¿La investigación científica chilena será capaz de aportar soluciones a la crisis en Chiloé?

Mientras intensas movilizaciones sociales sacuden el sur de nuestro país, específicamente Chiloé y sus alrededores, una soterrada polémica se instaló entre diversos miembros de la comunidad científica acerca de la posible causa de la crisis ambiental que dio origen a esta emergencia. La industria salmonera está al centro del debate. Algunos desestiman su influencia, considerando la magnitud de las alteraciones climáticas a las que nos enfrentamos, otros sugieren que hay elementos para pensar que las actividades de crianza de salmones podrían estar generando efectos indeseados para nada despreciables.

En primer lugar, un grupo de científicos del Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) y del Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) (1), descartó cualquier relación entre la intensidad de la marea roja y el descarte de miles de salmones muertos en el océano. Esa fue una intervención muy criticada y que llenó de dudas a los chilotes. Estos investigadores atribuyen el fenómeno de marea roja a los efectos del caluroso verano pasado, enumeran las mediciones hechas y los tipos de microalgas involucradas. Nada se dijo en esa intervención de algún posible efecto -independiente de la marea roja- por haber arrojado al mar toneladas de salmones muertos. Por supuesto, buena parte del espectro político, incluidos ministros de Estado, han usado estas declaraciones para diluir responsabilidades y, en especial, la posible responsabilidad de las salmoneras.

chiloe-protestasLa marea roja es un fenómeno que se produce natural e intermitente en distintas partes del globo. Consiste en la proliferación masiva de un conjunto de microorganismos marinos (microalgas, como diatomeas y dinoflagelados) que tiene dentro de sus causas el aumento de las temperaturas, acidificación y sobresaturación de nutrientes en las aguas. Un grupo de estos microorganismos producen neurotoxinas y -cuando se multiplican en eventos conocidos como Floración Algal Nociva (FAN)- pueden infectar peces y mariscos. Estas toxinas no suelen ser mortales para la fauna marina, pero sí lo pueden ser en personas que consuman esos productos del mar, aunque hay evidencias en otras latitudes de que esto también puede ocurrir en animales.

También existen eventos de proliferación de microalgas que no producen toxinas, pero que pueden hacer enorme daño por acción mecánica, como ocurrió en el verano de este 2016, matando a millones de salmones en sus jaulas. Una parte de estos peces muertos fueron los arrojados al océano.

Por su parte, el Colegio de Biólogos Marinos de Chile estimó que el efecto del calentamiento del agua producido por el “Fenómeno del Niño” puede explicar completamente la intensidad de la marea roja de este año, y por lo tanto, la crisis ambiental. Esta reducción del impacto de la industria salmonera -instalada en el sector hace 30 años- al evento particular del vertimiento de peces muertos, resultó muy conveniente para quienes desestiman su influencia sobre el ecosistema.

Sin embargo, existen científicos que piensan que sí puede haber efectos producidos por la actividad humana, pues si bien los alcances del “Fenómeno del Niño” son evidentes e indiscutibles, este evento pudo haberse intensificado por la eutroficación de las aguas, como consecuencia de la presencia de la industria salmonera. Por su parte, otros sectores argumentan que el vertimiento en el océano de toneladas de salmones muertos (autorizado por Sernapesca y la Armada) podría haber influido en la mortandad de la fauna marina autóctona, haciendo sinergia con los efectos de la marea roja y otras alteraciones en las propiedades químicas del agua.

¿QUÉ SE INVESTIGA EN CHILE SOBRE ESTE TEMA?

En nuestro país se realiza investigación científica principalmente en las universidades, mayoritariamente con financiamiento estatal. Entre las fuentes de este financiamiento, destacan tres entidades: Conicyt, Iniciativa Científica Milenio (ICM) y Corfo.

Conicyt aporta recursos a través de varios instrumentos, entre los que se destacan Fondecyt (enfocado en investigación básica), Fondef (para investigación aplicada) y Fondap (para grandes centros de excelencia). El ICM cumple un rol similar a Fondap y la Corfo está más enfocada en la investigación asociada al desarrollo productivo.

Para tener un panorama de la investigación que se hace en Chile sobre los temas centrales que dan origen al conflicto en Chiloé (marea roja, salmonicultura y efectos de la salmonicultura en el medio ambiente), hemos realizado un análisis detallado de los proyectos financiados por el Estado en los últimos 10 años. En Fondecyt (que representa entre el 40 y el 50% del presupuesto de Conicyt) las investigaciones acerca de marea roja no alcanzan a ser una al año, en promedio, a pesar de que este problema está descrito en Chile desde hace 50 años y afecta de sobremanera a quienes viven de los productos del mar, tanto para consumo como para comercialización.

En Fondef, por su parte, se ha financiado un total de 20 proyectos acerca de marea roja desde 2001, aunque la mayoría de ellos se concentran en tres años: 2002, 2007 y 2010, cuando se hicieron concursos especiales para este tema. Fuera de esos años, Fondef solo financió dos proyectos en marea roja.

pesca-grafico

Esto contrasta con las investigaciones sobre salmónidos en cultivo (2), las que en Fondecyt son casi tres anuales, en promedio, con un presupuesto total que es cuatro veces superior a los fondos destinados a proyectos relacionados con marea roja. En Fondef las iniciativas sobre salmonicultura que se financian son tres por año, en promedio, con un presupuesto total de más del doble que los recursos aplicados a marea roja.

La industria salmonera es poderosa en Chile: ocupa el tercer puesto en exportaciones y tiene una extensa red de influencias en el mundo político. A pesar de ello, no son pocos los que han alertado sobre las consecuencias negativas que puede traer la práctica salmonera en distintos aspectos tales como ecosistemas autóctonos, equilibrio de nutrientes en el agua, dinámicas sociales, otras actividades comerciales relacionadas con el mar, entre muchos otros. Las salmoneras se defienden y dicen que no hay estudios que demuestren un efecto negativo, pero veremos que eso no es tan cierto.

Las investigaciones en salmónidos no necesariamente tienen relación directa con la industria salmonera, pero al financiar con recursos públicos proyectos que analizan desde alguna disciplina (biología, fisiología, ecología, etc.) a estas especies -que no son naturales de nuestro país- o sus enfermedades (piojo de mar, varios tipos de virus, algunas algas, etc.) se está beneficiando de alguna u otra manera a la industria, pues la empresas usarán tarde o temprano ese conocimiento para mejorar su productividad.

Si volvemos a mirar Fondecyt en busca de proyectos de investigación que analicen los posibles efectos ambientales del cultivo de salmónidos, encontramos exactamente siete en 10 años. Esto representa un 14% del presupuesto que se gastó en investigaciones que pueden ser útiles para mejorar la productividad de la industria salmonera en el mismo periodo. Pero a pesar de ese escaso financiamiento, se han demostrado algunos efectos nocivos de la salmonicultura: destrucción de fondos marinos, desoxigenación del agua, propagación de infecciones a especies autóctonas, desequilibrio de cadenas tróficas por especímenes que se escapan de las jaulas y uso indiscriminado de pesticidas y antibióticos, entre otros (3).

¿Cómo remediar estos efectos nocivos? Pues, en Fondecyt y Fondef se ha asignado dinero para investigar este tema: apenas un proyecto en los 10 años analizados.

Pero Fondecyt y Fondef no son los únicos fondos que financian investigación básica. Existe un programa llamado Fondap en Conicyt y la Iniciativa Científica Milenio, dependiente del Ministerio de Economía. Ambos instrumentos han financiado varios centros de investigación en oceanografía, pero solo uno destinado al tema de acuicultura, ninguno en marea roja, ninguno en pesca. Este único centro es el Centro Interdisciplinario de Investigación en Acuicultura Sustentable, el que desde 2012 y hasta 2017 cuenta con un presupuesto anual de $4 mil millones. Este centro se orienta a la investigación sobre acuicultura sustentable en tres tipos de cultivos -salmónidos, mitílidos (mariscos) y recursos endémicos (especies autóctonas)- con líneas de investigación en cinco focos: sustentabilidad ambiental, salud animal, sustentabilidad económica, tecnologías en genómica acuícola y genómica marina y recursos marinos.

salmoneras-2Si se revisa la nómina de publicaciones científicas de este centro, el primer año (2013) tenía una proporción equilibrada de trabajos en los tres tipos de recursos (salmónidos, mariscos y especies autóctonas). Pero en los años siguientes, la proporción de publicaciones en salmonicultura respecto al total fue en aumento: 37% el 2014 y 52% el 2015. De este total, solo se encuentra un trabajo por año sobre marea roja y un trabajo en los tres años acerca de los posibles efectos de la salmonicultura en el ambiente. Si bien el centro sigue operando y las investigaciones en distintas áreas tienen, por su naturaleza, ritmos distintos y no siempre generan la misma cantidad de publicaciones, se observa una tendencia que es difícil de comprender, salvo que la sustentabilidad económica de la acuicultura haya sido considerada prioritaria respecto de los otros temas, en particular respecto a la sustentabilidad ambiental.

Además de este centro, existen varios laboratorios y centros pequeños que estudian el tema. Pero no cuentan con ingresos tan generosos y suelen depender de las universidades que los albergan, que ya traen importantes problemas de financiamiento.

En relación a los recursos que aporta Corfo, es más difícil hacer un seguimiento de los proyectos que financia, pues no dispone de información pública sobre estas investigaciones en función de áreas de estudio. Por lo mismo, es imposible hacer el mismo análisis aplicado a Conicyt o ICM. Pero uno de los focos que Corfo ha declarado prioritario es la transferencia tecnológica desde la academia hacia la industria y, por lo tanto, ha diseñado herramientas para que las industrias justamente usen el conocimiento generado en las universidades, para diversificarse y aumentar su productividad.

Si bien en el tema acuícola Corfo declara poner énfasis en cultivos de peces y mariscos autóctonos, el tamaño y fortaleza del sector salmonero hace que sea muy difícil que se logre esa ansiada diversificación. Esto, no solo porque la salmonicultura copa el mercado, sino porque además cuenta con un activo lobby en el mundo político, amplias redes de colaboración y una infraestructura lista, por lo que es muy probable que capte de igual modo buena parte de los recursos de Corfo. De hecho, para la crisis del virus ISA (4), durante el primer gobierno de Michelle Bachelet, la Corfo aportó a los salmoneros US$120 millones para rescatarlos de su inminente fracaso.

RELACIÓN ENTRE SALMONES Y MAREA ROJA

A pesar del escaso financiamiento para la ciencia en Chile, las salmoneras se han visto favorecidas directa o indirectamente con muchas investigaciones en su área, realizadas la mayoría en universidades públicas. Estas investigaciones le permiten a la industria aumentar su productividad, al entregarle un conocimiento profundo de la biología de los peces y sus enfermedades. Así, la industria encuentra formas de disminuir los costos, de mitigar o curar las enfermedades que afectan a los peces o automatizar sus procesos.

Las investigaciones en otros aspectos críticos del mundo marino están bastante por debajo de los números de los proyectos sobre salmonicultura, en especial las investigaciones sobre los efectos de la industria salmonera y las formas de remediarlos, temas casi inexistente en nuestro país.

salmonerasA pesar de que se desarrollan con cuentagotas, las escasas investigaciones sobre los efectos de la industria salmonera han demostrado aspectos nocivos de este rubro. Es más, hay investigaciones científicas, ya publicadas, que muestran que podría haber una relación a largo plazo entre el cultivo de salmones y la proliferación de los microorganismos que producen la marea roja. El uso indiscriminado de alimento en las jaulas, genera un exceso de nutrientes en el agua cercana (eutroficación) y la enorme densidad de peces por jaula agota el oxígeno disuelto (hipoxia).Estos dos factores, pueden gatillar un aumento dramático de los microorganismos relacionados con la marea roja (5). Pero los científicos de IFOP, Sernapesca y del Colegio de Biólogos Marinos, no citan ninguna investigación para descartar tal efecto, o para descartar algún efecto de verter 4 mil toneladas de peces muertos al océano. ¿Quién tiene la razón? Probablemente, la mejor respuesta a esta pregunta es que falta más investigación, la que de empezar a hacerse ahora de manera equilibrada en cuanto a financiamiento, ya estará atrasada al menos 10 años.

¿QUIÉN DECIDE QUÉ SE INVESTIGA EN CHILE?

Hay quien dice que el Estado es responsable por no asignar prioridades en los temas que se deben investigar en Chile, como la marea roja. Pero eso es un error, pues en buena parte de los instrumentos de financiamiento mencionados sí hay una prioridad establecida por los gobiernos. Corfo, Fondap y parte de Fondef asignaron recursos prioritarios a la acuicultura y salmonicultura por una decisión política, y ahora estamos pagando las consecuencias. ¿Quién lo decidió? Los distintos gobiernos postdictadura y sus expertos: entre cuatro paredes, privilegiando la competitividad y la productividad, sin importar los efectos en las comunidades humanas ni ecológicas (6).

Otros sostienen que el error es justamente asignar prioridades desde el Estado, pues los grupos de investigación deben ser libres para escoger sus temas en función de la curiosidad o el deseo de resolver los enigmas de la naturaleza. Sin embargo, la distribución de temáticas en Fondecyt e ICM, no obedecen a estas directrices gubernamentales y justamente quedan libres al interés de los investigadores y a la excelencia de su trabajo. Entonces, ¿por qué de igual forma hay un sesgo en la asignación de recursos para investigar en salmónidos en desmedro de otros temas, como la marea roja o la remediación del medioambiente? En nuestra interpretación, la anhelada libertad investigativa es en realidad una ilusión, pues está sujeta a diversos tipos de presiones e incentivos, desde el factor económico hasta la necesidad de reconocimiento social, pasando por las imposiciones del sistema de cuantificación de la investigación, que implica la evaluación de indicadores de desempeño, como publicaciones y patentes.

Finalmente, la decisión de qué se debe investigar en Chile no puede dejarse a la ilusión de la libertad investigativa, pero tampoco a las decisiones tomadas por un grupo de burócratas con intereses creados. Debemos tomar las riendas de estas decisiones como sociedad toda, equilibrando las necesidades sociales con la necesidad de generar conocimiento, fortaleciendo a las universidades donde se hace la investigación y no arrojándolas a la locura de la competencia, haciendo partícipe de las investigaciones a los ciudadanos y dejando de cuantificar a los grupos de investigación como si fueran emprendedores. De lo contrario, para poder subsistir los científicos nos terminaremos encerrando y enfocando exclusivamente en nuestra propia vigencia competitiva, sin importar lo que pasa a nuestro alrededor.

 

Notas:

  1. Sernapesca, con un presupuesto anual para el 2016 de $32 mil millones, tiene por misión “contribuir a la sustentabilidad de los sectores pesquero y acuícola y a la protección de los recursos hidrobiológicos y su medioambiente, a través de una fiscalización integral y gestión sanitaria que influye en el comportamiento sectorial promoviendo el cumplimiento de las normas”. Sin embargo, ha sido cuestionado en varias oportunidades por su falta de fiscalización y su cercana relación con las salmoneras (vea la columna publicada por la periodista Carola Fuentes en El Mostrador y una nota del diario de Aysén El Divisadero).
  1. Investigación en salmónidos, se refiere al estudio básico o aplicado de la biología, fisiología, ecología u otros, de los peces de la familia de los salmónidos, exóticos para nuestro país, cultivados en granjas de peces (salmoniculturas). Se incluyen también estudios de esta misma naturaleza referidos a especies que causan enfermedades en salmónidos (piojo de mar y algunas bacterias y virus específicos). No se incluyen estudios con foco en los posibles efectos de la industria salmonera, ni en su remediación. Tampoco se incluyen estudios en especies autóctonas cultivables o con interés comercial, ni peces ni mariscos.
  1. Al respecto, se puede consultar:
  • Soto & Norambuena. Evaluation of salmon farming effects on marine systems in the inner seas of southern Chile: a large-scale mensurative experiment. Journal of Applied Ichthyology 20: 493-501. 2004.
  • Buschmann et al. Efectos ambientales de la acuicultura intensiva y alternativas para un desarrollo sustentable. Revista Ambiente y Desarrollo, 2005.
  • Cabello. Heavy Use of Prophylactic Antibiotics in Aquaculture: A Growing Problem for Human and Animal Health and for the Environment. Environmental Microbiology 8(7). 2006.
  • Fortt et al. Residuos de tetraciclina y quinolonas en peces silvestres en una zona costera donde se desarrolla la acuicultura del salmón en Chile. Revista Chilena de Infectología 24(1). 2007.
  1. La crisis del virus ISA se refiere a un brote de este virus específico de salmones que casi acaba con la industria entre 2007 y 2008 . La enorme densidad de peces que se usa en las jaulas en Chile influyó decisivamente para hacer hace muy rápida la propagación de este virus y muy difícil su contención. El uso indiscriminado de antibióticos y otras sustancias tóxicas para intentar detener la plaga, hizo que el salmón chileno adquiriera mala fama en muchos países, donde se detectó la presencia de estos antibióticos e incluso sustancias cancerígenas, como el violeta cristal o verde malaquita.
  1. Sobre este punto, se puede revisar:
  • Heisel et al. Eutrophication and harmful algal blooms: A scientific consensus. Harmful Algae 8, 3-13. 2008.
  • Buschmann et al. A review of the impacts of salmonid farming on marine coastal ecosystems in the southeast Pacific. Journal of Marine Science 63, 1338-1345. 2008.
  1. Sobre el tema, se puede ver:
  • Feltzenstein et al. Competitive advantage in global markets: the case of the salmon industry in Chile. European Business Review 26(6). 2014

Publicado por

Felipe Villanelo Lizana

Asamblea por el Conocimiento y la Investigación. la mejor app para conocer gente en mexico

17 comentarios en «¿La investigación científica chilena será capaz de aportar soluciones a la crisis en Chiloé?»

  1. Es notable cómo se verifica en todas las políticas públicas la presencia del sistema capitalista y su capacidad para dirigir desde el Estado su propia reproducción.

  2. Estimados:

    Yo trabajo en Investigación asociado a otros temas, entre ellos innovación, pero omitieron el hecho que la acuicultura está considerado dentro de los clusters prioritarios que había generado el Consejo para la Innovación con su panel de expertos. Cuando uno postula proyectos esos elementos forman parte de la argumentación.

    Saludos,
    Fernando Crespo.

  3. Tristemente esta es la realidad, por desgracia a causa del sistema de financiamientos de proyectos de investigación que estan enfocados en la parte productiva, y que te exigen que las empresas privadas aporten millones de pesos a los proyectos, es casi imposible hacer ciencia básica enfocada en estudios de impacto ambiental, conservación de especies, efectos de industrias de alto impacto ambiental en la sociedad entre otros, porque ni el estado ni los privados financia este tipo de proyecto, desde cerca de 10 años atras a la fecha la inversión estatal en ciencia básica, a bajado casi en su totalidad. Y como la mayoria de la ciencia en Chile se realizá a base de proyectos financiados por el estado significa que investigaciones en los temas que se encuentran en la palestra ahora son pocos. Pero eso no quiere decir que no se desee hacer, hay miles de nuevos cientificos incluyendome que estarian en primera linea investigando la crisis y ni siquiera con presupuestos muy holgados. No junten a los viejos estandartes de la Investigación que se relacionan con la industria a las nuevas generaciones de Doctorados y Post-doctorados que realmente estan interesados en Investigar y aportar soluciones en la crisis del Salmón.

  4. Efectivamente, como da cuenta un comentarista la acuicultura, minería y en general la producción son sectores con prioridades en investigación. Pero en que linea? principalmente en la linea del mejoramiento de la producción, que de ninguna manera genera una mejoría económica para el país, sino que para unos pocos dueños de estas empresas. Los proyectos que investigan sobre impactos e incluso sobre restauración ecológica son pocos y Felipe da cuenta de ello. 

  5. Hola. El fenomeno se llama FAN: floracion de algas nocivas (o floraciones algales nocivas). No FAM (masivas nada que ver) Saludos!

  6. Estimado Felipe, me parece muy atingente la columna de opinión que escribes, sin embargo  las floraciones algales son conocidas como FAN o HAB (en ingles), “Floraciones Algales Nocivas”, y no como “Floraciones Algales Masivas” como señalas. Saludos. 

  7. Estimado Fernando Crespo: lo que usted plantea es precisamente lo mismo que dice la columna, que hay una decisión política de las autoridades para priorizar el financiamiento público destinado a proyectos sobre acuicultura. Le recomiendo releer la columna desde el subtítulo “¿Quién decide qué se investiga en Chile?”.

  8. Estimado Fernando, efectivamente quedó fuera del análisis el tema de la bonificación por estar dentro de un clúster prioritario. Sin embargo es una variable muy difícil de analizar puesto que habría que tener presente muchas cosas: las bases de cada concurso de cada año para ver cuánto y cómo bonificaba estar dentro de un clúster; si solo depende de la disciplina declarada por el postulante, que no siempre coincide exactamente con el tema a investigar; si es algo absolutamente objetivo o depende del criterio de los evaluadores o grupos de estudio; cómo cambia a medida que han ido cambiando la definición de clústeres; entre otros. Gracias en todo caso por el aporte. Slds
    PD: Trataremos de corregir el error de algal masiva (FAM) en lugar de algal nocivas (FAN). La premura nos jugó una mala pasada. Gracias por avisar

  9. Toda investigación, por muy básica que sea, es útil para proyectos de desarrollo; son los buenos emprendedores quienes saben utilizarla. Y son los científicos quienes deben mostrar cómo es que lo que hacen ayuda al desarrollo de la humanidad.
    Respecto a quien decide que se investiga, debe haber libertad para que los científicos decidan, y también debe existir un mecanismo para que el Estado (que es casi lo mismo que sociedad) enfoque al menos parte de los recursos que destina a ello. Si creemos que los “burócratas” que deciden sobre el empleo de los recursos del Estado no hacen bien su trabajo, accionemos para cambiarlos o cambiar la forma de distribuir los recursos, pero no solamente para asegurar que ellos entreguen recursos también a quienes se sienten desfavorecidos en la repartición.
     

  10. Estimad@s:
     Puedo señalar  desde el punto de vista de alguien que realiza investigación “aplicada” (aunque no existe como tal) que el ESTADO ha hechos esfuerzos, pero la constante para esta y otras problemáticas es la falta de un ENTE que Articule, centralice y le de valor agregado a la información generada por las distintas instituciones (cada uno con sus propios intereses y primando la adjudicación de financiamiento más que el interés social) y fuentes de financiamiento (Corfo, FIP, etc). Por un lado, para evitar duplicidad de esfuerzos y optimizar el uso recursos económicos que se destinan para este fin, y por otro, para poder dar los saltos de conocimientos que nos permitan una mejor comprensión de los fenómenos naturales y tomar decisiones técnicamente apropiadas, económicamente viables y socialmente aceptables. Pero como estamos en Chile, el individualismo y los grupos de poder que también se asientan en mundo CIENTIFICO no proyectan un escenario muy halagüeño. Por último, quiero señalar que existe un estudio que se realizó hace más de una década que iba en la línea de predicción de eventos FAN pero quedó sin continuidad.
    • FIP 2006-36-Programacion y análisis de información biológica y oceanográfica obtenida a través del Programa de Sanidad de Moluscos Bivalvos (PSMB)
    Descargable desde : http://bit.ly/1oId7jB  o http://www.fip.cl/FIP/Archivos/pdf/informes/inffinal%202006-36.pdf
    OTROS Subprograma Acuicultura FIP
    • FIP 2008-19 Análisis del riesgo de ocurrencia de eventos de floraciones algales nocivas a través de la evaluación de la información histórica del programa de sanidad de moluscos bivalvos (PSMB) de Sernapesca
    • FIP 2007-20 Prospección y seguimiento de microalgas nocivas para la actividad de cultivo de pectínidos (II, III y IV Región)
    • FIP 2005-16 Bases científicas para el diseño de protocolos de traslado de recursos hidrobiológicos para evitar la dispersión de organismos constituyentes de plagas
    • FIP 2007-21Evaluación de la capacidad de carga del estuario de Reloncaví, X Región (Fase experimental)
    • FIP 2000-29Determinación de la capacidad de carga de las zonas estuarinas de los ríos Valdivia y Bueno, X región
    • FIP 99-23Diseño de monitoreo ambiental para las actividades de acuicultura en la zona sur-austral
    http://www.fip.cl/prog_subprog/acuicultura.htm

  11. Hay unos trabajos de investigación del año 2002 hasta la fecha, realizados por los académicos de la Univ. De Concepción Sres; Alfredo Troncoso, Marco Salamanca y Ciro Oyarzun que estudian el fenómeno del marea roja en Aysen y Chiloé…..
    Interesantes conclusiones en cuanto a la relación entre la salmonicultura y Marea Roja (VPM).
    Slds.

  12. Estimados. Fui parte del comité forestal del FONDEFF y debo decir que los proyectos se seleccionaban por su mérito dentro del comité, y felizmente pude constatar que no hay presión política o de otro tipo en favor de algún proyecto.
    Una crítica, con altura de miras que puedo hacer, es que si la investigación no termina en dinero o negocios no interesa en el Fondeff.
    Tristemente eso deja fuera los bosques, el mar, los ecosistemas y todas aquellas áreas que son patrimonio natural, salvo que se las vea como un negocio…
    Por ejemplo, las publicaciones relativas a los resultados aportan cero puntos. Esto, aparte de los escasos fondos asignados, hacen un panorama preocupante.

  13. Notable, Felipe Villanelo. También, el aporte de VAMH. Yo, como periodista, he tomado nota de los conflictos entre investigadores e instituciones en el área. Será lo humano, pero las rivalidades no deben paralizar. Podemos quejarnos de la descoordinación y de los proyectos que quedan truncos. Y, también, de las venias a la actividad productiva, tomada como aislada del entorno, como dice Villanelo. VAMH pide un ente coordinador. Durante la inauguración del Congreso del Mar que termina hoy en Concepción, se dejó caer la proposición por un ministerio del mar. Sueño. Pero ¿habrá que esperar que el Ministerio de Ciencia y Tecnología coordine? El IMO inaugurado el lunes 23 oficialmente en Concepción, podría aunar esfuerzos. En la inauguración estaba presente el director del IFOP, entre otros. La expedición científica que inició ayer 25 de mayo el buque Cabo de Hornos, con expertos seleccionados, es de esperar que no construya en el vacío y aproveche una búsqueda bibliográfica sobre la marea roja, tal como la que someramente ha mostrado VAMH. No es científico construir desde cero, se descubre sobre hombros de otros. Recomiendo el artículo de Nibaldo Bahamonde, de 1992, en http://goo.gl/pzgBWE. 

  14. me gustaria saber que dice este señor al respecto..Dr. Juan Rusque Alcaíno, un científico eminente de Chile como miembro de su junta de Asesores de Políticos de Alto Nivel. Dr. Rusque ha sido Director Nacional de Pesca de Chile (1990-2000); Director Nacional de Obras Portuarias del Ministerio de Obras Públicas y Transportes de Chile (2000-2006), Subdirector Nacional del Instituto de Desarrollo Agropecuario de Chile (INDAP) (2007-2010). Consultor Internacional en Infraestructura Portuaria y Pesquera y Experto OCT/PNUD. Director de Empresas públicas y privadas. Docente e Investigador en Universidad de Chile, Universidad de Santiago (USACH), Universidad de Concepción, Chile ;Universidad Nacional de Buenos Aires (UNBA),Argentina; Instituto Torcuato Di Tella (Buenos Aires); Universidad Central del Ecuador ;Universidad Estatal de Guayaquil, Ecuador y University of Wales, Gran Bretaña. En 1996, el Servicio Nacional de Pesca Marítima y el National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) del Gobierno de los Estados Unidos le otorgó el Premio Especial de Conservación por sobresaliente contribución a la conservación de los mamíferos marinos del planeta

  15. Me parecen muy interesante las discrepancias entre Uds. los estudiosos con mucha experiencia en investigaciones y charlas a través del mundo.
    Lo cierto que la gran mayoría de los ciudadanos interesados en saber que pasó realmente con este desastre en Chiloé, no entiende nada de lo que hablan Uds, porque se limitan a discutir posturas científicas y académicas en un lenguaje propio .
    Yo los entiendo ,y los he observado  cuando se postulan  a  Fondos de Investigación Pesquera, dineros que se acumulan por un aporte obligatorio de las Grandes Empresas Pesqueras y que el Estado destina exclusivamente a investigación.  
    Lamentablemente, estos fondos concursables, de acuerdo a mi experiencia y lo que he visto en muchas pescas de investigación efectuadas en el Estuario y Seno del Reloncaví, solo sirven para depredar el escaso recurso que queda de especies protegidas. Sería muy largo enumerar cada pesca de investigación con sus secuelas, documentos y filmaciones que tengo en mi poder.
    El seno del Reloncavi con su estuario y sus grandes ríos, el Puelo y Petrohué, otrora un paraíso, donde especies pelágicas migratorias  y otras desovaban, hoy día colapsa.
    Como presidente de una agrupación turística de ese entonces(Comité Turístico de Ralún-COTUR) por más de 20 años, denunciamos en reiteradas ocasiones el gran impacto ambiental que estaban provocando las instalaciones salmoneras, porque nosotros vivimos en la zona costera.
    Las empresas, faenaban sus salmones en cautiverio en la misma costa del Estuario, vertiendo la sangre en sus aguas. Las jaulas de engorda se encontraban unas al lado de otras, con grandes cantidades de salmones, cuyas fecas  y restos de alimentos, se acumulaban en el fondo marino del Estuario y Seno. 
    Esto lo he denunciado en reiteradas ocasiones, pero las autoridades aducen que solo un estudio científico puede determinar el impacto de las salmoneras en el mar del sur.
    La Armada en un buque científico explora  el litoral afectado y  tratará con los científicos a bordo llegar a una conclusión, pero creo que todo quedará en un informe donde se escribe mucho y se dice poco, atendiendo a los severos impactos que tendría a la economía regional un informe desfavorable a la salmonicultura.
    Sin ser un ecologista profundo, menos un político obtuso, con mucho trabajo por años en la preservación del medio ambiente, me queda la convicción que la ” Marea Roja” ha sido solo un factor que ha contribuido al gran desastre, desencadenado por la acumulación por años de sedimento vertido en el fondo marino, agravado por los salmones descompuestos botados en el seno del Reloncaví

  16. De que la ciencia, la investigación y los científicos estén al servicio del capital ya no queda duda alguna. Pero que aquellos sigan preguntando por las “causas del problema”; que el sistema de financiamiento, que los cluster, que la innovación, que el neoliberalismo…
    Por favor… que el mundo científico asuma su complicidad en “esta realidad”; taquillando desde sus centros de investigación, tomando gran reserva y repartiendo huella de carbono para volar a congresos que jamás tuvieron utilidad alguna.
    La academia se revisa las uñas mientras el mundo se desploma, y en vez de calcular cuanto cemento se requiere para “reconstruir”, diseñan una nueva lima a pilas, para ahorrar la energía de tan trivial tarea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *