Lo que arde, cuando arde Baquedano

Publicado por

Cristián Castro García

Licenciado en Historia, Universidad de Chile; Magister en Historia, Universidad de California, Davis; PhD. Universidad de California, Davis. Actualmente es director de la Escuela de Historia de la Universidad Diego Portales.

3 comentarios en «Lo que arde, cuando arde Baquedano»

  1. Nicolás Palacios, quien publicó Raza chilena en 1904, obra en la que realizó una apología del pueblo chileno como raza superior, formada por la mezcla de conquistadores de raza goda y araucanos recios y valientes. Tácitamente, cualquier otro grupo quedaba excluido en aquel simbolismo, y con el tiempo se afianzó una noción de que Chile se constituye ontológicamente por ese encuentro, mapuche – español.

  2. Si conocieran la situación actual del territorio Mapuche. nos debería dar vergüenza se le a despojado de todas sus tierras, obligándoles a vivir en los cerros. Los dueños de todos los terrenos planos son Sergio Onofre Jarpa y otros Senadores terratenientes quedándose con las mejores tierras que ni cultivan.
    En el contexto histórico los pueblos Mapuches lucharon con lo mejor del ejercito español por 300 años y jamás fueron sometidos. Quedando la frontera al sur del rio Biobío en territorio Mapuche el resto fue el despojo mas brutal del Estado Chileno.

  3. Toda invasión territorial a lo que cada uno considera Su territorio, provoca fricciones, sobre todo cuando son de culturas muy diferentes, de color diferente y de estadio de desarrollo diferente.
    Si miramos Europa, la que conocemos por los libros de Historia, vemos que todas las invasiones han sido problemáticas, y que pasan siglos y a veces miles de años, y los problemas no se zanjan.
    Vemos problemas de Inglaterra con Irlanda o con Escocia, en España con los vascos, en Belgica los Walones y los Holandeses andan a las patadas, a Polonia la han hecho sandwich varias veces los alemanes por el oeste y los rusos por el este. etc
    Hasta el siglo XX estas cosas se solucionaban a patadas. Pero llegado el siglo XXI hay nuevas modalidades de entender el problema, conversando.
    El autor se queja que a los afrodescendientes no les dieron escaños. En Chile según los genetistas todas las personas de raigambre chilena de antes de la Independencia, tenemos por lo menos un 50% de Indio y un 4% o 5% de Africano. Así que seguramente
    de hechos estaríamos todos representados.
    El problema es si hay una masa crítica de africanos reconocibles que vivan como etnia con sus costumbres e idiomas y su territorio .como para cederle escaños especiales.
    Porque si es por minorías, tendríamos que entregarle escaños hasta el Estadio Palestino.
    Volviendo a la cordura, creo que nuestra nación mapuche merece un tratamiento digno del siglo XXI, reconociendo que la conquista de los territorios bajo la República fue violenta y que no se respetaron los pactos. Creo que hay que dignificar el 50% de nuestros ancestros, haciendo un esfuerzo especial en el trato con el pueblo mapuche, sin trampas y de buena ley..
    Tenemos que aceptar que a ojos de los europeos, nosotros en general no parecemos europeos, porque no lo somos, y eso no es ni bueno ni malo, pero debemos aceptarlo como una realidad para poder lidiar con los sentimientos encontrados que nos provoca la confusa idea de una conquista., que todavía no hemos asimilado.
    Aquí no hay ni buenos ni malos, la realidad nos muestra que nadie tiene el monopolio de un territorio, ni de una cultura estática, y que los movimientos de pueblos, por muy pacíficos que sean, siempre provocan molestias y resquemores en los que estaban antes.
    Así los inmigrantes son una suerte de invasión, sean alemanes o haitianos han metido una cuña una nuestra cultura tradicional, en nuestros dioses y nuestros valores.
    Y nosotros cuando nos refugiamos en otros pueblos también somos una molestia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *