Cambios de giro y rubros inexistentes: la lista de empresas que han solicitado más de un millón de permisos de trabajo en Santiago

Publicado por

Nicolás Sepúlveda

Ha sido reportero de educación y política en Radio Bío Bío y en los medios digitales El Dínamo y El Mostrador. Ganador 2019 del premio “Pobre el que no cambia de mirada” por su investigación sobre un informe oculto que revelaba los abusos a menores en hogares del Sename (junto a Juan Andrés Guzmán). Seleccionado y finalista del Premio Periodismo de Excelencia de la Universidad Alberto Hurtado en 2016, 2017 y 2018. En 2019 gana este premio en la categoría Periodismo de Investigación y Mejor Reportaje Escrito por la serie de reportajes sobre los medidores inteligentes (junto a Gabriela Pizarro). En noviembre de 2017 participa del taller de crónica urbana dictado por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) en Ciudad de Panamá, dictado por el periodista argentino Cristián Alarcón. En 2018 es seleccionado para participar de la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación (Colpin), realizada en Bogotá Colombia, por sus reportajes sobre “Operación Huracán” y el financiamiento ilegal de campañas políticas por parte de empresas pesqueras. En 2020 es seleccionado para asistir al Encuentro América Latina - Europa de Periodismo de Investigación, a realizarse en Lima, Perú, para exponer su trabajo durante la revuelta social en Chile".

7 comentarios en «Cambios de giro y rubros inexistentes: la lista de empresas que han solicitado más de un millón de permisos de trabajo en Santiago»

  1. Las y los habitantes de Coronel y alrededores necesitamos que se visibilice nuestra realidad. Estamos con Cordón Sanitario, sin embargo, las empresas obligan a trabajadores de otras comunas a concurrir a sus puestos y desarrollan sus actividades con total normalidad.

  2. En Peñalolen ,constructora NOVAL , filial Salga Corp , ha funcionado durante toda la pandemia , con permiso del subsecretario de Gobierno( Gallo) , bajo el pretexto viviendas sociales para habitantes de campamentos , en realidad son viviendas sociales asignados para grupos politizados y según ellos dueños del terreno .

  3. Interesante articulo, seria tanto o más completo aún cuando consideren también las ciudades intermedias que estando en cuarentena obligatoria siguen manteniéndose los niveles de contagio mientras la agroindustria frutícola y vitivinícola sigue en funcionamiento recolectando a sus trabajadores de las zonas urbanas confinadas.
    No hablamos de pequeñas empresas, hablamos incluso de medianas y grandes, hablamos de tacos en las mañanas, hablamos de Curicó por ejemplo.

  4. Típico Chileno
    Es evidente que las limitaciones y los permisos disponibles por efectos de la pandemia conducen a los negocios a “mentir” para cumplir con la ley. Nos mentimos permanentemente, pero como cumplimos con las “formas”, nos olvidamos o nos echamos al bolsillo los verdadero motivos, “el Fondo”. Si a eso le sumamos la evidente imposibilidad, especialmente de los negocios pequeños y unipersonales, de quedarse en las casa sin generar recurso alguno, esperando que el Gobierno de al clavo con alguna medida económica oportuna, sencilla, con menores barreras de entrada y con mayores criterios de inclusión, la lógica del chileno de hacer como que hace sigue en pie y se valida aún más. Y para rematar, el virus aún no se vuelve buena persona.

  5. Como siempre, la ley la cumplen sólo los pelotudos. Los “vivos” se las arreglan para evadir. Mientras tanto la gente que se ve forzada a incumplirla para salir a ganarse el pan diario, se enfrenta a sanciones.

  6. Resulta que tengo una empresa pequeña que se dedica a perforación de pozos profundos . El SII nunca a tenido esta identificación clara así que uno busca la que más se asemeja . Antes de la pandemia no había problemas pero ahora tuvimos que ampliar el giro a algo que se pareciera más a esto y poder conseguir los permisos colectivos. Basto eso para que el SII nos bloqueara la facturación porque no demostramos el giro y como no hay nadie para verificar el domicilio y poder facturar de nuevo o no facturamos infringiendo la ley o no trabajamos … ninguna cosa lógica

  7. Bueno, hay empresas y personas que no pueden trabajar desde marzo. No todos tienen la suerte de los empleados públicos, que aunque no trabajen en todo el mes cobren su sueldo integro, bono incluido…. Si falsifican un permiso para poder trabajar, bien me parece. Además, que tanto si ni los parlamentarios que juran respetar la constitución respetan las leyes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *