La tragedia de querer cambiarlo todo y no lograr hacerlo

Publicado por

Claudio Fuentes S.

Claudio Fuentes S. es doctor en ciencia política (Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill) y profesor titular en la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales. Es también investigador asociado del Centro de Estudios Interculturales e Indígenas, CIIR.

9 comentarios en «La tragedia de querer cambiarlo todo y no lograr hacerlo»

  1. Propongo un método más económico y más barato, de naturaleza apolítica y no partidista, e igualitaria. Que el SERVEL, quien con su base de datos, sortee y elija a los delegados constituyentes, de acuerdo al número de distritos electorales, como los de los diputados, respetando igualdad de género y de pueblo indígena. Está convención se constituiría después del plebiscito de entrada de Abril 2020, siempre y cuando resultara ganadora la opción “SI”. De ahí se denominaría Asamblea Constituyente, que estudiaría y redactaría los preceptos de la Nueva Constitución.
    Ésta sería una propuesta limpia, pura y no contaminada, dejando el lado político y elitista. Un compromiso decente y cabal, sin ambages.
    Gracias

  2. Me parece que describe muy bien la cruda realidad de los partidos políticos de izquierda y de los movimientos sociales, que piensan que tienen la verdad absoluta. Y el riesgo de esta obtusa visión es que no logremos cambiar nada.

  3. Consideremos que una constitucion mas que un organo regente.es un glosario de pactos.sociales .de influencia economica.seguridad territorial .zonal y particular.se conplica su redaccion por la “lucha de poderes” que por efecto se da…como hacer para que esto funcione? Como hacer que sr priduzca “la alegrua” de una nueva constitucion cambie nuestras vidad para mejor….estimo que volveremos a ser cavetnicolas y regresar a la semilla social. O sea el viejo.amado.odiado 50% mad uno. Y asunto resuelto… gracias por permitir opinar ..

  4. Realmente confundido. Acabo de leer sobre un modelo “estatista-participativo”?? Eso no existe!! Por esencia un estado mayor desprecia profundamente al individuo, el que termina siendo visto únicamente como una vaca a la que se debe ordeñar su dinero, para seguir.manteniwnso, y aguantando, una burocracia estatal que solo piensa sobre si misma.
    Había leído otros comentarios de Fuentes y me parecían sobrios, acertados en varios temas. En este, ciertamente que no.
    No logro creer que mezclen 2 conceptos que están totalmente en las antípodas uno del otro. No voy a repetir ejemplos claros de estados hipertrofiados. Todos ocupan u ocupaban la palabra “Democrático ” en su nombre. Ninguno lo era

  5. Concuerdo, los que queremos un cambio profundo somos mayoría, pero si no nos ponemos de acuerdo para conseguir un cambio común, seguiremos siendo grupos aislados y minoritarios. Hay que sentarnos a hablar, tanto los políticos como los gremios, para priorizar lo que cada uno pide y llegar a un resultado integrador de todas las miradas. Probablemente no vamos a quedar todos completamente satisfechos, pero el resultado será mejor que la situación actual. La otra opción es seguir peleando por nuestros derechos cada uno desde su vereda y nunca lograr una mayoría suficiente para lograr algo.

  6. Buena reflexión, ojalá se puedan superar diferencias, identificar comunes denominadores como dice el autor y hacer que todos los pequeños poderes individuales se transformen en un gran poder ciudadano que por fin inicie una transformación estructural.

  7. Completamente de acuerdo.
    Para equilibrar el concentrado poder económico y político existente, se requiere de una actitud de cooperación y complemetariedad que esté por sobre los intereses particulares y legítimos de todos los actores sociales. La pregunta es como.
    El ADN del modelo neoliberal, es el individualismo, que viene siendo muy similar a la fisiología propia del cáncer. Se concentra el poder en las células más poderosas, deborandose para fines propios, todo lo que pueden. Quizás en la medicina podemos encontrar señales que permitan llevar a cabo una estrategia colectiva y asociativa para curarnos de este mal que nos aqueja no sólo hace 30 años.

  8. Interesante articulo pero creo que los conceptos clásicos no nos representan.
    En este minuto lo que se ve es a una clase, la política; que no se preocupó de sus representados y que hoy dando palos de ciego quiere rehacerse entre filisteas disputas que los llevan a las pequeñeces de siempre. En última instancia “salvar el pellejo”, y a esta nueva “profesión” con la que han lucrado demasiado.
    Quizá y de una vez lo que el presidente debiera haber hecho es haberlos mandado a todos a su casa y haber conducido el país, si le interesa, ya que también podría acompañarlos, con una suerte de “Asamblea de Alcaldes” y con ellos haber reorganizado y sentado las bases de una nueva Política. Organizar en el breve plazo una Asamblea Constituyente y redefinir a este país, a través de una Constitución ciudadana.
    Por decreto hay muchas cosas que se pueden hacer con efecto casi inmediato y que nuestra máxima autoridad ha adolecido de la sensibilidad y el desapego necesario a sus beneficios económicos, a rangos que la sola mezquindad no explican.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *