La crisis que corroe al Registro Civil

La escandalosa destitución del ex director Guillermo Arenas en marzo de 2008 generó un terremoto cuyas réplicas aún se sienten en el Registro Civil. Tras su salida –gatillada por una serie de ilícitos en la licitación de la plataforma tecnológica a la empresa de informática Tata–, siete directores han intentado tomar las riendas del servicio, pero ninguno ha durado más de dos años y medio en el cargo.

Contando a Arenas, quien asumió en abril de 2006, son cuatro los directores que en los últimos ocho años han sido defenestrados. La última cabeza en rodar fue la de Teresa Alanis Zuleta, quien había sido ratificada como directora por la Presidenta Michelle Bachelet solo dos meses antes de que el gobierno pidiera su renuncia. Alanis fue destituida en medio de la paralización que mantienen los funcionarios del Registro Civil hace ya 35 días, dejando a millones de ciudadanos imposibilitados de realizar trámites, varios de ellos tan delicados como cobrar sueldos, inscribir a un hijo o conseguir un trabajo.

paroFuncionarios del registro, e incluso autoridades de gobierno, reconocen que ha sido una década traumática para el servicio, marcada por una prolongada ausencia de liderazgo y por sucesivos escándalos de corrupción, irregularidades y malos manejos. En ese clima de inestabilidad y desgobierno lo único que ha perdurado es una casta de mandos medios, a los que muchos profesionales y funcionarios del Registro Civil llaman “los intocables”.  En su mayoría no tienen la capacidad técnica para la delicada labor que se les asigna, han llegado allí por sus redes políticas (principalmente PR y PPD),  y sea cual sea el error que cometan saben que no serán despedidos.

En medio de los embates, emerge un lapidario diagnóstico entre quienes fueron consultados para este reportaje: tras el terremoto que provocó la salida de Arenas, no ha habido reconstrucción en el Registro Civil. Que la institución “quedó debilitada”, que “no hay autoridad interna”, que “la que gobierna es más bien la inestabilidad”, es el murmullo que se ha enquistado en las oficinas y pasillos de Catedral 1772, donde se ubica parte del alto mando.

Una prueba de ello es que, actualmente, de los 25 administrativos que conforman la dirección del Registro Civil –desde el director nacional, pasando por los subdirectores de área, hasta las cabezas regionales–, al menos 17 ocupan su puesto en calidad de subrogantes o de manera transitoria y provisional (TP). No es un fenómeno nuevo. Desde la destitución de Arenas, han sido solo cuatro los directores nacionales que han ejercido el cargo como titulares.  Algunos hablan derechamente de “desgobierno”.

La inestabilidad crónica que se ha instalado en la primera y segunda línea de mando de la institución, ha tenido su contracara en el vertiginoso aumento del poder de la asociación gremial de los funcionarios. La Anercich (Asociación Nacional de Empleados del Registro Civil), según distintas versiones recogidas por CIPER, se empoderó a tal punto que terminó “cogobernando” la entidad pública. Para muchos, ahí radica el éxito del prolongado paro cuyo término hoy es aún incierto.

Todos los consultados coinciden: la Anercich desde hace años no tiene contrapeso. Y es en ese escenario en el que irrumpe Nelly Díaz, la presidenta del sindicato, cuyas redes de influencia incluye a altos mandos de la institución. Funcionarios del servicio reconocieron a CIPER que el gremio logró un poder interno impensado gracias a los vacíos de autoridad y al débil liderazgo de los directores nacionales.

Hasta la salida de Teresa Alanis, Nelly Díaz influía en varias decisiones de importancia, como nombramientos de jefes intermedios, ascensos y ha sido clave para evitar despidos si los afectados –independiente de su eficiencia- eran leales a la dirigencia. “No hay ninguna jefatura que le haga el peso a la Anercich. El único era Guillermo Arenas, pero en esa época la Nelly no era presidenta y ella le tenía cierta admiración”, fue el comentario recogido entre trabajadores.

Por eso, ningún funcionario se sorprendió cuando Nelly Díaz interpeló al recientemente designado director (TP) del Registro Civil, Luis Acevedo Quintanilla, tratándolo de “tirano”. “Desconozco dónde está la persona que pusieron, que no reconocemos como director nacional”, dijo a los medios de comunicación a cuatro días de que Acevedo fuera designado.

Desde la otra vereda, el gobierno ha hecho hincapié en la ilegalidad e inconstitucionalidad de la paralización. También ha hecho ver que las remuneraciones de los funcionarios del Registro Civil han aumentado cerca de 50% en términos reales respecto de 2007.

En medio de la negociación en curso de la Anef (Asociación Nacional de Empleados Fiscales), cuyo petitorio incluye un reajuste salarial del 8% nominal (con un costo fiscal cercano a los US$ 2.200 millones) y bajo el efecto del bono de término de conflicto por $6.3 millones que el Banco del Estado entregó a cada trabajador a principios de septiembre (casi $60 mil millones en total), el gobierno enfrenta una semana decisiva en busca de un acuerdo que permita ponerle término a la paralización.

De concretarse, será solo un alivio. Porque quedará pendiente un tema tanto o más urgente, cuyo desenlace levanta una interrogante aún mayor: ¿Será capaz la nueva administración de cimentar la reconstrucción institucional de un servicio clave para los ciudadanos?

SE CIERNE LA TORMENTA

El paro que estalló en el Registro Civil el 29 de septiembre, se selló más de un año antes. Fue el 17 de julio del 2014, en la ceremonia del 130 aniversario del Registro Civil, presidida por el entonces ministro de Justicia, José Antonio Gómez (PR). El ambiente de celebración fue propicio para que Nelly Díaz, sentada en primera fila y a unos metros de Gómez, pudiera manifestarle al secretario de Estado el interés del gremio por seguir mejorando los servicios a la comunidad y que, al mismo tiempo, eso se reflejara en el bolsillo de los funcionarios. Dicen que el ministro –sin indicar plazos ni montos– le expresó a la presidenta de la Anercich su buena disposición y le expresó que uno de los caminos sería asociarlo a incrementos de ingresos del propio registro por la venta de certificados y documentos.

ministro-Gomez-por-aniversario-Registro-Civil-1En agosto de 2014 Gómez y el gremio firmaron un protocolo que dio por resueltos los temas económicos pendientes tras la negociación con el gobierno de Piñera (luego de un paro de 17 días hábiles) y se estableció que “los temas planteados a las actuales autoridades del ministerio serán abordados de manera conjunta y en un proceso de diálogo a mediano plazo” (ver protocolo de acuerdo).

Gómez no quería conflictos en los servicios que estaban bajo su dependencia, comentaron sus cercanos a CIPER. De hecho, no hizo cambios inmediatos ni en Gendarmería ni en el Sename, dos instituciones bajo severo cuestionamiento.

La expectativa había quedado sembrada con los gestos de julio y agosto, reconocen en el gobierno. Y se multiplicó cuando en el segundo semestre del año pasado la directora “transitoria”, Teresa Alanis, se sentó con el gremio a diseñar una fórmula a la que colocaron montos tentativos de dineros. Pero había un detalle: Alanis lo hizo sin realizar las consultas indispensables con el Ministerio de Justicia, aseguran desde esa cartera.

Cuando en mayo de este año se produjo el cambio de gabinete de la Presidenta Bachelet y José Antonio Gómez partió al Ministerio de Defensa, en Justicia –recién instalada la ministra Javiera Blanco– comenzaron conversaciones con Nelly Díaz, que se prolongaron hasta agosto.

El empoderado gremio pedía un bono que se pagara a contar de enero de 2016, pero el ministerio buscaba a toda costa “estirar” las conversaciones, sin cazarse los dedos con una fecha ni con montos. Ese tiempo permitió explorar una fórmula consistente en incrementar el bono anual que se les paga en cuotas a los funcionarios a partir de un “índice de satisfacción neta”, si al menos se cumple el 70% de las metas de atención a los usuarios. Ese bono asciende a $ 1 millón 20 mil pesos, pagadero en ocho cuotas.

LA RENUENCIA DE HACIENDA

En agosto la ministra Blanco firmó un protocolo que ratificó la búsqueda de un entendimiento entre el Ministerio de Justicia y la Anercich, pero nuevamente sin fijar plazos, montos ni mecanismos específicos. En paralelo se elaboraron documentos técnicos con las distintas alternativas, bajo el entendido que eran sólo borradores y no acuerdos.

Fue entonces (agosto 2015) que Nelly Díaz aumentó la presión sobre el gobierno. Pidió que en la mesa de conversaciones estuviera el Ministerio de Hacienda para garantizar la probación de las futuras platas. Pero Hacienda era renuente a sentarse con el gremio y esgrimió un argumento poderoso: “Acabamos de darle atención al Registro Civil y otra vez vienen con un petitorio”. Se referían a que en 2014 la administración Bachelet tuvo que disponer los dineros comprometidos por el gobierno de Piñera para los empleados de la entidad, tras el largo paro de 2013.

Nelly Díaz
Nelly Díaz

Adicionalmente, el clima económico del país había cambiado: la caída del precio del cobre y la disminución del crecimiento a rangos entre 2% y 2,5% anual, sólo comparables al periodo de la llamada “crisis asiática” de fines de los ‘90 y comienzos de los 2000, impusieron un freno a las expectativas. En ese contexto, para el gobierno, lo que ocurra con el Registro Civil marcará las inminentes negociaciones con los gremios de empleados públicos por el reajuste anual.

Pese a los reparos, Hacienda participó en las dos reuniones “tripartitas” –con Justicia y la Anercich– que se realizaron entre fines de agosto y septiembre. En la última se produjo el quiebre con el gremio. De partida, el representante de Hacienda llegó con más de una hora de atraso y solo después de urgentes llamadas a alto nivel. Entonces, Nelly Díaz pidió una definición: ¿había o no voluntad política para llegar a un acuerdo? Y Hacienda respondió que no era posible “amarrar” nada antes de la discusión del reajuste del sector público, por lo que era conveniente “congelar” la mesa de conversaciones hasta diciembre.

Después de eso el gremio del Registro Civil tomó la decisión de ir al paro.

¿FUNCIONARIOS PRIVILEGIADOS?

Los funcionarios del Registro Civil han salido a coro a negar que el promedio de sus remuneraciones sea de $1.023.000 al mes, como expresó hace dos semanas el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy. En el gobierno recalcan que es un promedio, por lo que hay empleados que ganan menos y otros más. Para ese cálculo se tomaron desde los ingresos más altos –jefaturas y profesionales que en algunos casos superan los $3 millones– hasta el personal auxiliar, que bordea los $500 mil. También se incluyó la totalidad de los ingresos percibidos y no sólo el sueldo base. Así, las asignaciones y bonos que se pagan –y que son varias- fueron prorrateadas para obtener dicho promedio mensual.

Los números del gobierno  –que no han sido negados por el gremio– arrojan que desde 2008 hasta 2014 el Estado ha subido el gasto en remuneraciones para los empleados del Registro Civil hasta totalizar $ 8.138 millones más que hace ocho años, para un servicio que tiene 2.931 funcionarios de planta, contrata y honorarios (67% son mujeres y el 66% administrativos). El aumento de remuneraciones representa un 50% real comparado con 2007.

Algunos de esos incrementos fueron obtenidos vía paro, como en el 2013, y otros en negociaciones donde la sangre no llegó al río, como en 2008. Y las herramientas para las mejorías han sido básicamente dos: subir al personal de grado y entregar bonos. Así sucedió en 2008, tras el mejoramiento general de grado para 2.700 funcionarios, lo que significó un costo de $1.990 millones anuales; en 2009 con la implementación del “bono de satisfacción a usuarios” para 3.182 funcionarios con un costo anual de $3.341 millones; en 2010 con el “encasillamiento” de la planta directiva que benefició a 74 funcionarios; y con el mejoramiento de grados a partir de 2011 para cerca de 2.800 funcionarios con un costo cercano a los $2.800 millones anuales.

En el gobierno reconocen que durante años el Registro Civil estuvo en el rango inferior de los salarios del sector público, pero aseguran que hoy, gracias a los sucesivos aumentos, el promedio de remuneraciones es mejor que en el Sename y que en el Servicio Médico Legal, por ejemplo.

NEGOCIACION FRUSTRADA

La semana pasada el Ministerio de Justicia y la Anercich volvieron a sentarse. La oferta del gobierno apunta al mejoramiento de remuneraciones por la vía del “indicador de satisfacción del usuario”, agregando a éste nuevas variables de cumplimiento de metas. A ello se agregaba un suculento premio: garantizar a cada trabajador un piso de $1.500.000 anual, un 50% más del monto actual. Eso sí, pagadero a contar del 2017.

Nelly Díaz habría estado de acuerdo con el monto, pero no con el plazo, exigiendo adelantarlo. Entonces la contrapropuesta gubernamental fue que se pagara a contar de octubre de 2016, considerando el siguiente “timming“: Justicia y el gremio negocian en noviembre de 2015 todos los detalles del acuerdo; en diciembre se suma Hacienda y en marzo de 2016 se envía el proyecto de ley, ya que esta modificación del bono requiere la aprobación del Congreso.

Ministra de Justicia, Javiera Blanco
Ministra de Justicia, Javiera Blanco

Nelly Díaz habría dado el sí, pero sorpresivamente horas después cambió de opinión, planteó que el millón 500 mil pesos era poco y propuso una nueva asignación, distinta al indicador de satisfacción. La respuesta fue inmediata: no se van a crear nuevos bonos y menos después de lo ocurrido con la negociación del Banco del Estado.

Trabajadores del Registro Civil aseguraron a CIPER que desconocen los detalles de esas tratativas, pero negaron que la presidenta de la Anercich hubiera propuesto en las asambleas un nuevo bono. “En una ocasión alguien gritó ¡bono de fin de conflicto! y ella le contestó que eso no estaba sobre la mesa”, recordaron los funcionarios.

En el gobierno estiman que la presidenta del gremio no respeta los códigos de las negociaciones, su gestión es muy individual y prefiere manejarse con un discurso asambleísta-populista, que admiten, es desconcertante y complica las negociaciones.

En ese escenario el viernes pasado se retomó la negociación. El gobierno puso una nueva propuesta sobre la mesa con una nueva fórmula para calcular el bono de satisfacción al usuario, ahora de manera escalonada: va desde el 60% de cumplimiento hasta el 95%, cifra con la que los funcionarios podrían alcanzar los $1.500.000 anual.

En los pasillos de Justicia reconocen que con este conflicto quedó en evidencia cuánto “pena” al país la indefinición sobre una fórmula legal para institucionalizar las negociaciones con los empleados públicos. La Constitución nacida en dictadura les prohíbe ir a huelga, amarre que ningún gobierno democrático ha buscado modificar.

SILLA CALIENTE

Una de las primeras bajas del paro fue la de Teresa Alanis Zuleta. La ingeniero civil industrial alcanzó a ocupar el cargo casi un año (como transitoria y provisional, salvo sus últimos dos meses). Su paso como directora del Registro Civil fue breve, aunque no tanto como para marcar el récord en un servicio donde el sillón del mandamás pareciera ser presa de una maldición.

En 10 años –desde 2006 hasta ahora– son ocho personas las que han llegado a ese sitial, pero el que más duró fue por dos años y el que menos, apenas seis meses.

Teresa Alanis
Teresa Alanis

Muchos funcionarios coinciden en que el último director al que se le reconoció autoridad fue el abogado Guillermo Arenas (PPD), quien asumió en el primer gobierno de Bachelet. “Su palabra era ley y lo que decía se hacía”, contaron algunos a CIPER. Su trato de puertas abiertas hacia los empleados y el importante mejoramiento económico que obtuvo para ellos consolidó su ascendiente.

Prueba de su arrastre entre funcionarios, es que a solo días de que Arenas y cuatro de sus subdirectores fueran relevados de sus funciones luego de que CIPER revelara corruptos manejos en la licitación de la nueva plataforma tecnológica del Registro (ver reportaje de CIPER), un grupo de cerca de 500 trabajadores se manifestaron frente a las dependencias del registro y anunciaron un paro de actividades en señal de apoyo al defenestrado director.

“Su gestión será recordada, porque se la jugó por los 2.800 funcionarios. Él fue sin duda uno más de nosotros”, dijo entonces a la prensa un dirigente de la Anercich, que incluso calificó de “indigno” el modo en que Arenas salió de la institución, alegando que con ello se vulneraba el principio de presunción de inocencia. Pero las pruebas eran contundentes. En septiembre de 2012, en juicio abreviado los tribunales condenaron a tres años de pena remitida al ex director del Registro Civil por el delito de fraude al Fisco reiterado.

En reemplazo de Arenas fue nombrado el asesor del servicio, Luis Fuentes, quien soportó los embates de la Anercich, que en octubre de ese año pidió su renuncia.

En marzo de 2009, la Presidenta Bachelet designó por concurso de Alta Dirección Pública a un nuevo director, Christian Behm, quien inauguró las jefaturas más “técnicas”, por la vía del sistema de servicio civil. Pero un nuevo escándalo volvió a remecer al registro. La empresa Indra se había adjudicado la licitación para el sistema de pasaportes y cédulas de identidad por US$ 385 millones. A poco andar –en diciembre de 2010– se conoció que no había cumplido con el requisito clave de entregar dentro del plazo la boleta de garantía. El entonces ministro de Justicia, Felipe Bulnes (hoy el Agente de Chile en La Haya por la demanda de Bolivia), le pidió la renuncia a Behm mientras la licitación finalmente se adjudicó a la empresa francesa Morpho.

Christian Behm
Christian Behm

Tras el terremoto del 27 de febrero, asumió como subrogante el subdirector administrativo, Roberto Medina, hasta que en junio de 2011, Piñera designó por Alta Dirección a Rodrigo Durán, a quien le correspondió la puesta en marcha del sistema de los nuevos pasaportes y carnets. Nuevamente graves fallas en el sistema –incluso la pérdida de 400 documentos– más el largo paro de octubre de 2013, le costaron su salida. Como directora subrogante asumió la subdirectora jurídica Claudia Gallardo, quien prosiguió en el cargo en los primeros meses del nuevo gobierno de Bachelet, en calidad de transitoria y provisional (TP).

Tanto en el gremio como en el gobierno cuentan que Gallardo, para no tener conflictos con el sindicato, aceptó recibir opiniones del gremio sobre los nombramientos de algunas jefaturas, aunque tiempo después terminó chocando con Nelly Díaz.

En agosto de 2014, el gobierno decidió la terna para la dirección del Registro Civil, pero el nombre de Gallardo no se incluyó, por lo que ella –molesta– renunció de inmediato, siendo ocupado el sillón por la entonces directora regional de Los Lagos, Teresa Alanis, también en carácter de “transitoria”. En agosto de este año Alanis fue confirmada por Bachelet como titular del servicio, pero duró escasos dos meses. El 22 de octubre el gobierno le pidió la renuncia por su falta de liderazgo para hacer frente al paro. Los testimonios recogidos por CIPER muestran que, al igual que Gallardo, prefería aceptar las presiones del gremio para evitar conflictos.

Ahora, al frente de la entidad quedó el abogado Luis Acevedo (DC) un experto en negociaciones complejas y que, al igual que Guillermo Arenas, proviene de la jefatura de la Caja de Crédito Prendario ( más conocida como la “Tía Rica”). Para dar una señal, ya cambió por personas de su confianza a los subdirectores de Finanzas, Operaciones, Informática y a la directora regional Metropolitana, todos ellos considerados cercanos a la poderosa presidenta del gremio, Nelly Díaz.

COMENZAR DESDE CERO

La rotación de directores –y forzosamente con ello de algunos subdirectores y jefes del Registro Civil– ha sido un constante dolor de cabeza para muchos funcionarios. El vacío de poder instalado en el Registro Civil no solo ha abierto la puerta para que la Anercich consolide un inusitado poder al interior de la institución. Ha redundado también en el estancamiento del servicio.

–La mayoría de los proyectos no alcanza a concretarse. Muchas veces las propuestas están listas y llega un nuevo director, subdirector o jefe y desecha todo. Ya casi es normal que debamos comenzar desde cero muchas cosas y así nada avanza –señala con resignación un profesional con larga trayectoria del Registro Civil.

Un claro ejemplo de lo anterior es lo que ocurre en la Subdirección de Estudios y Desarrollo, departamento clave encargado de adquirir, administrar y mantener las plataformas computacionales del servicio, además de velar por la actualización, conservación y seguridad de toda la información del Registro Civil. Todos ellos temas estratégicos, porque allí se almacena toda la información más sensible de los ciudadanos del país, lo que no solo demanda urgencia, también continuidad. “En la última década han pasado entre ocho y diez subdirectores de Estudios y Desarrollo, reconoce un funcionario. Actualmente el departamento es liderado por el ingeniero civil en informática Mauricio Godoy Cisternas, quien se integró hace casi un mes al servicio en calidad de subdirector transitorio y provisional.

La lógica de rotación excesiva enquistada en la cúpula administrativa del Registro Civil, y detonada por escándalos de corrupción, irregularidades, ineficiencia y falta de dirección, ha ido retrasando decisiones clave para la modernización del servicio. Una de las más críticas involucra a la plataforma informática del Registro Civil, manejada desde 1993 por la empresa Adexus. El contrato original que regulaba ese servicio expiró en 2003 y ha sido renovado en sucesivas oportunidades tras una serie de fallidas licitaciones (incluida la que costó la cabeza de Guillermo Arenas).

“Es un milagro que los servidores sigan funcionando. Allí están contenidas parte de las bases de datos del registro y, por ejemplo, la sala donde está la plataforma no se encuentra a la temperatura adecuada y está en permanente riesgo”, señala una funcionaria que acusa además, que a su llegada cada subdirector del área ha propuesto una nueva modalidad de licitación, desechando lo que sus predecesores dejaron encaminado:

El nuevo director (TP), Luis Acevedo
El nuevo director (TP), Luis Acevedo

-El penúltimo subdirector desechó el diseño completo para la licitación de la plataforma, y separó en 17 lotes la estructura para posibilitar una compra y no hacer licitación –afirmó una funcionaria que si bien aprueba el paro, no cree que éste vaya a resolver las ineficiencias que se arrastran por más de una década.

La inestabilidad crónica en la alta dirección del Registro Civil ha posibilitado que en la línea de mandos medios se haya enquistado una “casta de intocables”, de baja capacidad técnica, protegida por redes y contactos políticos dentro y fuera del servicio.

–Hay gente que debió salir de este servicio hace años, pero pasan los directores y ellos continúan. Muchos de ellos hacen gala de sus contactos a nivel político para validarse y también para disfrazar su ineptitud. El servicio pide a gritos gente técnica y capacitada para enfrentar grandes desafíos que con personal de baja calificación técnica resultan imposibles de abordar ­–acusa un profesional del registro.

Otro funcionario señala que es normal ver a algunos jefes de unidad “sin zapatos y con los pies arriba del escritorio sin hacer nada durante el día u otros que salen en sus horas de trabajo a hacer clases o trámites personales y luego cobran horas extra”.

“¿Cómo avanzamos así?”, se preguntan muchos. “Con un director cuya capacidad técnica y de liderazgo que sea reconocida y respetada por los casi tres mil funcionarios”, responden algunos trabajadores del Registro Civil. Y en seguida agregan otros: “Y que de una vez por todas los ineficientes se vayan”.

EL VAIVEN DE DIRECTORES

Publicado por

Alberto Arellano

Periodista de la Universidad Adolfo Ibáñez y magíster en Historia de la Universidad Católica de Valparaíso. Ha escrito para la revista Siete Leguas (El Mundo, España); América Economía; La Nación Domingo y Revista PAT (Dibam), entre otras. En 2014 recibió el Premio Periodismo de Excelencia de la Universidad Alberto Hurtado por la serie de reportajes “El millonario negocio del agua”. Ese mismo año obtuvo mención honrosa en el Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación (COLPIN), organizado por el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) y Transparencia Internacional. En 2015 participó en los talleres de la Global Investigative Journalism Conference (GIJC 2015), celebrada en Lillehamer, Noruega. En 2016 fue finalista en el Premio Periodismo de Excelencia de la Universidad Alberto Hurtado con “El historial financiero de CAVAL: el meteórico ascenso de la empresa de Compagnon y Dávalos”.

17 comentarios en «La crisis que corroe al Registro Civil»

  1. Qué asco de servicio público, si al menos se tratara de una justa demanda, pero no es el caso. Cuantas veces fui mal atendido por alguno de estos funcionarios de malos modales, poca empatía y cero vocación de servicio, tan empoderados y mal acostumbrados a exigir sin entregar nada que hoy son capaces de poner a un gobierno inepto y a todo un país en una crisis sin precedentes. ¿Alguien se hará responsable por los daños y enormes perjucicios causados a miles de chilenos?

    Si el gobierno quiere negociar, que lo haga de una vez y solucione este desastre o que haga lo que corresponde y aplique la ley contra esta dirigenta y todos aquellos que han faltado a sus funciones.
    El gobierno debiera dar ultimatum de 24 horas para que vuelvan a sus labores y luego de eso sumariar, despedir, demanadar y procesar, si corresponde, de 10 en 10 a dirigentes y movilizados que se mantengan sin retornar a sus trabajos.

  2. Muy bueno , como siempre! El 29 de octubre le envié esta carta al mercurio respecto de lo mismo, y no la publicaron. Acá va
    UNA RADIOGRAFÍA A LOS DIRECTORES DEL REGISTRO CIVIL:
    https://www.registrocivil.cl/Institucion/quienes_somos/Directivos.html
    Hoy el registro Civil tiene 10 de 15 cargos de Directores Regionales que están en condición de designados. (Designados: S: subrogantes TP: Transitorios Provisionales). Es decir sólo 5 de 15, 33% está a cargo de un profesional seleccionado por Concurso Publico y del que “podría decirse” que está libre de favores, por lo que puede cumplir su cometido sin presiones.
    De ese 33%, sólo hay una mujer, es decir un 6% de las vacantes que dispone el Registro Civil está cubierto por una mujer seleccionada por concurso público.
    Que pasa que no se contratan a los profesionales que están postulando, cumplen las bases, pasan examen sicológico, pero “no cumplen” los lineamientos del Servicio Civil.
    Para un profesional titulado y con currículo comprobado, ya es cuestionable que lo filtre un examen sicológico (salvo que presente síntomas severos de locura u otra enfermedad y que se le debiera reportar a este por ética profesional).
    Entonces, no se entiende la falta de profesionales idóneos, siendo que, y me consta, que estos sí existen y están o han postulado a estos servicios. Es decir, en cumplimiento de los requisitos, cualquiera de ellos debiera estar capacitado para llevar adelante el cumplimiento de objetivos, por lo tanto, si existe una terna, por último, se debe hacer una tómbola o seleccionar profesionales para el cumplimiento de la igualdad de género (una meta de este gobierno).
    Otro elemento que llama la atención profundamente, es la cantidad de abogados que hoy lideran las direcciones regionales, 8 de 15. Siendo que se deben implementar sistemas modernos, innovación tecnológica, etc. y sólo hay un Ingeniero Civil Industrial en una dirección regional.
    ¿Ahora se entiende por qué la burocracia y la falta de avances en modernización, en dotar de mejores herramientas de gestión y condiciones laborales para los funcionarios?
    ¿Los abogados (que son una asesoría necesaria) tienen competencia técnica y curriculum para liderar el desarrollo de sistemas modernos y tecnológicos de gestión?
    Esperando ser un aporte, agradezco de antemano, esta publicación.

    Gonzalo Barros Orrego

  3. El único responsable de esta situación es el gobierno que no ha tenido la capacidad de negociar pensando en los ciudadanos que muestran todos los días en la televisión para dar lastima. pero les digo los chilenos ya no somos incultos, sabemos defender nuestros derechos como trabajadores

  4. Cuando se usa una repartición pública clave como caja pagadora de favores políticos e incentivos económicos, esto es lo que pasa. Los partidos políticos de la NM llevan muchos años en manos de los mismos caciques y eso se nota de distintas maneras, incluida la decadencia de los sistemas públicos. El rol que juega el nefasto PPD es hoy más instrumental que nunca.

  5. Por muy carismatica q sea N. D., si no tuviera el apoyo de sus bases, pesaría menos que una ampolleta. Veo un reportaje tendencioso, hacia el desprecio del sindicato, glorificando a una persona por sobre lo que decide la mayoría.
    Por otra parte, si existe este conflicto con este Servicio, es pq los gobiernos del duopolio se han preocupado de despotenciarlo, tal como lo hicieron en educación, salud, la CONAF, el SAG, INDAP, INE, ENAMI, ENAP, etc.
    A los oligarcas no les interesa que la gente, el pueblo, los pobres vivan mejor, solo les interesa mantenerse en el poder, para seguir usurpando los recursos naturales y de nuestro trabajo a través de bajos salarios, las AFP, ISAPRES, bancos, colusión de precios, etc.

    Para terminar, aquellos que reclaman por la mala atención de los/as funcionarios/as, alguna vez le han preguntado como se siente, si está colapsado de pega, pq de 4 boxes solo funciona 1…..

  6. Es muy facil escribir, argumentando comentarios de funcionarios, sin dar a conocer sus identidades, me parece un trabajo poco serio, ya que no hay forma de comprobar la veracidad de sus dichos. Cuando se habla con la verdad, no es necesario caer en el anonimato.

  7. Segun mi punto de vista, ambas partes deben ceder para llegar a negociar, mucho de los trabajadores estan en la huelga presiónados. La Sra. Nelly es una mujer fuerte y solo le importa llegar a su solicitud si o si, sin mirar a los usuarios la necesidad de cada uno de ellos, usuarios desesperados, afligidos y molestos. Conclusion: Deber haber despidos por incumplimiento a normas y contratos vigentes. Hay que limpiar y preparar nuevas personas para entregar un servicios de calidad.

  8. Primero que nada, felicitaciones es un excelente artículo. Al respecto quisiera agregar que el conflicto que hoy mantiene enfrentado al Ministerio de Justicia y a la Asociación Gremial del Registro Civil, tiene dos responsables uno es el Gobierno quien a través del Ministerio respectivo, no ha elegido bien a los Directores, privilegiando los antecedentes curriculares y académicos, los que no necesariamente aseguran el éxito de una buena gestión. El señor Rodrigo Durán, es un claro ejemplo de lo señalado, quien cuenta con dos post grados académicos en Estados Unidos, sin embargo, no propuso una modernización del Servicio.
    El otro responsable del conflicto es la Asociación Gremial del Servicio, cuyos dirigentes han ido más allá de las funciones y atribuciones que les ha garantizado la Ley, transformándose en una plana directiva paralela tomando decisiones o influyendo al extremo de pedir renuncias de Directores o derechamente desconociendo su autoridad, es el caso del señor Luis Acevedo.
    Es necesario señalar que el Registro Civil desde el año 1990, se le han incorporado nuevas funciones y ha mantenido casi la misma dotación (3.000 aprox.), esta funciones son posesiones efectivas registros de prenda, acuerdo de unión civil, entre otras.
    Cabe señalar que adicionalmente, es necesario considerar, lo que se indica en el artículo, que existe una gran cantidad de funcionarios y profesionales que no han aportado en nada para mejorar la gestión y modernizar los procesos por el nulo conocimiento del negocio. Por otra parte es necesario tener presente que gran cantidad de funcionarias antiguas se han jubilado (perdida de talentos) y los conocimientos adquiridos en años de trabajo se han perdido por la falta de políticas de capacitación.
    Por otra parte es menester señalar que el Registro Civil no es tan solo pasaporte y cedulas de identidad, existen otros registros que mueven este país como el Registro de Vehículo Motorizados, el Registro Nacional de Condenas, el registro de conductores, entre otros.
    Con todo el Servicio de Registro Civil se encuentra preso de dirigentes gremiales que cogobiernan una institución que es estratégica para el normal funcionamiento del país

  9. Los sueldos del registro civil no son bajos, sólo hay que revisar el Gobierno Transparente y uno se da cuenta comparándolo al sector privado y a otros servicios. Ahora, si gente del estamento administrativo (en el registro civil existen muchos) quieren ganar más, no es justo tampoco, porque tienen laborales bastante operativas, sin ser estratégicas como otros ministerios u otros servicios públicos. Si las secretarias o administrativos de atención de público “con experiencia” como dice Gobierno Transparente, quieren ganar más deberían irse a otra fuente laboral, donde dudo que les quieran pagar como ellos sueñan… No tendría sentido, si atiendes público y entregas una cédula, un pasaporte… Deberían ajustarse el cinturón, y dejar de pedir algo que realmente no tiene sentido, porque en su mayoría tienen labores operativas y básicamente reemplazables, así es el mercado laboral. 

  10. Hola me llamo Jose Andres Yevenes Ocares.
    Bueno el reportaje pero también olvidaron mencionar la tremenda represion y matona-je que ejerce la Anercich a los trabajadores que no están con ellos, ellos dicen defender los derechos democráticos de las personas y con que moral si insulta y golpean a los trabajadores que no están de acuerdo con ellos. Me gustaría saber cuando tendremos autoridades que se pongan los pantalones, y limpien un poco de estas mafia que hay dentro del SRCEI, esa mafia que nos obliga a marchar y a gritar que viva la anercich, al final todas las decisiones pasan por ellos quienes se van y a quienes contratan, ¿ustedes creen que esto esta bien?, deberían investigar esa parte también, y las cuentas bancarias de los dirigentes, esta cosa huele muy rancio, se despide un funcionario publico forzado a participar en un paro, saludos       

  11. Porqué tanta bronca con los trabajadores? … que han tenido el coraje para luchar por sus derechos … quizás deberíamos indignarnos con el gobierno, que no ha sido capaz de dar con la solución, aduciendo que no hay dinero … sin embrago, no tendrán problema en pagar 22 MILLONES de pesos a 59 nuevos zánganos que integrarán el congreso a partir de las próximas elecciones! … para ellos si hay 22 millones de pesos mensuales, pero para los trabajadores no hay 200 lucas más … el sueldo mensual promedio más regalías de cada parásito congresista nuevo permitiría pagarle 200.000 pesos mensuales extra a 110 … si 110 trabajadores!!! … y si juntaramos el sueldo promedio mensual de todos los nuevos corruptos que poblarán el Congreso de Chile … permitiría aumentar en 200.000 pesos mensuales a 6.490 trabajadores del servicio público … 6.490 … y los ministros de Bachelet vienen a decir que no hay plata??? … y nosotros insultamos a los trabajadores porque no nos dan un carnet?

  12. ACLARACIÓN: Mi nombre es José Yévenes. Soy funcionario del Servicio de Registro Civil e Identificación. Respecto al comentario señalado anteriormente quiero dejar en claro que no se trata de mi persona y que entra abiertamente en contradicción con mi condición de Dirigente Regional de la Asociación de Funcionarios ANERCICH.
    Se trata todo de una suplantación de identidad, la cual repudio absolutamente y reafirmo mi respaldo a este movimiento justo, digno y democrático. Por último, quiero señalar que esto corresponde a malas prácticas realizadas comúnmente por otro dirigente, contrario a la movilización y que continuamente ha tratado de enlodar todo el proceso. Muy por el contrario a lo que profesa, ha estado siempre de lado del gobierno y en contra de los funcionarios a quienes dice representar.
    José Yévenes, Secretario Anercich Regional. 04/11/2015

  13. respecto al reportaje publicado hoy me parece que hay muchas cosas que estan correctas y otras no. me parece que por probidad deberian de verificar cada una de las cosas publicadas.

  14. La ciudadanía, sin protección, debe soportar los perjuicios de un gobierno ineficiente. Este paro, deben frenarlo las víctimas, mediante la interposición de un Recurso de Protección “en contra de quien resulte responsable” por cuanto, ese trámite, que establecerá lo ilegal del paro, permitirá, después, demandar por daños y perjuicios.

  15. Parece conocido el ambiente en un servicion publico, la llegada de los operadores polticos que no saben el funcionamiento del servicio pero que son pagos politicos de los parlamentarios de turno salen mas que caros, la mejor administracion es no hacer nada y flotar, llevarse bien con la asociacion gremial para que no te hagan olas, 
    Los encargados o jefes de las unidades claves  son de la confianza del jefe de turno y cuando cambia el gobierno le hacen zancadillas al nuevo para que le vaya mal… se ve en todas partes..

  16. vean lo que pasa en  la seremi de salud del Maule, la autoridad firmo las autorizaciones de permiso para que los medicos tuvieran disposicion a su antojo de su tiempo laboral, o sea firmaban y se iban a otro lado a trabajar y mas encima ganaban horas extraordinarias, noticia del Diario El Centro.
    ¿Quien asesoro a esa autoridad?????
    ¿Quien le dijo que eso estaba bien???
    ¿que dijeron los abogados de esa entidad???
    ¿que dijo la jefa de RRHH????

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *