La gran transformación de Chile

Publicado por

Jeannette von Wolfersdorff

Ingeniera comercial, directora ejecutiva del Observatorio Fiscal.

12 comentarios en «La gran transformación de Chile»

  1. Qué buen análisis hace la economista, con argumentos robustos critica el modelo chileno que no ha dado los resultados que prometió y solo ha ayudado a concentrar más el capital y aumentar la desigualdad, para que decir el daño al patrimonio natural del país y apropiación de las rentas delos RRNN.
    A ver si los economistas de la oposición recogen algo de esta mirada para que de una vez por todas no solo critiquen, sino propongan un modelo económico sustentable social y ambientalmente.
    De los grupos económicos poco se puede esperar en que repartan el poder acumulado, si no se los regula bajo un nuevo paradigma del desarrollo nacional.

  2. La columna es demasiado larga, no era necesario profundizar tanto en algunos conceptos, le falta capacidad de síntesis. Lo escribo con respeto, entre trabajo y vida personal cuesta darse el tiempo de leer una columna tan extensa como esta. Como siempre pasa solo profundizó donde le convenía y dio opiniones vagas pero que a simple vista encantan para quienes nunca han leído algo de Hayek o Smith. Son un medio nefasto por donde se les vea, cada vez que leo algo de ustedes me decepcionan más. Espero que hagan columnas de opinión más responsables y de todo corazón espero que algún día (pronto) dejen de existir por el bien común. Saludos cordiales

  3. Felicitaciones a este medio de prensa y a los intelectuales que se esfuerzan desinteresadamente, por colocar sus conocimientos al servicio de una mejor sociedad.
    Es muy importante recalcar que los grandes grupos económicos siempre han buscado la seguridad y continuación de sus negociados antes que una competencia libre y transparente. La nueva constitución debe debe terminar con el rol subsidiario del estado . Este modelo de libertinaje económico done la dictadura del gran capital campea debe terminar para que termine la desigualdad de oportunidades y la pobreza.

  4. El análisis de Jeannette propicia la reflexión desapasionada de quienes tienen algo que cuestionarse, en particular sobre las externalidades negativas que ha provocado nuestro modelo económico. Toda crítica es de suyo política, basada en creencias e ideas; toda crítica que utiliza el argumento de la escasez de argumentos tiene una base ideológica imposible de no ser advertida. Discutir las ideas y abrirse a las críticas con neutralidad es lo que nos falta como sociedad .

  5. muy buena columna y que da argumentos tecnicos sobre algo que nuestra intuicion nos indica que no es correcto, nuestro modelo adaptado a los intereses de grupos que concentran la economia, el poder, los medios, y a los politicos, solo unos pocos ganan. Tambien es relevante ver el video sobre el caso de Israel y ver como Briones defiende lo indefendible y evade responder, es lo que hemos recibido siempre y esta claro que no hay intenciones de cambio en el corto plazo, Esto es el argumento para no volver a elegir estos gobiernos.

  6. La historia económica de las diferentes corrientes de los gurú.
    Muestran los aciertos y de saciertos con los modelos.
    Hace 90 años nos demostraban ,como la concentración ,dejaba crecer la desigualdad y no se replantearán, La sostenibilidad,El bienestar de las Personas,Ingresos y patrimonios de los grupos más acomodados,
    La innovación y productividad,La resiliencia para enfrentar las crisis.
    Con una mejor y más sana competencia.

  7. Buen trabajo para puntualizar las deficiencias y efectos del modelo económico. El capitalismo en su versión neoliberal (o en cualquier otra) no tiene otro destino que el descrito en el artículo.En vista que no existe otro modelo económico alternativo, efectivamente, se requiere una sólida voluntad política para balancear y poner límites al impacto del modelo en la sociedad, así como tomar en la más alta consideración la Naturaleza y los determinantes medioambientales. Ninguna economía puede prosperar en medio de estados extremos de desigualdad (dónde van a colocar su producción las empresas capitalistas si los consumidores carecen de capacidad adquisitiva); y es, por otro lado, un contrasentido pretender la continuidad del desarrollo destruyendo nuestra ecología como fuente natural de supervivencia. Saludos desde Perú.

  8. Excelente columna sobre el fracaso del mercado como orden espontáneo y autorregulado, una ficción que nunca existió.

  9. Interesante aporte al problema de excesiva concentración económica, y/o oligopolios, y la desigualdad.
    Echo de menos que no mencione el grave problema de la pésima educación escolar pública, como causa clave de mayor desigualdad en nuestro país. Tenemos alumnos que egresan sin comprension de lectura, y sin habilidades comunicacionales, que han sido ascendidos de curso a la fuerza, por leyes que impiden la repitencia escolar, y con nulo manejo del idioma inglés. Es muy difícil que esos alumnos logren trabajos de calidad en la nueva economía del conocimiento. Y en ese grave problema, referirse al poder del Colegio de Profesores y el Estatuto docente que impide que se pueda despedir a los malos profesores. Y obviamente, también el no lograr pagar mejores sueldos a los mejores profesores, con fórmulas audaces para lograr recursos para ello, como por ejemplo privatizar un porcentaje de Codelco.
    Lo otro que echo de menos, es el efecto disruptivo de China, Vietnam y otros en el mundo , con su manos de obra barata, sin protección laboral sindical, lo que constituiría una competencia desleal para los trabajadores con poca educación de Chile y Occidente.

  10. Estimada Jeannette:

    What is wrong with economics?
    Que la economía es la mera técnica de maximizar las utilidades y socializar las perdidas, íntimamente asociada a la gula y la avaricia de los poderosos, que pretende ser una ciencia, una filosofía e incluso una religión.
    Sin embargo desprecia a la vez que coopta la política, la ciencia y el conocimiento; la cultura, la filosofía y la sabiduría; e incluso la religiosidad y la santidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *