Farmacia municipal de Recoleta desnuda cómo la industria infla los precios de los medicamentos

A tres minutos de haber comenzado su exposición, Marcos Fernández hizo una pregunta que demostró que casi todos los que habían llegado a esa reunión estaban en la misma sintonía y que buscaban solucionar el mismo problema. Frente a él, sentados en el zócalo de la Municipalidad de Recoleta, había alcaldes, concejales, funcionarios y representantes de a lo menos 130 comunas del país. Habían llegado desde Antofagasta, Iquique, Tocopilla, Petorca, Olivar, Molina, Putaendo, LlayLlay, La Ligua, Ancud, Puente Alto, Quinta Normal, Independencia y hasta Punta Arenas, entre otras tantas. Ante la pregunta de Fernández, muchos levantaron su mano y miraron alrededor para ver cuántos más lo hacían.

-¿Cuántas comunas de las que están acá representadas compran medicamentos para sus vecinos a través de sus direcciones de Desarrollo Comunitario a las grandes cadenas de farmacias que están coludidas? –fue la pregunta.

Marcos Fernández
Marcos Fernández

Fernández, quien a mediados de octubre se convirtió en el gerente general de la Farmacia Popular Ricardo Silva Soto, la primera farmacia municipal en Chile que entregará medicamentos a precio de costo a sus habitantes, miró rápidamente a los asistentes y sonrió. La gran mayoría tenía su mano arriba. Siguió:

-Todas las comunas estamos gastando dinero, así que lo que aquí planteamos es que esos mismos recursos los gastemos de una forma mucho más eficiente: ocupando un canal de compras municipal a través del mecanismo de la farmacia popular.

Era el viernes 30 de octubre por la mañana, y Fernández era uno de los principales expositores del seminario “Creando Farmacias Populares”, organizado por la Municipalidad de Recoleta. Él era el encargado de explicar en detalle el innovador modelo que el alcalde Daniel Jadue (PC) está llevando a cabo para permitir a los habitantes de su comuna que cuenten con Ficha de Protección Social, acceder a medicamentos que no están disponibles en los consultorios y a un valor que promete ser un 70% más bajo que el precio de mercado o incluso más.

Una apuesta cuyo primer efecto ha sido demostrar cómo las utilidades de la industria de fármacos han abultado excesivamente y sin control los precios de los medicamentos en Chile. De allí que, si el proyecto de Jadue logra consolidarse y extenderse a otros municipios, facilitará a la población el acceso a fármacos de alto costo, mejorará la economía de los hogares al reducir su gasto en salud e impactará en la eficiencia del uso de los fondos municipales al permitir la reasignación de recursos.

Basta mirar el cuadro de precios comparados que preparó la Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco) de Recoleta para entender por qué el nuevo programa social ha generado tanto interés en municipios de todo Chile y, a la vez, el rechazo de la industria farmacéutica.

Por ejemplo, el Acebron es un anticoagulante que en las tres grandes cadenas de farmacias –Ahumada, Cruz Verde y Salcobrand– se vende entre $13.790 y $14.810. En la farmacia municipal de Recoleta, los usuarios inscritos podrán conseguirlo pagando más de diez veces menos: $1.280 (*ver Nota de la Redacción al final del reportaje). El Dazolin es un medicamento para el tratamiento del Alzheimer que en el mercado cuesta entre $58.880 y $73.890, pero en la nueva farmacia municipal de Recoleta se va a entregar a sólo $16 mil. Y el Ipran, un antidepresivo que las farmacias privadas venden entre $38.640 y $41.490, con la iniciativa de Jadue se podrá adquirir a $2.280.

-Cuando vemos la diferencia de valores y nos encontramos con precios aumentados en un 1.000% o incluso más, y sabemos que esto es lo que puede extender y mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos, fundamentalmente de las personas mayores, acercarles una farmacia municipal deja de ser sólo una posibilidad y se convierte en un imperativo ético y moral –dijo el alcalde esa misma mañana al dar inicio al seminario.

Aunque el equipo que comanda Daniel Jadue demoró cerca de un año y ocho meses en estudiar, diseñar, desarrollar y poner en marcha el proyecto, el modelo es bastante simple. De partida, no es una farmacia común y corriente, sino que un programa social del municipio. No estará abierta a todo público ni funcionará todos los días: la autorización que le dio el Instituto de Salud Pública (ISP)para operar señala que sólo abrirá tres veces a la semana entre las 12:00 y 16:00 y que únicamente podrá suministrar medicamentos a “los usuarios inscritos en la Dirección de Desarrollo Social” de la municipalidad (ver autorización).

Tampoco venderá los fármacos que tenga en stock, sino que funcionará sólo como un canal de compra y dispensa, sin fines de lucro. O sea, como un simple intermediario para que los cerca de 1.500 vecinos que ya se han registrado compren barato sus remedios. Ni siquiera los gastos operativos, que bordean los $4 millones mensuales –según aseguró Marcos Fernández a CIPER–, se traspasarán a los precios: es un costo que asumirá el municipio como una subvención.

A pesar de que tendrá a disposición el petitorio mínimo que el ISP exige a cualquier farmacia para poder funcionar, será en bajas cantidades, y sus principales esfuerzos estarán destinados a conseguir los fármacos que demanden sus beneficiarios a través de recetas médicas. Es un modelo cooperativo: primero se reúne la demanda para luego, en base a esas necesidades, salir a buscar la oferta al mejor precio posible. La clave está en eso último: cómo acceder a medicamentos a bajo costo.

Daniel Jadue
Daniel Jadue

El municipio comprará directamente al distribuidor del Estado, la Central Nacional de Abastecimiento (Cenabast), a la que Jadue se refiere como su “socio estratégico”. Y si el medicamento requerido no está disponible por esa vía, podrá negociar directamente con los laboratorios o incluso importarlo del extranjero. Es ese mecanismo el que ha sido aplaudido por el Ministerio de Salud (Minsal), apoyado por el ISP y el que ha seducido a muchas municipalidades para replicar el proyecto de Recoleta. Sobre todo aquellas 52 que no cuentan con ninguna farmacia en su territorio.

Pero también es en ese punto donde las farmacias privadas ven en el nuevo modelo una amenaza a su negocio. Lo consideran anticonstitucional, una competencia desleal. Hasta ahora sólo han levantado la voz las farmacias de barrio, que en total suman unos 1.463 locales en todo el país. A las otras 1.492 que pertenecen a alguna de las tres grandes cadenas –condenadas por colusión de precios en 2008–, que concentran más del 90% de las ventas netas del mercado y que controlan cada peldaño en la escala de distribución y venta y, por lo tanto, los abultados precios finales, las farmacias municipales -como la de Recoleta- ni siquiera llegan a hacerles cosquillas.

LA DOBLE CARA DEL MERCADO

En Chile hay dos mercados completamente distintos para los medicamentos: el público y el privado. El origen, en todo caso, es el mismo. Son los mismos fármacos y los mismos laboratorios que los producen. En muchos casos, son incluso las mismas marcas. Solo el precio es diferente. Una brecha de hasta un 3.000%, según la denuncia que en julio de 2015 hicieron los representantes de la Federación Nacional de Trabajadores Farmacéuticos. De ahí proviene la diferencia de precios que detectaron en la Dideco de Recoleta. Los baratos son los que adquiere Cenabast, la entidad encargada por ley de comprar medicamentos e insumos clínicos que abastecerán de forma exclusiva a hospitales, consultorios y centros de salud administrados por el Estado. Los otros, los que llegan a las farmacias para satisfacer la demanda privada de la ciudadanía, son los caros.

La diferencia se explica por la lógica que rige el sistema: las reglas del mercado. Los laboratorios farmacéuticos, concuerdan varios expertos consultados por CIPER, buscan siempre obtener la mayor rentabilidad posible en cada uno de los escenarios donde les toque jugar. Y como en Chile el precio de los medicamentos tampoco está sujeto a regulación, la venta en farmacias escapa a todo control.

Si Cenabast logra precios reducidos es porque compra mediante licitaciones donde los valores de oferta son públicos e involucra enormes volúmenes de productos. La regla es del todo o nada: el que gana se lleva toda la demanda del Estado. Y frente a ese sistema, los laboratorios optan por reducir sus posibles ganancias, bajar los precios y asegurar la venta. Muy distinta a la ruta que siguen los fármacos que llegan a los estantes y góndolas de las farmacias privadas.

cenabast-La Fiscalía Nacional Económica (FNE), el Ministerio de Salud y el Instituto de Salud Pública (ISP) han renunciado a regular este mercado. Se refugian en una labor técnica y no han desarrollado las competencias necesarias como en otros países, donde las agencias sí se preocupan del modelo de acceso a medicamentos antes de aprobar su venta, abordan los precios o tienen sistemas de reembolso a través de seguros de salud que les permiten contenerlos. Pero como en Chile nadie reembolsa nuestros gastos en medicamentos, nadie regula el precio y éste se termina regulando por lo que los pacientes están dispuestos a pagar. Y eso lo determinan los mismos actores que controlan un mercado altamente concentrado en cada uno de sus niveles –explica Juan Pablo Morales, químico farmacéutico y director ejecutivo de la ONG Políticas Farmacéuticas.

La libertad para fijar precios tiene que ver con la estructura de la industria. Antes de llegar a las manos del consumidor, los medicamentos pasan por tres etapas: producción, distribución y dispensa. “El problema es que en cada nivel hay muy pocos actores que concentran una alta cuota del mercado”, agrega Morales. Y en cada uno de ellos el precio se infla un poco más.

FIJACIÓN DE PRECIOS: EL TRIPLE MARGEN

La primera etapa es cuando el fármaco sale del laboratorio. Si hubiera muchos oferentes, los precios tenderían a bajar, pero eso no ocurre en este mercado. Salvo en el caso de los genéricos, la oferta la manejan monopolios controlados por quienes poseen las patentes de los fármacos, u oligopolios conformados por los muy pocos actores que son capaces de producirlos.

Desde esa posición, los laboratorios componen sus precios en parte por los costos de producción, pero también por el retorno esperado a la innovación y los gastos en marketing y posicionamiento de ese medicamento en el mercado, incluyendo los incentivos para la prescripción de médicos y personal de farmacias. Se calcula que el 40% del precio final de venta corresponde a ese tipo de costos asociados. Por eso, sobre todo cuando son únicos productores, fijan precios con utilidades altísimas. Ese es el primero de los tres márgenes que influyen en los elevados precios que pagan las personas por un medicamento: las ganancias de los laboratorios en su venta a los distribuidores mayoristas, las llamadas droguerías.

farmacias_sb-ahConstituyen la etapa intermedia entre que el medicamento sale al mercado y llega a los puntos de venta. Según los registros del ISP, son cerca de 150 las droguerías que operan en el país, pero al final son sólo tres o cuatro las que dominan este tramo de la cadena. En una presentación elaborada en 2014 sobre la evolución del mercado farmacéutico, el actual subfiscal nacional económico, Mario Ybar, se refiere a ellas como “el cuello de botella” de la industria. Como están verticalmente integradas con las grandes cadenas de farmacias, es a través de ellas que Cruz Verde, Ahumada y Salcobrand ejercen su poder en el mercado a través de la negociación directa con los laboratorios y el control de los precios. Las droguerías son el corazón de su negocio, y es precisamente el área más desregulada de la cadena.

Su dominio se basa en el volumen de compra y su espalda financiera. Es simplemente economía de escala: con un patrimonio mayor, pueden comprar en grandes cantidades; y al aumentar la demanda, obtienen un mejor precio de los fabricantes. Es desde esa posición privilegiada que las cadenas quedan con el sartén por el mango.

Un informe elaborado en 2010 por el consultor argentino Carlos Vassallo (a pedido del Minsal), señala que gran parte del valor final que se le asigna a un fármaco se define en este nivel, sobre todo a lo que se refiere a su accesibilidad y garantía del suministro. Eso les permite manejar el precio y establecer un segundo margen de utilidades: las que provienen de las transacciones entre las distribuidoras y las farmacias, que son al final empresas relacionadas. ¿Qué porcentaje representa del precio final del medicamento? No se sabe con certeza.

Manuel Espinoza es médico, doble magíster en Epidemiología y en Bioestadística, master en Economía de la Salud y doctor en Economía de la Universidad de York, en Inglaterra. Es también académico de la Universidad Católica, asesor científico en el ISP y coordinador técnico del Observatorio Nacional de Medicamentos de esa institución. El estudio de cómo se comporta el mercado farmacéutico es su especialidad. Pero nunca ha tenido acceso a los datos que le permitan calcular el impacto de esta etapa en el precio final de los medicamentos. Así lo señaló a CIPER: “No hay información fidedigna disponible porque no hay transparencia en el mercado”.

El director del ISP, el doctor Alex Figueroa, también reconoce que, a pesar de que la información sí existe, está en manos de las empresas: es privada y el instituto que dirige no tiene las atribuciones para obtenerla. Lo que sí se sabe es que el tercer margen de ganancias que infla el precio de los medicamentos es precisamente el que surge de la venta final en las farmacias. Y que en todo el proceso el valor del medicamento puede llegar a elevarse hasta 20 veces.

Toda esa cadena es la que se ha saltado el alcalde Daniel Jadue con la farmacia municipal en Recoleta mediante su asociación con Cenabast. La fórmula que garantiza precios bajos a los vecinos de su comuna. Algo que las farmacias independientes no pueden hacer, ya que por ley están impedidas de comprarle a Cenabast. A ellas no les queda más que jugar bajo las reglas que ponen las grandes cadenas que dominan el mercado. Y ahí, quien lleva la batuta, es Cruz Verde y su empresa matriz, la droguería Socofar.

-Socofar compra a los laboratorios y vende a las mismas farmacias a un precio que es siete veces su valor. Y eso que es parte de una de esas cadenas de farmacias. Lo que hace es usar la misma estrategia de las inmobiliarias en la educación superior: es gente que está encubriendo utilidades con distintas razones sociales –acusó el alcalde Jadue durante el seminario del 30 de octubre en Recoleta.

EL IMPERIO DE LA CRUZ VERDE

cruz-verde-farmaciaNo todas las cadenas de farmacias son igual de grandes. La muestra más visible está en el número de locales en el país: Salcobrand tiene 412, Ahumada 440 y Cruz Verde 640 (ver datos del ISP). En otras palabras, Cruz Verde controla el 21,8% de los puntos de venta de fármacos en Chile. Pero la mayor diferencia tiene que ver con su posición dominante en el mercado de la distribución. Cada una tiene su propia droguería. En el caso de Salcobrand y Ahumada, son exclusivas: sólo compran para surtir a su propia red de farmacias. No así Cruz Verde, que a través de Socofar se ha convertido en el principal proveedor de la industria, tanto para su propia red como para farmacias independientes. Ya en 2010 se estimaba que manejaba el 20% de la oferta mayorista. No hay datos más actualizados.

El negocio de Socofar partió a mediados de los ’50 como una pequeña distribuidora para la Farmacia Munnich, que la familia de Guillermo Harding Alvarado tenía en Valparaíso. Casi 30 años después, cuando Harding creó la primera Farmacia Cruz Verde en Viña del Mar, no lo hizo como persona natural, sino que a través de Socofar. Para entonces, la regulación de los precios de los medicamentos por parte del Estado y las barreras para el ingreso al negocio ya eran una barrera superada. Desde ahí comenzó la construcción de su imperio.

Primero fue algo local. Un reportaje de revista Qué Pasa señala que para 1992, Cruz Verde ya lideraba las ventas en la V Región, y que fue su dueño, Guillermo Harding, quien desató la primera gran guerra de precios de la industria farmacéutica. Fue en respuesta al desembarco ese mismo año en Viña del Mar de las farmacias Ahumada, Salco y Brand –que hasta 2001 fueron dos empresas distintas–, lo que Harding consideró una “invasión de su territorio”.

Fue también la primera colusión de precios de las cadenas (ver reportaje de CIPER). Todo terminó al año siguiente en la FNE: la farmacia de Harding confesó que había participado “presionada” en una coordinación de precios con la competencia y las cuatro empresas fueron multadas.

Ese mismo año, Cruz Verde aumentó considerablemente su capital: pasó de $35 millones a $1.500 millones. Su matriz Socofar, ya tenía un fondo social que superaba los $10.000 millones. Desde entonces, su crecimiento ha sido sostenido.

Las claves de su expansión han sido su sistema de franquicias y los precios diferenciados. Así lo señaló Mario Ybar en su presentación para la FNE: Socofar ofrece a las farmacias descuentos por volumen de productos. Para acceder a ellos, les exige el uso de la marca Cruz Verde. Si no están de acuerdo, no hay problema y pueden comprarle a precio de mercado, mucho más caro. Pero si éstas acceden, aceptan también dos cláusulas que cierran aún más el mercado: no pueden vender su local sin autorización de Socofar ni comprar medicamentos a otras droguerías.

Guillermo Harding
Guillermo Harding

A fines de 2008, la FNE abrió una nueva investigación contra las grandes cadenas de farmacias por haberse coludido para aumentar el precio de venta de 222 medicamentos. A esa altura, Socofar se había convertido en un holding con inversiones ya no sólo en el mercado farmacéutico, sino que también en diversas sociedades del rubro inmobiliario y de transportes. Había incluso adquirido su propio laboratorio para fabricar medicamentos genéricos: Mintlab. De hecho, una de las acusaciones por colusión apuntaba a un acuerdo que Socofar suscribió con Salcobrand, su competencia, para venderle medicamentos producidos en ese laboratorio (https://dev.ciperchile.cl/para-solteros-de-piedralaves/).

Cuatro años después, cuando el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) https://dev.ciperchile.cl/conocer-chicos-alcantarilla/ –aunque desestimó la acusación por el convenio de venta–, Harding ya había agregado a su grupo de empresas la cadena de productos de perfumería y belleza Maicao y había expandido sus operaciones de venta mayorista y minorista de medicamentos a Costa Rica y Colombia. Poco después se retiraría de Costa Rica y, en Chile, se ampliaría al mercado de la salud oncológica, lo que nuevamente le https://dev.ciperchile.cl/sitios-de-citas-en-parla/.

A marzo de 2014, tras dividirse en dos sociedades distintas, sólo el capital de Socofar ya superaba los $33.000 millones. Un año después, Harding recibió distintas ofertas de compra desde el extranjero. De nuevo se prendieron las alertas en la FNE. Tras meses de negociaciones y un due diligence que valorizó al holding en US$ 998 millones, en agosto de 2015 el grupo mexicano FEMSA adquirió el 60% de la propiedad, haciéndose del control de su red de farmacias en Chile y Colombia, de las perfumerías Maicao y del laboratorio Mintlab. Pero Harding sigue allí, con el 40% de las acciones y la presidencia del directorio. Según un artículo de La Tercera, es parte de su plan para seguir expandiéndose por Sudamérica.

“¿Por qué no hay mayor regulación en este mercado?”, se pregunta Juan Pablo Morales, de la ONG Políticas Farmacéuticas, y esboza una respuesta:

-Para entenderlo, hay que mirar la cantidad de interrelaciones que existen entre laboratorios, distribuidoras y farmacias. Ninguno de esos actores se dedica de forma exclusiva a su negocio. Tienen un paraguas enorme de inversiones anexas. Están tan interconectados que su posible regulación afecta la rentabilidad y el funcionamiento de muchas otras industrias asociadas con intereses ligados al poder económico del país. Un poder altamente concentrado y que se relaciona muy estrechamente con la clase política. La no regulación no se debe entonces a falta de evidencias. Sólo los escándalos han permitido que se regule el sistema. Cuando no los hay, la incapacidad y falta de competencia de las instituciones, más la falta de voluntad política del Estado, provoca que no haya una regulación preventiva.

DOS INICIATIVAS PARA ABRIR EL ACCESO A FÁRMACOS

Las farmacias independientes son las más afectadas por cómo funciona el sistema. Como no tienen capacidad de compra en grandes cantidades, sus posibilidades de acceder directamente con los laboratorios o los distribuidores a precios competitivos son escasas. Por eso, generalmente tienen los precios de venta más altos. Eso ocurre a pesar de que la misma Ley de Fármacos establece que laboratorios, importadores y distribuidores de medicamentos “no podrán realizar prácticas que impliquen discriminar a las farmacias o almacenes farmacéuticos en razón de su tamaño o por no pertenecer a una cadena de farmacias o a una asociación o agrupación de compra”.

farmacia-popular-recoleta-pendonA juicio de los representantes de la Asociación de Farmacias Independientes, los principales opositores a la farmacia municipal de Recoleta, ese artículo de la Ley de Fármacos es el que todas las instituciones regulatorias del Estado se han negado a fiscalizar.

Las farmacias de barrio también se hicieron presentes en el seminario del 30 de octubre en Recoleta. En la ronda de preguntas, una mujer cogió el micrófono e increpó al alcalde Daniel Jadue. Le dijo que ella era representante de esa asociación de empresarios farmacéuticos y que consideraba que su modelo de farmacia popular era una amenaza a su negocio, sobre todo si llegaba a replicarse en otras comunas del país. Aseguró que no era legal, ya que los municipios están impedidos por ley a realizar actividades comerciales y que su política se había olvidado de incluir a su sector, renunciando a buscar una asociación con ellos y generándoles, en cambio, competencia a precios que ellos jamás podrían alcanzar.

Jadue fue tajante en su respuesta: que no era ilegal pues no había comercialización, que no es que los hayan olvidado sino que simplemente el foco del programa siempre fueron los vecinos y no los comerciantes de farmacias, y que si no podían comprar a Cenabast, no es problema de él ni del municipio, sino que es algo que deben resolver los parlamentarios en el Congreso.

“Avanzar hacia un mejor acceso a precios razonables”. Ese el objetivo del Ministerio de Salud, desde donde hace meses se viene anunciando que abogará para que Cenabast pueda abrirse a la venta directa a farmacias independientes y de barrio. Así lo dijo a El Mercurio el subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows, a fines de julio de 2015. Que presentarían una indicación al proyecto de ley que se tramita en el Senado desde marzo y que pretende regular los medicamentos bioequivalentes genéricos y evitar la integración vertical de laboratorios y farmacias.

Pero eso no ha ocurrido. El proyecto duerme sin urgencia en el Congreso.

Otra iniciativa es la que surgió al interior del ISP: una mesa de trabajo compuesta por economistas de la salud, abogados y ex directores del instituto y de Cenabast para generar un diagnóstico respecto a las barreras de acceso a los medicamentos en la población. El director de la entidad, Alex Figueroa, dijo a CIPER que es un proyecto que aún está en etapa inicial, que apenas se han reunido dos veces, y que pretenden revisar la información del mercado, comparar la realidad chilena con otros países y, en un plazo de un mes, generar propuestas que puedan enviar al Minsal.

Lo que se busca es diseñar políticas que permitan garantizar el acceso a medicamentos a la población y posiblemente establecer un mecanismo para monitorear y controlar los precios del mercado. Una regulación inédita en las últimas cuatro décadas.

Mientras todo eso se discute y se dilata, el germen que se plantó en Recoleta se empieza a expandir por el país. En Calama ya anunciaron la instalación de la primera farmacia municipal del norte. En Puerto Montt prometen instalar dos sucursales en Alerce, Mirasol o en el centro de la ciudad. En Valparaíso y Frutillar también pretenden replicar el modelo, y en Talagante, San Felipe, Panguipulli, Huechuraba y Tocopilla, sólo por mencionar algunos, la propuesta ya está en discusión.

-He tenido visitas de más de 30 municipios que ya están empezando los procesos. A nosotros nos tomó un año y ocho meses porque había que atreverse a mirar distinto, buscar la fórmula, innovar y ejecutar –dijo Jadue.

 

*Nota de la Redacción: En la versión original de este reportaje se mencionó como ejemplo la diferencia de precios del medicamento Hidroronol-T, que según la información entregada por la Municipalidad de Recoleta, en las cadenas de farmacias se encontraba por sobre los $104 mil, mientras que en la nueva farmacia municipal se podría adquirir a tan solo $10.000. CIPER corroboró que esa información es errónea, ya que el valor de ese fármaco en el sector privado no supera los $7.000. Lamentamos el error.  

Publicado por

Juan Pablo Figueroa

Periodista de la Universidad Diego Portales. Participó en talleres de periodismo narrativo con Julio Villanueva Chang y Martín Caparrós. Ha colaborado en The Clinic, Qué Pasa, Viajes La Tercera y BBC World News. En el extranjero, sus trabajos han sido publicados en The New York Times, El Mundo, Le Monde, Emeequis y en medios online como iWatch, IDL-Reporteros, Animal Político, Pública-Agência De Jornalismo Investigativo y Distintas Latitudes, entre otros. Fue finalista del Premio Periodismo de Excelencia que entrega la Universidad Alberto Hurtado (2008, 2010 y 2011) y del Premio Nuevo Periodismo CEMEX+FNPI, otorgado por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (2010). También fue finalista regional del Premio Lorenzo Natali (2010). En 2011 obtuvo el Premio MAGS al Mejor Reportaje de Investigación publicado en una revista chilena y ese mismo año obtuvo una mención honrosa en el Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación que entrega anualmente IPYS. Su tesis “El último ramal”, sobre la línea ferroviaria de Talca a Constitución, fue publicada en 2009 por la Universidad de Talca.

36 comentarios en «Farmacia municipal de Recoleta desnuda cómo la industria infla los precios de los medicamentos»

  1. “Acercarles una farmacia municipal deja de ser sólo una posibilidad y se convierte en un imperativo ético y moral”, muy bien Alcade, hace tanto que la etica y la moral estan olvidadas.

  2. Sólo quiero agradecer a CIPER por los contundentes y decidores reportajes que siempre realizan. Lamentablemente en un país como el nuestro, el periodismo es una de las pocas armas con las que cuenta la población para controlar un poco la vergonzosa situación en la que nos encontramos. Gracias por hacer investigación, gracias por atreverse a ir contra los grandes que nos pisotean día a día, gracias por informar, gracias por empoderar.

  3. Quisiera saber como se verá afectado este proyecto con el TPP, ya que en Nueva Zelanda unos de los principales resquemores y criticas hacia este tratado es como se iba a ver afectada su industria farmacéutica, en este caso es cenabast?

  4. mmmm, ilegal existe una ley de competencia desleal(20.169/2007), el gobierno a traves de estas farmacias la estaria realizando ya que compra a precios que no son de mercado aprovecha su posicion… ej. por hay indicaban que compraban el eutirox (AUGE) a 480 pesos y las cadenas lo vendian a 10.000, vendiendlo a mitad de precio de cadena generarian utilidades por 10 veces el costo para el estado (lucro), pero las farmacias (de barrio y cadena) no podrian competir ya que no compran a ese precio es decir, dumping venden bajo costo de mercado, incluso sin iva. Incluso realizan publicidad engañosa ya que los precios del reportaje no son los de venta en las farmacias comunitarias ni en las cadenas (hidroronol?). Ademas, por ley no puede vender medicamentos los establecimientos de las localidades (comunas) en que  haya farmacias privada o  almacen farmaceutico.

  5. El senador Victor Pérez, de la UDI, ha salido en defensa de sus verdaderos mandantes! … dice, ¿para que queremos farmacias populares, cuando los consultorios entregan remedios gratis? … como si eso, justificase el saqueo que hacen las farmacias sobre el resto de los chilenos, que no tenemos derecho a dichos remedios gratis (según él) … el descaro, la inmoralidad y la falta de pudor ya no es problema para los políticos chilenos, al servicio de la banca y de los empresarios … por lo mismo, resulta extraño ver decencia en un político … resulta extraño que un político se preocupe de sus electores … resulta extraño que un político favorezca a los ciudadanos con una medida tan revolucionaria como esta … upsss, acaso dije la palabra maldita … “revolución” … Daniel Jadue, yo creo que todo Chile reconoce el beneficio que has logrado para los chilenos … sin dudarlo un segundo las farmacias populares deben ser la iniciativa más significativa que ha llevado adelante un político chileno en los últimos 30 años y que beneficia directamente a los ciudadanos chilenos … y que corolariamente deja al descubierto un saqueo monumental al que hemos sido sometidos los chilenos por décadas … Daniel Jadue, El Decente, creo que muchos miles de chilenos te lo agradecemos! … te mereces una guagua asada!

  6. Interesante. Ahora, para evitar la quiebra de las farmacias de barrio, estarán ellas autorizadas para comprar también a Cenabast?? O esta competencia desleal es solo para acabarlas??

  7. Comparando iniciativas de alcaldes, se me vino a la memoria Lavin y sus playas, bombardeo de nubes, etc. El cosísmo de Derecha versus la inteligencia, humanismo y el pragmatismo con eficacia de un político de Izquierda que pone primero a las personas por sobre el lucro. Eso es ser un estadista, al poner la ética de las políticas públicas con la gente y después lo demás. Buen Alcalde Jadue.

  8. Porque termina diciendo..”te mereces una guagua asada”?..que significa esto ?!!!!
    Si lo dice por Palestina, le dire que usted es Patetico !!!
    Tanto le molesta que Daniel haya logrado esto ???.!! Que mente mas atroz !!

  9. Verónica, por favor, como no capta la ironía. no ve que a los comunistas y, en especial al alcalde Jadue la derecha los llama “comeguaguas”. Dicho eso, Jadue el alcalde comunista, ha dejado sin aliento y sin argumento a una derecha enfermiza. Como dicen por ahí que esta medida es inconstitucional, que mayor oportunidad tenemos para llamar a una asamblea constituyente  !!ya¡¡. Que se pronuncie nuestro sufrido pueblo y derribar de una buena vez la Constitución de Pinochet-Lagos

  10. El problema es que, posiblemente, esta loable iniciativa se perjudique el paulatino posicionamiento en el mercado de las farmacias de bajo costo.
    Se vé difícil el panorama para implementar y prosperen las farmacias municipales, porque constitucionalmente el Estado (la municipalidades en el fondo son Estado) está castrado para participar donde lo hacen los privados, y de hacerlo, tendría que atenerse a las reglas del mercado como cualquier empresa. Por ejemplo, BancoEstado y TVN, son entidades estatales, sin embargo, su participación en la industria financiera y televisiva, respectivamente, tiene las características idénticas a la de cualquier empresa del mercado que les atañe; es decir, BancoEstado y TVN, no son mas que cualquier empresa de su respectiva industria. Tienen que autofinanciarse y generar ganancias, -como todas- porque el Estado no podría subsidiarlas y sería  considerado competencia desleal si lo hiciere. Por ideología, la derecha debiera oponerse a las farmacias municipales. Y si llegase a prosperar esta idea, la instancia del Tribunal Constitucional la rechazaría o exigiría los mecanismos para que funcionen solo como una farmacia más del mercado en cuestión. Por otro lado, ¿cuánta demanda podría satisfacer las farmacias municipales? Lo mas probable es que recurrentemente los medicamentos estén agotados por la potencialidad masiva de compradores. En todo caso, hoy día, las farmacias de bajo costo paulatinamente mas ganan clientes frente a las grandes cadenas farmacéuticas que se sabe, positívamente, se coluden para vender los medicamentos mas caros. En promedio, las farmacias de bajo costo, como la del Dr. Simi por ejemplo, tienen los medicamentos un 50% mas baratos que las poderosas cadenas farmacéuticas que gastan enormes cantidades de dinero en publicidad, en infraestructura y solo se ubican en lugares céntricos y en conjunto con las farmacias de la competencia, porque estando juntas, como industria, venden más.

  11. Sencillo de entender una buena propuesta, mucha publicidad de bajos precios pero al final será sólo para un grupo de la población que es de más escasos recursos, continuando la clase media y quizás la mayoría pagando altos precios. Falta que se legisle cuanta corrupción o sobre ganancia puede existir en un mercado. Saber de qué estás enfermo ya es muy caro y tratar de mejorar con medicamentos es aún más caro, una asociación con farmacias independientes podría ser un buen paso para realmente acercar los precios bajos a la comunidad. Pero nadie se atreve a luchar contra los grandes empresarios y así surgirán más ya que esta claro que en chile es un buen lugar para aumentar ganancias por cualquier medio.

  12. alitur, NO,lo entiendo y lo explico, ayer en un reportaje nocturno mostraban que el eutirox lo vendian a 620 pesos, es decir, generan una utilidad de 129%, ya que por canasta AUGE recibe la municipalidad el dinero para costear el medicamento y solo lo entregara a los vecinos inscritos, es decir, por los que percibira el dinero por concepto auge. Por ley debe la municipalidad a las personas inscritas entregaselos en forma gratuita. Vivo en una comuna muy pobre en que no llegan medicamentos basicos para hipertension, hipotiroidismo(eutirox), dislipidemia, artritis reumatoide (tramadol), etc., lo basico, es indignante que los vendan.

  13. Osvaldo, comprensión lectora.
    Es un “programa social” de una municipalidad.
    No es una farmacia para todos, es sólo para la gente inscrita en el municipio.
    No tiene fines de lucro, como es un programa social, el costo operativo es asumido por la municipalidad.
    Es solo un canal de compra entre los vecinos y los medicamentos que necesiten.
    Su demanda es absolutamente cerrada, ¿cómo va a tener problemas de stock?
    Que tiene que hacer el TC si los medicamentos van directamente relacionados con el derecho a la vida, ¿cómo se va a interponer a eso? ¿Por qué crees que la udi no ha sacado ese argumento?
    Es solidario y eficiente, los recursos del municipio se enfocan en los que mas necesitan.
    Brillante.
    Y lo impulsó un comunista.
    Jaque mate pastor.

  14. Malo el reportaje… Mucho ruido…. Ninguna nuez…
    Un buen reportaje hubiese ido al fondo real del asunto: ¿Dónde realmente se generan las diferencias de precios?… Para ello hubiese bastado con investigar para 3 o 4 de los medicamentos dados como ejemplo:
    -. Precio al cual son adquiridos por la Cenabast
    -. Precio al cual los laboratorios lo venden a las Droguerías.
    -. Costó del medicamento puesto en Chile si es importado directamente (señalando quienes y en qué condiciones pueden hacer esto).
    -. Costó de venta de las droguerías a las grandes cadenas de farmacia.
    -. Costó de venta de las droguerías a las farmacias de barrio o independientes.
    -. Costó de traspaso desde la Cenabast a las municipalidades.
    -. Costó de venta a los clientes en las tres alternativas..

    Con esta información se puede realmente hacer un análisis completo del mercado y saber dónde se encuentra el problema para su solución…

    Por último preguntaría porque las municipalidades no pueden venderle a TODOS los enfermos de su comuna y solo a algunos…. No es esto discriminacion…

  15. es interesante los ejemplos del reportaje corresponden a patologias Auge, las cuales tienen proteccion financiera y SOLO deben cancelar un copago 10% los afiliados a fonasa tramo C, y un 20% los afiliados a fonasa tramo D, y no lo que indica el Sr. Jadue.Todos los beneciarios menores de 60 años, de los tramos C y D, pagan como máximo el 10% y 20% respectivamente, en aquellas atenciones garantizadas y prestaciones que tengan asociado algún copago.
    Sin embargo, la suma de todos los copagos, dentro de un periodo de acumulación de 12 meses, tendrá un
    tope máximo o deducible de:
    2 sueldos aproximadamente, si el grupo familiar tiene un problema de salud incluido en el AUGE.
    3 sueldos aproximadamente, si el grupo familiar tiene 2 o más problemas de salud incluidos en el AUGE.
    Una vez alcanzado dicho tope máximo, opera la Cobertura Financiera Adicional, que es cuando FONASA se hace cargo del 100% de los copagos del grupo familiar hasta completar el periodo anual de
    acumulación. 

  16. Es una verguenza, nos han robado por generaciones. ¿Cuánta gente pudo salvarse teniendo medicamentos a precios asequibles (no digo al costo)?

    Ha sido un asesinato lento y silencioso…

  17. No se si estará equivocado el articulo, pero en mi farmacia (matta 528 quilicura) el Hidroronol-t 24 comp lo tenemos a $4390.

    Espero que no se generen falsas expectativas a la población, pues muchas veces somos nosotros los que sufrimos esas consecuencias.

    Como farmacia de barrio estamos amarrados a distribuidoras que intermedian y nos suben los precios, sin embargo con una gestión eficiente nos hemos posicionado como referencia en nuestra comuna, con atención profesional y precios mas bajos que en las cadenas, también teniendo la posibilidad de medicamentos alternativos a los que recomiendan los médicos (otra arista no investigada de la colusiòn).

    el principal problema es que a pesar de todo esto veo las farmacias de cadena llenas en las tardes y a la gente feliz con su descuento del 12% de su isapre (¿mas colusion?).

    Lo que si me tiene muy contento es que este proyecto fue planificado muy profesionalmente y no es solo un saludo a la bandera o pura publicidad ante la proximidad de las elecciones.

    bien!

  18. Bien el alcalde Jadue por hacer algo y poner el problema en evidencia.
    Ahora las farmacias están exigiendo que los laboratorios les den los precios de Cenabast, para ser baratos. Tienen razón en intentar evitar practicas monopolicas de discriminacion de precios por parte de los laboratorios.
    Pero cuando se acaban las discriminaciones contra los más pobres por parte de las farmacias.
    Las farmacia dan grandes descuentos en precios con convenios varios para los más “ricos” y para los más pobres precios altos. Parece hay buenos márgenes, y poca vergüenza.
    El Minsalud no tiene disculpa para que no exista a lo menos convenio para afiliados Fonasa, no necesita ley ni nada, es solo indolencia.
    Hasta cuando las autoridades de gobierno solo cacarean sobre la desigualdad y los pobres, mientras ni siquiera ponen los problemas reales en evidencia, que hablar de solucionarlos.
    El efecto de esta discriminacion es bastante mayor que las colusiones para los afectados. Finalmente este es un tema pro desigualdad y anti competitivo generalizado en Chile que se desarrolla por medio de diversos artilugios. La Fiscalía Nacional Económica es laque debe velar por igualdad y verdadera competencia, especialmente en muchos comercios y medios de pago.

  19. Independiente de los pro y los contra … el fondo del reportaje es que deja al descubierto el verdadero saqueo monumental al que hemos sido sometidos todos los chilenos, ¡y por décadas! … cuyos autores son claramente los empresarios, escudados en una Constitución ad hoc y amparados por un poder político cómplice que poco o nada le interesa el bienestar de los chilenos, comenzando por la UDI … ahora se explica porqué en el extranjero los precios de los medicamentos son tan ridículamente bajos, en comparación con Chilekistan!

  20. Cuando resucitará el sentido de dignidad del pueblo chileno y se decida poner fin al modelo social-político-económico que le ha castrado su Ethos identitario?
    Qué significa Chile y Ser Chileno?
    Sindicatos (SRC) y Empresarios unidos abusando de sus ciudadanos!
    Felipe

  21. ¿Cuando resucitará el sentido de dignidad del pueblo chileno y se decida poner fin al modelo social-político-económico que le ha castrado su Ethos identitario?
    ¿Qué significa Chile y Ser Chileno?
    Sindicatos (SRC) y Empresarios unidos abusando de sus ciudadanos!
    Felipe

  22. cuanta gente va a los terminales de buses que van a argentina y encarga remedios, con el dinero que en chile compran dos cajas, alla compran para todo el año, el mismo remedio, mismo laboratorio.

  23. En un sistema de mercado tan distorsionado como el chileno, en donde 3 cadenas de farmacias controlan el 90% del mercado y con algo mas del 50% de farmacias… mientras que las “farmacias de barrio” poseen casi el 50%, pero con menos del 10% del mercado… no sorprende que estas iniciativas se vean con escepticismo. ¿Serian necesarias las farmacias municipales, si el mercado funcionara? ¿Si no existiera una tendencia tan fuerte a la oligopolizacion? ¿Si no se dieran cada vez mas frecuentemente escandalos como la colusion de precios o que hasta ciertos presidentes fueran accionarios? Una ley anti-monopolios deberia prohibir, que las farmacias se pudieran comprar/vender/fusionar y solo permitiera el nacimiento de nuevas (de dueños diferentes) para evitar esta mierda que hoy existe… ademas de promosionar y estimular la entrada de nuevos medicamentos genericos, asi como castigar el abuso de precios… Tampoco se puede justificar, detras de las malas leyes existentes, para prohibir la entrada de farmacias que puedan presionar los procios a

  24. Penosa la actitud de Víctor Pérez, con rebuscadas y estúpidas críticas a la Farmacia Popular. ¿Cómo pueden haber individuos que hacen este tipo de declaraciones en un cargo de elección popular?

  25. Sobre este problema ¿Que dice el SII.?, ¡Investiga las utilidades de las grandes empresas!. tiene un Departamento de Delitos Tributarios ¿Qué fraudes o delitos ha detectado éste Departamento, en tantos años de funcionamiento? ¡Ninguno!. ¿Qué dice el SII. sobre laboratorios que venden productos en el extranjero al 50% sobre las ventas nacionales?, ¿Se reflejan estas diferencias en sus declaraciones anuales de Renta?, ¿Las han auditado alguna vez?

  26. Excelente reportaje. Todo queda en manos del ejecutivo y del congreso. Ahí veremos quienes estan de acuerdo con regular estrictamente el sistema y quienes dicen que hay que hacerlo, pero trataran de llegar a “consensos” solo para proteger los intereses de este oligopolio. 

  27. Les falta comprensión lectora a algunos, especialmente a Anysur. La llamada “farmacia popular” no es una farmacia, pues no vende medicamentos. En realidad, prestan un servicio: negocian, a nombre del consumidor, el precio más barato para el medicamento que necesitan, y luego efectúan la compra a nombre de él. En ese sentido, su “giro” se asemeja más al de un broker o corredor que al de una farmacia en sentido estricto. Además, las Municipalidades forman parte del Estado, por tanto, no existe ningún impedimento legal para que puedan comprarle a Cenabast. Finalmente, la Municipalidad no cobra directamente por el servicio que presta. Es una idea, sencillamente, genial. Y muy bien pensada, por lo demás.

  28. Es fácil decir que se va a vender 10 veces mas barato si funciona en un recinto municipal y no pago arriendo, los sueldos los paga la municipalidad así como los gastos de luz, agua..etc….para que decir que tampoco paga patente municipal y abre unas pocas horas, así no tiene que tener dos turnos para cumplir con las 12 horas de funcionamiento, eso sin entrar a comparar si los remedios son bioequivalentes o genéricos.

  29. jose alvarez, claro que lo pone en evidencia, entre entregarlos en el cesfam , cecof, hospital, etc; prefiere externalizar la entrega de medicamentos a precio modicos, que antes no se cobraban. Aunque tambien han omitido el efecto que traera en los precios de los medicamentos no incluido en esta canasta, probablemente suban, asi como tal vez lleve a la quiebra a varias farmacias independientes con el consiguiente problema de accesibilidad de medicamentos, ya que solo es para algunos productos y en horarios muy reducidos, por lo que probablemente tambien afecte a los turno de farmacia (menos farmacias, menos turnos).

  30. enzo varens tu tienes un problema de comprension, o no deseas entender, en fin, el estado financia a traves ges/auge el eutirox, ya esta pagado, asi que el vecino no deberia porque pagarlo a lo mas el copago que correponde a 10% fonasa tramo C y 20% fonasa tramo D y no decirles que tienen que comprarlo. Segun supersalud.gob.cl  para hipotiroidismo el primer año corresponde al copago de 20% 480 pesos y a partir del segundo año a 330 pesos.No estoy en contra, pero que no engañen, por ley esos son los copago, No MAS DINERO QUE ESE y no es un favor que le hacen a las personas/usuarios, son sus derechos. El problema es que hay una manipulacion de informacion y desinformacion de los usuarios de FONASA, es marketing.

  31. Mi padre tiene 76 años, sufre de hipertensión y ha tenido dos accidentes cerebrales que redujeron su motricidad. Vive en Recoleta y se atiende por Fonasa. Se atiende en el consultorio de la Quinta Bella (el mismo al que me llevaba mi mamá cuando nací, hace 48 años). Allí lo atienden muy bien y le dan sin costo todos los remedios que le recetan los doctores de ese consultorio. Pero con mis hermanas hacemos un esfuerzo para llevarlo a una buena geriatra que le recetó otros dos medicamentos muy caros para su presupuesto (uno vale unos $25 mil y el otro $12 mil y le duran el mes). Con harto esfuerzo le compramos estos remedios, pero vale la pena, porque lo tienen muy bien. Preguntamos si le pueden dar estos remedios o sus equivalentes en el consultorio o en el hospital San José y no dijeron que no los tienen. Por eso, ya lo inscribimos en la farmacia popular. Nos explicaron que no es un local de venta, sino una cooperativa a la que mi papá se asocia para obtener los remedios. No se los venden, le ayudan a comprarlos más barato. Él pide lo que necesita (con receta médica) y la municipalidad lo compra al Estado o lo manda a comprar a Mendoza. Mi papá pone un poco de plata y la municipalidad el resto. Para poder participar debe ser enfermo crónico y presentar las recetas médicas (sean de consultorio público o médico privado). Por toda esta experiencia concreta puedo decir: 1) No es cierto que todos los medicamentos estén gratis para los vecinos en los consultorios y hospitales, hay medicamentos caros que no lo están; 2) Los vecinos que no son enfermos crónicos seguirán comprando en farmacias privadas (chicas o grandes); 3) Si esta idea afecta a las farmacias chicas, es una lástima, pero entre defender a los dueños de farmacias (chicas o grandes) y pagar menos por mantener con buena salud a mi papá, yo y mis hermanas tenemos muy claro lo que debemos hacer. No somos comunistas, pero somos agradecidos, y le agradecemos al alcalde Jadue que haya hecho esto por mi papá y por todos nuestros viejos vecinos de mi querida Recoleta.  

  32. Yo creo en la libre competencia y en la capacidad del mercado para asignar recursos. Pero en el caso del mercado farmacéutico este no existe, ni aun cuando las cadenas farmacéuticas no se coludieran.En el mercado farmacéutico no se cumple al menos con uno de los principios fundamentales de la libre competencia y es que la demanda no es libremente generada, pues quienes compran remedios no lo hacen porque “desean” hacerlo sino porque están obligados a hacerlo para recuperar su salud y, en no pocos casos para seguir viviendo. Por ello el consumidor no existe en este mercado pues no tiene la libertad de consumir o no frente a un oferente que puede fijar el precio que quiera a su producto teniendo una demanda cautiva.
    Alguien podría decir que esto mismo ocurre en el mercado alimenticio pues el demandante esta obligado alimentarse para vivir, sin embargo aquí la necesidad de alimentarse puede ser satisfecha por una amplia gama de posibilidades mientras que, por ejemplo, un enfermo de una afección cardíaca tiene que comprar necesariamente la droga que se le ha prescrito para recuperar su salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *