Pesca ilegal, la campaña de la industria

Chile está en deuda con la conservación de sus peces y el consumo de productos del mar, pero para salir de este problema a veces ponemos la carreta delante de los bueyes o apuntamos al blanco equivocado. Así, nunca podremos avanzar o tal vez no se quiera avanzar. Reflejo de esto es la campaña de Asipes contra la pesca artesanal de botes de madera que subsisten pescando Merluza Común para alimentar a Chile en cinco regiones.

Mientras ha quedado develado el grave daño que la flota industrial ocasiona sobre la biomasa de Merluza Común que, como se aprecia en el siguiente link, por años han sido devueltas muertas al mar, peor aún, amparado por la autoridad y sus estudios de monitoreo.

Hoy ocurre que no existe urgencia real para proteger los recursos pesqueros. Se toma tiempo para levantar datos e información que nunca se encuentra y, entre medio, se da libertad de acción a los actores industriales que utilizan las artes de pesca más depredadores del sector, como lo es la pesca de arrastre.

Hemos llevado las cosas al límite y puesto en serio riesgo nuestros peces y a quienes vivimos de ellos. Además, gracias a la cuestionada Ley de Pesca el 60% de la merluza común estáen manos de UNA empresa del Bío Bío y un par de familias, mientras el otro 40% se tiene que repartir entre más de 10 mil pescadores artesanales de cinco regiones.

Algo anda mal en esta Ley de Pesca y ya todos lo saben. Es una dolorosa contradicción sostener que debemos aumentar el consumo de pescado en Chile y, a la vez, intentar que los pescadores artesanales sean criminalizados y encarcelados por llevar este pescado a la mesa de la familia chilena. La Ley de Pesca debe ser corregida, sin duda, pero para bien, poniendo la carreta detrás de los bueyes.

Es urgente revisar los derechos otorgados a las empresas que, además, son investigadas por financiar ilegalmente la política. La merluza común debe ser redistribuida, incluso por justicia debería ser exclusivamente para la pesca artesanal y asíalimentar a Chile y a nuestra gente con todas las de la ley.