La derecha y las violaciones a los Derechos Humanos

Publicado por

Pablo Ortúzar

Antropólogo social y Magíster de Análisis Sistémico aplicado a la Sociedad por la Universidad de Chile. Actualmente cursa estudios de Doctorado en la Universidad de Oxford. Fue representante en Chile de The Global Shapers Community (Foro Económico Mundial). En 2016 fue elegido uno de los 100 jóvenes líderes de la revista “Sábado”, El Mercurio. Autor del libro El poder del poder (2016), coautor de Gobernar con principios (2012), traductor de La gran sociedad (2014), de J. Norman, editor de Subsidiariedad (2015) y y de uno de los capítulos del libro El derrumbe del otro modelo (2017). Es investigador del Instituto de Estudios de la Sociedad (IES).

23 comentarios en «La derecha y las violaciones a los Derechos Humanos»

  1. Una gran columna de opinión que estaba echando de menos en CIPER. De todo lo que habian publicado antes se concluye que el uso de la fuerza era ilegítimo, y que las fuerzas fueron usadas para reprimir fuera de todo marco legal. Eso es lo que a grandes rasgos nos han dicho todo el tiempo en CIPER. Lo cual la mayoría de la gente sabe que no es del todo cierto.

    Lo único es que a esta columna le habría puesto un título más centrado. Tal vez el autor lo puso como un señuelo al sesgo de confirmación para aquellos amigos que no pueden entender como el director del INDH dijo lo que dijo respecto a la sistematicidad de las violaciones a las DDHH.

  2. No me gustó tu artículo, la violación a los DDHH no tiene excusa.
    Estaba dispuesta a adherir como socia, pero me abstendré.

  3. Me parece un artículo algo apologista de una fuerza “pública” cuya credibilidad yavenía por el suelo y es actualmente nula. Yo creo que carabineros de Chile está quebrada, y que será necesario crear una nueva policía. Puedo comprender lejanamente la desesperanza de los agentes que día a día son enviados a combatir a una población crecientemente furiosa, también pienso que mientras el disque-presidente no repliegue a las fuerzas especiales de las manifestaciones, la violencia escalará. Finalmente, pienso que lxs pocxs uniformadxs que pretendan tener una pizca de lealtad a su patria, deben desistir de sus labores represivas.

  4. Claudia, buen día. Acabo de leer su comentario. Respeto su opinión. La mía es que si los ciudadanos van a financiar medios de comunicación, deben ser medios que aporten al debate desde distintos ángulos, pero con respeto y tolerancia. No me parece sano que apoyemos solo si publican artículos alineados con nuestros puntos de vistas. Más aún cuando se trata de columnas de opinión y no de reportajes periodísticos, como es este caso.

  5. Más allá de la redacción, a ratos confusa, de esta columna, no se ha probado que haya “centros de tortura imaginarios”. De hecho, el fiscal Daniel Urrutia dio una entrevista en Tele 13 Radio en que dijo que el caso denunciado (del chico que pasó por la comisaría de metro Baquedano y describió su interior, lo cual coincidía con la realidad) se está investigando. La gente se quedó con la imagen del director de la PDI, que exigió histriónicamente a Micco una disculpa,. Igualmente se quedó con la cuestionada declaración de este último en la TV. Hoy, funcionarios que trabajan con él están pidiendo su renuncia.
    Ha habido un intento de lavado de imagen de responsabilidades por la violación de DD.HH. en los últimos días. Esta columna tiende a trazar una zona ambigua al respecto.

  6. El titular dice una cosa y la columna (pobremente redactada) no se desarrolla acorde a dicho título. Ciper, por favor, sean serios y rigurosos, tal cual lo han sido hasta ahora.

  7. No se si elarticulo lo escribio el partido del orden o Goebbels. Tachar de “indecente” y “sedicion” a la izquierda fue y es el esquema de descredito historico que ha utilizado la derecha para instalar “el orden” y su agenda antidemocratica.

  8. El país esta en un momento complejo y las personas justifican la violencia con más violencia. Si tu me agredes yo buscaré matarte.
    Por otra parte, los partidos que han invocado al RenunciaPiñera es un gesto poco ético, ya que la misma condición ha sido fomentadas por ellos incluso insólito cuando sale una persona como Pamela Jiles y señala amenazas por generaciones.

  9. perdón? apremios ilegítimos? hay 22 personas muertas, violaciones,atropellos, personas sin un ojo… no estamos hablando de detenciones violentas ni siquiera golpes, sino muertes y mutilaciones, ayer el instituto nacional de oftalmología dijo que nunca habían visto tal cantidad de perdidas oculares en un tiempo tan corto, ¿de que estamos hablando don Pablo Ortuzar, y la legitimidad democrática con un gobierno que una encuesta de su sector (Cadem) lo ubica al 13% de aprobación, primer articulo de ciper que yo pondría en el mercurio o la tercera.

  10. Me gustaría saber quien protege mis derechos?. No puedo trabajar, no puedo desplazarme, no puedo tener paz. Soy independiente y no he podido generar ingresos.

  11. Interesante como el articulo que en su inicio acusa los vicios morales de apuntar al “empate” termine tratando de empatar en un discurso confuso de como carabineros esta bien y mal a la vez, que no es todo herencia a de la dictadura, que los del indh no son injustos, pero que si se restringe mucho su actuar, dejan de actuar y nos dejan a manos del lumpen.

    Muy seco el potito del periodista, que al tratar de hacer un analisis apolitico, falla en decir que la institucion de carabineros esta absolutamente desprestigiada, que funciona como una mafia que solo responde y tienen lealtad a sus altos mandos, altos mandos que no tienen las facultades o la voluntad de obedecer a sus superiores politicos, sin caer en la represion, la crueldad, la camarilla y que lo hacen sin rendir cuentas a nadie, para al final cuando es inevitable que existan consecuencias por ordenes de sus propios altos mandos, dichas consecuencias son irrisorias y/o las sufren unos cuantos sacrificados de bajo rango.

    Una auditoria profunda, extrema, con miras a una reforma profundisima a la institucion se viene evidenciando necesaria hace decadas, y lo que sucede hoy no es la excepcion, sino la regla qur obliga a deantelar y reconstruir de cero la institucion.

  12. Todo eso que hablas del estado de derecho y la democracia suenan muy lindos pero no existe. Todos condenan la violencia, pero solo la fisica, el sistema es 1000 veces mas violento. Chile ardera, y el mundo sabra que fue culpa de Piñera, en primera instancia, por no escuchar, y de toda la clase politica, por avalar los abusos por años. No lo olvidaremos.

  13. Como opinión es aceptable. Como análisis, deja mucho que desear.
    Desde un tiempo a esta parte, ha resultado recurrente que variados columnistas floreen sus escritos con citas del célebre Albert Camus, como una especie de coartada intelectual para demostrar que sus juicios están a un nivel moral incuestionable. No obstante, a diferencia del presente columnista, el autor franco-argelino siempre se cuidó de no ser demasiado superficial ni exclusivamente circunstancial.
    La debilidad del análisis de esta columna es precisamente lo que aparenta ser su fortaleza. Ubicarse más allá del bien y del mal, en un principio; cometiendo el grueso error de inclinar la balanza para uno u otro lado según va avanzando, dependiendo de los ejemplos y circunstancias que aborda. Veamos.
    El columnista reclama que algunos sectores de izquierda, como el PC y parte del Frente Amplio, cuestionen “la legitimidad democrática del gobierno de Piñera y su capacidad para invocar el uso de la fuerza policial y militar en defensa del orden público”. Primero, habría que decir que la legitimidad de un gobierno no viene solo dada por los resultados electorales. Es más, el apelativo “democrático” no nos agrega mucho, habida cuenta de que nuestros actuales sistemas democráticos, alrededor del mundo, pecan en numerosos casos de ser meros formalismos. Segundo, es indudable que no se le puede negar a un gobierno su capacidad de recurrir a la fuerza policial y militar para defender el orden público. Pero sí se le puede discutir la pertinencia y eficacia de poner en práctica esa capacidad, teniendo en cuenta sobre todo, los resultados que arroja en función del orden público mismo. Tercero, deslizar implícitamente que estos sectores de izquierda formarían parte de una estrategia sediciosa por el hecho de plantear, por ejemplo, una acusación constitucional contra el Presidente de la República, significa desconocer que en nuestra actual ordenamiento jurídico dicho procedimiento está contemplado, sobre la base, obvia creo yo, de que ningún gobierno ni ningún gobernante puede ser tenido por inefable per se. Cuarto. Es precisamente aquí, desde donde aflora una de las permanentes confusiones de quienes defienden el orden, por el orden, cualquiera que éste sea, considerando que las acciones del ser humano en sociedad son exclusivamente mecánicas, y sólo regidas por un hábito y una rutina unidimensional.
    En palabras de nuestro columnista, frente a la violación de los derechos humanos, la derecha peca de silencio, de tener las manos atadas frente al necesario uso de la fuerza; mientras que la izquierda los manipula, directa e indirectamente, posibilitando la aparición de los violentistas, incendiarios y saqueadores. Así las cosas, ni una ni otra, ni menos nuestro columnista, intenta comprender la dinámica que fluye, tanto por dentro como hacia fuera, de los colectivos situacionales, en donde la identidad y sus objetivos, son altamente relativos y fragmentados, construyéndose espontánea y circunstancialmente. Colectivos situacionales que incluyen a un sinnúmero de grupos que se alternan y conviven en las llamadas crisis sociales, revueltas o revoluciones; y cuyo actuar está muy lejos de tener una coordinación de tipo estratégico capaz de ser anticipada por servicios de inteligencia. En síntesis, izquierda, derecha y nuestro columnista, tienden a considerar a estos colectivos como una especie de “tontos útiles”, en la práctica y en la teoría. Nada nuevo.
    La decencia pues debiera estribar en un intento sincero de comprender el por qué de los acontecimientos, y no tan sólo en juzgar cómo ellos se verifican bajo un aparente manto de moralidad superior.

  14. Demasiadas palabras, para no señalar nada, se nota que no entiendes el contexto y menos aún el fondo, quizás sea por falta de asistir a protestas aunque sea de observador o falta de real calle.

  15. Pedir la renuncia de un mandatario con cerca de 10% de aprobación no es infame, es parte del juego democrático, lamentablemente no tenemos herramientas democráticas efectivas al respecto, y juzgar o equiparar la solicitud de renuncia de un presidente con el silencio cómplice del gobierno ante las violaciones graves a DD.HH. parece improcedente y desproporcionado. Concuerdo en que la pelota está en la cancha del gobierno (la derecha), evidentemente el primer pase tiene que ser reconocer las violaciones a DD.HH. y generar un espacio de verdad, justicia y reparación, porque a este país no le hace bien que la defensa de los DD.HH. sea patrimonio de la izquierda. Pero todo indica que no es esa la intención y se sigue intentando imponer orden público con fuerzas de orden y autoridades políticas sin legitimidad.

  16. Me cansé de leer tu artículo. La verdad entiendo plenamente lo que tratas de decir pero en realidad creo que está hecho con el objeto de sobrevivir a la realidad que vivimos y plantar para pronto cosechar como un columnista imparcial. En este afán caes en la chabacanería mediocre, oportunista. Por momentos pensé que leía una editorial del semanario que edita el centro de alumnos del colegio Verbo Divino pero plop! Es Ciper.
    Mediocre, malo, sesgado y hecho para solo un tipo de chilenos.
    Ortúzar contesta una pregunta por favor: Estarías dispuesto a regalar un ojo de tu hijo con el fin de mantener el orden social y además aun así, mantener tan en alto el nombre de una institución que ha dado muchas muestras de mediocridad y mala fe?

  17. El articula deja la desagradable sensación que justifica los cientos de mutilaciones, apaleos a gente ya reducida, uso indiscriminado de lacrimógenas , muertes por la acción policial , agresiones sexuales, todo esto a lo largo de varios meses sufrida no por delincuentes, señor articulista , sin que la autoridad responsable pongo atajo a tanta violencia policiaca. Lo anterior ,el autor del artículo, lo deja , sin explicitarlo, dentro de lo que denomina ” violencia legal” y ” algunos casos de apremio ilegítimos” que en mi parecer no son algunos
    casos y es violación a los DDHH durante ya largos tres meses pasando a ser la norma

  18. Buena columna, bastante certera a mi parecer comparándola con los años setenta de los cuales se notaba la polarización exagerada por ambos lados, en esos momentos no podemos decir que haya gente decente si no hay dirigentes decentes, el levantamiento del pueblo como tal, fue más que nada por una noble y justa razón, que venía abarcando décadas de resentimiento contra aquellos que gobiernos negligentes que sólo gobernaron por interés propio, y económicos, adormecido a la gente con palabrerias como la justicia, el bien nacional, y poner en énfasis el sentir nacional, usando su populismo para ganar votos, en ese sentido el levantamiento del pueblo, pidiendo dignidad es justificado, ahora lo que vienen después es el estúpido hecho de enorgullecerse de no haber líder, jante que si no hay una figura clara e imponente, no habrá quien defienda los intereses del pueblo, es por ello que esta marcha fue tergiversada y utilizada por diversos grupos políticos y sociales, cabe destacar el movimiento feminista y los partidos políticos de izquierda y derecha, es por eso que esto se ha polarizado en gran medida, sin una figura clara que represente los ideales abogados por el pueblo y por su movimiento, no habrá como mantener unida a la gente, podríamos poner como ejemplo a la revolución francesa de eso, aunque claro en menor medida y con menos sangre, y con eso podemos decir que claro, con políticos tan negligentes que sólo velan por sus intereses, es claro que va a responder de manera que pueda ganarse el favor de la gente al odiar de igual manera la represión de las fuerzas policiales y catalogan doloso como inhumanos y criminales, cuando no ha habido ni siquiera una control político sobre ellas y ni siquiera una rigurosa jurisdicción en ellos, y con eso aún andar negando y denigrando su manera de ejercer su labor, jante que ellos son los que se llevan la peor parte de todo, también es claro decir que a pesar de que estos partidos políticos han hecho su movimiento en torno a denigrar y poner a todos de su lado en contra del gobierno abogando por la democracia y por el bienestar de la gente, es hilarante en gran medida, en primera instancia sabiendo que el mismo Allende aún teniendo poca aprobación se mantuvo en el poder y aún después de ser derrocado, abogaron que no lo dejaron terminar su mandato y que fue estrictamente elegido por la gente, y ahora ellos mismo quieren o muestran signos de querer hacer lo mismo abogado por la democracia y cuando ni siquiera tienen la definición de democracia, jante que hay diferentes ejecuciones de esta, con todo esto dicho, he de decir que el gobierno ha fallado, las fuerzas policiales están a su merced, el pueblo está siendo manipulado a su antojo y todavía hay incertidumbre por una nueva constitucion que dando lo mismo el cambio o no, la situación irá mal de igual forma

  19. Estimados no soy de derecha o izquierda, solo un ciudadano común y corriente que quiere lo mejor para las futuras generaciones.
    Pero que extraño que todo este estallido social no se diera antes, en donde se vendió medio país a privados, la educación empeoro y la salud se endeudo, fue justo bajo el mandato de un gobierno de derecha que todo pareció mal ¿y por que antes no?
    y acá es cuando uno se pregunta todo este estallido social fue natural o empujado por un sector extremo.
    Imaginemos un gobierno de la concertación quien gobernó por décadas a Chile y que en estos también hubo corrupción, privatización al por mayor, puerta giratoria, ingreso indiscriminado de extranjeros, que abría echo y que medidas habría tomado ante la destrucción de medio país, saqueos, destrucción de pymes, incendios a edificios públicos y privados, habría tirado pétalos de roza a los involucrados o habría cedida en cada demanda que solo hundiría al país en caos y pobreza en el tiempo.

    Es una buena pregunta, como para pensar por un largo tiempo, que hay detrás de todo esto “Natural o Empujado”

    saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *