que los Estados Financieros no incluyeron los efectos que puede tener para las cuentas de la ANFP la situación del COL: “Los asesores legales de la ANFP están en proceso de análisis jurídico respecto de quién es (debiera ser) la entidad continuadora legal de la Asociación para la Organización de la Copa América 2015 y consecuentemente el titular del resultado que dicha entidad arrojó”.

Sostener que el COL no tiene relación de dependencia con la ANFP no es más que una figura retórica. Fue la asociación la que recibió los US$7,5 millones enviados por la Conmebol para organizar el campeonato y la ANFP se los traspasó al COL. Los miembros del directorio de la ANFP, entonces encabezado por Jadue, integraron el comité ejecutivo del COL. Cerca de $4.400 millones obtenidos por la venta de entradas fueron depositados directamente en las cuentas de la ANFP y no en las del COL.

La prueba más contundente de la relación entre el COL y la ANFP es que, una vez que el torneo terminó y se cerraron las cuentas, las utilidades –que sumaron cerca de $11 mil millones– fueron disfrazadas como “cuentas por cobrar”, para no pagar impuestos, y se traspasaron a la asociación. Si el SII busca ahora al responsable que debe cancelar esos tributos impagos, al menos ya sabe que fue la ANFP la que se benefició con esa jugada evasiva.

Fiscal Carlos Gajardo
Fiscal Carlos Gajardo

Por lo demás, fue la propia ANFP la que le encargó al ex contralor Ramiro Mendoza que indagara las irregularidades detectadas en las cuentas del COL. Y antes, el Consejo de Presidentes le había encomendado a una comisión encabezada por Jaime Estévez, entonces representante de la UC, que revisara la contabilidad de la gestión de Jadue. Mientras Estévez concluyó que todo estaba en orden, el ex contralor detectó las millonarias sumas sin destino claro y un desorden mayúsculo en los registros. Si el COL no tenía relación de dependencia con la ANFP, ¿por qué razón la asociación le encargó a Mendoza que analizara las cuentas?

Probablemente la actividad de la ANFP que concitó mayor interés de la prensa este año –al margen de los partidos de la Roja– fue la conferencia de prensa encabezada por Salah a fines de mayo en la que se entregaron las conclusiones preliminares de la auditoría forense de Deloitte. Gran parte de las anomalías detectadas por esa auditoría están relacionadas con las cuentas de la Copa América. Pero, sorpresivamente, esas cuentas quedaron fuera de las rendiciones que la ANFP debe dar al Ministerio de Justicia mientras los abogados discuten si el COL dependía o no de la asociación.

Ahora, la pelota está en los pies de Impuestos Internos. Si el organismo tributario determina que la ANFP debe hacerse cargo de las cuentas del COL, el Ministerio de Justicia debería reflotar las mismas preguntas que hace un año tuvieron a la asociación al borde de perder su personalidad jurídica: dónde está el dinero perdido, quiénes son los responsables y cómo se recuperará ese patrimonio.

De ser ese el escenario, la ANFP debería acreditar que los $19 mil millones declarados como ingresos por venta de entradas es el monto que efectivamente se recaudó. La sospecha de que esa suma está subvalorada la dejó instalada el ex contralor Mendoza en su informe, a raíz del desprolijo registro de esos ingresos. También deberá aclarar el paradero hasta ahora desconocido de a lo menos $1.850 millones entregados por la Conmebol. Esa suma está compuesta por US$491 mil dólares (equivalentes a unos $350 millones) que se agregaron al premio que recibió el campeón y por otros $1.500 millones provenientes de los primeros aportes enviados por la confederación para organizar el torneo y cuyo destino se desconoce por el desorden contable.

Una vez que todo esté despejado, es altamente probable que la ANFP deba pagar los impuestos que se evadieron cuando recibió las utilidades del COL. Y si no quiere perder su personalidad jurídica, tendría que querellarse contra los responsables de esa triquiñuela. De lo contrario, la directiva de Salah puede ser acusada por el Ministerio de Justicia de no cumplir con su deber de proteger el patrimonio de la corporación. Junto con Jadue, los miembros del antiguo directorio que pueden ser blanco de estas acciones judiciales son Cristián Varela (socio de ChileFilms, empresa que alquila equipos al Canal del Fútbol y a quien Jadue elevó a la Comisión de Finanzas de la Conmebol), Jaime Baeza, Antonio Martínez, Alex Kiblisky y Jorge Fistonic.

Hasta el momento los esfuerzos de la actual directiva por dilucidar estas interrogantes solo se han traducido en identificar las irregularidades –a través del trabajo de Ramiro Mendoza y Deloitte– y querellarse contra presuntos responsables. De las cinco querellas que ha interpuesto la directiva de Salah, dos tienen relación con dineros de la Copa América.

La primera, del 5 de octubre de este año, acusa a Jadue y a algunos miembros de su equipo –Nibaldo Jaque, Mauricio Etcheverry y Rodrigo Grumberg– por el delito de apropiación indebida. Esto a raíz de $140 millones que salieron del COL como préstamo para Deportes La Serena, el club de Etcheverry. CIPER consultó a la ANFP si otros clubes recibieron dinero proveniente del COL, pero no tuvo respuesta.

La segunda querella, interpuesta el 4 de noviembre de este año, apunta a Jadue y a Nicolás Abusada, un empresario cercano al ex presidente de la ANFP que recibió más de $300 millones por merchandising de la Copa América. La asociación acusa que la oferta de Abusada era la más cara de las cotizadas y que más del 50% de los artículos se encuentran todavía embalados dentro de un contenedor en los patios de la ANFP.

LA CAJA PAGADORA

Fuera de las interrogantes por resolver respecto a las cuentas del COL, la ANFP también debe hacerse cargo de otros movimientos irregulares de dinero que perjudicaron a la asociación: los préstamos y pagos a diversos clubes aprobados por la directiva de Jadue.

Entre 2011 y 2015, Jadue repartió entre las sociedades anónimas propietarias de los clubes más de $42 mil millones, como préstamos o ingresos originados por contratos de la Roja. En ese contexto, nadie levantó la voz para fiscalizar los manejos del calerano (vea el reportaje de CIPER “Las pruebas de que los dirigentes del fútbol fueron cómplices del hoyo financiero que dejó Jadue”).

Los préstamos, que sobrepasaron lo permitido por el reglamento de la asociación, dejaron un hoyo financiero que fue conocido por el Consejo de Presidentes a fines de 2014, aunque los clubes y el nuevo directorio manifestaron sorpresa cuando la auditoría de Deloitte hizo públicas estas cuentas.

copa-americaEl balance de 2014, realizado por la empresa RSM, calculó la deuda de los clubes con la ANFP en $3.428 millones. Pero los Estados Financieros presentados este año por la misma empresa recalcularon y sinceraron la deuda que tenían los clubes al 31 de diciembre del mismo 2014: aumentó de manera exorbitante a $11.100 millones.

Esto, sumado a las ganancias del Canal del Fútbol (CDF) que solo en 2015 se tradujeron en $32.800 millones repartidos entre los clubes, transformó a la ANFP de Jadue en una caja pagadora a cambio del silencio de los dirigentes.

­­–­­¿De qué servía a la administración anterior ser rescatista de los clubes? Que nosotros aprobábamos todo… cómo te vas a ir en contra de alguien que te permitió, sin seguir ningún tipo de procedimiento o reglamento, prestar plata por sobre cualquier cosa normal –señaló a CIPER el actual miembro del directorio de la ANFP, Juan Carlos Silva, vicepresidente de Deportes Iquique entre 2013 y 2015.

Las deudas reales de los clubes incluso podrían aumentar. Y ello porque la empresa auditora RSM, en su informe incorporado a los Estados Financieros de 2015, deja constancia de que no pudo confirmar los saldos mantenidos por los clubes con la ANFP. Esto, porque recibió solo cuatro respuestas de las 32 consultas que dirigió a los clubes que integran la asociación. Para recuperar el dinero y ordenar las finanzas, actualmente la ANFP descuenta mensualmente un porcentaje del dinero que le corresponde a cada club por las ganancias del CDF.

En el caso de Deportes Concepción, desafiliado en abril de este año por insolvencia económica, la ANFP interpuso una querella el pasado 22 de junio contra Nibaldo Jaque, Pedro Sabando Pizarro, Adolfo Sabando Muñoz, Pablo Tallarico García y Luis Polnoroff, todos ex controladores de la sociedad propietaria del club. En la acción judicial se les acusa por estafa y apropiación indebida de recursos que recibieron entre enero de 2011 y noviembre de 2015, mientras Jaque se desempeñaba como secretario general de la ANFP en el directorio de Jadue.

Otro perjuicio para el patrimonio de la asociación que debe ser aclarado por la actual directiva, es el pago de US$200 mil al ex entrenador de la selección nacional, Jorge Sampaoli, por una “asesoría verbal” al Instituto Nacional del Fútbol (INAF). El directorio actual aún no tiene claro por qué se solicitó ese servicio, cómo se definió la suma a pagar y cuál era el producto esperado.

La recuperación de ese dinero pagado a Sampaoli motivó la primera de las querellas interpuestas por la ANFP durante este año, el 3 de febrero. En esa acción legal se incluyó también la restitución de los sueldos pagados de manera ilegal al directorio (concepto por el que Sergio Jadue aún debe $34 millones) y de los honorarios cancelados a los abogados que defienden al ex presidente de la ANFP en Estados Unidos (vea el reportaje de CIPER “La asesoría jurídica que contrató Jadue con platas de la ANFP para su defensa).

La querella restante también tiene como protagonista al ex presidente, ya que se le acusa de haber contratado en la ANFP al arquitecto Leonidas Laoutari, cercano a su familia. La asociación denuncia que entre 2011 y 2015 Laoutari recibió más de $218 millones por servicios que no están respaldados, además de realizar trabajos en el domicilio particular de Sergio Jadue mientras era pagado por la ANFP. El conflicto de interés por la relación entre Laoutari y Jadue era completamente conocido por los miembros del Consejo de Presidentes y por los funcionarios de la ANFP, pero hasta la caída del calerano nadie levantó la mano para cuestionarlo.

 

ORDEN Y TRANSPARENCIA

En conversación con CIPER, el director de la ANFP a cargo de llevar la relación con el Ministerio de Justicia, Juan Carlos Silva, expuso los avances que a su juicio han permitido ir ordenando el descalabro administrativo y financiero que asumieron hace un año. Los avances, asegura, tienen satisfecha a su contraparte en la secretaría de Estado. Entre las iniciativas de la nueva directiva, Silva destaca que ahora es pública la sesión del Consejo de Presidentes en la que se presenta la memoria y el balance anual, algo que a pesar de estar estipulado en los estatutos, no se había cumplido durante los últimos años.

Otro cambio que menciona Silva es el tratamiento que se da a las solicitudes de información y de préstamos por parte de los clubes. A diferencia de la informalidad que existía antes, dice, ahora los requerimientos ingresan por la oficina de partes, se deja un registro y se derivan a nivel interno para dar respuesta. Los préstamos, en tanto, son estudiados por el directorio e informados al pleno del Consejo de Presidentes.

Silva también destacó la labor de la Unidad de Control Financiero que ahora está enfocada en solicitar la información que permita mantener bajo control la situación económica de los clubes, conocer su estructura societaria y fiscalizar la rendición de los dineros que la ANFP les entrega.

La asociación contrató a la empresa Matrix para reformular su gobierno corporativo. La idea, explicó Silva, es“tener una estructura que exceda a las administraciones de turno”.

La ANFP está trabajando en un posible convenio con el Consejo para la Transparencia (CPLT). El objetivo sería recrear algunas de las prácticas que se utilizan en el sector público: un sistema de solicitudes y acceso a información, un portal de transparencia activa y la suscripción de declaraciones de patrimonio e intereses. Representantes de la asociación sostuvieron su primera reunión con el CPLT la semana pasada. El presidente del consejo, José Luis Santa María, confirmó la información a CIPER, aunque aclaró que todo está en una etapa larvaria y que todavía no hay nada por escrito.

La asesoría tributaria que le ahorró $41 mil millones en impuestos a la ANFP

“Este es un día sumamente importante para el fútbol y bastante esperado para gran parte del país”. Así presentó el actual mandamás del fútbol chileno, Arturo Salah, el resumen ejecutivo de la auditoría forense realizada por Deloitte. Un informe destinado a transparentar las cuentas de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP). Pero que, al mismo tiempo, abrió un flanco que la directiva del fútbol prefiere no ahondar: el perdonazo a la gigantesca deuda tributaria de la asociación que gestionó su defenestrado ex presidente, Sergio Jadue, y que benefició a los dirigentes de todos los clubes que hoy pretenden mostrar al calerano como único culpable de los turbios manejos del fútbol.

Cuando Jadue tomó el timón de la ANFP, el Servicio de Impuestos Internos (SII) le exigía pagos, por diversas contingencias tributarias, que sumaban $43.709 millones. Pero al final solo se cancelaron $2.455 millones, lo que representa poco más de un 5% del monto original. En la auditoría forense que Salah presentó a la prensa el miércoles 25 de mayo pasado no hay mención alguna a los $41.254 millones que la ANFP se ahorró en impuestos adeudados, más las multas e intereses, que le cobraba el SII.

Solo en las últimas páginas del dossier que Salah entregó a los periodistas aparecía, de manera tangencial, una pequeña hebra que podía relevar esta generosa rebaja que hizo el SII a los empresarios del fútbol. Esa pista era un gasto objetado de $218 millones que había sido pagado por la directiva de Jadue al bufete de abogados tributaristas Aste, Jaramillo y Celaya (AJC).

La objeción a este desembolso provocó un duro enfrentamiento público entre Deloitte, la consultora que hizo la auditoría forense, y AJC, dos firmas que disputan el mercado de asesorías tributarias para grandes contribuyentes (ver recuadro).

Reunion de Directorio de la Anfp para conocer Auditoria ForenseCIPER siguió el rastro de este pago objetado y constató que AJC trabajó para la ANFP desde 2011 hasta fines de 2015 (incluso cuando Jadue ya se había entregado a la justicia de Estados Unidos). En ese periodo el bufete resolvió diversos problemas que la asociación arrastraba con el SII, algunos desde fines del siglo pasado. CIPER tuvo a la vista documentos que confirman que AJC consiguió reliquidaciones y condonaciones que evitaron el ingreso a las arcas fiscales de más de $41 mil millones que debía cancelar la ANFP.

Esta mega-rebaja tributaria le permitió a Sergio Jadue levantar el embargo que en 2011 el SII impuso a los flujos del Canal del Fútbol (CDF) y, posteriormente, a los terrenos que la ANFP posee en Quilín. Además, gracias al perdonazo Jadue pudo contar con fondos para repartir más de $23 mil millones a las sociedades anónimas que administran los clubes, las que tampoco pagaron impuestos pues se acogieron a una franquicia tributaria que obliga a invertir estos recursos exclusivamente en el fútbol infantil y juvenil. Una obligación cuyo cumplimiento sigue en duda (ver reportaje de CIPER).

Desde 1999 la ANFP mantenía un conflicto con el SII debido a que la asociación hacía uso de una antigua exención tributaria destinada a organizaciones que promueven el deporte sin fines de lucro. En opinión de Impuestos Internos, la ANFP ya no podía acceder a este beneficio porque dejó de estar compuesta por clubes sin fines de lucro y ahora sus integrantes son sociedades anónimas. Sólo por este motivo, la ANFP llegó a adeudar $38.987 millones en 2010. CIPER revisó la documentación que acredita que, mediante reliquidaciones y condonaciones, la asociación pagó sólo $1.712 millones, equivalentes a un 4% del monto que le cobraban inicialmente.

La asesoría tributaria objetada en la auditoría forense también resolvió una disputa por impuestos impagos que enfrentó a la ANFP con VTR, y que involucraba el pago de $4.722 millones. Además, regularizó otros problemas tributarios complejos, como los impuestos impagos por el contrato del cuerpo técnico de la selección nacional que encabezó Jorge Sampaoli, que simulaba ser un contrato por derechos de imagen, pero que encubría el pago de remuneraciones (ver reportaje CIPER).

DEUDA ORIGINAL Y FLUJO DEL CDF

El principal problema de la ANFP con el Fisco no nació con la administración Jadue. La ANFP acumulaba impuestos impagos por un total de $38.987 millones, correspondientes a impagos por transacciones y utilidades, desde el período tributario de 1999 hasta 2010. La disputa se originó porque la asociación se consideraba amparada por la Ley 8.834 de 1947, que deja exenta de tributos a las entidades deportivas sin fines de lucro, derecho que no era reconocido por el SII. Para solucionar este entuerto se contrató al bufete AJC. La asesoría determinó que la ANFP dejó de ser beneficiada con esa exención en 2005, cuando la ley dio origen a las sociedades anónimas deportivas profesionales (SADP). Los consultores sugirieron reconocer la deuda solo a contar de ese año, pero renegociar con el SII.

cdfEn el acuerdo logrado con la Dirección de Grandes Contribuyentes del SII se estableció que la ANFP no debe pagar impuestos por los dineros que le entrega el CDF (sobre $32 mil millones anuales). Esto, porque los profesionales de AJC convencieron al SII de que el CDF y los clubes son los que deben pagar tributos por esos dineros, ya que la ANFP actúa sólo como mandataria de ellos: recibe los fondos desde el CDF y se los traspasa a los equipos.

Tras un largo proceso de negociación con el SII, la ANFP concretó el acuerdo. Esto la benefició con una potente reliquidación de la deuda: de los $38.987 millones originales pasó a una deuda de $6.453 millones, pero además obtuvo una condonación del 90% de los intereses y multas. De esta manera llegó a cifra definitiva que terminó pagando: $1.440 millones.

Adicionalmente, los asesores de la ANFP lograron convencer al SII de que los dineros que recibe del CDF tienen que ser considerados como “gastos”, debido a que solo los recibe y luego traspasa a los clubes, por lo que no le corresponde tributar por esos flujos. Esta nueva lectura de los impuestos que deben pagar los dineros del CDF disminuyó en $600 millones la carga impositiva de la ANFP entre 2011 y 2014.

VTR Y DERECHOS TELEVISIVOS

Antes de la puesta en marcha del CDF la transmisión del fútbol chileno se comercializaba al mejor postor por cifras mucho menores a las que se manejan hoy. En diciembre de 1994 la ANFP, presidida por Ricardo Abumohor, le entregó a Cable Express los derechos del campeonato nacional. En la negociación se decidió no gravar con IVA los pagos, pero quedó estipulado en el contrato que si el SII exigía cancelar ese impuesto, Cable Express se haría cargo.

Y así sucedió. En noviembre de 1999 el SII contactó a la ANFP para exigir el pago del IVA por la venta de derechos televisivos. La ANFP se hizo la desentendida durante años, hasta noviembre de 2011, cuando la Tesorería General de la República embargó los flujos del CDF para saldar la deuda, más intereses y multas: $4.722 millones en total.

Para entonces los clubes de Primera A y Primera B se sustentaban principalmente gracias a los dineros del CDF, por lo que el embargo era un problema mayúsculo para la entonces naciente administración de Sergio Jadue. Frente a la emergencia, la ANFP puso en acción a sus asesores tributarios: consiguieron que la Tesorería cambiara el embargo de los flujos del CDF por el de los terrenos de Quilín (ver reportaje CIPER).

SIIUna vez aceptada la propuesta de reemplazo de embargo, los abogados comenzaron las negociaciones con VTR (sucesora de Cable Express) para que pagara la deuda, pero la empresa lo fue aplazando. La demora se debía a que VTR esperaba conseguir una condonación de intereses y multas, pero esas tratativas se congelaron en 2012 tras conocerse la controversial “mega-condonación” concedida por el SII a Johnson’s.

Ante esta situación, los abogados de la ANFP iniciaron un juicio ejecutivo para que VTR reconociera la deuda. La situación se agravó cuando la Tesorería volvió a pedir el embargo de los flujos del CDF el 5 de octubre de 2012. Pero eso nunca se ejecutó. Y si bien VTR desconoció la deuda en el juicio ejecutivo, el 17 de octubre le pagó al Fisco $1.360 millones, correspondientes a la reliquidación de la deuda, más una condonación.

LA PELEA POR LA ANFP

El round entre Deloitte y AJC, debido a la auditoría encargada por la ANFP generó un fuerte remezón entre los asesores de grandes contribuyentes que planifican rebajas de impuestos. Deloitte sostuvo que la ANFP había hecho pagos por $418 millones al bufete AJC, pero que no había encontrado antecedentes que justificaran el pago de $218 millones de ese total.

En una carta a El Mercurio, Christian Aste, miembro del bufete AJC, ex socio de Deloitte y responsable de las regularizaciones tributarias de la ANFP en el periodo de Sergio Jadue, apuntó a que el informe de la auditoría buscó enlodar la seriedad de su nombre y una oportunidad para quedarse con el cliente: “Un principio básico de auditoría es confirmar con la contraparte. Yo fui socio de Deloitte y tengo un prestigio que a nadie le permitiré comprometer. Lo mínimo era pedirme información”, se lee en la publicación.

Consultado por CIPER, Aste dijo que el CEO de Deloitte, Jorge Rodríguez, le respondió su carta con un e-mail en el que le explicó que enfatizaron el caso de los pagos hechos por la ANFP a AJC por los problemas de control interno de la asociación, debido a que los acuerdos fueron concretados por correo electrónico y no por un contrato. Sobre este punto, Aste dijo que le parecía “curiosa” la objeción: “Cuando fui socio de Deloitte pactaba servicios bajo el mismo sistema: por correo electrónico. Y tengo los medios para probarlo”.

CIPER solicitó una entrevista con un responsable de Deloitte para abordar este tema, pero la respuesta de la encargada de comunicaciones fue negativa: “Tenemos como política no emitir comentarios sobre procesos realizados a clientes”.

En la ANFP señalaron que “el informe final desarrollado por la empresa auditora Deloitte recoge las observaciones e incorpora las inquietudes y antecedentes entregados por el señor Cristián Aste”. Dicho informe, cuyo contenido aún no es público, fue entregado por Deloitte después del resumen ejecutivo que se dio a conocer la prensa y en la ANFP no informaron si los antecedentes aportados por Aste fueron suficiente para subsanar los cuestionamientos iniciales.

 

(Esta nota fue actualizada el 16/6/2016)

La confesión de Jadue en EE.UU.: “Participé de un esquema para defraudar al aceptar sobornos”

El juez del Distrito Este de la Corte de Nueva York Raymond. J. Dearie aceptó la solicitud de CIPER de liberar la transcripción de la audiencia en que el 23 de noviembre de 2015 el ex presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), Sergio Jadue, se declaró culpable de haber conspirado para cometer delitos de crimen organizado (racketeering conspiracy) y de haber sido parte de una conspiración para realizar fraude con transacciones bancarias (wire fraud) en perjuicio de la FIFA, la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol) y la Concacaf (Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol).

Jadue admitió explícitamente haber recibido sobornos para adjudicar la transmisión televisiva de los principales torneos de fútbol de América y arriesga hasta 20 años de prisión en Estados Unidos, aunque por haber llegado a un acuerdo con la Fiscalía es probable que la sentencia sea mucho más leve.

La transcripción de la audiencia tiene 36 páginas en Inglés, pero el juez Dearie accedió también a liberar un documento anexo (identificado como exhibit 3) que contiene la confesión de Jadue en Español. En esa declaración de una carilla y media, Jadue confiesa haber recibido sobornos de empresas para obtener los derechos de transmisión de la Copa Sudamericana y la Copa América, incluyendo la Copa América Centenario que comienza este 3 de junio en Estados Unidos.

Respecto al primer cargo, de crimen organizado, Jadue reconoció lo siguiente:

Comenzando aproximadamente en 2012, yo acordé con ejecutivos de marketing deportivo y oficiales de fútbol afiliados a FIFA y Conmebol varios esquemas involucrando el pago y recibo de sobornos en conexión con Ia venta de derechos de los medios de comunicación y marketing de torneos de fútbol.

En particular, yo y otros oficiales de fútbol recibimos sobornos de las compañías de marketing de deportes, las cuales pagaron los sobornos para obtener, mantener y renovar los derechos de televisión en los torneos de Ia Copa Libertadores, Copa Sudamericana, Recopa Sudamericana, Copa América y Copa América Centenario”.

En cuanto al segundo delito, de fraude con transacciones bancarias, Jadue confesó:

Desde aproximadamente 2012 a 2015, yo, a sabiendas e intencionalmente de acuerdo con otros oficiales de fútbol y ejecutivos de marketing deportivo, acordé participar en un esquema de defraudar a FIFA, Conmebol y Concacaf de su derecho a servicios honestos al aceptar sobornos. Yo y otros oficiales de fútbol mantuvimos posiciones de autoridad y confianza dentro de estas organizaciones de fútbol. A pesar de esto, compañías de marketing deportivo nos hicieron pagos de soborno para obtener y mantener los derechos de marketing en el torneo de Copa América, incluyendo una edición del torneo programada a ser jugada en los Estados Unidos en 2016. Para llevar a cabo el esquema, yo, junto con otros oficiales de fútbol y ejecutivos de marketing deportivo, utilizamos instalaciones de transferencia e instituciones financieras localizadas en Estados Unidos, entre otros países, para hacer y recibir los pagos de soborno”.

Raymond J. Dearie (Fuente: New York Law Journal)
Raymond J. Dearie (Fuente: New York Law Journal)

Jadue no mencionó en su confesión a las compañías que pagaron los sobornos, pero la investigación de la Fiscalía de EE.UU. reveló que se trató de la empresa  Datisa, que opera con el nombre de fantasía de WeMatch. El ex presidente de la ANFP tampoco identificó a los otros dirigentes deportivos que participaron del fraude ni dio a conocer el monto de la coima que recibió. Sin embargo, en noviembre de 2015 el ex presidente de la ANFP aceptó que la Fiscalía le incautara hasta US$2,2 millones, equivalente al soborno recibido. Parte de ese dinero se obtuvo desde la cuenta R201414K1 del Banco UBS a nombre de la sociedad Lisburn Strategies Inc., domiciliada en el paraíso fiscal Islas Vírgenes Británicas (ver reportaje de CIPER:  Acuerdo de Jadue con Fiscalía incluye incautación de hasta US$ 2,2 millones y cuenta en banco UBS).

La Fiscalía de Estados Unidos ha presentado cargos similares en contra de los más altos dirigentes de la Conmebol y la Concacaf. No obstante, en su confesión  Jadue enfatizó que los co-conspiradores no revelaron a los comités ejecutivos de esas instituciones, así como tampoco al comité de la FIFA, los sobornos que recibían.

Sergio Jadue –que hoy se encuentra domiciliado en Miami- deberá presentarse nuevamente ante el juez Dearie a las 10 de la mañana del próximo 17 de junio en una audiencia en que se dictará sentencia o se controlará el avance del caso. Ese mismo día, no lejos de la Corte de Nueva York, en el Metlife Stadium del vecino estado de New Jersey, se jugará una llave de los cuartos de final de la Copa América Centenario, por cuyos derechos de transmisión Jadue cobró una coima.

ESTADOS UNIDOS CONTRA SERGIO JADUE

El 20 de abril pasado, CIPER presentó una solicitud formal al juez Dearie para que liberara la transcripción de la audiencia en que Jadue se declaró culpable y cuyo contenido había sido declarado confidencial. Se comunicó también la petición a la Fiscalía y al abogado de Jadue en Estados Unidos, William Brodsky,del bufete Fox, Hovan & Camerini. El 2 de mayo ambas partes accedieron a dar a conocer una versión editada –en la que se tarjan textos que aún requieren reserva– de la transcripción. No fue hasta este miércoles 1 de junio que el juez Dearie resolvió acoger la solicitud de CIPER y dar a conocer el documento.

La transcripción tiene cerca de seis de las 36 páginas completamente tarjadas y el relato de la audiencia no permite deducir de qué se habló en los momentos que se mantienen en secreto. De todos modos el documento reproduce en detalle todo lo que pasó en el resto de la audiencia, que duró una hora.

Además del abogado Brodsky, Jadue estuvo acompañado por su defensor chileno, José Pablo Forteza, del estudio Insunza. Brodsky explicó al juez que también asistía el abogado argentino Santiago Sáenz Valiente, quien estaba pasando un tiempo en su bufete para aprender los procedimientos judiciales estadounidenses.

Durante la audiencia, según describen los documentos liberados, el juez Dearie hizo gala de su sentido del humor en un par de momentos, como cuando le explicó a Jadue que los dos delitos por los que estaba acusado implicaban conspiraciones.

–¿Cuál es, señor, según su entendimiento, la naturaleza de una conspiración? ¿Qué es una conspiración? –preguntó Dearie.

Es llegar a un acuerdo con varias otras personas para cometer un crimen –respondió Jadue, con la ayuda de un traductor.

Dos A+ hoy, eso es –replicó el juez utilizando la nomenclatura de notas escolares que equivale a un 7. –Está en lo correcto. Quiero enfatizar que el crimen es el acuerdo.

sergio-jadue-blatterGran parte del tiempo de la audiencia el juez Dearie lo dedicó a explicar pedagógicamente a Jadue la naturaleza de los delitos por los que estaba por declararse culpable y en asegurarse de que entendía cada una de las implicancias que tendría asumir esa responsabilidad. Antes de comenzar, le preguntó por su salud física, emocional y mental, si estaba bajo algún tipo de medicación, si alguna vez había tenido problemas con el alcohol o las drogas, y si era capaz de concentrarse en lo que le estaba diciendo.

Luego, le explicó en detalle que al aceptar los cargos renunciaba al derecho de ser juzgado por un Gran Jurado –lo que obligaría a la parte acusatoria a probar los delitos– escenario en el que eventualmente podría ser declarado “no culpable” aún si hubiera cometido los delitos. Al renunciar a ese derecho, él como juez procedería como si dicho jurado hubiera presentado una acusación en su contra para llevarlo a juicio, pero tal juicio no se llevaría a cabo.

A continuación se produjo un largo diálogo entre las partes que fue censurado en la transcripción, tras lo cual el juez dijo que aunque normalmente leía los cargos, en esa ocasión se trataba de 17 páginas, por lo que pidió a la asistente del fiscal de distrito, Kristin Mace, que los resumiera. Fue después de que la abogada describiera los cargos de conspiración para el crimen organizado y conspiración para el fraude bancario que se produjo el diálogo en que el juez Dearie le preguntó a Jadue si sabía lo que era conspirar.

Pese a que la audiencia se produjo luego de que Jadue llegó a un acuerdo con la Fiscalía y se supone que se negoció la condena que ésta pedirá el próximo 17 de junio, el juez Dearie se preocupó de que quedara claro que él es quien determina la sentencia. Y que en este caso la ley estipula que la pena máxima es de 20 años, con hasta 3 años libertad vigilada después. Además, arriesga una multa de hasta US$ 250 mil, o el doble de las ganancias que obtuvo al cometer los delitos (US$4,4 millones). Si va a la cárcel, es virtualmente inevitable que después sea expulsado de Estados Unidos, advirtió el juez.

Luego de escuchar el detalle de las penas que arriesgaba, Jadue pidió un minuto para hablar con su abogado, tras lo cual la transcripción tiene dos páginas tarjadas.

Hacia al final de la audiencia, el juez le preguntó a Jadue si se declaraba culpable de cada uno de los cargos, a lo que éste asintió. Aseguró, además, que nadie lo había presionado para que lo hiciera ni le había prometido nada que no se hubiera dicho en la audiencia.

Dígame, ¿qué es lo que hizo?”, le preguntó el juez a Jadue. Entonces el ex presidente de la ANFP relató el detalle de los delitos que aceptaba haber cometido, tal como está transcrito al comienzo de esta nota (ver documento con la confesión completa y la transcripción de la audiencia). El juez Dearie aceptó su declaración de culpabilidad.

LA ERA NEGRA DE JADUE EN LA ANFP

Sólo habían pasado seis días desde su caótica salida de Chile cuando Sergio Jadue se enfrentó al juez Dearie. Atrás quedaba el mito de la era de excelencia dirigencial, respaldada por su éxito económico, contratos millonarios y gloria deportiva con la conquista de la primera Copa América en la historia de Chile. Se iniciaba una de las épocas más oscuras del fútbol nacional. Su caída destapó una caja de Pandora que expuso todas las malas prácticas con las que la administración Jadue actuó: préstamos millonarios a los clubes por sobre lo permitido, contratos exorbitantes y desventajosos para la ANFP.

Los contratos del ex entrenador de la selección chilena, Jorge Sampaoli, se transformaron en la arista más dolorosa para la hinchada y la ANFP, pues terminaron con su salida de “La Roja”. Llegaron a ser más de seis las modificaciones del vínculo laboral que beneficiaron al argentino. Entre ellas, un anexo de contrato para prestar servicios al Instituto Nacional del Fútbol (INAF) para revisar la malla curricular y realizar charlas. No existe informe que avale que el trabajo se haya realizado. Es más, el rector del INAF, Martín Mihovilovic, dijo a CIPER que sólo se trató de un informe oral. Hoy existe una querella interpuesta por la ANFP por este tema (ver reportaje de CIPER “Ultimátum de Justicia: La ANFP cuadra la caja o se querella por las platas ‘perdidas‘”).

Jorge Sampaoli, ex entrenador de la Selección Chilena.
Jorge Sampaoli, ex entrenador de la Selección Chilena.

Incluso, la ANFP debió rectificar declaraciones tributarias del entrenador por la fórmula de pago que se tenía establecía. En concreto, la mitad del sueldo que recibía el cuerpo técnico se pagaba como “derechos de imagen” a sus sociedades constituidas en Islas Vírgenes: Alta Lake Investing (Sampaoli), Greenboro Investors (Becaccece) y James Bay Investors (Desio). Una fórmula que los ayudó a evadir impuestos, pero que luego regularizaron con un contrato de trabajo y un pago rectificatorio al Servicio de Impuestos Internos (SII) (vea reportaje de CIPER “ANFP paga US$500 mil al SII por contrato con sociedad de Sampaoli creada en paraíso fiscal“).

Parte de las malas prácticas de la era Jadue fueron expuestas por un informe de la consultora Deloitte, cuyo resumen ejecutivo fue dado a conocer el 25 de mayo pasado, aunque el documento íntegro sólo será entregado al fiscal Carlos Gajardo, quien indaga eventuales delitos cometidos durante la gestión de Jadue en la ANFP. Deloitte detalló desórdenes contables en la corporación, dineros entregados al portador, millones de pesos sin rendir, tarjetas de crédito para uso personal de la familia de Jadue y servicios contratados con precios inflados, entre otras irregularidades. Un verdadero despilfarro de dinero que los llevó a contratar un avión privado durante el Mundial de Brasil, en el cual incluso se realizó un viaje con un solo pasajero: Nibaldo Jaque, entonces secretario general de la ANFP (vea reportaje de CIPER “El avión privado que arrendó Jadue y que le costó a la ANFP $138 millones”).

Pero antes de que se destaparan las irregularidades en Chile, el ex presidente de la ANFP cayó en las manos de la fiscal estadounidense Loretta Lynch, quien destapó la red de corrupción del fútbol internacional más grande desde el bullado caso de Joao Havelange. Su investigación tiene en vilo a quienes fueron las principales autoridades de la Conmebol por haber pactado pagos por unos US$100 millones en coimas a cambio de derechos televisivos y comerciales. Uno de ellos es Jadue, quien ante las evidencias llegó al acuerdo con la Fiscalía que lo tuvo en noviembre ante el juez Dearie.

Sergio Jadue estuvo involucrado en la negociación de los contratos realizados por la Conmebol. Así lo relató en el Consejo de Presidentes del 18 de diciembre de 2012 (ver acta), cuando presentó el contrato de la selección chilena con MegaSports, jactándose de su experiencia de negociación de contratos en el ámbito internacional:

Quiero señalar que yo presidí la comisión de negociación con FOX en la Conmebol para la venta de los derechos de la Copa Libertadores, contrato el cual terminaba el año 2018 y FOX hizo una oferta para subir 10 millones de dólares al año desde ahora hasta el 2022 solamente para crecimiento de cuatro años”, dijo el calerano (vea reportaje de CIPER “FOX: los nexos con la red de sobornos del fútbol de la principal interesada en el CDF”).

El 14 de junio Chile tiene agendado su último partido de la primera fase de la Copa América Centenario. Enfrentará a Panamá en Filadelfia. Tres días después, el 17 de junio, Sergio Jadue se presentará nuevamente frente al juez Dearie, en Nueva York, audiencia en la que es posible que escuche la sentencia por sus crímenes.

 

El avión privado que arrendó Jadue y que le costó a la ANFP $138 millones

Eran las 2:19 de la madrugada del 26 de junio del 2014, cuando el avión Piper matrícula CC-PZB de la empresa Transportes Australis tocó la losa del Aeropuerto Arturo Merino Benítez. La aeronave venía de Cabo Frío, Brasil, donde estuvo 15 días a completa disposición de la directiva y de funcionarios de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) durante el mundial de fútbol. Por ese servicio, la ANFP tuvo que desembolsar $138 millones.  

Ese y otros montos –además de las rutas que siguieron los dineros de la ANFP bajo el periodo Jadue– son objeto de una auditoría forense a cargo de Deloitte, que busca establecer responsabilidades en el escándalo financiero que estalló en la corporación a raíz de las malas prácticas contables y administrativas de la pasada administración.  Los primeros resultados de la auditoría se pondrán a disposición del Consejo de Presidentes de la asociación el miércoles 25 de mayo.

Uno de los gastos que están bajo la lupa de los auditores de Deloitte es precisamente el del servicio de aerotaxi que contrató la ANFP durante el Mundial de Brasil 2014. CIPER habló con el piloto del vehículo aéreo, Luis Faúndez, y con uno de los socios de Transportes Australis, Pablo Vargas, quienes afirmaron que el servicio fue contratado para saltarse las demoras en los aeropuertos por la gran cantidad de gente que estaría viajando y siguiendo el mundial de fútbol.

El piloto de la nave dijo a CIPER que el avión tenía que estar disponible 24/7 frente a cualquier solicitud del directorio. Y así fue. La bitácora de vuelos del avión muestra desplazamientos que llaman la atención (ver infografía con los trayectos).

Uno de ellos es el vuelo que la aeronave realizó el 22 de junio entre Cabo Frío y Sao Paulo, solo un día antes del partido de Chile contra Holanda en la fase de grupos. El contrato de la ANFP con Transportes Australis, gestionado por Mauricio Etcheverry –mano derecha de Jadue en la ANFP–, establecía un cobro por horas efectivas de vuelo (US$4.500 la hora) y no por pasajero. Lo llamativo de ese viaje del 22 de junio, que tuvo un costo de US$13.500 ($7,4 millones), es que se realizó con un solo pasajero a bordo: Nibaldo Jaque. Los motivos del costoso y exclusivo traslado del ex secretario general de la ANFP en el avión Piper –con capacidad para ocho pasajeros–, aún están bajo una nebulosa.

Sergio Jadue, Mauricio Etcheverry y Nibaldo Jaque
Sergio Jadue, Mauricio Etcheverry y Nibaldo Jaque

De acuerdo a El Mercurio, Jaque está en la mira de la actual dirigencia de la ANFP por los millonarios préstamos entregados a Deportes Concepción –club donde Jaque fue accionista– durante el período de Sergio Jadue. Según la misma nota, Jaque sería el primer querellado desde la caída de Sergio Jadue (ver reportaje de CIPER).

CIPER revisó las bitácoras de viaje del avión, los trayectos que realizó y quiénes lo abordaron (tripulantes y pasajeros), durante el periodo que estuvo en Brasil. La indagación da cuenta que la aeronave despegó 14 veces de aeropuertos brasileros, cumpliendo 44,2 horas de vuelo efectivas y trasladando durante esas dos semanas a 12 dirigentes y funcionarios de la ANFP.

Además de Nibaldo Jaque, la nómina de pasajeros que utilizaron la aeronave incluye al ex presidente de la ANFP, Sergio Jadue y al ex vicepresidente del organismo –y uno de los primeros dirigentes en traicionar la confianza del calerano–, Cristián Varela.A ellos se sumó una corte de funcionarios de la ANFP cercanos a Jadue, encabezada por Alfredo Asfura,  Yamal Rajab (* ver Nota de la Redacción) y José Antonio Acosta, entre otros (ver lista de pasajeros).

El misterioso viaje de Jaque no es la única interrogante que se abre en este polémico episodio que vuelve a protagonizar la antigua dirigencia de la ANFP. La investigación de CIPER detectó que la empresa que prestó el servicio de aerotaxi en Brasil, Transportes Australis, está vinculada al ex presidente del Canal del Fútbol (CDF) Alberto Eguiguren, quien también es hombre de confianza del propietario de Santiago Wanderers, Nicolás Ibáñez. Una de las empresas que aparece como socia constituyente de Transportes Australis es Inversiones Australis, sociedad creada en enero de 2010 por Asesorías e Inversiones Los Espinos, de propiedad de Eguiguren, y VG Noramco, uno de cuyos socios es Pablo Vargas.

Consultado por CIPER, Alberto Eguiguren negó ser socio de Transportes Australis, asegurando que la sociedad “pertenece a un cliente de mi oficina de abogados”. Además fue tajante al señalar que no realizó gestiones para favorecer a la empresa aérea en este negocio:

–Yo no tuve ningún rol en este negocio. No lo conversé con el señor Jadue, como tampoco con algún otro dirigente o funcionario de la ANFP –dijo el abogado a CIPER.

Alberto Eguiguren fue uno de los primeros dirigentes en salir en defensa de Sergio Jadue cuando estalló el caso FIFA en 2015. En una entrevista a El Mercurio de julio de 2014, señaló: “Creo que (la ‘comisión sobornos’ liderada por Jaime Estévez) le va a dar la razón a Sergio y la tranquilidad para poder seguir libre de comentarios de personas malintencionadas que lo único que buscan es su salida y dañar su imagen. Son personas que buscan el poder, que tienen ambición y que quieren la figuración que les da este tipo de cargo”, sentenció.

SOBREVOLANDO BRASIL

Habían pasado cinco días desde la llegada de la selección chilena a Toca da Raposa II, su lugar de concentración durante el torneo, cuando el avión Piper CC-PZB de Transportes Australis despegó desde el Aeropuerto Arturo Merino Benítez con rumbo a Brasil. Era el  10 de junio de 2014 y en el avión sólo iban sus pilotos. Según información solicitada por CIPER a la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), la nave realizó una parada en Foz de Iguazú, para cargar combustible, antes de llegar a su destino final: Belo Horizonte (vea bitácora de viaje).

Al día siguiente de su llegada a tierras cariocas, el avión volvió a despegar. Esta vez con destino a Cuiabá, sede donde Chile jugaría el 13 de junio su partido inaugural contra el combinado australiano. En ese vuelo iban los funcionarios de la ANFP Alejandro Montoya, Yamal Rajab, Patricio Jerez, José Luis Pino, Marco Antonio Alfaro Maulén y algunos miembros del cuerpo técnico.

seleccionLos viajeros eran los integrantes del llamado “grupo de avanzada” de la ANFP, quienes debían llegar con antelación a las sedes donde jugaba la selección nacional para asegurarse de que todo estuviera preparado para el arribo de los jugadores. El avión regresó el mismo día a Belo Horizonte solo con la tripulación a bordo (vea bitácora de viaje).

Al día siguiente, el 12 de junio de 2014, el avión viajó desde Belo Horizonte a Sao Paulo para recoger a Sergio Jadue, Cristián Varela, Nibaldo Jaque, Alfredo Asfura y al periodista José Antonio Acosta. Todos ellos habían asistido a la jornada inaugural del mundial de fútbol en el Arena de São Paulo. Inmediatamente fueron trasladados a Cuiabá justo a tiempo para el primer partido de Chile (vea bitácora de viaje).

Según la información recogida por CIPER, el avión pasó dos noches en Cuiabá, y el 14 de junio los pilotos lo condujeron a Cabo Frío, donde quedó aparcado a la espera de nuevos desplazamientos. Al día siguiente, la nave realizó un viaje a Belo Horizonte solo con la tripulación (vea bitácora de viaje).

El 16 de junio el avión se trasladó a Río de Janeiro, sede en la que dos días después Chile enfrentó a España. Entre los pasajeros se encontraban Manuel Ojeda, Felipe Passi, Patricio Jerez, José Luis Pino y Marco Antonio Alfaro Maulén (vea bitácora de viaje).

Ese mismo día el avión retornó a Belo Horizonte, solo con la tripulación. Y al día siguiente se desplazó a Cabo Frío a la espera de instrucciones.

Para entonces, Chile había jugado dos partidos (contra Australia y España) y su juego deslumbraba a espectadores y comentaristas. El equipo liderado por Bravo, Sánchez, Vidal y Medel marchaba puntero en su grupo, junto a Holanda, y había eliminado al campeón del mundo vigente, España.

El último partido de la fase de grupos fue contra Holanda (23 de junio) en Sao Paulo. Tres días antes, el avión privado contratado por la ANFP se trasladó desde su hangar en Cabo Frío al “búnker” de La Roja en Belo Horizonte. Desde allí emprendió nuevamente viaje a Sao Paulo con  Manuel Ojeda, José Antonio Acosta, Patricio Jerez, José Luis Pino y miembros del cuerpo técnico a bordo. La aeronave volvió ese mismo día a Cabo Frío sin pasajeros.

EL VUELO EXCLUSIVO DE JAQUE

El avión alcanzó a estar dos días en Cabo Frío antes de emprender un nuevo vuelo. Fue un día antes del último partido por la fase grupal que enfrentó a Chile con Holanda el 22 de junio en el Arena de Sao Paulo. Este podría haber sido uno más de la decena de viajes que realizó la aeronave en Brasil con miembros de la ANFP, a no ser porque a bordo iba un único pasajero: Nibaldo Jaque (vea bitácora de viaje).

El viaje de Cabo Frío a Sao Paulo duró poco más de tres horas y tuvo un costo para la ANFP de US$13.500 ($7,4 millones). Si bien no existen vuelos comerciales desde Cabo Frío a Sao Paulo, el desplazamiento de Jaque costó más de 60 veces el valor de un pasaje aéreo en un vuelo comercial estándar de Santiago a Sao Paulo (US$220, aproximados).

Nibaldo Jaque
Nibaldo Jaque

Luis Faúndez, piloto del avión privado, dijo a CIPER que este viaje estaba programado desde un comienzo y que desconoce cómo Jaque llegó a Cabo Frío, lugar desde donde el avión despegó. Pero sí asegura que ellos no lo trasladaron al punto de partida. La bitácora de vuelo del avión Piper confirma lo dicho por Faúndez.

CIPER intentó contactar a Nibaldo Jaque, pero hasta el cierre de este reportaje no se obtuvo respuesta.

EL REGRESO Y EL COSTO FINAL

El 25 de junio, tres días antes del partido por octavos de final de Chile frente a Brasil, el avión privado que se arrendó para trasladar a funcionarios y dirigentes de la ANFP, regresó a Chile. Los registros de la DGAC, muestran que el avión matrícula CC- PZB aterrizó en el aeropuerto Arturo Merino Benítez a las 2:19 am del 26 de junio.

A bordo solo iban los tripulantes de cabina. El viaje era largo, por lo que el avión realizó dos paradas: primero en Asunción (Paraguay), por combustible; y otra en Córdoba (Argentina), por el clima. En total, más de 10 horas de vuelo.

Según la bitácora de la aeronave de Transportes Australis contratada por la ANFP, el avión realizó 14 viajes en Brasil (con y sin pasajeros), completando 44,2 horas de vuelo efectivas. El costo total fue de US$198.900, sin incluir las tasas de aeropuerto (FBO) y el arriendo de un teléfono satelital (obligatorio por regulación aérea). En total, la ANFP desembolsó US$242.109 ($138 millones), por el servicio de aerotaxi.

Tres días más tarde de la llegada del avión a Santiago, el 28 de junio, el travesaño de la Arena Mineirao impidió que Chile continuara con su participación en el Mundial de Fútbol. Nadie imaginó que dos años después del regreso de los directivos de la ANFP a Chile, el aerotaxi que los trasladó por Brasil durante el Mundial provocaría fuertes turbulencias.

Según los antecedentes recogidos por CIPER, la auditoría forense de Deloitte incluirá en la lista de operaciones financieras que podrían configurar delito la contratación de este avión privado. En esa auditoría es probable que se dilucide el oneroso gasto en que incurrió la ANFP para asegurar que un grupo reducido de sus directivos llegara con todas las comodidades a los partidos que jugó Chile en Brasil. Y también, por qué Nibaldo Jaque fue el único que tuvo el privilegio de utilizar el avión para viajar solo desde las hermosas playas de Cabo Frío a Sao Paulo para presenciar el cierre del grupo B del campeonato mundial.

Nota de la Redacción:

Transportes Australis entregó a CIPER la nómina oficial de los directivos y funcionarios de la ANFP que utilizaron su avión durante la primera fase del Mundial de Fútbol 2014. En ese documento, aparece como pasajero de uno de los vuelos (realizado el 11 de junio de 2014 desde Belo Horizonte a Cuiabá) el coordinador de transporte de la ANFP durante el torneo, Yamal Rajab. Con posterioridad a la publicación de este reportaje, Rajab se contactó con CIPER para señalar que él finalmente no se embarcó en ese vuelo, y que otro funcionario tomó su lugar. Para respaldar sus dichos, envió a este medio un correo electrónico interno de la ANFP, fechado el 10 de junio de 2014, en el que aparece una lista de los pasajeros que abordaron el vuelo del día 11, y en ella en lugar de Yamal Rajab figura Manuel Ojeda, también funcionario de la ANFP.

Las pruebas de que los dirigentes del fútbol fueron cómplices del hoyo financiero que dejó Jadue

El 3 de noviembre de 2014 Sergio Jadue se sentía protegido en su templo de Quilín. Ese día, fue reelecto por unanimidad a la cabeza de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) y su administración solo recibía elogios de sus pares. Jadue fue alzado como el artífice de los mejores contratos de la historia de la asociación y, con la ayuda de una generación dorada de jugadores que ya había brillado en el Mundial de Brasil, nada podía fallar. Un año más tarde, un misil disparado por el FBI desde Nueva York y que llevaba la marca de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), derrumbó su templo.

A partir de ese momento, los dirigentes de los 32 clubes del Consejo de Presidentes de la ANFP intentaron crear una muralla entre ellos y las millonarias coimas que el propio Jadue confesó  haber recibido, y los desfalcos que fueron apareciendo en la asociación. Ese muro ya no existe. Porque lo que Jadue hizo durante los cinco años que estuvo al mando de la asociación (2011-2015), tuvo el beneplácito y el silencio de todos. Para ello, hizo uso de su mejor jugada: repartir los millonarios ingresos que recibía la ANFP entre los clubes asociados, además de otorgarles créditos blandos que sobrepasaron los límites establecidos.

En total, las sociedades anónimas del futbol ingresaron a sus arcas más de $42 mil millones entre créditos y contratos de “La Roja”, a lo que se suma la suculenta cifra que proviene del Canal del Fútbol (CDF), la que solo en 2015 les significó otros $32.800 millones. Así, a fines del 2014, la ANFP se había transformado en un verdadero banco que entregaba dinero a cambio de subordinación y silencio.

Las consecuencias de todo aquello están hoy a la vista: un déficit que, según la directiva actual, supera los $9 mil millones. Entre los dirigentes de clubes y de la ANFP hay unanimidad: Sergio Jadue es el único culpable. Distintos directivos aseguraron a CIPER que nunca supieron de las maniobras realizadas por la directiva anterior, porque “la información era entregada por Jadue de manera confusa y en medio de ‘fuegos de artificio’, una estrategia que el calerano manejaba como un maestro”.

anfpLa indagación de CIPER desmiente esa versión. Porque tanto el directorio pasado como el Consejo de Presidentes de la ANFP –del cual eran parte cinco miembros del actual directorio (ver nómina)– fueron informados y alertados del profundo hoyo financiero que se estaba acumulando.

Una de las pruebas de ello está en un puñado de documentos de la ANFP que CIPER revisó: estados financieros anuales, informes semestrales, controles de finanzas y las actas del directorio y del consejo de presidentes donde estos informes fueron presentados.

Allí figuran los seis aumentos de remuneraciones del cuerpo técnico de Jorge Sampaoli entre 2012 y 2015, los millonarios créditos a los clubes que sobrepasaban el máximo autorizado; y también, como lo informó La Tercera, las abultadas cifras que estaban gastando los clubes por sus plantillas técnicas y de jugadores. Un gasto sin control que dejó a 11 clubes con pérdidas que superan los $12 mil millones durante 2015, según informó El Mercurio.

La revisión que hizo CIPER de esos archivos confirma la estrategia utilizada por Jadue: muestra cómo desde que se instaló en el timón de la ANFP en 2011, se dispararon los préstamos que se otorgaban a los clubes. Si en 2011 alcanzaban a $550 millones, en 2014 llegaron a $2.153 millones. En total, durante todo el período de Jadue, la ANFP prestó más de $6.500 millones a los clubes asociados.

El resultado de ese despilfarro quedó a la vista de todos a fines de 2014: al 31 de diciembre de ese año, los clubes adeudaban $3.428 millones a la ANFP (ver documento). Según el estatuto de la ANFP, el máximo de préstamos a cada club no puede superar los $50 millones (lo que da un total de $1.600 millones al año). Cuando se informó a los directivos de los 32 clubes que la deuda llegaba casi a los $3.500 millones, todos supieron que la norma se había violado. Pero nadie dijo nada.

Pero eso no es todo. Porque los clubes seguían fuertemente endeudados y estaban acosados por las empresas de factoring. La prueba es que, a fines de 2013, la ANFP solicitó un crédito al BBVA y al Banco Penta por US$30 millones en total, para saldar las deudas que tenían algunos clubes con los factoring. La garantía para los bancos -y que se dejó establecida en acta- fueron las próximas cuotas que los clubes recibirían del CDF, con la condición de que el máximo que podía alcanzar el préstamo por club sería de US$1 millón (ver documento).

El acuerdo no fue respetado. Porque Unión La Calera, el club que presidió Jadue y que le permitió ser elegido presidente de la ANFP, recibió US$2 millones, el doble de lo establecido, un “regalo” que no le impidió descender esta temporada a Primera B. Los mismos US$2 millones recibió Deportes Concepción,  club que fue propiedad de Nibaldo Jaque, secretario general de la ANFP y el más estrecho aliado de Jadue. Nadie sabe qué hizo ese club con la danza de millones que llegaron a sus arcas. Hoy, sus jugadores están impagos, el club expulsado del fútbol profesional por morosidad y su sede cerrada. Pero la ANFP no ha presentado querella por sus deudas, para que sea la justicia la que identifique quién o quiénes se quedaron con esos millones.

No solo los clubes de Jadue y Jaque se beneficiaron de estos últimos préstamos. También lo hizo Ñublense, el club propiedad del hermano del tesorero de la ANFP, Alexander Kiblisky, el que obtuvo US$1,2 millones, sobrepasando también el límite acordado. Del resto de los 32 clubes, 18 solicitaron el máximo (US$1 millón), mientras que Curicó y San Felipe pidieron US$400 mil y US$500 mil, respectivamente (ver nómina).

AQUÍ NO SE PAGAN IMPUESTOS

La directiva de Sergio Jaduetuvo un trofeo mayor de dinero a repartir: los contratos por derechos correspondientes a la selección nacional. Fue la mejor arma de Jadue para obtener sumisión y silencio de los 32 clubes. Entre 2012 y 2015 repartió casi $23 mil millones: $10 mil millones del contrato con MegaSports, $2 mil millones del contrato con Nike, $8.500 millones por adelanto y entradas de la Copa América y $1.600 millones que en los balances solo se registra como “flujo ANFP”.

Todos estos dineros tuvieron un beneficio adicional: no pagaron impuestos porque se entregaban a los clubes a cambio de una promesa que la ANFP garantizó: fomentar el desarrollo del fútbol joven. Una promesa que todo indica que no se cumplió.

La fórmula que acordaron en la ANFP para repartir estos dineros, que provienen del valor en alza que fue teniendo la selección nacional en el mercado, fue que debían ser rendidos a final de cada año para su revisión. CIPER tuvo acceso a la documentación oficial respectiva y ella indica que a fines de 2015 más de la mitad de los $23 mil millones repartidos, no ha sido rendido. Un dato grafica la falta de control: en 2012 ni un solo club rindió los $1.600 millones repartidos por ese concepto.

LA “FÓRMULA” DEL FÚTBOL JOVEN

La regencia de Jadue partió con una promesa clave que fue tomada del programa con el que su “padrino” Jorge Segovia (principal controlador de Unión Española y de la Universidad SEK), llegó en 2010 a la presidencia de la ANFP, de la que debió salir al poco tiempo en medio del primer escándalo: “La selección chilena, un aporte de todos”.  El incentivo que acompañó ese slogan fue que los excedentes de la selección “deben ser distribuidos entre todos los asociados en forma igualitaria” (ver reportaje CIPER “Las platas de la Roja: El botín detrás de la guerra del fútbol).

copaEn esa época (2010), los ojos del mundo del fútbol estaban puestos en el grupo de los 23 jugadores de la selección chilena y que se convirtieron en el mayor susto de la España campeona del mundo en Sudáfrica. Una generación dorada que, por su calidad y personalidad, iba a traer contratos millonarios para la ANFP. La promesa que Jadue les puso a los clubes sobre la mesa el día de su elección, los engolosinó  a todos. Y así fue, porque los millones llegaron.

La primera remesa de dólares llegó en noviembre de 2012. Sergio Jadue se presentó ante el directorio (conformado por Jorge Segovia, Cristián Varela, Nibaldo Jaque, Jaime Baeza y Alexander Kiblisky, quien se excusó ese día) con una oferta que dejó boquiabierta a todos. Había llegado a un acuerdo por los derechos televisivos y comerciales de la selección chilena para las clasificatorias a Rusia 2018 por US$106 millones. El oferente: MegaSports, perteneciente a Carlos Heller, entonces solo dirigente de Azul Azul (sería presidente a partir de abril de 2014) y cabeza del Grupo Bethia.

El acta de esa sesión dice: “El presidente explicó la oferta que hizo la empresa (MegaSports) y detalló cuáles son los derechos que pretende adquirir. Asimismo, las reuniones que hubo y los derechos que se excluyeron”. El acuerdo contó con la aprobación unánime del directorio, el que elogió la gestión de Sergio Jadue (vea acta).

Casi un mes después, el 18 de diciembre de 2012, se realizó el Consejo de Presidentes donde Jadue informó de la oferta. Apoyado en un powerpoint, explicó los beneficios: “es casi un cien por ciento de aumento” comparado con la administración pasada. Y detalló: por los derechos televisivos y comerciales de la selección chilena se pagarían US$20 millones al contado al momento de suscribir la firma, y el resto (US$86 millones) en 48 cuotas iguales y sucesivas.

Pero eso no fue todo lo que revisaron los dirigentes de los 32 clubes. El segundo punto de la tabla fue la fórmula de reparto de esos dineros. Un obstáculo impedía concretar la promesa hecha por Jadue. Por ser una corporación de derecho privado sin fines de lucro, no podía repartir dineros entre sus asociados. Y se hacía prácticamente imposible al considerar que la mayor parte de los 32 clubes asociados eran sociedades anónimas que sí tienen fines de lucro. Todos sabían que  Impuestos Internos (SII) estaba encima: había iniciado una cobranza asociada a las transacciones y utilidades de la ANFP (se cerró el 27 de enero de 2014 con un pago de $1.691 millones, menos del 5% de lo que debieron pagar, ver reportaje de CIPER “Copa América: La operación relámpago de la ANFP para evitar otro round con el SII).

No contaban con la astucia del calerano (o de sus gestores, el más importante Jorge Segovia, entonces aún vicepresidente de la ANFP) y de la directiva que lo secundó. Porque en esa misma sesión en que el consejo de presidentes aprobó el contrato con MegaSports,  Sergio Jadue presentó la fórmula que permitiría sortear el obstáculo por la “vía legal”: los dineros se repartirían con excepción tributaria bajo el objetivo de promover el desarrollo del fútbol joven.

Sergio Jadue
Sergio Jadue

Jadue llevó a esa sesión a un asesor tributario, quien explicó el modelo a los presidentes: “Todos los ingresos que son propios de la ANFP van a tener que pagar impuestos. Entonces, qué se me ocurre a mí, apelando a la realidad de la corporación: lo que se tiene que hacer es asumir ciertos gastos que son propios de los clubes y que son necesarios para que el ‘producto selección’ pueda venderse a mejor valor, que es mejorar los cadetes. Esto, lógicamente, tienen que resolverlo ustedes, pero a mí se me ocurre que tiene una buena defensa (ante el SII) que la ANFP asuma los gastos de financiamiento de los cadetes de los clubes y directamente con rendición de gastos de los clubes y, de esa forma, logramos ‘netear’ el ingreso de la ANFP y no le generamos el ingreso tributario a los clubes”. Así registró el acta la “fórmula” acordada.

Un ejecutivo de la ANFP que fue parte de la elaboración de este plan, explicó a CIPER por qué el fútbol joven era la solución perfecta: “Entregaba la justificación ideal para el SII, que era la formación de futuras estrellas del balompié nacional. Un reparto del dinero que era justificado y que tiene que ser rendido”.

LA PELOTA GIRA CON NIKE

Con la fórmula establecida, sólo faltaba que llegaran los demás contratos. En el intertanto, había que mantener el reparto funcionando, por lo que se distribuyeron los dineros que entregó la Conmebol para organizar la Copa América en Chile, y los ingresos por venta de entradas del mismo evento.

La bicicleta funcionó en perfectas condiciones hasta marzo de 2015, cuando se anunció el proceso de licitación para vestir a “La Roja”. Fueron invitadas a participar las marcas deportivas Under Armour, Brooks, Penalty, Puma, Nike y Adidas. De ellas, sólo llegaron los sobres con ofertas de las tres últimas (ver documento).

Un ejecutivo de la ANFP fue el encargado en abril de 2015 de abrir los sobres ante el consejo de presidentes. Puma ofreció un pago anual de 81.875 UF ($2.055 millones), Nike ofertó 182.449 UF ($4.479 millones) por año y Adidas 176.176 UF ($4.422 millones) también anual. Además, dos empresas ofertaron un pago up front (por adelantado) por la firma del contrato: la de Nike fue de 80.650 UF ($2.026 millones) y la de Adidas, 56.650 UF ($1.421 millones). Adidas y Puma ofertaron contratos por cuatro años, mientras que Nike ofreció ocho años.

Sergio JadueAl finalizar la presentación de las ofertas, Sergio Jadue dijo las palabras mágicas: “Como nosotros tenemos presupuesto, los up front lo vamos a repartir en reparto igualitario a los clubes para que ustedes lo utilicen de buena manera”. La opción de Nike fue elegida en forma unánime por el consejo porque era la que repartía el mayor monto de manera inmediata.

Solo Jorge Lafrentz, representante de Santiago Wanderers, esbozó una tímida cautela sobre los montos que se estaban repartiendo: “Es delicado hablar el tema de montos, porque, lo que ocurre, es que en la imagen popular creen que hay danzas de millones y millones y millones de dólares; que todos los clubes con esto se hacen ricos; y hay que ser muy cuidadosos y austeros en la comunicación de las cifras para que no exista mala interpretación, porque, por otra parte, hay distribución del Canal del Fútbol” (ver acta).

Lafrentz tenía razón. El 12 de agosto de 2015, dos días después de la firma del contrato, se repartieron $2.026 millones. La demora entre la adjudicación (abril) y el inicio de contrato (agosto) tuvo una explicación que fue un presagio de la tormenta que se les vendría encima solo meses más tarde: “Debido a que Nike está siendo investigada a propósito del caso FIFA y FBI en la venta de derechos indumentaria deportiva de la selección de Brasil”, le explicó al directorio de la ANFP, el secretario ejecutivo. Por esta misma razón, la casa matriz de Nike en Estados Unidos, pidió que el contrato tuviera una fiscalización externa. La ANFP no lo creyó necesario y no aceptó.

Hoy el problema principal para la ANFP no es Nike, sino poder demostrar que los dineros repartidos entre los 32 clubes sin pago de impuestos, bajo la promesa de que se utilizarían en la promoción y desarrollo del fútbol joven, efectivamente tuvieron ese destino. El dinero reservado para las divisiones inferiores de los clubes, se encuentra en tela de juicio. Y ello, porque en algunos clubes simplemente esa inversión no se ve.

Durante los cinco años de Jadue se repartieron unos $714 millones por club por ese concepto. Y la responsabilidad no es solo de la ANFP. Administrativos de la asociación que tuvieron relación con esas rendiciones, aseguraron a CIPER: “En Impuestos Internos sólo se hace una revisión documental, pero nadie, ni la ANFP ni la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) o el Ministerio de Justicia, que recibe las rendiciones y memorias anuales, revisa si la compra de indumentaria, comida o tanta otra cosa que se dice en el papel, es real o no”.

Directivos de la ANFP reconocieron a CIPER que no tienen la capacidad de fiscalizar de verdad cómo se invierte el dinero del fútbol joven, por lo que solo realizan una revisión documental de los gastos. Lo mismo que luego hacen funcionarios del SII.

CIPER tuvo acceso al instructivo que entregó la ANFP para estas rendiciones (ver instructivo). El proceso consta de dos etapas: la primera, es una planilla excel modelo que incluye tablas por remuneraciones, honorarios, facturas y un resumen de todos los gastos. En la segunda fase, se envían copia de todos los documentos a la ANFP, donde quedan archivadas. En el propio instructivo se incentiva el relajo: allí se estipula que el club que no cumpla con la rendición deberá devolver sólo el 20% de la “cifra no rendida”.

CIPER solicitó a la ANFP acceso a estas rendiciones de fútbol joven. No hubo respuesta. También consultó al SII detalles sobre la fiscalización de estas rendiciones. Tampoco hubo respuesta.

CIPER tuvo acceso a un correo electrónico de la Unidad de Control Financiero (UCF) de la ANFP, enviado a miembros del directorio el 27 de noviembre de 2015. Allí se detallan todas las rendiciones que han hecho los clubes de los dineros entregados para el desarrollo del fútbol joven, además de la identificación de aquellos que están en deuda. En total, de los casi $23 mil millones que se repartieron durante el mandato de Sergio Jadue, más de $12 mil millones aún no se rendían (ver nómina).

TODOS SABÍAN

El 24 de abril de 2015 todos los miembros del Consejo de Presidentes de la ANFP recibieron el estado financiero del período 2014. Allí, nuevamente había constancia del déficit acumulado. En el acta respectiva consta que solo un consejero (identificado como representante de la U. de Chile) expresó su preocupación por las cuentas de la ANFP. Específicamente, sobre el aumento de costos en la selección chilena:

Nos gustaría poder preguntar acerca de un incremento importante que ha habido en los costos de la selección nacional. ¿Cómo se ve eso hacia el futuro y cómo ven ustedes esa situación? Porque una parte importante del aumento de los costos de la asociación tiene que ver con eso”, dijo el consejero.

Al parecer, la respuesta por parte de la directiva fue insatisfactoria, porque el consejero insistió: “Nosotros no tenemos ningún problema respecto a la aprobación del gasto que se hizo, más bien, saber cuáles son las razones por las cuales ha aumentado el gasto en la selección. Porque de acuerdo a la cifra que nosotros disponemos, ha aumentado de los $6 mil millones (en 2011) a $11.500 millones (en 2014)” (ver acta).

Fue el propio Sergio Jadue quien le respondió: “Básicamente, en gastos en jugadores, los premios, premios del cuerpo técnico que no estaban presupuestados, la gira que se realizó de los trabajos preparativos para el mundial, etc. Ese es más o menos el desglose de los ítems más importantes de lo que usted hace mención”.

Jorge Sampaoli, ex entrenador de la Selección Chilena.
Jorge Sampaoli, ex entrenador de la Selección Chilena.

En ese momento, Sergio Jadue ya había negociado dos nuevos aumentos con Jorge Sampaoli, además de otro monto de US$200 mil que se incluyó en un anexo y que obligaba al DT a realizar charlas y revisar la malla curricular del Instituto Nacional del Fútbol (INAF), una tarea que cumpliría en un “informe oral” (ver reportaje de CIPER “Ultimátum de Justicia: La ANFP cuadra la caja o se querella por las platas ‘perdidas’”).

En el mismo informe financiero de abril que conocieron todos los dirigentes, aparecen las “cuentas por cobrar a clubes”. Fue la fórmula de ocultar en el balance los préstamos que la ANFP había entregado a los equipos, vulnerando incluso las normas que imponían límites. En el “estado financiero” que revisó CIPER, ese ítem corrobora el explosivo aumento del endeudamiento de los clubes: los préstamos no pagados pasaron de $334 millones en 2013 a $3.428 millones en 2014. No hubo un solo directivo de club que reclamara o que alertara sobre ese monto. Solo silencio y aprobación. Todos aceptaron el balance (ver “estado financiero”).

Meses más tarde, en agosto del 2015, los directivos de los clubes tuvieron otro remezón cuando recibieron el estado financiero del primer semestre de ese año, con los flujos de caja proyectados (del 31 de julio hasta diciembre). Para que nadie dijera que no entendió, el informe fue acompañado de una presentación en powerpoint. Allí se incluyen los $149 millones que la ANFP pagó a los abogados estadounidenses que Jadue contrató para su defensa en el “escándalo FIFA”. Y los  $960 millones más que se le pagarían a Sampaoli y su cuerpo técnico en la nueva adecuación del contrato. Una modificación que le significaría a la ANFP pagar otros $400 millones en impuestos, como consta en el informe.

Sobre el déficit acumulado, ese informe es muy claro. Tras la Copa América y considerando los premios que se debían pagar a los jugadores por haber salido campeones en ese torneo continental, el flujo de caja proyectado a diciembre preveía un déficit de $3.477 millones (ver documento). Una vez más, nadie dijo nada.

Debieron pasar más de dos meses -y cuando ya era evidente que Sergio Jadue se hundía junto a los otros directivos de la Conmebol- para que en el directorio de la ANFP se escuchara una voz disidente. En noviembre de 2015, cuatro miembros de la directiva de la asociación por primera vez le enrostraron a Jadue haber negociado solo con Nibaldo Jaque un contrato. Hasta ese momento nunca les importó que Jadue gestionara solo los contratos de MegaSports, los aumentos para Sampaoli y tampoco que decidiera unilateralmente los montos de los préstamos a clubes. Y fue la renovación que Jadue hizo con Santa Mónica (por US$3 millones), empresa española dedicada a la compra y venta de derechos comerciales deportivos, la que encendió la primera mecha en el directorio (ver contratos con Santa Mónica).

Jadue abandono la reunión abruptamente y evidentemente ofuscado. Días después viajó a Estados Unidos donde confesó haber recibido US$2,2 millones en coimas como vicepresidente de la Conmebol (vea reportaje de CIPER: “Sergio Jadue: el juego sucio que le reportó US$2,2 millones).

Si para muchos la imagen de Jadue, saliendo de Chile rodeado de carabineros, marcó el fin de una etapa, lo que los dirigentes del fútbol chileno no pueden decir es que recién ese día empezaron a saber lo ocurrido. Como se ha dicho, todos supieron en distintos momentos el déficit que se estaba acumulando. Y muchos de ellos participaron de las decisiones que beneficiaron a sus clubes y que dejaron un forado en la corporación que hoy lideran.

Arturo Salah asumió como presidente de Blanco y Negro S.A. (Colo Colo) en abril de 2013, meses después del primer reparto de la ANFP a los clubes por el contrato de MegaSports. En el período de Jadue, Colo Colo recibió $714 millones para el fútbol joven. A noviembre de 2015, Blanco y Negro aún no había rendido $378 millones, correspondiente a los repartos de 2012, 2014 y 2015.

Arturo Salah
Arturo Salah

Durante su período como presidente de la concesionaria del Club Social y Deportivo Colo Colo, Salah estuvo presente en dos repartos de dineros por fútbol joven (segundo anticipo de MegaSports y primer anticipo de la Copa América 2015) y fue parte del consejo de presidentes que acordó pedir un crédito por US$30 millones a los bancos BBVA y Penta para saldar los factorings.

En similar situación están Aldo Corradosi (Audax Italiano y actual tesorero de la ANFP) y Juan Carlos Silva (Deportes Iquique, actual director de la ANFP), ambos también empezaron a acudir al consejo en 2013, como representantes de sus clubes (no eran presidentes). Y a diferencia de Salah, allí se mantuvieron hasta su elección en el actual directorio, por lo que participaron en un total de cinco reparticiones de dineros (se agrega el segundo anticipo por la Copa América y el contrato con Nike). En noviembre de 2015, Audax Italiano aún no había rendido $308 millones del fútbol joven, mientras que Deportes Iquique estaba al día.

La complicidad de Sebastián Moreno (Cobresal) y de Gaspar Goycoolea (San Luis), secretario general y vicepresidente respectivamente de la actual directiva que encabeza Salah, es mayor: estuvieron desde el principio y participaron de la decisión de la fórmula del “fútbol joven” con la cual se evitaba pagar impuestos por los dineros que la ANFP repartiría entre los clubes. Ambos llevaron a sus clubes la primera tajada del contrato con MegaSports. Moreno fue presidente de Cobresal desde junio de 2012 hasta enero de 2016, cuando entró junto a Salah a la directiva de la ANFP. Goycoolea fue presidente de San Luis desde 2008 hasta julio de 2014. Su club se benefició en 2013 con un préstamo de $55 millones.

El “crédito” de US$1 millón que le entregó la ANFP a Sampaoli sin garantía

La Asociación Nacional de Fútbol (ANFP) no tiene en su poder ningún documento que obligue legalmente a Jorge Sampaoli a devolver los $730 millones (US$1 millón, al valor de enero de 2016) que le pagaron junto con su indemnización y que supuestamente el entrenador reintegrará cuando encuentre un nuevo trabajo. El reembolso de este dinero, que corresponde a más de la mitad del total que recibió al poner fin a su relación laboral con la asociación, pende únicamente de la buena fe del director técnico. La única carta que tiene la ANFP en su mano es que en el finiquito firmado por ambas partes se menciona un acuerdo para que Sampaoli reintegre el dinero. Pero, según confirmó a CIPER un alto dirigente de la asociación, ese documento no constituye garantía alguna para forzar la devolución.

Ejecutivos que tuvieron acceso a los pagos que hizo la ANFP a Sampaoli mientras este se desempeñó como DT de la selección, confirmaron a CIPER que la cifra de su finiquito sobrepasa al menos en $793 millones lo que efectivamente le correspondía como indemnización legal.

Los mismos ejecutivos corroboraron que hasta mayo de 2015 la mitad del sueldo del entrenador se pagó como “derechos de imagen”. Y confirmaron que se hizo así para rebajar impuestos. Los pagos los hizo la ANFP a una sociedad que Sampaoli constituyó en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes. Ese dinero se depositaba cada mes en una cuenta de una sucursal del banco suizo UBS en Estados Unidos. Estos pagos eran tramitados, en representación de Sampaoli y de sus colaboradores (Sebastián Becaccece y Jorge Desio), por el abogado Álvaro Rosenblut, socio del bufete Albagli Zaliasnik.

Arturo Salah
Arturo Salah

El acuerdo que puso fin a la gestión de Sampaoli en la Roja fue suscrito el 19 de enero pasado por el entrenador y el presidente del fútbol profesional, Arturo Salah, y significó un pago para el entrenador de $1.342 millones. Así lo acreditó la semana pasada un artículo de The Clinic que difundió copias de los tres cheques que suman ese monto y que fueron entregados por la ANFP al director técnico. La versión oficial de la asociación para explicar esa cifra indicó que el argentino había renunciado a la totalidad de sus premios por el título de la Copa América, que sumaban unos US$2,8 millones.

Los dineros pagados a Sampaoli, según la declaración que publicó en enero el propio sitio web de la ANFP, incluyeron “indemnizaciones legales, que comprenden vacaciones, remuneración por los días de enero y premios que se le adeudaban por los últimos partidos clasificatorios”. Pero estos ítems solo suman $612 millones, por lo que aún no se explica a título de qué la ANFP le entregó los restantes $730 millones (un millón de dólares, según el cambio de la época), como una suerte de “crédito” sin interés, bajo el compromiso incierto de que el entrenador debe restituirlos cuando encuentre un nuevo empleo.

Ejecutivos que conocieron las cuentas entre la ANFP y Sampaoli, señalaron a CIPER que el último sueldo mensual que recibió el director técnico fue de US$158.333 líquido. Efectivamente, esa es la cifra contenida en el aumento de sueldo que Sergio Jadue pactó con Sampaoli en mayo de 2015 y que estaba vigente a la fecha en que se firmó el finiquito. Al cambio del 19 de enero de este año, ese monto en dólares equivalía a $115 millones mensuales (cerca de $120 millones bruto).

Al desvincularse de la asociación, el director técnico debió recibir una indemnización de tres sueldos por sus tres años de servicio en la selección chilena ($360 millones), un sueldo por vacaciones pendientes y el pago correspondiente a los 18 días que trabajó en enero ($69 millones). Esto da un total de $549 millones. Sin embargo, la ANFP le entregó $793 millones adicionales, los que se desglosarían en $63 millones por saldos de premios pendientes de partidos clasificatorios y los ya mencionados $730 millones correspondientes a una suerte de “préstamo” hasta que encuentre un nuevo trabajo.

La sospecha que circula entre los dirigentes del fútbol, es que los $730 millones adicionales encubren el pago de una parte de los premios de la Copa América. La ANFP ha defendido este acuerdo señalando que fue beneficioso para el fútbol nacional, pero sin entregar detalles que avalen esa afirmación.

En una entrevista concedida a El Mercurio de este domingo 24 de abril, Arturo Salah nuevamente le hizo una finta a este tema: “Lo que firmamos fue un arreglo conveniente para la ANFP por el riesgo patrimonial que había”, dijo Salah, evitando entrar en detalles. De esta forma, se alineó con lo que ya había declarado el vicepresidente de la ANFP, Andrés Fazio, quien señaló que esa asociación podía perder hasta US$10 millones si llevaba a juicio a Sampaoli, aunque nunca se ha explicado la razón de tan nefasto pronóstico legal.

Una declaración que la ANFP envió en respuesta a las consultas de CIPER, por medio de su agencia de comunicaciones, tampoco despeja estas incógnitas: “La negociación final con Sampaoli resguardó los intereses de la ANFP, disminuyendo los riesgos que representaba pagar un monto mucho mayor a raíz de los complejos contratos firmados anteriormente (entre el DT y la asociación)”. Esta respuesta insiste en que hay un “mutuo acuerdo” entre Sampaoli y la ANFP que obligaría al ex entrenador a devolver el millón de dólares cuando firme un nuevo contrato, pero no se hace cargo de la consulta de fondo respecto de la existencia de documentos que establezcan una garantía para asegurar ese reembolso.

LA RUTA DEL DINERO

Para manejar su dinero, Jorge Sampaoli resultó ser tan obsesivo como lo es para analizar el fútbol y siempre se preocupó de manejar sus remuneraciones directamente con el ex presidente de la ANFP, el defenestrado Sergio Jadue. En los tres años que el argentino dirigió la Roja consiguió modificar en siete ocasiones el contrato para reajustar sus ingresos. No obstante, hay un documento que firmó Jorge Sampaoli con el ex mandamás de la ANFP que no se ha hecho público y al que CIPER tuvo acceso. Se trata de un “precontrato de trabajo” firmado el 21 de noviembre de 2012 por Jadue y el cuerpo técnico, y que demuestra que el monto originalmente pactado como sueldo fue dividido después en dos contratos diferentes, con el objeto de rebajar el pago de los impuestos.

Sergio Jadue
Sergio Jadue

En el precontrato (vea acá ese documento) los tres integrantes del cuerpo técnico aparecen como personas naturales y se establece un pago total por remuneraciones de US$900 mil líquidos anuales y otros US$900 mil por los derechos de imagen. Nada de eso se hizo. Se optó por suscribir dos contratos distintos: uno laboral y otro por derechos de imagen. Sólo en el primero, Sampaoli y sus ayudantes figuran como personas naturales. En el segundo aparecen sus sociedades constituidas en Islas Vírgenes: Alta Lake Investing (Sampaoli), Greenboro Investors (Becaccece) y James Bay Investors (Desio).

Los pagos efectuados a las sociedades constituidas por los miembros del cuerpo técnico en un paraíso fiscal, fueron revelados por CIPER en diciembre pasado (vea el reportaje “ANFP paga US$500 mil al SII por contrato con sociedad de Sampaoli creada en paraíso fiscal). Luego, The Clinic expuso íntegramente el contrato entre la ANFP y estas sociedades.

Para cobrar los montos comprometidos en este contrato por derechos de imagen, que encubría el pago del 50% de las remuneraciones del cuerpo técnico para evitar el pago impuestos, Sampaoli contó con los servicios del abogado Álvaro Rosenblut.  En los últimos días hábiles de cada mes, Rosenblut enviaba a la ANFP un correo electrónico con una factura para cobrar la “comercialización y licencia de derechos de imagen” de cada uno de los miembros del cuerpo técnico (vea las facturas de las tres sociedades).

En los correos, que CIPER tuvo a la vista, Rosenblut indicaba cómo realizar el pago y pedía que, una vez efectuada la transferencia, se le notificara a través de un e-mail,en el que debía incluirse “el código de rastreo y número de la nota de depósito”. CIPER intentó comunicarse durante tres días seguidos con el abogado Rosenblut, dejando cada vez mensajes en su oficina, pero no obtuvo respuesta.

Los pagos solicitados por Rosenblut se hacían a nombre de la sociedad de Sampaoli constituida en Islas Vírgenes, pero el dinero se depositaba en una cuenta de la sucursal del banco suizo UBS ubicada en la ciudad estadounidense de Stamford. Así lo indican los datos contenidos en los formularios enviados por Rosenblut a la ANFP para hacer las transferencias.

anfpEl UBS es el mismo banco donde Sergio Jadue tenía los US$2,2 millones que recibió en coimas por los derechos televisivos y comerciales de las copas América, América Centenario, Libertadores y Sudamericana (vea el reportaje de CIPER “Acuerdo de Jadue con Fiscalía incluye incautación de hasta US$ 2,2 millones y cuenta en banco UBS”).

El sistema de pagos dirigidos a las sociedades creadas en Islas Vírgenes funcionó hasta mayo de 2015. En esos días, una asesoría tributaria contratada por la ANFP indicó que el Servicio de Impuestos Internos (SII) podía sancionar gravemente este vínculo contractual, ya que disfrazaba el pago de remuneraciones y premios como “derechos de imagen”, rebajando el pago de impuestos de manera indebida (vea el reportaje de CIPER “La operación relámpago de la ANFP para evitar otro round con el SII).

Por esta razón, a contar de mayo del año pasado, se finiquitó el contrato con estas sociedades offshore y se unificaron todas las remuneraciones en un solo contrato laboral. En esta normalización, Sampaoli aprovechó de negociar otro aumento de sueldo, el que además incluyó un nuevo reajuste a partir de diciembre de 2015. Así se llegó a la cifra de US$158.333 líquidos mensuales que el entrenador cobraba al momento de su finiquito.

Aunque el nuevo directorio de la ANFP que encabeza Arturo Salah ha manifestado su sorpresa por el déficit de $ 9 mil millones que dejó la gestión de Sergio Jadue, lo cierto es que al menos desde agosto de 2015 todos los dirigentes del fútbol estaban en conocimiento de esas cifras. Ese mes se expusieron, primero ante el directorio y luego frente al Consejo de Presidentes, las cuentas de la corporación, donde ya se proyectaba que a diciembre de 2015 el déficit sería de $4 mil millones. Eso, sin contar los premios de la Copa América para los jugadores, que sumaban otros $5 mil millones. Además, todavía estaba pendiente el pago de más de $4 mil millones por los premios para el cuerpo técnico por el título del torneo continental, monto que finalmente no se pagó.

CIPER tuvo a la vista el informe de las finanzas de la ANFP que se presentó al directorio y al Consejo de Presidentes en agosto de 2015. Allí están incluidas las cuentas hasta el 31 de julio y su proyección hasta diciembre de ese año. En el detalle que explicó el millonario déficit que ya afectaba a la ANFP, se informó que cerca de $1.300 millones se debían al aumento de sueldo para el cuerpo técnico pactado en mayo de 2015.

En el informe que fue leído a los dirigentes de todos los clubes se señalaba expresamente que uno de los factores que gatillaron el déficit fue el “incremento de sueldo del cuerpo técnico de la selección absoluta” por $960 millones. También se informó que esto traía aparejado un incremento de $400 millones en los impuestos que debían pagarse por los reajustes de las remuneraciones de Sampaoli y sus colaboradores.

Sebastián Beccacece, Jorge Desio y Jorge Sampaoli
Sebastián Beccacece, Jorge Desio y Jorge Sampaoli

Finalmente, el déficit también fue acrecentado por US$500 mil ($350 millones) que la ANFP debió pagar al SII a fines del año pasado. Con ese monto se rectificaron los impuestos impagos de las remuneraciones del cuerpo técnico que habían sido encubiertas como “derechos de imagen” y pagadas a las sociedades offshore de Sampaoli y sus ayudantes.

De esta forma, de los $9 mil millones de déficit que declara la ANFP, unos $1.700 millones corresponden a dineros relacionados con pagos para Sampaoli y su cuerpo técnico: $960 millones de aumento de sueldo en 2015, $400 millones en impuestos asociados a ese incremento de remuneraciones y $350 millones por la rectificación tributaria del contrato irregular por “derechos de imagen”.

Tras revisar el informe financiero expuesto al Consejo de Presidentes en agosto de 2015, tampoco se explica el asombro que han manifestado los actuales dirigentes por la contratación de abogados estadounidenses para representar a Sergio Jadue y a la ANFP en el juicio por los sobornos de la Confederación Sudamericana de Fútbol. En la misma presentación se expuso a todos los dirigentes de los clubes que parte del déficit se debía al pago de $149 millones para estos abogados (vea el reportaje de CIPER “La asesoría jurídica que contrató Jadue con platas de la ANFP para su defensa en EE.UU.”).

FOX: los nexos con la red de sobornos del fútbol de la principal interesada en el CDF

La compra del Canal del Fútbol (CDF) está en su recta final y aún no hay certeza de cómo se cerrará un negocio que está valorado en US$900 millones, el más importante del fútbol criollo. En la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) poco se comenta sobre el tema: “Hay cosas más importantes”, es la respuesta cuando se pregunta en la sede de Quilín por el estado del negocio. Como si la instalación del nuevo DT de la Roja tuviese más peso en los clubes que los más de $40 mil millones que les reparte por año el CDF. Esa sola cifra indica que no hay algo más gravitante para los dueños de los equipos que el cierre de este contrato, que debe quedar finiquitado el próximo 31 de marzo. De hecho, hay clubes que arriesgan la quiebra sin los dineros que reciben del CDF, como sucede con Wanderers.

La ANFP ya formalizó su intención de adquirir el 20% del CDF que está en manos de inversionistas liderados por Jorge Claro. El tema es cómo se va a financiar esa adquisición, pues el porcentaje que controla Claro está valorado en US$180 millones. Una posibilidad es recurrir a un préstamo sindicado (otorgado por varios bancos). Otra es concesionar la señal a una cadena internacional por un periodo de tiempo, a cambio de que facilite el financiamiento de la compra. Una tercera vía es vender completamente el CDF y repartir el dinero entre los clubes, oferta que ha sido formulada por las cadenas Turner y la catarí BeIN Sports.

El tema fue uno de los puntos centrales abordado por el Consejo de Presidentes de la ANFP en su sesión de este jueves 4 de febrero, la primera dirigida por Arturo Salah. Entre los clubes, el ofrecimiento más seductor es el de la cadena FOX. CIPER consultó tanto a FOX como a la ANFP si esta oferta se había formalizado, pero de la primera no recibió respuesta y en la segunda informaron que no hablarían por el momento sobre los detalles del negocio.

directorioanfpNo obstante, fuentes de la ANFP que conocen las negociaciones indicaron que las cadenas FOX, Turner y BeIN Sports ya oficializaron su interés en participar en la operación, lo que se formalizó mediante la firma de un acuerdo para incorporarse a una licitación que será manejada por BTG Pactual. Las mismas fuentes indicaron que como las tratativas corren contra el tiempo, a principios de enero se le consultó a la contraparte representada por Jorge Claro si se podía flexibilizar la fecha tope del 31 de marzo y la respuesta, inicialmente, fue positiva.

Algunos clubes conocieron en reuniones informales la oferta de FOX en 2015. Los detalles del ofrecimiento se esparcieron entre los integrantes del Consejo de Presidentes. En ese círculo se señala que el lobby a favor de la cadena estadounidense lo lideran Mario Conca -hombre de confianza del dueño del club Universidad de Chile, Carlos Heller– y Cristián Varela, socio de la productora ChileFilms (ver reportaje de CIPER “Cristián Varela, dueño de ChileFilms: el primer ganador de la Copa América”).

La oferta de FOX es repartir $45 mil millones anuales a los clubes, con un aumento de 5% cada año, a cambio de la concesión del CDF por 12 años. La fórmula se basa en una agresiva planificación tributaria destinada a rebajar el pago de impuestos del CDF para aumentar la cifra a repartir entre los clubes (vea el reportaje de CIPER “La milagrosa fórmula para rebajar impuestos del CDF). Lo que seduce a los clubes es mantener el nivel de ingresos actual y no perder la propiedad de esta verdadera mina de oro del fútbol local.

En medio de las turbulencias provocadas por la caída del ex presidente de la ANFP, Sergio Jadue, el 26 de noviembre FOX anunció que desistía de pujar por el CDF. No obstante, volvió a la carga tras la llegada del nuevo directorio comandado por Arturo Salah. Pero la ANFP tendrá que medir muy bien sus pasos antes de embarcarse en un negocio con FOX, debido a que el nombre de esa cadena ya figura en la carpeta de la fiscal estadounidense Loretta Lynch, quien investiga los sobornos pagados a los dirigentes de la FIFA y de la Confederación Sudamericana (Conmebol).

En esa pesquisa sobre la Conmebol apareció el nombre de una empresa constituida en el paraíso fiscal de Islas Caimán en 1997: T&T Sports Marketing. En la propiedad de T&T se unieron dos gigantes de los negocios oscuros ligados al fútbol latinoamericano: la brasileña Traffic y la argentina Torneos. Es la huella de T&T la que ha salpicado ahora a FOX.

El 3 de diciembre pasado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos amplió sus acusaciones en la investigación a la Conmebol e indicó que “tres ejecutivos asociados con T&T” sobornaron a lo menos a 15 dirigentes sudamericanos para obtener los derechos de las copas continentales de clubes (Libertadores y Sudamericana). Uno de esos ejecutivos -se lee en el documento- es el argentino Alejandro Burzaco, controlador de la empresa Torneos, quien ya declaró ante la justicia de Estados Unidos. Es decir, T&T habría sido el brazo operativo que pagó las coimas a la plana mayor de la Conmebol, entidad en la que participaba el chileno Sergio Jadue, quien recibió US$2,2 millones en sobornos.

Sede Conmebol
Sede Conmebol

Según señala la investigación de la fiscal Lynch, T&T Sports Marketing es propiedad de Torneos y “un grupo de inversores que incluye una filial de una importante compañía de Estados Unidos cuya identidad es conocida por el gran jurado”.

Esa filial de una “importante compañía” es Fox Pan American Sports, una subsidiaria del conglomerado 21st Century Fox.Según documentación entregada por la propia cadena FOX a la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), T&T es considerada como subsidiaria de 21st Century Fox (Ver el documento). Esa información fue proporcionada a la SEC en 2014.

Según reportó Wall Street Journal el año pasado, Fox Pan American Sports adquirió en 2011 el 50% de T&T. En la misma nota del diario se cita a una portavoz de Fox que argumenta que la compañía no tiene control operacional sobre T&T.

En todo caso, ya en 2004 la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia de Argentina (CNDC), había acreditado que la cadena FOX, a través de Pan American Sports, era propietaria del 50% de T&T Sports Marketing. El porcentaje restante pertenecía a Torneos y, en menor medida, a un fondo de inversión. A pesar de los vínculos establecidos en los documentos de la SEC de Estados Unidos y en los registros de la CNDC argentina, la acusación de la fiscal Lynch no se dirige ni contra FOX ni contra T&T (Ver documento).

CIPER pidió entrevistas y envió preguntas a los responsables de FOX para Latinoamérica, pero no obtuvo respuesta.

CAMBIO EN EL EQUIPO

Fox Pan American Sports, la propietaria del 50% de T&T, es operada por la cadena estadounidense a través de Fox International Channels (FIC). El 12 de enero pasado el mercado internacional de la TV fue sacudido por una noticia que no estaba en los cálculos de los entendidos: el máximo jefe de FIC, el argentino Hernán López, abandonó ese puesto y anunció que se dedicaría a montar un negocio personal de podcast en línea.

López es considerado un crack del negocio de la TV. Tras cinco años como CEO de Fox International Channelsy 18 trabajando para FOX, se estima que fue el principal artífice de la expansión global de esa cadena, que pasó de facturar US$30 millones a US$3 mil millones por año, como él mismo lo deja entrever en su carta de despedida.

En FOX justificaron su salida como parte de la reorganización que realizará la compañía para manejar los 350 canales que posee en el mundo. Sin embargo, ejecutivos ligados a los negocios de la TV estiman que la inesperada salida de López podría ser parte de una operación de “control de daños” en caso de que la investigación de la fiscal Lynch se oriente a escarbar en la relación de T&T con Fox International Channels, el brazo del grupo FOX que dirigía el argentino.

LA GÉNESIS DEL NEGOCIO

El vínculo entre FOX y T&T se empezó a tejer a principios de 2002. Entonces se forjó una alianza comercial entre Liberty Media, PSE Holdings e International Sports Programming, las que constituyeron Fox Pan American Sports en el Estado de Delaware, un paraíso fiscal dentro de Estados Unidos, donde se registran más corporaciones que habitantes.

camaradosCDFSegún la documentación a la que tuvo acceso la revista uruguaya Caras y Caretas, el acuerdo entre las tres empresas fue el siguiente: Fox aportaba dinero y sus activos de los canales Fox Sports Latin America y Fox Sports World Español, mientras que Liberty colocaba capital efectivo y PSE Holdings entregaba su participación de 50% en T&T Sports Marketing. Al mismo tiempo, Liberty ya tenía acciones de Torneos, empresa que controlaba una porción de T&T.

En 2004 la CNDC argentina revisó la concentración económica que significaría esta alianza. Fue entonces cuando dejó establecido que FOX tenía el 50% de las acciones de T&T y que por su ingreso a esa compañía había negociado “los derechos de transmisión de la Copa Libertadores y la nueva Copa Panamericana” (Ver documento). De esta manera, se daba la paradoja de que la empresa que compraba los derechos televisivos de los torneos continentales de clubes -T&T, perteneciente a Fox- los revendía a su propio socio mayoritario.

T&T es la predecesora de la empresa investigada por pagar coimas para quedarse con los derechos de la Copa América: Datisa, cuyo nombre de fantasía es WeMatch. De hecho, Datisa reúne en su propiedad a tres compañías, dos de las cuales eran las controladoras originales de T&T: Traffic y Torneos. A ellas se unió la argentina Full Play. Los sobornos por la Copa América fueron acordados por Datisa y los dirigentes de la Conmebol.

FOX, Datisa y Full Play no son las únicas compañías que tienen vínculos con T&T Sports Marketing. De manera indirecta, DirecTV tambiénmantiene lazos con T&T. La operadora de televisión satelital, que cuenta con casi 20 millones de suscriptores en Latinoamérica, es propietaria de un 40% de Torneos, la que a su vez participa en la propiedad de T&T y Datisa. Incluso, DirecTV tiene registrada a T&T como una subsidiaria ante la SEC estadounidense (Ver ese registro de la SEC).

EL FACTOR URUGUAYO

El vínculo de FOX con el fútbol sudamericano ya suma casi 15 años. Desde 2002 transmite sus torneos continentales y últimamente agregó partidos clasificatorios para el Mundial. De hecho, puede transmitir en la TV por cable los partidos que la Roja juega en Chile gracias a un acuerdo entre Fox Sports y MegaSports, la empresa de Carlos Heller que ostenta los derechos de la selección nacional hasta Rusia 2018 (vea reportaje de CIPER “Copa América: las huellas en Chile de los empresarios del fútbol internacional acusados de corrupción).

Si FOX pudo transmitir entre 2002 y 2015 las copas Libertadores y Sudamericana, fue porque T&T le vendió los derechos de esos torneos. La Conmebol le había entregado a T&T la exclusividad de esas competencias hasta 2022. Así, FOX no sólo es dueña del 50% de T&T, sino que también era su mejor cliente. Esta suerte de “intermediación” de T&T, que recibía los derechos de la Conmebol para entregárselos a FOX, navegó sin contratiempos hasta 2015, año en que se destapó en Estados Unidos el pago de los sobornos. En noviembre del 2015 la confederación decidió suspender el trato que tenía con T&T hasta 2022 y renegociar directamente los derechos con Fox International Channel (FIC) (Ver el contrato 2002 y la renegociación con FIC).

Wilmar Valdez, presidente AUF.
Wilmar Valdez, presidente AUF.

En declaraciones recogidas por el diario uruguayo El Observador, el ex timonel interino de la Conmebol tras las detenciones de sus dirigentes titulares, Wilmar Valdez, señaló que la confederación resolvió renegociar los derechos de los torneos continentales con FOX a fines de 2015, debido a que temía acciones legales de la cadena, que quedaba fuera del negocio por la salida de T&T. La Conmebol renegoció con Fox International Channels (FIC), cuando todavía la dirigía el argentino Hernán López, y le entregó a FOX los derechos de las copas hasta 2018. Desde 2019, dijo Valdez, el negocio será licitado.

Gran parte de la documentación que acredita las irregularidades de la relación entre T&T y la Conmebol ha visto la luz gracias a las recientes investigaciones de la prensa de Uruguay, impulsadas por un proceso judicial que se inició por la acusación del empresario de la TV local Francisco “Paco” Casal. El dueño del canal GolTV denunció que la Conmebol decidió entregar los derechos de las copas continentales de clubes a T&T a pesar de que él había hecho una oferta sustancialmente mayor.

La acusación de Casal es tramitada en la Justicia Especializada en Crimen Organizado de Uruguay. Según alega el dueño de GolTV, la decisión de la Conmebol de rechazar su oferta y vender los derechos a T&T en US$372 millones, privó a la confederación de recibir US$433 millones adicionales. Casal sostiene que esto constituye un ilícito que lesionó el patrimonio de la Conmebol, de sus asociaciones nacionales federadas y de los clubes, que no recibieron todo el dinero que les correspondía por participar en esos torneos.

Inicialmente, siete clubes de Uruguay, incluido el popular Peñarol, respaldaron la denuncia. Pero luego desistieron y la acusación ahora sólo está apadrinada por la Mutual Uruguaya de Futbolistas (Mufp). Dirigentes de clubes uruguayos han revelado que fueron sometidos a presiones por Gorka Villar -ejecutivo de la Conmebol e hijo del presidente del fútbol español, Ángel María Villar-, quien los habría amenazado con dejar al fútbol uruguayo fuera de las competencias internacionales si persistían en estas denuncias.

Fue en Uruguay también donde el miércoles de esta semana la U. de Chile enfrentó a River Plate de Montevideo, en la primera acción de un elenco nacional en esta nueva versión de la Copa Libertadores. Allí, las radios chilenas que quisieron transmitir el cotejo se encontraron con la negativa de FOX. Según una nota de El Dínamo, la cadena les cobraba US$70 mil (unos $50 millones) por los derechos de transmisión del torneo. En los círculos de la ANFP algunos interpretaron este round como un adelanto de los obstáculos que pueden suscitarse si no hay un buen entendimiento con la cadena en el negocio del CDF.

El popular relator de radio Cooperativa, Ernesto Díaz Correa, no se amilanó con ese golpe: “Llegó el canal fome y nos está matando”.

La asesoría jurídica que contrató Jadue con platas de la ANFP para su defensa en EE.UU.

Dos son los contratos que encendieron las alarmas en el Ministerio de Justicia cuando sus funcionarios revisaron las cuentas de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP). En ambos detectaron una posible lesión al patrimonio de la asociación, por lo que exigieron a la nueva directiva, presidida por Arturo Salah, que informe sobre los alcances de esos contratos y que se querelle en caso de que se constaten irregularidades. En el primero, la acción judicial podría afectar al ex presidente de la entidad, Sergio Jadue. El segundo conduciría a la ANFP a un nuevo round con Jorge Sampaoli después de la dura negociación por el término de su labor.

El primero de estos contratos es el que la ANFP firmó con el bufete de abogados estadounidenses Chaffetz Lindsey LLP y el co-consultor Martin J. Auerbach, por US$250 mil. Este fue el monto por el que se contrató una consultoría jurídica que debía determinar cómo podía afectar a la ANFP y a Sergio Jadue en particular la investigación de la Fiscalía de Estados Unidos sobre los sobornos a los dirigentes de la FIFA y Conmebol. Lo que llamó la atención de los funcionarios de Justicia es que la prestación beneficiaría a Jadue aún cuando ya no ostentara el cargo de presidente del fútbol chileno (Ver contrato). A la luz de lo que hoy se sabe, Jadue lo firmó sabiendo que era culpable y que estaba siendo investigado por el FBI, por lo que tenía claro que este sería un servicio pagado con platas de la ANFP y que solo lo beneficiaría a él.

El segundo contrato que está en la mira del ministerio es el que estipuló un pago de US$200 mil a Jorge Sampaoli para que revisara la malla curricular del Instituto Nacional del Fútbol (INAF). Hay indicios contundentes de que el entrenador no realizó la labor en los términos pactados, por lo que en el Ministerio de Justicia han pedido que la ANFP acredite que los servicios efectivamente se realizaron (ver reportaje CIPER “Ultimátum de Justicia: La ANFP cuadra la caja o se querella por las platas ‘perdidas’).

Dos miembros del actual directorio de la ANFP -Juan Carlos Silva y Andrés Fazio- informaron a CIPER que, aunque siguen rastreando la documentación interna, no hay pruebas de que Sampaoli haya cumplido con los servicios para el INAF descritos en el contrato. Por eso, es altamente probable que la ANFP vuelva a enfrentarse con Sampaoli por la eventual restitución de los US$200 mil. Incluso, apurada por el Ministerio de Justicia, podría llevar el tema hasta los tribunales. De lo contrario, la secretaría de Estado podría actuar contra el actual directorio de la asociación por no cautelar el patrimonio de la ANFP. La asociación es una corporación sin fines de lucro bajo la tuición del Ministerio de Justicia y, por lo mismo, debe responder todos sus requerimientos.

Andrés Fazio, vicepresidente de la ANFP
Andrés Fazio, vicepresidente de la ANFP

El Ministerio de Justicia también pide que la ANFP aclare si efectivamente fueron restituidos los pagos que recibió el directorio de Sergio Jadue. La secretaría de Estado estimó que esos desembolsos eran improcedentes, por tratarse del directorio de una corporación sin fines de lucro, y ordenó su reintegro.  Juan Carlos Silva dijo a CIPER que, salvo el caso de Jadue, todos los restantes miembros del directorio que encabezó el calerano ya restituyeron el dinero, operación que se completó el viernes 15 de enero, cuando el ex secretario general de la ANFP, Nibaldo Jaque, depositó poco más de $8 millones en las cuentas de la ANFP.

Respecto de los $34 millones que Jadue debe restituir por estos pagos improcedentes, el vicepresidente de la ANFP, Andrés Fazio, señaló a CIPER que en los registros de la asociación sólo figura el ingreso de un cheque del ex presidente por ese monto, pero que nunca se cobró. El cheque, dijo, no lo han podido encontrar en la ANFP.

Juan Carlos Silva, actual director de la ANFP, dijo que espera concordar esta semana con su contraparte del Ministerio de Justicia cuál es la vía que deben utilizar para comunicarse con Jadue, a objeto de pedirle que deposite el dinero para subsanar el problema. Sergio Jadue está bajo protección de las autoridades de la justicia de Estados Unidos, por lo que Silva indicó que desean aclarar si para comunicarse formalmente con él deben hacerlo por medio del consulado o por otra vía.

Andrés Fazio dijo a CIPER que el extraviado cheque de Jadue fue fechado en septiembre. Por ello, señaló que aunque lo encontraran, no podrían depositarlo, debido a que ya caducó. La explicación que han recibido sobre las razones por las que no se cobró el documento cuando fue emitido, sostuvo Fazio, apunta a que se resolvió guardar el documento a la espera de la resolución definitiva de la apelación que el mismo Jadue hizo frente al dictamen del Ministerio de Justicia que exigió la restitución de los fondos.

Por todas estas razones, el Ministerio de Justicia ofició el viernes 15 de enero a la ANFP para que en un plazo de diez días hábiles clarifique sus cuentas y verifique si los contratos con Sampaoli y los abogados de Estados Unidos afectaron el patrimonio de la asociación. Ahora la pelota está en los pies de la nueva directiva encabezada por Arturo Salah. Uno de los profesionales que ha revisado las cuentas y contratos que se firmaron bajo la gestión de Sergio Jadue, comentó: “No sabemos cuántos muertos más vamos a encontrar en el clóset de la ANFP”.

Hasta el momento, la respuesta de la ANFP al ministerio ha sido parcial. El encargado de llevar la relación con esa secretaría de Estado es uno de los directores de la asociación, Juan Carlos Silva, quien informó a CIPER que el pasado miércoles 27 de enero solicitó una prórroga para recabar todos los antecedentes que se le piden.

US$105 MIL PARA ABOGADOS DE EE. UU.

En el contrato de asesoría legal firmado el 24 de junio de 2015 con el bufete Chaffetz Lindsey LLP y el co-consultor Martin J. Auerbach, se acordó que la cifra a pagar sería US$250 mil (cerca de $160 millones al cambio de esa fecha). El servicio contratado fue una consultoría sobre los alcances de la investigación del pago de sobornos en la FIFA y la Conmebol, lo que incluía la revisión de hasta 15 mil documentos de las carpetas investigativas de la acusación realizada por la fiscal estadounidense Loretta Lynch.

Sergio Jadue, ex timonel ANFP
Sergio Jadue, ex timonel ANFP

Los abogados debían evaluar cómo estas pesquisas podían afectar a la ANFP o a su presidente Sergio Jadue. Pero la asesoría para Jadue, según dice el contrato, se realizaría aunque él ya no fuera presidente de la asociación. El propio Jadue, que en esa fecha –fines de junio de 2015- estaba en pleno conocimiento de que se le investigaba por las coimas pagadas en la Conmebol por amañar la entrega de los derechos comerciales de la Copa América, la Libertadores y la Sudamericana, es quien aparece firmando el contrato.

La firma contratada se describe como un bufete tipo “boutique”: pequeño, pero exclusivo. Fue creada en 2009 para resolver disputas en cortes de Estados Unidos para clientes “americanos o extranjeros” y cuentan con asistencia en español.

CIPER envió consultas por correo electrónico al bufete, preguntando si habían cobrado el dinero, si efectuaron los servicios descritos en el contrato, si entregaron un producto de la consultoría y quién era su contraparte en la ANFP. Aníbal Sabater, uno de los abogados que según el contrato se haría cargo del servicio, sólo respondió escuetamente: “Los servicios a que hace referencia no se llevaron a cabo y no realizamos ningún servicio profesional a la asociación o individuo a que hace referencia”.

No obstante la respuesta de Sabater, Andrés Fazio indicó a CIPER que la ANFP alcanzó a pagar un adelanto de $105 mil dólares por el contrato de los abogados (sobre $66 millones). También señaló que hasta ahora no han encontrado registro de que se ese dinero haya sido restituido, tampoco informes que sean producto de esta consultoría o de otro comprobante que acredite que efectivamente se prestó, aunque sea en parte, este servicio. Asimismo, no hay rastros de que el contrato se haya anulado, dijo Fazio. Agregó que siguen buscando en los registros de la ANFP referencias a este desembolso, pero que de persistir las dudas sobre el destino del dinero se interpondrán querellas y se intentará recuperar los fondos, porque de no hacerlo el nuevo directorio puede ser considerado por el Ministerio de Justicia como co-responsable de esta posible pérdida patrimonial de la ANFP.

CIPER verificó que ante la justicia estadounidense, Sergio Jadue es representado por William M. Brodsky, del bufete Fox, Hovan & Camerini, junto al argentino Santiago Sáenz Valiente y al chileno José Forteza Gómez. Al menos en la documentación pública del caso no aparece el bufete Chaffetz Lindsey ni Martin J. Auerbach. No es primera vez que Brodsky toma un caso relacionado con el fútbol profesional, pues ya representó a la FIFA en un polémico litigio contra Mastercard.

EL INFORME DE SAMPAOLI

El otro documento que está bajo el microscopio es un anexo del contrato de comercialización y licencia de los derechos de imagen de Jorge Sampaoli. Este contrato lo firmó la ANFP con la sociedad que ostentaba esos derechos: Alta Lake Investing Limited, constituida en Islas Vírgenes y representada por Sampaolí, quien firma el contrato. Este acuerdo por derechos de imagen en realidad encubrió el pago del 50% de las remuneraciones y premios por desempeño del cuerpo técnico de la selección nacional que encabezó Sampaoli. De esta forma, no se pagó el impuesto a la renta por esos ingresos, lo que fue sincerado por la ANFP en diciembre de 2015, cuando canceló US$500 mil al Servicio de Impuestos Internos para regularizar la situación (Ver reportaje CIPER “ANFP paga US$500 mil al SII por contrato con sociedad de Sampaoli creada en paraíso fiscal).

Jorge Sampaoli, ex entrenador de la Selección Chilena.
Jorge Sampaoli, ex entrenador de la Selección Chilena.

El anexo de ese contrato que ahora está en la mira de las autoridades fue publicado originalmente en The Clinic. Se firmó el 1 de julio de 2014, apenas dos días después del retorno de la Roja a Santiago tras su emocionante desempeñó en el Mundial de Brasil. El servicio que se pactó fue (Ver anexo contrato INAF):

Realizar un análisis detallado de la malla curricular de la carrera de Director Técnico impartida por el Instituto Nacional del Fútbol (INAF) y una propuesta formal de las rectificaciones y modificaciones que se deben incorporar con el objeto de fortalecer y mejorar la metodología de enseñanza (…). El informe se deberá entregar y aprobar por el INAF durante el año 2014”.

Ese contrato incluyó otros dos servicios: una clase magistral de Sampaoli a los entrenadores de Primera A y Primera B de no menos de dos horas y dos charlas de más de 45 minutos que la ANFP podría comercializar.

Tanto Juan Carlos Silva como Andrés Fazio señalaron a CIPER que hasta el momento no han encontrado registros que comprueben que estos servicios (análisis de la malla del INAF con una propuesta de rectificación, una clase magistral para entrenadores de equipos profesionales y dos charlas que serían comercializadas) efectivamente se realizaron.

El pasado 20 de enero, Martín Mihovilovic, rector del INAF, dijo a CIPER que Sampaoli solo hizo un reporte oral: “Se tuvo una conversación con ellos (el cuerpo técnico de la Roja) acerca de la dirección de la carrera. Nos dieron algunas líneas a seguir respecto de modernización del fútbol. A partir de eso, acabamos de modificar nuestros planes, incorporando los aportes de esas conversaciones, pero en general pensaron que nuestros planes eran muy completos”.

Andrés Fazio informó que en los archivos de la ANFP figura una nota de débito extendida por la sociedad constituida en Islas Vírgenes y representada por Sampaoli por US$200 mil, pero la glosa indica que se pagó por servicios que no tienen relación alguna con lo que fue contratado. El vicepresidente de la asociación se excusó de entregar detalles sobre estos servicios, pues indicó que aún están investigando y que podría entorpecer la auditoría forense sobre las cuentas de la ANFP que debía partir el martes 2 de febrero y que fue pedida en el informe del ex contralor Ramiro Mendoza.

-Las dudas que tiene el Ministerio de Justicia sobre una posible lesión al patrimonio de la ANFP en este contrato por US$200 mil con la sociedad que representa Sampaoli, ¿es una duda que el nuevo directorio comparte?

-Totalmente. No corresponde la glosa al carácter del contrato y se cancela sin haber respaldo de las acciones que se solicitaban en el contrato –respondió Fazio.

Consultado por una posible querella contra Sampaoli y los dirigentes o funcionarios de la ANFP que autorizaron esos pagos, Fazio no lo descartó. Según señaló, van a esperar el informe de la auditoría forense para interponer todas las acciones legales que resulten pertinentes.

PROBLEMAS DE CAJA

El martes 19 de enero, cuando se anunció el acuerdo para poner fin al vínculo contractual con Sampaoli, Andrés Fazio por primera vez dio luces sobre el déficit económico que enfrenta la ANFP: “Lo que se viene es aún más difícil, porque la situación económica de la ANFP es preocupante, las condiciones son muy débiles (…). Será un trabajo arduo para poder cumplir con todos los compromisos. Habrá que cuidar los recursos. Los ingresos del 2015 fueron extraordinarios y el saldo final es patético”, dijo entonces.

chile_campeónEn conversación con CIPER, Fazio entregó nuevos detalles sobre la situación de las arcas de la ANFP. Según explicó, 2015 fue el año en que la asociación cosechó los mayores ingresos en toda su historia: US$50 millones (unos $35.500 millones), lo que se explica por los fondos que dejó la Copa América y que se sumaron a otros ingresos regulares, como el contrato por derechos de imagen y comercialización de la Roja, así como por la indumentaria del conjunto nacional.

Pero, el mismo Fazio informa que 2015 también fue el año en que más se gastó: US$60 millones, lo que dejó un déficit de US$10 millones (cerca de $7.110 millones) que el directorio espera superar en tres años. El dirigente señala que muchos gastos originados en 2015 no fueron provisionados, entre ellos los premios a los jugadores de la selección por el título continental que aún no se han pagado (y que suman un total de $5 mil millones).

El cuadro financiero de la ANFP se agrava si se toma en cuenta que la asociación enfrenta una serie de gastos millonarios que no estaban previstos originalmente. Uno de ellos fueron los US$500 mil (cerca de $350 millones) que pagó al SII para regularizar los impuestos que no se pagaron entre 2012 y 2014 por remuneraciones a Sampaoli camufladas como “derechos de imagen”. Ese medio millón de dólares sólo corrigió la situación hasta diciembre de 2014, por lo que todos los ingresos del cuerpo técnico de la Roja por los derechos de imagen en 2015 deben pagar el impuesto a la renta completo.

En la conversación con CIPER Fazio agregó un dato que puede reabrir las disputas con Sampaoli: la ANFP está solicitando opiniones a expertos tributarios respecto de a quién le corresponde pagar esos impuestos de 2015, si a Sampaoli o a la asociación.

Por último, en las cuentas de la ANFP no estaba previsto pagar impuestos por las utilidades que dejó la Copa América. Las ganancias que arrojó el Comité Organizador Local (COL) de ese torneo sumaron más de $10 mil millones. Bajo la gestión de Sergio Jadue esos excedentes fueron disfrazados como gastos por cobrar transferidos a la ANFP para no pagar impuestos. La revisión que hizo el equipo del ex contralor Ramiro Mendoza dejó en evidencia que ese tratamiento contable no resistía análisis. Lo mismo estimaron otras dos consultoras de expertos tributarios requeridas por la ANFP.

Si a los premios adeudados a los jugadores por el éxito obtenido en la Copa America se suma el pago de impuestos correspondiente a 2015 que no estaba previsto y que deben ser cancelados en abril próximo, los números de las cuentas de la ANFP estarán tan rojos como la camiseta de la selección.

Ultimátum de Justicia: La ANFP cuadra la caja o se querella por las platas “perdidas”

Vea también: “Copa América: La operación relámpago de la ANFP para evitar otro round con el SII

Después de poner fin a la compleja, dura y mediática negociación con Jorge Sampaoli, el presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), Arturo Salah, debe concentrarse en problemas mucho más urgentes y graves que la búsqueda de un nuevo entrenador para la Roja. El acuerdo con Sampaoli aparentemente descomprimiría el ambiente en que aterrizó el nuevo directorio de la ANFP, porque la partida del seleccionador es la arista que más interesa a la hinchada dentro de la crisis del fútbol y, por lo mismo, monopolizó el enfoque de la prensa. Pero eso no ocurrió.

Arturo Salah despidiéndose de Jorge Sampaoli
Arturo Salah despidiéndose de Jorge Sampaoli

En la sede de Quilín se siguen viviendo días cargados de tensión, debido a que enfrentan un ultimátum del Ministerio de Justicia que les dio diez días -a contar del viernes 15- para aclarar las cuentas de la asociación y un compromiso con el ex contralor Ramiro Mendoza -hasta ahora incumplido- para publicar su informe sobre las irregularidades en los dineros de la Copa América.

Cumplir con los compromisos contraídos tanto con la ministra de Justicia, Javiera Blanco, como con el ex contralor Mendoza, equivalen a incubar una tormenta perfecta que promete volver a sacudir a la ANFP tanto o más que por su reciente round con el cuerpo técnico de la selección.

En ambos casos quedarán expuestas impactantes irregularidades que hasta ahora solo han corrido como trascendidos en la prensa. Entre las más graves están:

  • No hay documentos que acrediten que los $19 mil millones declarados como ingresos por las entradas de la Copa América corresponden a la suma que efectivamente se recaudó, por lo que existen fundadas sospechas de que en este ítem pudo haber desvíos de dinero.
  • No hay huellas de los US$491 mil (unos $350 millones) entregados por la Conmebol junto con el dinero del premio al ganador del torneo continental.
  • La falta de justificación de un contrato por US$200 mil (unos $140 millones), firmado inmediatamente después del Mundial de Brasil, para que Sampaoli prestara una asesoría al Instituto Nacional del Fútbol (INAF), cuyo único producto fue un escueto “informe oral”.
  • Irracionales premios pactados con el cuerpo técnico para la Copa América Centenario 2016 (que se jugará en Estados Unidos) y el Mundial de Rusia 2018 por cifras astronómicas para el mercado local, discordantes con las escuálidas arcas de la ANFP.

A este cuadro se suma que el defenestrado ex presidente de la ANFP, Sergio Jadue, ha estado colaborando activamente con la investigación del Ministerio Público sobre las cuentas de la asociación, a cargo del fiscal Carlos Gajardo. Esto promete destapar nuevas irregularidades, ya no relacionadas únicamente con los sobornos repartidos por la Conmebol en el exterior, sino con el manejo de dineros y negocios de la ANFP en Chile que podrían salpicar a otros dirigentes que hasta ahora han librado de las acusaciones.

Sergio Jadue
Sergio Jadue

El acuerdo para desvincular al cuerpo técnico encabezado por Jorge Sampaoli consiste en que el entrenador cancelará a la ANFP solo US$1 millón de los US$6,3 millones estipulados originalmente en su cláusula de salida. Además, renunciará a sus premios por la Copa América, que suman US$2,4 millones. Finalmente, la asociación le pagará su finiquito y vacaciones pendientes, que alcanzan a US$1,8 millón. En el balance final, Sampaoli se vio obligado a cancelar un total de US$1,6 millón (equivalentes a unos $1.161 millones) para liberarse de su compromiso con la selección chilena.

El acuerdo incluye al preparador físico Jorge Desio, pero deja fuera al ex asistente técnico de Sampaoli y actual entrenador de la Universidad de Chile, Sebastián Beccacece, quien mantiene su litigio con la ANFP por el pago de su cláusula de salida.

En todas las negociaciones siempre se tuvo en cuenta que ya a comienzos de diciembre pasado la ANFP tuvo que desembolsar US$500 mil, lo que no tenía contemplado originalmente, para rectificar los impuestos no pagados por el contrato de derechos de imagen de Sampaoli, el que fue suscrito por el entrenador a través de una sociedad constituida en Islas Vírgenes Británicas (Ver reportaje CIPER “ANFP paga US$500 mil al SII por contrato con sociedad de Sampaoli creada en paraíso fiscal).

A pesar de que la ANFP recibió US$7,5 millones de la Conmebol para organizar la Copa América y supuestamente otros $19 mil millones por venta de entradas para ese mismo torneo, las finanzas de la asociación se encuentran en estado de emergencia. Eso obligó a Salah a ser inflexible en la mesa de negociación para que el saldo final de la despedida de Sampaoli arrojara números azules para la ANFP.

El estrecho margen financiero de la asociación fue admitido por el vicepresidente de la entidad, Andrés Fazio, el mismo martes 19 cuando ya se veía una luz al final del túnel en la negociación con Jorge Sampaoli: “Ha sido un proceso muy duro, pero lo que se viene es aún más difícil, porque la situación económica de la ANFP es preocupante, las condiciones son muy débiles (…). Será un trabajo arduo para poder cumplir con todos los compromisos. Habrá que cuidar los recursos. Los ingresos del 2015 fueron extraordinarios y el saldo final es patético”.

EL ULTIMÁTUM DE LA MINISTRA

El viernes 15 de este mes el Ministerio de Justicia despachó un oficio a la ANFP  en el que le dio un plazo de diez días para presentar un estado de las cuentas de la corporación que acredite si las dietas pagadas al directorio que lideró Sergio Jadue fueron devueltas a la asociación. Fue una denuncia enviada al ministerio sobre la ilegalidad de pagar dietas al directorio de una corporación sin fines de lucro -como lo es la ANFP- lo que dio inicio a la inspección de las cuentas y contratos de la entidad en la secretaría de Estado.

Sergio Jadue recibió sobre $34 millones desde febrero a agosto del año recién pasado por este concepto, lo que fue considerado inadmisible por el Ministerio de Justicia -que tiene la tuición sobre las corporaciones sin fines de lucro- y que ordenó la restitución de esos fondos. Pero todavía no recibe respuesta que acredite si ese dinero realmente se reembolsó a las arcas de la ANFP.

Ministra de Justicia, Javiera Blanco
Ministra de Justicia, Javiera Blanco

El miércoles 13, Salah se reunió con la ministra Javiera Blanco, ocasión en que la secretaria de Estado exigió formalizar la respuesta a los requerimientos ministeriales. Dos días después, el viernes 15, el ministerio despachó el oficio a la ANFP en el que le dio el plazo de 10 días para regularizar la situación. El ultimátum se cursó porque hasta ahora las respuestas que ha recibido esa cartera desde la ANFP se consideran claramente insatisfactorias.

La ministra espera, además, un compromiso público de la asociación para transparentar su administración. Basada en que se trata de una corporación sin fines de lucro, Javiera Blanco ha hecho ver que para mantener ese estatus legal la ANFP debe presentarle un detallado cronograma de trabajo con acciones tendientes a fortalecer la fiscalización pública de sus cuentas. Y para el ministerio ese cronograma no puede extenderse más allá de marzo de este año.

Para el ministerio es imperioso que Salah demuestre la voluntad real de la ANFP de hacer un giro radical al caos que ha imperado en las cuentas. Lo que se espera es que la ANFP presente acciones legales contra quienes resulten responsables de eventuales ilícitos en el manejo de los fondos de la asociación. De no hacerlo, el ministerio podría interpretar que el nuevo directorio no está cautelando el patrimonio de esa corporación.

Las rigurosas exigencias de la ministra Blanco se deben a que el Departamento Jurídico del Ministerio de Justicia ha revisado minuciosamente las cuentas y contratos de la ANFP. Y en ese examen ya se detectaron anomalías que justificarían que el ministerio pida la cancelación de la personalidad jurídica de esa corporación (Ver reportaje CIPER “La ANFP arrinconada por el SII, la Fiscalía, el Ministerio de Justicia, la SVS y la amenaza de clausura).

LA COLABORACIÓN DE JADUE

Entre las sorpresas que han arrojado las revisiones de las cuentas que se han hecho en el Ministerio de Justicia y en la Fiscalía se menciona una ampliación del contrato de Jorge Sampaoli, fechada el 1 de julio de 2014, inmediatamente después del retorno de la Roja tras su emotivo desempeño en el Mundial de Brasil. El seleccionador recibió US$200 mil por analizar la malla curricular de la carrera de entrenador impartida por el INAF. No existe comprobante alguno que acredite si Sampaoli ejecutó esa labor.

Martín Mihovilovic, rector del INAF, dijo a CIPER que desconocía los valores pactados por ese servicio, que no lo pagó el instituto y que se incluyó en los contratos del entrenador con la ANFP, por lo que cree que el dinero salió directamente de las arcas de la asociación. Además, afirmó que Sampaoli solo hizo un reporte oral: “Se tuvo una conversación con ellos (el cuerpo técnico de la Roja) acerca de la dirección de la carrera. Nos dieron algunas líneas a seguir respecto de modernización del fútbol. A partir de eso, acabamos de modificar nuestros planes, incorporando los aportes de esas conversaciones, pero en general pensaron que nuestros planes eran muy completos”.

Jorge Sampaoli
Jorge Sampaoli

Otro pacto acordado entre Sergio Jadue y Jorge Sampaoli que resulta llamativo para quienes han revisado los contratos de la ANFP, es el que se suscribió el 3 de diciembre de 2013 y que fijó los premios a pagar al cuerpo técnico por la Copa América Centenario 2016, que se jugará en Estados Unidos, y por la clasificación y desempeño en el Mundial de Rusia 2018. Los valores acordados oscilaban entre US$6 millones y US$10 millones, lo que no guarda proporción con los ingresos proyectados por la ANFP para ese periodo.

Uno de los integrantes del directorio que encabezó Jadue dijo a CIPER que el calerano firmó ese contrato sin informar los detalles y que causó mucho revuelo cuando se conocieron los montos involucrados. De hecho, fue motivo de discusión, porque la proyección de los ingresos no permitía comprometer cifras tan altas. La respuesta de Jadue, según relata el mismo dirigente, fue que nunca se pagarían esos montos porque Sampaoli dejaría la selección antes del Mundial de Rusia.

Cercanos a Sergio Jadue han dicho que sus aportes a la investigación en Estados Unidos no han sido significativos, pues la información que ha entregado no se aparta de lo que ya declaró el ex dirigente colombiano Luis Bedoya. Esto le traería problemas para optar a beneficios en la justicia estadounidense (como una eventual rebaja de pena o cumplimiento en libertad). Por lo mismo, se espera que Jadue comience a entregar datos sobre dineros y tratos de la Conmebol que favorecieron a chilenos. Y eso afectaría a dirigentes que estuvieron vinculados a la gestión de esos fondos o a negocios financiados con esos recursos.

Desde su residencia temporal en Miami, el calerano ha estado en constante comunicación con Chile. Uno de los destinos de sus mensajes ha sido el Ministerio Público, pues también está colaborando con la investigación que lidera el fiscal Carlos Gajardo. En esa pesquisa, el fiscal Gajardo ya tiene acreditado el paradero de los US$2,2 millones detectados inicialmente por la justicia de Estados Unidos y que corresponde a sobornos que Jadue recibió en la Conmebol por amañar la entrega de los derechos televisivos y comerciales de la Copa América, Copa Centenario y Copa Libertadores.

EL POSTERGADO COMPROMISO CON MENDOZA

El lunes recién pasado se cumplió un mes desde que el ex contralor Ramiro Mendoza entregó oficialmente el informe que le encargó la propia ANFP sobre las cuentas de la Copa América. Un lapso de tiempo bastante extenso si se toma en cuenta que los dirigentes de la asociación se comprometieron con Mendoza a hacer público el informe, lo que hasta ahora no ocurre.

La publicación del texto de 38 páginas, más una serie de anexos, dejaría en evidencia las sospechas de que no se registraron en la contabilidad todos los ingresos producidos por la venta de entradas. Además de aportar US$7,5 millones para organizar el torneo, la Conmebol dejó en manos de la ANFP el negocio de los boletos. De acuerdo con el informe de Mendoza, no hay indicios de las razones técnicas por las cuales el directorio de la ANFP, que al mismo tiempo ofició como Comité Organizador Local (COL) de la Copa América, entregó el negocio a la empresa TicketPro en una licitación privada de la cual no hay registros. Lo que sí quedó claro fue la familiaridad y escasa rigurosidad con que los ejecutivos de TicketPro y los encargados de la contabilidad de la ANFP manejaron las cuentas.

Según el rastreo hecho por Mendoza, los ingresos por venta de entradas que se anotaron en la contabilidad alcanzaron a poco más de $19 mil millones. De esta suma, se depositaron $4.400 millones directamente en las cuentas de la ANFP, a pesar de que debían ser entregados al COL. Además, el formato de rendición pactado originalmente (después de cada partido) fue alterado sin explicación alguna y se aceptó que TicketPro rindiera de manera global al final del torneo.

Ramiro Mendoza
Ramiro Mendoza

La irregularidad más grave detectada por el equipo del ex contralor en relación a la venta de boletos fue que los comprobantes de los ingresos son correos electrónicos y una planilla Excel con anotaciones incomprensibles, sin el nombre del responsable de su confección ni de su autorización.

Por lo anterior, el informe de Mendoza señala que no le fue posible pronunciarse sobre la veracidad de los antecedentes de estos ingresos. Esto significa que los ingresos por venta de entradas pudieron ser superiores, pero que no se anotó el total en las cuentas del COL. De hecho, ese es uno de los focos en que se ha centrado la atención del Ministerio de Justicia y de la Fiscalía.

Asimismo, de la revisión hecha por el ex contralor se desprende que no hay claridad respecto del destino de US$491 mil que la Conmebol envío junto con los US$4 millones pactados como premio por ganar la Copa América. El destino de estos recursos, así como la verdadera cifra recaudada por los tickets de ese torneo, es parte de lo que debe aclarar Arturo Salah con urgencia ante el Ministerio de Justicia y la Fiscalía mientras busca reemplazante para la banca de la Roja. Según publicó The Clinic este miércoles 20, la ANFP ya habría resuelto anunciar este lunes 25 la licitación de una auditoría forense, medida que fue sugerida por el ex contralor Mendoza, para aclarar las cuentas de la Copa América.

Copa América: La operación relámpago de la ANFP para evitar otro round con el SII

Vea tambiém: “ANFP paga US$500 mil al SII por contrato con sociedad de Sampaoli creada en paraíso fiscal”

El lunes 4 de enero la prensa deportiva se concentró en la votación que ungió a Arturo Salah como el nuevo presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) y en cómo este abordaría la crisis por la continuidad del seleccionador Jorge Sampaoli. Pero en ese primer lunes de 2016 otra noticia gestada en la sede de Quilín pasó inadvertida: se cumplían seis meses desde que el capitán Claudio Bravo levantó la Copa América y, por lo mismo, era el día en que debía dejar de existir la corporación que administró los millonarios fondos de ese torneo: el Comité Organizador  Local (COL), que cerró con utilidades por más de $10.440 millones.

Arturo Salah
Arturo Salah

La norma señala que a seis meses de cumplido el fin para el que fue creada la corporación, esta debe cerrarse. Pero ese lunes no hubo lápida para el COL. Por el contrario, la ANFP le arrimó un tubo de oxígeno: el martes 29 había acordado pedir la prórroga de las funciones del COL, con el propósito de ganar tiempo para regularizar el pago de impuestos por las utilidades que dejó la copa, una obligación que inicialmente se pretendía eludir, lo que quedó al descubierto con la revisión de las cuentas tras la caída de Sergio Jadue.

La Copa América Chile 2015 se financió con un aporte de US$7,5 millones remitidos por la Confederación Sudamericana (Conmebol) y con $19.403 millones por la venta de entradas. Descontados los gastos, los “excedentes” se empinaron por sobre $10.440 millones. Para no presentarlos como utilidades, se anotaron en la contabilidad del COL como “cuentas por cobrar”. De esa manera se transfirieron a la ANFP intentando eludir las obligaciones tributarias.

El COL, contrario a lo que planificó inicialmente la ANFP, debe pagar impuestos. Así lo estimaron tres equipos de especialistas, dos de ellos requeridos por la misma ANFP y el tercero por la comisión revisora de las cuentas de la Copa América que encabezó el ex contralor Ramiro Mendoza. CIPER tuvo a la vista las conclusiones de dos de estos consultores.

Este desembolso obligatorio achicará aún más la caja con la que contará Arturo Salah, debido a que la ANFP ya tuvo que pagar US$500 mil a Impuestos Internos (SII) para regularizar los tributos adeudados por los pagos al cuerpo técnico de la Roja. Esto, pues los “derechos de imagen” y premios pagados a Jorge Sampaoli y sus ayudantes en 2013 y 2014 fueron depositados por la ANFP en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes sin cancelar todos los impuestos en Chile.

Como no estaba en los cálculos de la ANFP, este nuevo gasto por los tributos del COL agrega pimienta a las negociaciones entre Salah y un Sampaoli disgustado por las filtraciones de sus contratos. Esto, porque con el antecedente de que la ANFP deberá seguir abriendo la chequera ante el SII, si el entrenador se empecina en partir es esperable que el nuevo presidente del fútbol endurezca su posición para cobrarle la cláusula de salida. Diversos medios han señalado que esta compensación bordea los US$6 millones, aunque no se ha entregado una cifra oficial.

OPERACIÓN RELÁMPAGO

El trámite para pedir la extensión deL COL se decidió y se puso en marcha en tiempo récord. El martes 29 de diciembre, después de reunirse con expertos tributarios que explicaron la necesidad de prolongar la vida del COL -para reformar sus estatutos y así ordenar sus cuentas y pagar en regla los impuestos-, dirigentes de la ANFP aprobaron reducir a escritura pública y protocolizar ante notario un acuerdo destinado a prorrogar la existencia legal del Comité Organizador Local como corporación sin fines de lucro. Según explicó a CIPER una fuente que conoció estas tratativas, en estos días el escrito debía ser presentado a la Municipalidad de Peñalolén, en cuya jurisdicción se emplazan los campos de Quilín y donde se habían hecho los trámites que dieron origen a la misma corporación en 2013. La operación debía ser visada por el nuevo directorio que lidera Salah. Hasta el jueves 7 de enero el equipo a cargo del trámite no había recibido orden contraria.

anfp-sede-quilin-2La solicitud de ampliación de la vigencia del COL será gestionada por la Municipalidad de Peñalolén cuando, en paralelo a ese proceso, el Ministerio de Justicia mantiene en suspenso si pide la clausura de la personalidad jurídica de la propia ANFP. La asociación también es una corporación sin fines de lucro y sus cuentas y balances han sido rigurosamente fiscalizados por la cartera que dirige la ministra Javiera Blanco después del escándalo desatado por la entrega de Sergio Jadue a la justicia de Estados Unidos (ver reportaje de CIPER sobre la fiscalización del ministerio a la ANFP).

Se espera que la nueva directiva de Salah plantee a la ministra un calendario acotado para normalizar y transparentar las cuentas y procedimientos internos de la ANFP, si la asociación quiere seguir gozando de la calidad de corporación sin fines de lucro.

Fue en la misma reunión del pasado martes 29 de diciembre donde los expertos tributarios informaron a la ANFP que para pagar los impuestos del COL era necesario realizar cambios a sus estatutos. Y para concretar esas reformas –expusieron- urgía solicitar la prórroga de la vigencia del COL antes de que se cumpliera el plazo del lunes 4 de enero. Quedaban apenas tres días hábiles. De ahí el apuro. Y también la reserva: nadie quería manchar con un tema tan amargo como la elusión de impuestos el día de las votaciones para elegir a la nueva directiva.

Con esta, ya son cuatro las veces en que la ANFP, desde que asumió Sergio Jadue como presidente en 2011, tramita millonarias regularizaciones tributarias: la primera fue por el cobro de una deuda de IVA que llegó a sumar más de $4 mil millones y que inicialmente ocasionó el embargo de las platas del Canal del Fútbol (CDF) y luego de los terrenos de Quilín; la segunda fue para conseguir una condonación que permitió a la ANFP rebajar una deuda tributaria de $38 mil millones hasta cancelar solo $1.400 millones; después vino la reciente rectificación de US$500 mil por los impuestos que no se pagaron al depositar en Islas Vírgenes los bonos del cuerpo técnico que encabeza Sampaoli y, finalmente, esta operación que recién se puso en marcha para prolongar la existencia del COL y regularizar los impuestos por las utilidades de la Copa América.

CIPER analizó cada una de estas intervenciones que le han permitido a la ANFP, con distintos mecanismos de rebajas y beneficios, poner al día obligaciones tributarias impagas, algunas originadas en los años 90. En el análisis de estas operaciones, CIPER estableció que la ANFP no paga impuestos por las ganancias que le deja la selección nacional -y que reparte entre los clubes-, bajo el subterfugio de que los equipos las utilizan de manera exclusiva para fomentar y desarrollar el “fútbol joven”, un objetivo que genera la exención, pero cuyo cumplimiento nadie fiscaliza.

La argucia del financiamiento del “fútbol joven” ya había sido detectada por CIPER en las donaciones que irregularmente recibieron las sociedades anónimas que controlan los clubes, a pesar de que ese beneficio está reservado por ley solo para entidades sin fines de lucro. Esto motivó que el Instituto Nacional de Deportes bloqueara el acceso de 17 clubes de fútbol profesional al sistema de donaciones (vea el reportaje de CIPER). Entre estos se contaba Colo Colo, que entre 2010 y 2012 recibió más $1.600 millones en donaciones irregulares y cuya sociedad administradora –Blanco y Negro– participó en ese sistema al menos hasta 2013, cuando ya era presidida por Arturo Salah, el ahora flamante timonel de la ANFP.

LAS UTILIDADES DEL COL

Después de que en mayo del año pasado el FBI dio a conocer su investigación sobre los sobornos pagados en la FIFA y en la Confederación Sudamericana (Conmebol), la ANFP, todavía presidida por Jadue, pidió a especialistas tributarios que revisaran las cuentas con el dinero que había enviado la Conmebol para la organización de la Copa América. En junio se recibió la respuesta: el COL debía pagar tributos como todo contribuyente afecto a la Ley de Impuesto a la Renta. La cuantía de esos tributos quedaba supeditada a establecer en qué calidad había recibido el COL los US$7,5 millones entregados por la Conmebol.

Las noticias empeoraron: el COL no podía acogerse a beneficios tributarios porque fue creado por personas naturales, Sergio Jadue, Óscar Fuentes, Rodrigo Grumberg, Jaime Baeza y Norman Bull. Si la entidad la hubiese fundado otra corporación sin fines de lucro, como la propia ANFP, podría haber obtenido rebajas de impuestos. Eso, en virtud de la Ley 8.834, una norma de 1947, que estableció exenciones del impuesto a la renta para las entidades sin fines de lucro que fomenten el deporte.

Sergio Jadue
Sergio Jadue

Una vez establecido que el COL debía pagar impuesto a la renta, era necesario determinar a cuánto alcanzarían los tributos. Para aclararlo, se requería despejar si el COL era el propietario de los recursos o solo los administraba por mandato de la Conmebol.

Los diversos especialistas tributarios que han analizado el problema, dan por sentado que la Confederación Sudamericana es la única entidad que puede organizar campeonatos de fútbol profesional a nivel del subcontinente y, además, se reserva la comercialización de todos los derechos que deriven de estos torneos. En síntesis, asumen que la Copa América le pertenece a la Conmebol y que el COL solo funcionó como un intermediario que la organizó. Por eso, los expertos estiman que tanto el COL como la Conmebol deben pagar impuestos en Chile, pero sostienen que la cantidad que corresponde a cada una solo se podrá determinar una vez que el COL rinda formalmente a la confederación el dinero que gastó y se establezca el destino de las utilidades.

Para algunos de los especialistas consultados por la ANFP, la única forma de que el Comité Organizador Local aparezca formalmente como administrador de los recursos por mandato de la Conmebol, es especificándolo en los estatutos del COL. Por eso, indican, se requiere efectuar una reforma a esos estatutos que incluya, además, el mecanismo a través del cual el COL tendría que rendir los gastos ante la confederación. Solo manteniendo con vida al COL se podrían efectuar estas modificaciones tendientes a aclarar el supuesto mandato de la Conmebol, regularizar las cuentas, rendir los gastos y finalmente determinar la suma que se debe pagar al SII.

 UNA DEUDA DE LA PREHISTORIA DEL CDF

La primera vez que la ANFP se vio enfrentada al SII bajo la gestión de Sergio Jadue ocurrió en 2011. Ese año la Tesorería General de la República embargó el flujo de dinero desde el Canal del Fútbol (CDF) hacia la ANFP. La deuda se originó en 1994 por un contrato firmado entre la asociación, entonces presidida por Ricardo Abumohor, y la desaparecida Cable Express, por los derechos de TV del fútbol local.

Ricardo Abumahor
Ricardo Abumohor

La operadora de cable aseguró que la operación no pagaba IVA y Abumohor, precavido, puso en el contrato que en caso de que el SII exigiera el pago sería Cable Express la que se haría cargo o costearía los gastos de un eventual juicio. Además, pidió boletas de garantía reajustables para asegurar que no habría perjuicio para la ANFP.

En 1999 el SII pidió a la ANFP que rectificara los pagos de IVA y se originó un litigio que involucró a VTR, sucesora legal de Cable Express. En 2011, producto de esta deuda, la Tesorería embargó los flujos del CDF a la ANFP por una cifra superior a los $4 mil millones, lo que puso en riesgo la continuidad de prácticamente todos los clubes de Primera A y Primera B.

Los abogados de la ANFP consiguieron que la Tesorería cambiara el embargo de los flujos del CDF por el de los terrenos de Quilín. Luego, apuraron a VTR para que se hiciera cargo del pago de la deuda, pero la empresa lo fue aplazando a la espera de conseguir una condonación de intereses y multas por parte del SII. Esas conversaciones se trabaron porque a mediados de 2012 se conocieron las irregularidades de la “megacondonación” concedida por el SII a Johnson’s, lo que ralentizó todos los procesos de condonación.  En medio de este tironeo, en la ANFP detectaron que en administraciones anteriores no se habían renovado las boletas de garantía, por lo que el panorama pintaba bastante oscuro para el directorio de Sergio Jadue.

El incordió se extendió hasta octubre de 2012 cuando los abogados de la ANFP consiguieron que VTR se allanara a cancelar lo adeudado, pero después de lograr una sustancial rebaja de las multas e intereses. La cifra que en definitiva se pagó fue de $1.360 millones.

IMPUESTOS IMPAGOS DESDE 1999

En paralelo a exigir el pago del IVA por el contrato de los derechos de TV, el SII también inició la cobranza de impuestos asociados a las transacciones y utilidades de la ANFP en el periodo 1999-2010. El monto exigido por el SII llegó a sumar más $38 mil millones.

La asociación se defendió con el argumento de que estaba exenta de pagar impuestos, sobre la base de la ya mencionada ley promulgada en 1947. La norma favorece a entidades asociativas con personalidad jurídica que fomenten el deporte y que no tengan fines de lucro. Sobre este último requisito, los expertos consultados por el directorio de Jadue estimaron que la ANFP dejó de cumplirlo desde 2005, cuando se formaron las sociedades anónimas deportivas con fines lucrativos y fueron aceptadas en la asociación.

Los abogados de la ANFP, en negociaciones con la Dirección de Grandes Contribuyentes del SII, tuvieron que aceptar que no correspondía la exención en virtud de la ley de 1947. Pero defendieron la tesis de que esta exención había corrido hasta 2005, por lo que los tributos se adeudaban desde ese año, y que los dineros que recibía la asociación (del CDF y de la selección nacional,  principalmente) pertenecen a los clubes que la integran, por lo que la ANFP solo actúa como mandataria que reparte esos recursos entre sus miembros. Impuestos Internos aceptó esta interpretación, por lo que estos flujos se consideraron como “gastos” y no como utilidad.

El litigio por los impuestos impagos entre 2005 y 2010 se cerró el 27 de enero de 2014 con una fuerte condonación de multas e intereses. La suma final que pagó la ANFP fue de $1.691 millones, menos del 5% de la cifra original. Pero el resultado no le gustó a Sergio Jadue, quien manifestó su molestia por escrito, en un correo dirigido a varios dirigentes y funcionarios de la ANFP, por no haber obtenido una rebaja más amplia. Luego se regularizaron los impuestos correspondientes a 2011, 2012 y 2013, donde se aplicó la tesis de que los flujos eran “gastos”, por lo que la ANFP incluso consiguió que le rebajaran impuestos y terminó pagando una cifra definitiva de $1.440 millones para subsanar todas sus diferencias con el SII.

El triunfo de la ANFP fue dejar sentado ante el SII que el dinero que recibe del CDF es “gasto” y que los impuestos por esos recursos deben pagarlos el mismo Canal del Fútbol y los clubes destinatarios de los fondos. El ahorro es significativo: en 2014 el CDF repartió entre los clubes más de $47 mil millones. Las sociedades anónimas que manejan los equipos profesionales no quieren pagar impuestos por cifras tan altas, por lo que la ANFP estudia modificar su trato con el CDF, a objeto de aumentar el valor de los derechos de imagen del fútbol local. Así la mayor parte del dinero que les llegaría a los clubes desde el canal sería por concepto de pago de esos derechos y no como utilidades a repartir, lo que disminuiría sensiblemente la tributación (vea el reportaje de CIPER “La milagrosa fórmula para rebajar impuestos del CDF”).

EL ARDID DEL “FÚTBOL JOVEN”

Después de salvar con éxito su largo round con el SII por los impuestos impagos, la ANFP nuevamente requirió los servicios de expertos en materia tributaria. Esta vez para consultarles si la asociación, siendo una corporación sin fines de lucro, podía repartir dinero entre los clubes que la integran. Los fondos que reparte la ANFP entre sus miembros provienen de dos fuentes: el CDF y los ingresos que deja la selección nacional.

La respuesta de los especialistas indicó que con el dinero del CDF no habría problemas, ya que se entiende que los clubes le ceden a la ANFP la administración de sus derechos de imagen y luego reciben el pago del canal por intermedio de la asociación. En todo caso, para asegurarse de no volver a tener problemas con el SII, se modificaron los estatutos de la ANFP a objeto de incluir formalmente en ellos que la asociación recibe el mandato de los clubes para intermediar los recursos.

Los especialistas en planificación tributaria fueron más cautelosos para tratar el tema de los ingresos que deja la selección de fútbol. Lo consideraron un activo de la ANFP que le genera ingresos. La Roja, dijeron, es un producto de la ANFP. Y ejemplificaron con que la asociación no recibe ni requiere mandato de terceros para comercializar los derechos de la selección nacional, ni para fijar los pagos que se hacen a su cuerpo técnico ni a los jugadores. Y esto es un problema, porque si la ANFP reparte entre los clubes los dineros que produce la Roja -como lo ha hecho-, se convierte en una corporación sin fines de lucro que de manera irregular genera utilidades y las reparte entre sus integrantes que además, son sociedades anónimas.

Para manejar esta situación, se propuso otra modificación de estatutos. Esta reforma se basa en la siguiente tesis: la selección nacional es un activo que pertenece a la ANFP y que genera gastos por la necesidad de contar con jugadores de buen nivel, por eso se justifica que la asociación entregue dinero a los clubes para fomentar el hallazgo y desarrollo de valores jóvenes. Así, las utilidades que genera la selección se pueden repartir a los clubes bajo el compromiso de que sólo se deben invertir en el “fútbol joven”, como se denomina ahora a las series infantiles y juveniles.

En enero de 2013 la ANFP generó un instructivo sobre el tratamiento contable que los clubes deben dar a los dineros que reciben de la selección, de tal forma de unificar el registro de entrega y rendición. Además, se hizo un seminario en la ANFP al que asistieron dirigentes y funcionarios de los clubes para explicarles estos cambios.

Carlos Heller
Carlos Heller

Cada club debía firmar un convenio con la ANFP, donde se comprometía a recibir los fondos generados por la Roja y dedicarlos exclusivamente a la formación de nuevos futbolistas. Las rendiciones de cuentas de los equipos debía pedirlas la gerencia de la ANFP, que bajo la gestión de Sergio Jadue estaba en manos de Rodrigo Grumberg. Sin embargo, profesionales que participaron en este proceso de adecuación de los estatutos y de las cuentas dijeron que no hay certeza de que se hayan cumplido los convenios.

La falta de rigurosidad en el registro y uso del dinero generado por la selección quedó en evidencia  en el último Consejo de Presidentes que encabezó Sergio Jadue, el 6 de noviembre pasado, cuando rindió cuentas de la Copa América y aseguró que ya se habían repartido a los clubes $3.200 millones generados por ese torneo. El calerano fue duramente interpelado, ya que ese dinero en realidad provenía de la selección: correspondía a una cuota de los derechos de TV y comercialización de la Roja que paga MegaSports. Esa empresa, cuyo dueño es Carlos Heller, el controlador de Azul Azul, propietaria del club Universidad de Chile, desembolsó un total de US$106 millones por esos derechos hasta el Mundial de Rusia 2018.

DEPÓSITOS EN ISLAS VÍRGENES

El 22 de diciembre pasado, CIPER reveló que la ANFP había pagado US$500 mil al SII para regularizar la situación tributaria de los dineros que había depositado en sociedades constituidas en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes, propiedad de Jorge Sampaoli y sus ayudantes, Sebastián Beccacece y Jorge Desio. Esa fue la tercera vez, bajo la gestión de Sergio Jadue, que el directorio de la asociación recurrió a expertos tributarios para rectificar el pago de impuestos.

Sampaoli
Jorge Sampaoli

Inicialmente, CIPER informó que los depósitos en Islas Vírgenes que fueron regularizados con el pago de US$500 mil al SII, correspondían a un contrato por derechos de imagen del cuerpo técnico de la Roja que incluía los premios de la Copa América. Pero eso era inexacto. En realidad, como lo aclaró un reportaje posterior de The Clinic, los dineros que fueron rectificados corresponden al pago por derechos de imagen que Sampaoli y sus colaboradores percibieron entre los años 2013 y 2014, además de los premios por la clasificación al Mundial de Brasil 2014 y por haber escalado hasta la segunda ronda en ese mismo torneo.

Todos estos pagos en Islas Vírgenes hechos hasta fines de 2014, que totalizan más de US$6,1 millones, pudieron acogerse al beneficio de repatriación de capitales incorporado de manera transitoria en la reforma tributaria. Este “incentivo” para declarar el dinero que se encontraba en el extranjero estuvo vigente hasta el 31 de diciembre de 2015 y permitía regularizar la situación tributaria de esos fondos pagando una tasa de solo 8%.

Todo lo que Sampaoli y sus ayudantes percibieron como ingresos desde 2015, no tendrá ningún beneficio tributario. El último cambio en sus contratos se efectuó el 16 de noviembre pasado y estipuló que Sampaoli recibiría US$59.234 mensuales y que los premios por la Copa América totalizarán US$6,2 millones (US$3,1 millones para el entrenador y US$1,5 millón para cada uno de sus colaboradores).

Este jueves 7 de enero en la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados, el subdirector de Fiscalización del SII, Norberto San Martín, explicó a los parlamentarios que los impuestos por las rentas de Sampaoli y su cuerpo técnico –ya sea como sueldo, premio o derecho de imagen- deben ser cancelados por la ANFP, en calidad de empleadora, según informó el diputado Matías Walker.

De acuerdo con esta interpretación, es la asociación la que debe cancelar los impuestos por los derechos de imagen y los premios de la Copa América pactados con el entrenador y sus ayudantes en 2015. Con esos nuevos millonarios montos que deberá pagar la ANFP al SII, a Salah se le achica la caja disponible para negociar con Sampaoli una eventual cláusula de salida.

ANFP paga US$500 mil al SII por contrato con sociedad de Sampaoli creada en paraíso fiscal

Medio millón de dólares (alrededor de $350 millones) desembolsó la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) ante el Servicio de Impuestos Internos (SII) para regularizar el contrato por “derechos de imagen” que había suscrito el defenestrado presidente de esa organización, Sergio Jadue, y el equipo técnico de la selección nacional, que encabeza el entrenador Jorge Sampaoli. De esta forma, a los casi US$6,2 millones en derechos de imagen y premios pagados a Sampaoli y sus colaboradores entre 2013 y 2014, se sumaron ahora otros US$500 mil.

El problema se originó porque este contrato por los derechos imagen, que incluyó el pago de los premios del cuerpo técnico de la Roja por la clasificación a Brasil 2014 y por haber escalado hasta octavos de final de ese torneo, se efectuó directamente entre la ANFP y tres sociedades off shore constituidas en un paraíso fiscal, las cuales debían recibir el dinero destinado a Sampaoli y sus colaboradores: el ayudante técnico Sebastián Beccacece y el preparador físico, Jorge Desio.

Dos personas que conocieron estos pagos señalaron a CIPER que las tres sociedades fueron constituidas en las Islas Vírgenes Británicas, lo que fue ratificado por un reportaje de The Clinic que publicó íntegramente el contrato, donde se identifican estas sociedades creadas en el paraíso fiscal (vea una copia de ese contrato). Las mismas fuentes indicaron que el contrato presentaba una grave anomalía, pues estipulaba que los pagos eran por los “derechos de imagen” del cuerpo técnico y no por los premios acumulados gracias a la clasificación de la Roja en Brasil y a su actuación en ese Mundial. Esta anomalía provocó que se pagaran menos impuestos que si se hubiese declarado el objeto real del contrato. Luego, el dinero se envió a las cuentas de las sociedades domiciliadas en el paraíso fiscal.

Sebastián Beccacece, Jorge Desio y Jorge Sampaoli
Sebastián Beccacece, Jorge Desio y Jorge Sampaoli

Pocos días antes de dejar abruptamente el país el 17 de noviembre pasado, Sergio Jadue intentó arreglar el entuerto. Para ello, el contrato con Sampaoli fue revisado minuciosamente por profesionales especializados en derecho tributario. “Si bien todo el proceso de pago pasó por el Banco Central y no hay irregularidad en el hecho de que se esté pagando a una sociedad en el extranjero, el problema es que se modificó el verdadero objeto del pago”, señaló a CIPER un especialista que conoció los antecedentes.

Se inició entonces una negociación con Sampaoli respecto a quién debía cancelar los impuestos adeudados. El entrenador se negaba a hacerse cargo del gasto, cuenta un dirigente que presenció las tratativas, porque la fórmula había sido ideada por la ANFP. La tensión llegó a tal punto que, según informó la misma fuente, Sampaoli habría amenazado con no viajar a Uruguay, donde Chile jugaría el último partido de este año en el proceso de clasificación para el Mundial de Rusia 2018. Ante la presión, la ANFP accedió a pagar los tributos, Sampaoli viajó con la Roja a Montevideo y ese 17 de noviembre marcó dos hitos: Chile perdió categóricamente  ante Uruguay y Jadue sorpresivamente partió a entregarse a la justicia estadounidenses por haber recibido sobornos en la Confederación Sudamericana (Conmebol).

BENEFICIO TRIBUTARIO

Para sanear tributariamente el contrato de Sampaoli, la ANFP aprovechó un artículo transitorio de la Reforma Tributaria sobre repatriación de capitales. Se trata de un “incentivo” que hasta el 31 de diciembre de este año permite declarar las rentas que se encuentran en el extranjero, pagando una tasa de sólo 8%, lo que regularizó los dineros que en su origen no habían tributado correctamente. La norma no exige que los fondos reingresen al país después de acogerse al beneficio.

CIPER tuvo a la vista la documentación donde quedó registrado el pago al SII por más de $350 millones, equivalentes a US$500 mil, que hizo la ANFP.

Sergio Jadue
Sergio Jadue

Una fuente que conoció el proceso de rectificación ante el SII, explicó que son tres las sociedades que recibieron los pagos de la ANFP y cada una de ellas es representada por los integrantes del cuerpo técnico de la selección. La de Sampaoli recibió el 50% del pago (es decir, unos US$3 millones), mientras que las de Beccacece y Desio cobraron el 25% cada una (alrededor de US$1,5 millón).

El sistema tributario chileno se rige por el principio de “renta mundial”, por lo que cualquier persona domiciliada en el país debe declarar todos sus ingresos, aunque el contribuyente sea extranjero o el dinero se encuentre en otra jurisdicción. Además, se considera renta de fuente chilena -que por lo tanto debe tributar en el país- aquella que provenga de cualquier actividad desarrollada en Chile. Es decir, sí o sí esta renta del cuerpo técnico, correspondiente a sus premios por el desempeño en el proceso del Mundial Brasil 2014, debió declararse en el país.

De acuerdo a alguien que conoció la operación, que el dinero haya terminado en un paraíso fiscal, aunque provocó una baja en los impuestos, no tenía como fin principal pagar menos tributos. De hecho, asegura, el ahorro finalmente fue marginal, pues se pagó primero por los supuestos “derechos de imagen” y luego se agregó el 8%. El objetivo era cumplir una exigencia de Jorge Sampaoli, quien quería manejar su dinero en el exterior porque eso le daba mayor flexibilidad, dadas las restricciones cambiarias existentes en Argentina.

La salida ideada para arreglar la irregularidad podría acarrearle otros problemas a la ANFP. Según explicó un abogado tributarista, si el pago a Impuestos Internos fue realizado por la asociación, el SII puede aceptarlo, pero la ANFP no tendría justificación contable haber incurrido en el desembolso, pues el impuesto era en realidad adeudado por Sampaoli y su equipo.

Los premios para el equipo técnico de la Roja ya habían hecho noticia la semana pasada, cuando se supo de modificaciones al acuerdo inicial sobre los bonos por desempeño que se le pagaron en la reciente Copa América. Originalmente, la ANFP destinó US$800 mil para Sampaoli y sus colaboradores como premio por el torneo continental, pero ahora se conoció la existencia de un contrato suscrito el 30 de septiembre pasado (casi tres meses después de terminado el certamen) que elevó la cifra a más de US$6 millones.

Tanto el Ministerio de Justicia, que está revisando todos los contratos y documentos contables de la ANFP para resolver si pide la cancelación de su personalidad jurídica (ver reportaje de CIPER “La ANFP arrinconada por el SII, la Fiscalía, el Ministerio de Justicia, la SVS y la amenaza de clausura), como la comisión que encabezó el ex contralor Ramiro Mendoza, ya habían puesto bajo la lupa los contratos entre Jadue y Sampaoli.

INVASIÓN A LA PRIVACIDAD

El entrenador de la selección nacional ha dado dos entrevistas -una a Canal 13 y otra a TVN- en las que se ha quejado de que la prensa ha invadido su privacidad al informar sobre el contenido de los contratos que firmó con la ANFP.

“Se habla más de contratos que de otra cosa. Hay una norma que se ha quebrantado, que es la confidencialidad de los contratos. Se están invadiendo temas privados que yo no puedo salir a aclarar a cada rato”, dijo el director técnico a Canal 13.

Los alcances de los contratos suscritos por el cuerpo técnico de la Roja también han sido noticia por la renuncia del ayudante de Sampaoli, Sebastián Beccacece, quien dejó el banco de la selección adulta para migrar al de la Universidad de Chile. Para materializar su renuncia, su contrato con la ANFP estableció una clausula de salida, que le impone a Beccacece pagar US$2,3 millones a la asociación para poder finiquitar la relación antes del término de contrato. Sampaoli y su ayudante han argumentado que este pago no debe hacerse, porque existiría un acuerdo de palabra entre Jadue -cuando era presidente de la ANFP- y Beccacece para eximir al ayudante técnico de esa clausula de salida. El Consejo de Presidentes de la ANFP no avaló esa versión y exigió, en su sesión del jueves 17 de diciembre pasado, que Beccacece pague la suma acordada.

anfp-sede-quilin-2La tensión entre el cuerpo técnico y la ANFP por estos desencuentros ha ido en aumento. La prensa deportiva especula que Sampaoli -nominado en la terna para definir al mejor entrenador de 2015 a nivel mundial- podría terminar renunciando a la Roja para emplearse en un club europeo. De hacerlo, y con el precedente de lo decidido por el Consejo de Presidentes en el caso de Beccacece, lo más probable es que la ANFP le exija a Sampaoli que pague su propia cláusula de salida, que se eleva a unos US$6 millones, según cifras citadas por La Tercera. Y si se produce esa controversia, posiblemente la hasta ahora exitosa relación de Sampaoli con el fútbol chileno terminará en el Tribunal de Arbitraje Deportivo de la FIFA (TAS).

CIPER intentó obtener una versión oficial de la ANFP, donde el gerente de comunicaciones, Héctor Olave, argumentó que la entidad no se puede a referir al tema, ya que se trata de un contrato entre privados sujeto a cláusulas de confidencialidad. Para conocer la versión de Sampaoli se tomó contacto con la jefa de prensa de la selección nacional, María José Vasconcelos, quien informó que el entrenador se encuentra de vacaciones y no es posible contactarlo.

Nota del editor: Este artículo fue actualizado el 13 de enero de 2016.

La ANFP arrinconada por el SII, la Fiscalía, el Ministerio de Justicia, la SVS y la amenaza de clausura

Al menos media docena de abogados ha trabajado al interior del Ministerio de Justicia en la revisión de todos los contratos y documentos contables retirados por funcionarios de esa cartera desde la sede de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP). El pasado jueves 10 de diciembre, en una reunión entre representantes del Consejo de Defensa del Estado (CDE) y funcionarios del Ministerio de Justicia, estos últimos reportaron que,  aunque todavía no finalizan el análisis de los documentos, ya han detectado anomalías que pueden dar pie a la cancelación de la personalidad jurídica de la ANFP como corporación sin fines de lucro.

En un punto crítico se encuentra la continuidad de la ANFP como corporación, debido a que el gobierno no ha descartado pedir la cancelación de su personalidad jurídica. Así lo confirmaron a CIPER altas fuentes del Ejecutivo, las que señalaron que es tal el cúmulo de irregularidades detectadas en la contabilidad y los contratos de la asociación que la solicitud de cancelación ya debería haber sido cursada. No obstante, lo que mantiene en vilo esa decisión son las repercusiones que esto puede tener: la paralización de los torneos de fútbol profesional durante un periodo que se puede extender entre uno y dos años.

Sergio Jadue
Sergio Jadue

Ilícitos que implican diversas figuras de evasión tributaria, entre las cuales se cuenta el no pago de impuesto a la renta, y al menos una decena de anomalías graves en el manejo de la contabilidad fueron detectadas en la revisión que se ha hecho en el Ministerio de Justicia. Los contratos que involucran a Datisa, la empresa que ostentó los derechos televisivos y comerciales de la Copa América Chile 2015, han sido una fuente de sorpresas permanentes para los fiscalizadores. Según fuentes de gobierno, los US$7,5 millones que entregó la Conmebol para la organización de ese torneo “aparecen y desaparecen de las cuentas, sin que se pueda rastrear en un orden cronológico su origen, flujo y destino”.

Entre las irregularidades que se han descubierto se cuentan ingresos que no siguieron los conductos contables regulares, gastos sin justificación adecuada, trasvasije de recursos entre las cuentas de la ANFP y las del Comité Organizador Local (COL) de la Copa América, el pago improcedente de dietas al directorio, contratos extemporáneos con Jorge Sampaoli y contratos con empresas de algunos dirigentes de la misma ANFP o de los clubes que la componen (como la compra de los derechos de TV y comerciales de la selección de fútbol por parte de una empresa de Carlos Heller, presidente de Azul Azul). Lo anterior implicaría que, aunque la asociación tiene la calidad de corporación sin fines de lucro, sus socios e integrantes han lucrado con ella.

De lo que no hay dudas en el gobierno, es que las corporaciones que formó la ANFP para administrar la Copa América y el Mundial Sub 17 tendrán corta vida. Según altos funcionarios consultados por CIPER se trata de dos organizaciones satélites que permitieron al ex presidente de la ANFP, Sergio Jadue, administrar los recursos a su antojo y fuera de toda norma contable. Una situación que se agravó porque el directorio entregó a Jadue, hoy procesado en Estados Unidos por recibir US$ 2,2 millones en sobornos al interior de la Confederación Sudamericana (Conmebol), el poder exclusivo para firmar todos los contratos y cursar los pagos de la ANFP.

Un ex gerente de la ANFP confirmó a CIPER que efectivamente Jadue concentró, con la venia de su directorio –Jaime Baeza, Antonio Martínez, Cristián Varela, Alex Kiblisky y Jorge Fistonic– el poder de las decisiones bajo su firma. Esto relegó a los funcionarios administrativos a un rol casi de comparsa. El resto de los dirigentes, agrupados en el Consejo de Presidentes jamás levantó la voz para cuestionar esta delegación a favor de Jadue, ni siquiera tras la revelación de la Fiscalía de Estados Unidos de que investigaba el pago de sobornos en la directiva de la Conmebol, la que era integrada por el calerano.

DOS AÑOS EN EL CONGELADOR

El Ministerio de Justicia, más allá de constatar el eventual quebrantamiento del estatuto de la ANFP y de las normas que regulan a las corporaciones sin fines de lucro, no tiene facultades para decretar por sí mismo la cancelación de la personalidad jurídica de la asociación, pues requiere del acuerdo del CDE. Por eso se realizó la reunión preliminar del jueves 10 entre funcionarios del ministerio y abogados del Consejo, donde se reportaron los hallazgos a esa fecha. Si el ministerio decide finalmente oficiar al CDE para que analice la cancelación, esta última entidad debe nombrar a un abogado que estudie los antecedentes y que determine si los directivos de la ANFP efectivamente infringieron “gravemente” los propios estatutos de esa corporación y la ley. Este abogado puede proponer al CDE acoger la solicitud de cancelación, rechazarla o adoptar medidas alternativas, como nombrar a un interventor.

Aunque los funcionarios de Justicia ya acreditaron la existencia de irregularidades que avalarían la pérdida de la personalidad jurídica, al interior del Ejecutivo se sigue evaluando la conveniencia de aplicar una medida tan radical. Un sector del gobierno opina que una resolución de ese tipo sólo ahondaría la crisis del deporte más popular, lo que podría generar escenarios políticos indeseados, como el eventual nombramiento de un interventor, lo que obligaría al gobierno a asumir un rol protagónico en una crisis ajena y de alta connotación pública.

copa-america-larojaEl análisis jurídico que se ha hecho en el gobierno, tras estudiar todos los documentos retirados desde la sede de la ANFP, es que si se opta por cancelar la personalidad jurídica de la asociación, los torneos de fútbol profesional quedarían suspendidos hasta que se genere una nueva entidad en conformidad con las normas vigentes. Esto, porque si bien la FIFA se relaciona con nuestro país a través de la Federación de Fútbol de Chile -que agrupa a la ANFP y la Asociación Nacional de Fútbol Amateur (ANFA)- es la ANFP la que  tiene la facultad exclusiva para organizar el torneo nacional y los certámenes que son de rango FIFA o Conmebol (como las clasificatorias mundialistas y la Copa Libertadores). Así, su disolución implicaría congelar toda competencia entre uno y dos años, pues ese es el plazo que, a juicio de quienes han conocido los antecedentes, tomaría reorganizar el fútbol profesional bajo una nueva institucionalidad que cumpla con las normas chilenas, los estándares de las competencias FIFA bajo criterios de eficiencia administrativa, probidad y transparencia.

El gobierno está dispuesto a buscar una solución alternativa para no dejar al país sin fútbol rentado. Esta sería una suerte de intervención encubierta y solo sería viable si los clubes que integran la ANFP se comprometen a llevar adelante un proceso de saneamiento profundo. Dependerá de la voluntad del nuevo directorio de la ANFP -que debe elegirse el lunes 4 de enero- si el gobierno decide clausurar la personalidad jurídica de la asociación o dejarla en manos de sus nuevos dirigentes, pero bajo condiciones y plazos perentorios. La idea es que las nuevas autoridades del fútbol se comprometan a ejecutar un completo plan de reestructuración que no se extienda más allá de abril de 2016.

El gobierno vería con buenos ojos que este plan considere el nombramiento de un consejo externo a la ANFP que fiscalice y acompañe el cumplimiento de todas las etapas de la reestructuración. Asimismo, que se garantice que todos los clubes entregaran a tiempo toda la documentación que requiera la investigación penal que desarrolla el fiscal Carlos Gajardo, la que incluye ilícitos relacionados con malversación y apropiación indebida.

A juicio de las autoridades, el resultado de este plan de reestructuración debe ser la transparencia total de los contratos y cuentas no solo de la asociación, sino también de las sociedades anónimas de los clubes que la componen. En ese sentido, diversos actores que han estado involucrados en este proceso han manifestado su sorpresa por la histórica falta de fiscalización de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) y del Instituto Nacional del Deporte (IND) en el control de las cuentas de las sociedades anónimas del fútbol profesional.

Hoy no solo la ANFP, sino todos los clubes profesionales, están bajo la mira de la SVS, del Servicio de Impuestos Internos (SII) y del Ministerio de Justicia. La revisión que está haciendo el SII podría revelar información clave sobre el monto real de los préstamos que los clubes han recibido de la ANFP, el detalle de sus verdaderos ingresos y gastos, así como las empresas relacionadas con los propietarios de los equipos que en paralelo hacen negocios con la asociación.

Pablo Milad, actual candidato a la presidencia de la ANFP
Pablo Milad, actual candidato a la presidencia de la ANFP

La ANFP tiene programado realizar el lunes 4 de enero las elecciones de su nueva directiva como primer paso para dar un corte definitivo a la gestión del ex presidente Sergio Jadue. En estas nuevas elecciones compiten por el sillón de presidente de la ANFP el dirigente de Curicó Unido, Pablo Milad, y el ex futbolista, ex entrenador y ex presidente de Blanco y Negro, Arturo Salah. Este último, estaba a la cabeza de la sociedad administradora de Colo Colo cuando esa entidad participó irregularmente en el sistema de donaciones aprobadas por el Instituto Nacional del Deporte (IND), lo que estaba prohibido para las entidades con fines de lucro, y que buscaban financiar con rebajas tributarias las series menores del club albo (ver reportaje CIPER “El millonario negocio de las donaciones deportivas).

Ya sea Milad o Salah, quien se convierta en el sucesor de Sergio Jadue enfrentará el fantasma de la cancelación de la personalidad jurídica de la asociación. Frente a ese escenario, una de las alternativas que barajan los dirigentes para darle continuidad a la gestión del fútbol profesional, es dejar de ser una corporación sin fines de lucro y convertir la ANFP en una sociedad anónima cuyas acciones estén en poder de cada club. El ex presidente de la asociación Harold Mayne-Nicholls, señaló a La Tercera, el jueves 17, que esa vía presenta el inconveniente de que la selección nacional de fútbol, dependiente de la ANFP, pasaría a ser un negocio privado y quedaría expuesta a que su propiedad se transe en el mercado sin regulaciones.

TURBIO MANEJO DEL DINERO DE LA COPA

Sin perjuicio de la resolución que adopte finalmente el Ministerio de Justicia, esa secretaría de Estado tiene asegurado un rol estelar en la trama que se inició con la caída de Sergio Jadue. Mientras la Fiscalía de Estados Unidos ya tiene enrielada la investigación del papel de Jadue en los sobornos pagados en la Conmebol, el esclarecimiento del destino de los dineros que se manejaron en Chile bajo la gestión del calerano dependerá en gran medida del análisis que se está haciendo en ese ministerio.

A nivel sudamericano, Jadue estaba ubicado en los últimos lugares entre quienes se repartían el dinero negro entregado por los derechos televisivos y comerciales de la Copa América y otros torneos sudamericanos. Por lo tanto, no tiene a quien más delatar ante las autoridades judiciales de Estados Unidos (vea el reportaje de CIPER “Sergio Jadue: el juego sucio que le reportó US$2,2 millones”). Pero respecto del dinero que manejó en Chile, si se transparenta todo lo que Jadue hizo podría ser lapidario para dirigentes que eventualmente se beneficiaron con tratos irregulares o que, al menos, le dejaron la pista libre.

Ramiro Mendoza
Ramiro Mendoza

Por eso, más allá de la investigación de las cuentas de la ANFP que lleva adelante una comisión nombrada por la misma asociación -encabezada por el ex contralor Ramiro Mendoza-, la fiscalización que está haciendo el Ministerio de Justicia es la primera que puede afectar legalmente a otros dirigentes del fútbol profesional local. Esto, porque los funcionarios de la cartera están obligados por ley a denunciar a la justicia los eventuales ilícitos que detecten en la revisión de los documentos. De hecho, la investigación del Ministerio Público, que dirige el fiscal Carlos Gajardo, partió precisamente de una denuncia efectuada por el Ministerio de Justicia por las remuneraciones improcedentes pagadas al directorio de Jadue.

Una de las fuentes de mayores sospechas de manejo irregular de dinero que llegó a las arcas de la ANFP son los recursos de la Copa América. La primera bofetada que recibieron los organizadores de ese torneo -que son los mismos integrantes del directorio de Jadue- ocurrió el 23 de octubre pasado, cuando los auditores de la empresa RSM entregaron a la ANFP un informe sobre las platas de la copa. El documento de 15 páginas mostró que el evento tuvo ingresos por $23.782 millones y una utilidad final de $11.817 millones. Sin embargo, los auditores indicaron que no existe certeza de cómo ingresaron los US$7,5 millones entregados por la Conmebol a la ANFP para organizar el campeonato y que el paradero de $1.500 millones provenientes de esos mismos recursos es incierto (vea el reportaje de CIPER “Platas de la ANFP: todas las evidencias contra Jadue que los dirigentes dejaron pasar”). Este, precisamente, es el enredo que el ex contralor Ramiro Mendoza trató de dilucidar con su investigación.

El informe que Mendoza entregó a los dirigentes del fútbol en el Consejo de Presidentes desarrollado este jueves 17 de diciembre, ratificó el desorden contable y financiero en las cuentas de la Copa América. Tal como lo adelantó The Clinic, la comisión de Mendoza enfatizó el traspaso poco claro de los millones de dólares desde la Conmebol al Comité Organizador Local de la Copa América (COL), sugirió la realización de una completa auditoría a todas las cuentas y contratos de las organización y acusó que no pudo contar con todos los documentos que se requerían para inspeccionar adecuadamente los flujos del dinero.

CIPER constató que los recursos de la Copa América navegaron por aguas turbias desde un comienzo. Así lo asegura Elías Vistoso, tesorero de la Federación de Fútbol de Chile, organismo que  es el vínculo oficial de nuestro país con la FIFA: “Los dineros enviados a Chile por la Conmebol y la FIFA tienen un camino establecido: tienen que pasar primero por la Federación y luego van a la ANFP”. A la inversa, las rendiciones enviadas por la ANFP a la Conmebol y FIFA también deben pasar por la federación chilena, donde son auditadas por encargo de estos organismos internacionales. Pero el tesorero Vistoso dice que nada de eso se hizo ni con los dineros enviados por la Conmebol para la Copa América ni con los que puso la FIFA para el reciente Mundial Sub 17.

mundial-sub-17-chile“El dinero tenía que llegar primero a la federación y de ahí al Comité Organizador Local (tanto de la Copa América como del Mundial Sub 17). Así, el comité, con autonomía, puede manejar su presupuesto”, agrega Vistoso. Pero no ocurrió así. Vistoso señala que en diversas ocasiones se pidió al directorio de la ANFP que explicara por qué esta vez el dinero no había transitado por la vía normal, pero la respuesta siempre se postergó. Sergio Jadue era, al mismo tiempo, presidente de la ANFP y de la propia Federación de Fútbol de Chile, por lo que tampoco le dio mucho espacio a las consultas del tesorero.

El directorio de la ANFP tomó la determinación de que los dineros para la Copa América pasaran de manera directa desde la Conmebol a una cuenta creada especialmente para el torneo en el banco BBVA. Y aunque siempre se dijo en público que el Comité Organizador Local (COL) tenía autonomía y capacidad de gestión, nunca fue así.

Un ejecutivo del COL dijo a CIPER que Sergio Jadue ostentaba el poder de firma sobre esa cuenta del BBVA. Además, sostuvo que el mismo Jadue resolvió que las cuentas del torneo fuesen llevadas por el departamento de contabilidad de la ANFP, sobre el cual el ex jerarca tenía un amplio control. En la práctica, esto significó que cada gasto de la Copa América tenía que pasar por las manos de Jadue para pagar el servicio o proveedor.

Los empleados del COL constataron en diversas ocasiones que cuando solicitaban dinero para pagar proveedores o financiar gastos corrientes, se les respondía que no había dinero en caja. La respuesta les resultaba sorprendente, debido a que ya se habían ingresado los US$7,5 millones aportados por la Conmebol precisamente para afrontar los gastos de organización del certamen. En el equipo del COL se instaló la sospecha de que el directorio de Jadue estaba usando el dinero de la Copa América para financiar otros gastos de la ANFP. Un ex gerente de la asociación indicó a CIPER que esto ocurrió en los precisos instantes en que la ANFP comenzó a repartir entre los clubes un adelanto de utilidades por una cifra cercana a $100 millones para cada equipo.

-Me acuerdo que nos salvó la tercera etapa de venta de tickets y con eso pudimos cumplir con todos nuestros proveedores. Pero era raro que el COL no tuviera plata -cuenta un ex ejecutivo del comité.

Tras la caída de Jadue, el directorio provisional de la ANFP alejó de sus funciones en la asociación al ex director ejecutivo del COL de la Copa América, René Rosas. Funcionarios de la asociación señalan que  antes de dejar la sede de Quilín, Rosas se reunió con el ex contralor Ramiro Mendoza y lo puso al tanto de todos estos antecedentes que indican que hubo un irregular trasvasije de dinero entre las cuentas del COL y de la ANFP. En ese desorden contable, habría por lo menos $1.500 millones que no tienen un destino claro.

EL APARENTE ORDEN DEL MUNDIAL

Los dineros para la organización del Mundial Sub 17 que se disputó este año en Chile tuvieron dos fuentes: recursos aportados por la FIFA y fondos del Estado. Respecto del dinero que llegó de la FIFA, sólo se sabe que, de forma anormal, no pasó por la Federación de Fútbol Chile, de acuerdo a lo señalado a CIPER por el tesorero de ese organismo, Elías Vistoso. Sobre los recursos de origen público, el Instituto Nacional de Deportes (IND) le entregó $2.163 millones al COL del Mundial. Ese dinero solventó gastos en cinco ítems: seguridad, generación de electricidad, acondicionamiento de los estadios, transporte y voluntarios.

El pasado lunes 14 de diciembre, La Cuarta publicó que el IND había rechazado la primera rendición del COL del Mundial, por una suma superior a $535 millones (vea esa nota). Aunque se pensó que podía existir el mismo problema contable de la Copa América, desde el IND informaron a CIPER que la rendición fue inicialmente rechazada por un problema de forma y no por su contenido. Finalmente, el organismo público tramitó y aceptó una segunda versión de la rendición, tras considerar subsanado el error inicial.

Darío Calderón, integrante del directorio del COL del Mundial Sub 17, aseguró que la corporación cumplió con los requerimientos del IND y rindió satisfactoriamente el total de la primera cuota, que alcanzó los $686,7 millones (vea el documento de aprobación del IND). El plazo para rendir los $1.476 millones restantes vence a fines de marzo de 2016.

Calderón señaló que el COL contrató a la auditora PwC para que visara permanentemente la contabilidad de la corporación y que pidió a la Contraloría que designara un funcionario para supervisar el manejo de los recursos estatales. Según el abogado, hasta hoy ninguna de las dos partes fiscalizadoras ha encendido las alarmas.

LAS CUENTAS DE LA ANFP

La ANFP maneja un presupuesto anual de $15 mil millones, según las cifras que entregó Sergio Jadue a CIPER en enero pasado en una entrevista donde se le consultó por su patrimonio y sus vínculos con el dueño de Unión La Calera, Tomás Serrano, condenado a 15 años de cárcel por una estafa de $12 mil millones (Ver entrevista CIPER “Sergio Jadue: Preferí no hacerme la pregunta de dónde venía la plata de Serrano). Jadue mencionó esa suma porque dijo que el Consejo de Presidentes de la ANFP había aprobado pagar remuneraciones al directorio que él encabezaba. Por eso, señaló, se estaba estudiando la cuantía que debían alcanzar esas dietas, para compararlas con las de directorios de empresas que manejan un presupuesto similar al de la ANFP.

anfp-sede-quilin-2Fue precisamente la decisión de pagarle a los miembros del directorio la que abrió al Ministerio de Justicia los libros con las cuentas de la asociación, debido a que está prohibido que las corporaciones sin fines de lucro paguen a sus directores. El ministerio es el encargado de fiscalizar que las fundaciones y corporaciones cumplan con las normas, por lo que estas entidades, además de enviar cada año sus memorias y balances a la secretaría de Estado, deben estar dispuestas a mostrar su contabilidad cada vez que la cartera lo requiera. Esa es la razón por la que funcionarios del ministerio se apersonaron en la sede de la ANFP el viernes 20 de noviembre para solicitar los libros y contratos. Aunque inicialmente les fueron negados, finalmente accedieron a la documentación. Pero solo a una parte.

CIPER solicitó al Ministerio de Justicia, a través de la Ley de Transparencia, acceso a los balances y memorias de la ANFP de 2010 hasta 2014 (ver en “Documentos asociados” en pestaña superior). En estos documentos se aprecia un fuerte aumento de los activos de la corporación bajo la gestión de Jadue: si en 2010 la ANFP declaraba activos por $11.041 millones, en 2014 esa cifra llegó a los $36.025 millones. El brinco ocurrió en 2013, cuando ingresó a las arcas de la asociación un préstamo pedido al Banco BBVA por $15.750 millones. La cifra equivale a unos US$30 millones (al cambio de la época) y todo indica que se trata del dinero que la ANFP pidió a la banca para prestarlo a los clubes que estaban ahogados por deudas con empresas de factoring (ver documento).

La revisión de las cuentas de la ANFP determinó que bajo la gestión de Jadue varios clubes superaron el límite de $50 millones por año que les puede prestar la ANFP. Esta práctica tenía por objeto generar lealtad a las políticas que impulsaba el directorio del calerano. El Consejo de Presidentes desarrollado este jueves 17 determinó que cuatro clubes aún no saldan esta deuda y se fijó el mes de enero próximo para que propongan un plan de pago a la nueva directiva: Deportes Concepción, Deportes La Serena, San Felipe y Santiago Morning.

El examen de los balances de la ANFP también indica que los gastos en proveedores y servicios tuvieron un fuerte aumento durante la gestión de Sergio Jadue. Mientras el balance de 2010 indica que en el último año de la administración de Harold Mayne-Nicholls las cuentas por pagar sumaron $590 millones, en 2013 llegaron a $5.848 millones. Dentro de este ítem, uno de los que más creció fue el de pago a proveedores, que pasó de $1.089 millones en 2012 a $2.513 en 2013. Entre ambos años también se disparó el ítem de “documentos por pagar”, de $1.015 millones a $2.721 millones. Los balances no indican quiénes son los proveedores que se pagan con este dinero ni a qué corresponden los “documentos por pagar”.

Las provisiones de pagos también aumentaron de manera vistosa: de $310 millones en 2012 a $2.293 millones en 2013. Lo que hace crecer mayormente esta glosa es la provisión de los premios para la selección nacional de fútbol: saltaron de $118 millones en 2011 a $1.863 millones en 2013, año en que se inició el proceso al mando de Jorge Sampaoli.

No solo por haber sido nominado entre los tres mejores entrenadores del mundo, Jorge Sampaoli ha hecho noticia. También porque recién ahora comienzan a conocerse los detalles de los acuerdos y contratos que firmó con Sergio Jadue. Y sus montos. La sorpresa fue que el premio inicialmente pactado para los tres miembros del equipo técnico de US$800 mil por la participación de Chile en la Copa América, se modificó dos meses después de terminado dicho torneo: la suma final fue de US$6 millones.

A eso se agregó la revelación difundida por el periodista de Chilevisión, Fernando Tapia, de que hay un segundo contrato que beneficia a Sampaoli, esta vez por concepto de imagen, que lleva la firma de Jadue. Este suplemento para Sampaoli se habría pagado en el extranjero mediante un depósito en una sociedad de inversiones.

SOCIOS Y CLIENTES

Uno de los puntos en los que han puesto más atención los funcionarios del Ministerio de Justicia que revisan los documentos de la ANFP, son los contratos que vinculan a esta corporación con las empresas de dirigentes de la misma asociación. Esto, porque podrían constituir una fórmula para convertir una corporación supuestamente sin fines de lucro en una fuente de negocios personales. En esta categoría podrían ser considerados algunos proveedores mencionados en los balances de la ANFP de 2011 y 2012. En los balances posteriores ya no se especifican los proveedores de la asociación. Entre los que figuran en 2011 y 2012, se encuentran empresas relacionadas con dirigentes de los clubes que integran el Consejo de Presidentes. Es el caso de la agencia de viajes Mundo Tour, de la que es socio Felipe Achondo, ex gerente general de Cruzados hasta 2010, a través de Inversiones y Asesorías Captiva. También aparece la Inmobiliaria e Inversiones El Melado Oeste, perteneciente a Miguel Nasur, presidente de Santiago Morning.  En la nómina figura EuroAmerica Seguros de Vida, empresa relacionada con EuroAmerica Corredores de Bolsa, la que está registrada en la Superintendencia de Valores y Seguros como uno de los 12 mayores accionistas de Azul Azul, la sociedad propietaria del club Universidad de Chile.

Miguel Nasur
Miguel Nasur

Consultado por CIPER sobre el contrato de Mundo Tour, Felipe Achondo explicó que duró 12 años: “Se firmó en la época de la presidencia de Ricardo Abumohor. Y en 2011, Jadue licitó el servicio y ahí terminó la relación”. A su vez, Miguel Nasur aseguró que no estaba al tanto de los pagos que hizo la ANFP a su inmobiliaria El Melado y se manifestó “de acuerdo en que se investigue para ver de qué se trata”. Finalmente, EuroAmerica respondió a CIPER: “Como es habitual en el mercado y de acuerdo al procedimiento de las corredoras, EuroAmerica tiene acciones de Azul Azul y de muchas otras compañías en custodia de sus clientes. EuroAmerica no tiene participación a título propio en esa sociedad”.

Un contrato que está bajo la mira es el que mantiene la corporación ANFP con el representante de uno de sus más connotados socios: el club Universidad de Chile. Se trata del vínculo comercial que une a la ANFP con MegaSports, la empresa de representación de derechos deportivos del Grupo Bethia. Ese holding es controlado por la familia de Carlos Heller, quien en paralelo preside Azul Azul. De esta manera, Heller es representante de uno de los miembros de la ANFP -la “U”- y a la vez, ha hecho negocios por millones de dólares con la misma corporación. Esto, porque Mega Sports adquirió los derechos televisivos y comerciales de la selección nacional en una negociación con Sergio Jadue por US$106 millones.

Una relación del mismo tenor ocurrió en 2010, bajo la gestión de Harold Mayne-Nicholls, cuando Chilevisión compró los derechos televisivos de la Roja por US$16 millones. Entonces, el canal estaba en manos de Sebastián Piñera, quien era uno de los accionistas mayoritarios de Blanco y Negro, la concesionaria que administra el club Colo Colo. Pero en aquella ocasión, a diferencia de lo ocurrido en la negociación bilateral que llevó Jadue con la empresa de Heller, Chilevisión obtuvo los derechos en un proceso de licitación informado y bajo supervisión notarial, en el que compitieron en igualdad de condiciones todas las ofertas de los canales interesados.

Nota de la Redacción: Este reportaje fue actualizado el 21 de diciembre de 2015.