Lo que está en juego en la batalla por los escaños reservados: el poder político indígena autónomo