Una aproximación filosófica a la defensa técnica del modelo de AFP: idealización, financiarización y verdad

Publicado por

Álvaro Muñoz Ferrer

Magíster en Filosofía Política, Universidad de Santiago. Doctorando en Filosofía, Universidad de Chile. Profesor externo de la Universidad Adolfo Ibáñez.

3 comentarios en «Una aproximación filosófica a la defensa técnica del modelo de AFP: idealización, financiarización y verdad»

  1. Resumen: El modelo está mal. Debería funcionar mejor pero No tenemos idea como mejorarlo. Por lo tanto exigimos que se solucione y nos dé mucho dinero a todes.. (filosofía Millenial…).

  2. Gracias por el artículo. Me encontraba leyendo a Durkheim en Las Formas Elementales de la Vida Religiosa, especialmente en esa parte donde da cuenta de que los primitivos y sus sagrados (el principio totémico o, en el fondo, “lo social”), se hallaban en relación de necesidad, donde el renunciamiento de la ofrenda tenía la contrapartida de la renovación de la energía sagrada para soportar esa vida profana. En esa dinámica, las Afp parece ser muestra de eso que el autor asocia a periodos cíclicos de decaimiento de lo sagrado,
    con la gran diferencia que en el caso de los primitivos, era un decaimiento “natural” o ” estacional” o “externo” si se quiere, en lugar de esta situación donde el propio individuo propicia una expansión de lo profano, ubicándolo en el lugar de lo sagrado (lo social, generando, en definitiva, una sensación de “innecesariedad” fatal, que rompe vínculos sagrados (o sea el nexo social). Es como si hubiese un usurpador en el trono, uno que el propio individuo coronó.
    No obstante lo anterior, si bien el texto deja en claro el carácter de aproximación, y da cuenta de varios hechos que muestran que las condiciones “externas” que los ideólogos señalan en realidad no parecen serlo, me parece que se insinúa que el modelo de Afp es el único causante de esas condiciones, como si se tratase de un bucle o una tautología. Habría quizá que justificar el grado de participación del modelo de Afp en las condiciones que propician su funcionamiento parcial.
    Por otra parte, el texto indica “…nos permite pensar en un modelo de desarrollo que no esté sometido totalmente a los vaivenes y a la incertidumbre del mercado financiero…”. ¿No podría implicar aquello pasar de un exceso de idealización a otro, trocar idealizaciones? ¿ Es realmente posible la interaccion del hombre con el mundo sin asumir la contingencia? Quizá los días que vivimos puedan llevar reflexionar de verdad en lo fatídico de todas las idealizaciones y de lo anémicos que nos volvemos ante ellas al no enfrentarlas. No se trata de revivir las viejas ideas exageradas de Nietzsche, pero de lo que exageró, al menos mirar lo que dejó como media. Al final, para eso exageró.
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *